Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Facismo, No a la guerra

La «guerra del terror» puede estar a punto de llegar a Europa 

La «guerra del terror» puede estar a punto de llegar a Europa
Compartir:

24 de octubre de 2022

Nunca subestimes a un Imperio herido y en decadencia que se derrumba en tiempo real.

Los funcionarios imperiales, incluso en calidad de «diplomáticos», siguen declarando descaradamente que su control excepcionalista sobre el mundo es obligatorio.

Si no fuera así, pueden surgir competidores que les roben el protagonismo, monopolizado por las oligarquías estadounidenses. Eso, por supuesto, es un anatema absoluto.

El modus operandi imperial contra los competidores geopolíticos y geoeconómicos sigue siendo el mismo: avalancha de sanciones, embargos, bloqueos económicos, medidas proteccionistas, cultura de la cancelación, aumento militar en las naciones vecinas y amenazas variadas. Pero, sobre todo, la retórica belicista, actualmente elevada a la máxima expresión.

El hegemón puede ser «transparente» al menos en este ámbito porque sigue controlando una enorme red internacional de instituciones, organismos financieros, políticos, directores generales, agencias de propaganda y la industria de la cultura pop. De ahí esta supuesta invulnerabilidad que engendra insolencia.

Pánico en el «jardín»

La voladura del Nord Stream (NS) y del Nord Stream 2 (NS2) -todo el mundo sabe quién lo hizo, pero no se puede nombrar al sospechoso- llevó al siguiente nivel el proyecto imperial de dos vertientes: cortar la energía rusa barata de Europa y destruir la economía alemana.

Desde la perspectiva imperial, la subtrama ideal es la aparición de un Intermarium controlado por Estados Unidos -desde el Báltico y el Adriático hasta el Mar Negro- liderado por Polonia, que ejerce una especie de nueva hegemonía en Europa, tras la Iniciativa de los Tres Mares.

Pero tal y como están las cosas, eso sigue siendo un sueño húmedo.

En la dudosa «investigación» de lo que realmente ocurrió con el NS y el NS2, Suecia fue elegida como El Limpiador, como si se tratara de una secuela del thriller policíaco Pulp Fiction de Quentin Tarantino.

Por eso los resultados de la «investigación» no pueden ser compartidos con Rusia. El Limpiador estaba allí para borrar cualquier prueba incriminatoria.

En cuanto a los alemanes, aceptaron de buen grado el papel de chivos expiatorios. Berlín afirmó que fue un sabotaje, pero no se atrevió a decir por quién.

Esto no puede ser más siniestro, porque Suecia, Dinamarca y Alemania, y toda la UE, saben que si realmente se enfrentan al Imperio, en público, el Imperio devolverá el golpe, fabricando una guerra en suelo europeo. Se trata del miedo, y no del miedo a Rusia.

El Imperio simplemente no puede permitirse perder el «jardín». Y las élites del «jardín» con un coeficiente intelectual superior a la temperatura ambiente saben que están tratando con una entidad asesina en serie psicópata que simplemente no puede ser apaciguada.

Mientras tanto, la llegada del General Invierno a Europa presagia un descenso socioeconómico a una vorágine de oscuridad, inimaginable hace sólo unos meses en el supuesto «jardín» de la humanidad, tan alejado de los estruendos de la «jungla».

Pues bien, a partir de ahora la barbarie empieza en casa. Y los europeos deberían agradecérselo al «aliado» estadounidense, que manipula hábilmente a las temerosas y vasalladas élites de la UE.

Sin embargo, mucho más peligroso es un espectro que muy pocos son capaces de identificar: la inminente sirianización de Europa. Esto será una consecuencia directa de la debacle de la OTAN en Ucrania.

Desde una perspectiva imperial, las perspectivas en el campo de batalla ucraniano son sombrías. La Operación Militar Especial (OEM) de Rusia se ha transformado sin problemas en una Operación Antiterrorista (OCT): Moscú caracteriza ahora abiertamente a Kiev como un régimen terrorista.

El dial del dolor está subiendo progresivamente, con ataques quirúrgicos contra la infraestructura energética/eléctrica ucraniana que están a punto de paralizar totalmente la economía y el ejército de Kiev. Y para diciembre, está la llegada al frente y a la retaguardia de un contingente de movilización parcial debidamente entrenado y altamente motivado.

La única cuestión es el calendario. Moscú está ahora en el proceso de decapitar, lenta pero seguramente, al apoderado de Kiev y, en última instancia, destrozar la «unidad» de la OTAN.

El proceso de tortura de la economía de la UE es implacable. Y el mundo real fuera del Occidente colectivo -el Sur Global- está con Rusia, desde África y América Latina hasta Asia Occidental e incluso secciones de la UE.

Es Moscú -y significativamente no Pekín- el que está destrozando el «orden internacional basado en reglas«, de corte hegemónico, apoyado en sus recursos naturales, el suministro de alimentos y una seguridad fiable.

Y en coordinación con China, Irán y los principales actores euroasiáticos, Rusia está trabajando para desmantelar finalmente todas esas organizaciones internacionales controladas por Estados Unidos, a medida que el Sur Global se vuelve prácticamente inmune a la propagación de las operaciones psicológicas de la OTAN.

La sirianización de Europa

En el campo de batalla ucraniano, la cruzada de la OTAN contra Rusia está condenada, incluso cuando en varios nodos hasta el 80% de las fuerzas de combate cuentan con personal de la OTAN. Las Wunderwaffen como los HIMARS son escasos. Y dependiendo del resultado de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, el armamento se agotará en 2023.

Ucrania, para la primavera de 2023, puede quedar reducida a no más que un empobrecido agujero negro. El Plan A imperial sigue siendo la afganización: operar un ejército de mercenarios capaces de realizar desestabilización selectiva y/o incursiones terroristas en la Federación Rusa.

Paralelamente, Europa está salpicada de bases militares estadounidenses.

Todas esas bases pueden desempeñar el papel de grandes bases terroristas, muy parecido a lo que ocurre en Siria, en al-Tanf y en el este del Éufrates. Estados Unidos perdió la larga guerra de poder en Siria -donde instrumentalizó a los yihadistas- pero aún no ha sido expulsado.

En este proceso de sirianización de Europa, las bases militares estadounidenses pueden convertirse en centros ideales para regimentar y/o «entrenar» a escuadrones de emigrados de Europa del Este, cuya única oportunidad laboral, aparte del negocio de la droga y el tráfico de órganos, será la de ser -qué otra cosa- mercenarios imperiales, combatiendo cualquier foco de desobediencia civil que surja en una UE empobrecida.

No hace falta decir que este Nuevo Modelo de Ejército estará totalmente sancionado por la EUrocracia de Bruselas, que no es más que el brazo de relaciones públicas de la OTAN.

Una UE desindustrializada envuelta en varias capas de guerra interna tóxica, en la que la OTAN desempeña su papel de Robocop, es el escenario perfecto de Mad Max yuxtapuesto a lo que sería, al menos en los sueños de los straussianos/neoconservadores estadounidenses, una isla de prosperidad: la economía estadounidense, el destino ideal para el capital global, incluido el europeo.

El Imperio «perderá» su proyecto favorito, Ucrania. Pero nunca aceptará perder el «jardín» europeo.

-Traducción al castellano para piensaChile, desde el inglés: Martin Fischer

*Fuente: TheSaker

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.