Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Salud

Fauci como Darth Vader de las guerras Covid 

Fauci como Darth Vader de las guerras Covid
Compartir:

25 de noviembre de 2021

El verdadero AnthonyFauci de Robert F Kennedy Jr: Bill Gates, Big Pharma and the Global War on Democracy and Public Health debería ser noticia de primera plana en todos los medios de comunicación de los Estados Unidos. En cambio, ha sido recibido con el proverbial silencio atronador.

Los críticos que pretenden que Kennedy sea descartado como un chiflado que se aprovecha de un nombre famoso se anotaron un golpe en febrero, cuando Instagram eliminó permanentemente su cuenta, supuestamente por hacer afirmaciones falsas sobre el coronavirus y las vacunas. Sin embargo, el libro, publicado hace apenas unos días, ya es un éxito pop certificado en Amazon.

RFK Jr, presidente del consejo de administración y principal asesor jurídico de Children’s Health Defense, se propone deconstruir una Nueva Normalidad que nos invade a todos desde principios de 2020. En mi libro de principios de 2021, Raging Twenties, he denominado a esta fuerza tecno-feudalismo. Kennedy lo describe como «totalitarismo creciente«, completando con «propaganda y censura masivas, la promoción orquestada del terror, la manipulación de la ciencia, la supresión del debate, el vilipendio de la disidencia y el uso de la fuerza para impedir la protesta«.

Centrarse en el Dr. Anthony Fauci como eje de la mayor historia del siglo XXI permite a RFK Jr. pintar un complejo lienzo de la militarización planificada y, especialmente, de la monetización de la medicina, un proceso tóxico gestionado por la Gran Farmacia, la Gran Tecnología y el complejo militar/intelectual, y promovido obedientemente por los principales medios de comunicación.

A estas alturas todo el mundo sabe que los grandes ganadores han sido las grandes finanzas, las grandes farmacéuticas, las grandes tecnologías y los grandes datos, con un nicho especial para los gigantes de Silicon Valley.

¿Por qué Fauci? RFK Jr. argumenta que durante cinco décadas ha sido esencialmente un agente de la Gran Farmacia, alimentando

«una compleja red de enredos financieros entre las compañías farmacéuticas y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y sus empleados que han transformado al NIAID en una subsidiaria sin fisuras de la industria farmacéutica. Fauci promociona sin reparos su relación de amor con la industria farmacéutica como una ‘asociación público-privada'».

Podría decirse que nunca antes se habían examinado los contornos completos de esta historia tan enrevesada en esta línea, ampliamente documentada y con una gran cantidad de enlaces. Puede que Fauci no sea un nombre conocido fuera de los Estados Unidos y especialmente en el Sur Global. Y, sin embargo, es este público mundial el que debería estar especialmente interesado en su historia.

RFK Jr. acusa a Fauci de haber seguido estrategias nefastas desde el inicio de Covid-19, desde la falsificación de la ciencia hasta la supresión y el sabotaje de los productos de la competencia que aportan menores márgenes de beneficio.

El veredicto de Kennedy es tajante: «Tony Fauci no hace salud pública; es un hombre de negocios, que ha utilizado su cargo para enriquecer a sus socios farmacéuticos y ampliar el alcance de la influencia que le ha convertido en el médico más poderoso -y despótico- de la historia de la humanidad«. Se trata de una acusación muy grave. Corresponde a los lectores examinar los hechos del caso y decidir si Fauci es una especie de Dr. Strangelove médico.

¿No hay vitamina D?

El lugar de honor lo ocupa el modelo privilegiado por Fauci que sobrestimó las muertes por Covid en un 525%, cocinado por el fabricante Neil Ferguson del Imperial College de Londres y debidamente financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates. Este es el modelo, más tarde desacreditado, que justificó la histeria del bloqueo en todo el planeta.

Kennedy atribuye a la Dra. Jessica Rose, investigadora canadiense de vacunas, la acusación de que Fauci estaba en primera línea de borrar la noción de inmunidad natural, incluso cuando a lo largo de 2020 los CDC y la Organización Mundial de la Salud (OMS) admitieron que las personas con sistemas inmunitarios sanos tienen un riesgo mínimo de morir por Covid.

El Dr. Pierre Kory, presidente de la Alianza de Cuidados Críticos de Front Line Covid-19, fue uno de los que denunció el modus operandi de Fauci de privilegiar el desarrollo de vacunas tecnológicas mientras no dejaba espacio a los medicamentos reutilizados eficaces contra el Covid: «Es absolutamente chocante que no recomendara ningún cuidado ambulatorio, ni siquiera la vitamina D«.

El cardiólogo clínico Peter McCullough y su equipo de médicos de primera línea probaron protocolos profilácticos utilizando, por ejemplo, la ivermectina – «teníamos datos magníficos de los equipos médicos de Bangladesh»- y añadieron otros medicamentos como la azitromicina, el zinc, la vitamina D y la vitamina C intravenosa.

El 1 de julio de 2020, McCullough y su equipo enviaron su primer y revolucionario protocolo al American Journal of Medicine, que fue descargado ampliamente.

McCullough se quejó el año pasado de que Fauci nunca, hasta la fecha, había publicado nada sobre cómo tratar a un paciente de Covid. Además, alegó, sin corroborar las pruebas, que

«Cualquiera que intente publicar un nuevo protocolo de tratamiento se encontrará con el bloqueo hermético de las revistas que están todas bajo el control de Fauci».

La situación empeoró mucho. McCullough:

  «Todo el estamento médico intentaba acabar con el tratamiento precoz y silenciar a todos los médicos que hablaban de éxito. Toda una generación de médicos dejó de ejercer la medicina».

(Una opinión contraria diría que McCullough se dejó llevar: Un millón de médicos estadounidenses -el número aproximado que ejerce en un momento dado- no podían estar todos metidos en el ajo).

En el libro se argumenta que las razones por las que no hubo investigación original sobre cómo luchar contra el Covid fueron la dependencia de los célebres académicos estadounidenses de los miles de millones de dólares concedidos por el Instituto Nacional de Salud (NIH) y el hecho de que les aterrorizaba contradecir a Fauci.

Los especialistas en Covid de primera línea, Kory y McCullough, son citados acusando a Fauci de suprimir el tratamiento temprano y la medicación sin patente como responsable de hasta el 80% de las muertes atribuidas a Covid en los Estados Unidos.

Cómo matar a la competencia

El libro ofrece un esquema detallado de una supuesta ofensiva de la Gran Farmacia para acabar con la hidroxicloroquina (HCQ), con mercenarios de la investigación financiados por el eje Gates-Fauci que supuestamente malinterpretan e informan erróneamente de los resultados negativos al emplear protocolos defectuosos.

Kennedy dice que Bill Gates en 2020 prácticamente controlaba todo el aparato de la OMS, como el mayor financiador después del gobierno de los Estados Unidos (antes de que Trump sacara a los Estados Unidos de la OMS) y utilizó la agencia para desacreditar completamente a la HCQ, una afirmación arrolladora si no incendiaria.

El libro también aborda el Lancetgate, cuando las dos principales revistas científicas del mundo, The Lancet y New England Journal of Medicine, publicaron estudios fraudulentos a partir de una base de datos inexistente propiedad de una empresa desconocida.

Sólo unas semanas más tarde, ambas revistas, profundamente avergonzadas y con su duramente ganada credibilidad en entredicho, retiraron los estudios. Nunca se explicó por qué se involucraron en lo que podría interpretarse como uno de los fraudes más graves de la historia de la publicación científica.

Pero todo servía para algo. Para Big Pharma, dice Kennedy, matar a la HCQ y, más tarde, a la Ivermectina (IVM) eran las principales prioridades. La ivermectina resulta ser un competidor poco rentable de un producto de Merck, el molnupiravir, que es esencialmente un imitador pero que puede venderse a 700 dólares por tratamiento.

El libro alega que Fauci estaba bastante entusiasmado con un prometedor estudio sobre el remdesivir de Gilead, que no sólo se considera ineficaz contra el Covid, sino que es un veneno mortal de facto, a 3.000 dólares por cada tratamiento.

El libro también sugiere que Fauci podría haber querido acabar con la HCQ y la IVM porque, según las normas federales de EE.UU., el reconocimiento de la HCQ y la IVM por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos acabaría automáticamente con el remdesivir.

Resulta que la Fundación Bill y Melinda Gates tiene una gran participación en Gilead. Un punto clave para Kennedy es que las vacunas eran el Santo Grial de Big Pharma.

Detalla cómo lo que podría interpretarse como una alianza Fauci-Gates puso «miles de millones de dólares de los contribuyentes y de los impuestos en el desarrollo» de una «plataforma de ARNm para las vacunas que, en teoría, les permitiría producir rápidamente nuevos «reforzadores» para combatir cada «variante de escape»

Las vacunas, escribe,

«son uno de los raros productos comerciales que multiplican los beneficios al fracasar… La buena noticia para las farmacéuticas era que toda la humanidad dependería permanentemente de las vacunas de refuerzo bianuales o incluso trianuales.»

Las similitudes con nuestra realidad actual de «refuerzo» no son mera coincidencia.

El resumen final de los datos del ensayo clínico de Pfizer levantará innumerables cejas. Peter McCullough:

«Como el ensayo clínico demostró que las vacunas reducen el riesgo absoluto en menos de un 1%, es imposible que esas vacunas influyan en las curvas epidémicas. Es matemáticamente imposible».

La matriz Gates

Bill Gates describe la filosofía operativa de su fundación como «filantrocapitalismo». Es más bien autofilantropía estratégica, ya que tanto el capital de la fundación como su patrimonio neto se han disparado.

La Fundación Bill y Melinda Gates – «una organización sin ánimo de lucro que lucha contra la pobreza, la enfermedad y la desigualdad en todo el mundo«- invierte en multinacionales farmacéuticas, alimentarias, agrícolas, energéticas, de telecomunicaciones y de tecnología global. Ejerce un considerable control de facto sobre las agencias internacionales de salud y agricultura, así como sobre los principales medios de comunicación, como demostró la Columbia Journalism Review en agosto de 2020.

Gates, sin título de posgrado, por no hablar de la carrera de medicina (como el autor Kennedy, hay que señalar, cuya formación fue de abogado), dispensa sabiduría por todo el mundo como experto en salud. La fundación posee acciones y bonos corporativos en Pfizer, Merck, GSK, Novartis y Sanofi, entre otros gigantes, y posiciones sustanciales en Gilead, AstraZeneca y Moderna.

El libro profundiza minuciosamente en cómo Gates controla la OMS (el mayor donante directo: 604,2 millones de dólares en 2018-2019, las últimas cifras disponibles). Ya en 2011 Gates sugirió: «Los 183 estados miembros, debéis hacer de las vacunas un eje central de vuestros sistemas sanitarios.» Al año siguiente, la Asamblea Mundial de la Salud, que establece la agenda de la OMS, adoptó un Plan Mundial de Vacunas diseñado por -¿quién si no? – la Fundación Bill y Melinda Gates.

La Fundación también controla supuestamente el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE), el principal grupo asesor de la OMS en materia de vacunas, así como la crucial Alianza GAVI (antes Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización), que es el segundo mayor donante de la OMS.

GAVI es una «asociación público-privada» de Gates que esencialmente acorrala las ventas a granel de vacunas de Big Pharma a las naciones pobres. El primer ministro británico Boris Johnson, hace sólo tres meses, proclamó que «GAVI es la nueva OTAN«.

Pocos en Oriente y Occidente saben que fue Gates quien en 2017 nombró a dedo al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus -que no traía ningún título de médico y un historial bastante dudoso-.

La Dra. Vandana Shiva, una de las principales activistas por los derechos humanos de la India (acusada habitualmente de ser simplemente antivacunas), resume:

«Gates ha secuestrado a la OMS y la ha transformado en un instrumento de poder personal que maneja con el cínico propósito de aumentar los beneficios farmacéuticos. Él solo ha destruido la infraestructura de la salud pública a nivel mundial. Ha privatizado nuestros sistemas de salud y nuestros sistemas alimentarios para servir a sus propios fines».

Juegos de Pandemias

El capítulo 12 del libro, «Juegos de gérmenes«, puede ser el más explosivo, ya que se centra en el aparato de bioarmas y bioseguridad de Estados Unidos, con una mención especial a Robert Kadlec, que podría reclamar el liderazgo de la lógica -contagiosa- según la cual las enfermedades infecciosas suponen una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, lo que requiere una respuesta militarizada.

El libro sostiene que Kadlec, estrechamente vinculado a las agencias de espionaje, las grandes farmacéuticas, el Pentágono y diversos contratistas militares, también está relacionado con las inversiones de Fauci en experimentos de «ganancia de función» capaces de diseñar superbacterias pandémicas. Fauci niega rotundamente haber promovido tales experimentos. En 1998 Kadlec había escrito un documento de estrategia interna para el Pentágono -aunque no para Fauci- en el que se promovía el papel de los patógenos pandémicos como armas furtivas que no dejaban huellas.

Desde 2005, DARPA, que inventó Internet al construir la ARPANET en 1969, ha financiado la investigación de armas biológicas. DARPA -llámese el inversor ángel del Pentágono- también desarrolló el GPS, los bombarderos furtivos, los satélites meteorológicos, los drones sin piloto… y ese prodigio del combate que es el fusil M16.

En 2017, DARPA canalizó 6,5 millones de dólares a través de EcoHealth Alliance, de Peter Daszak, para financiar el trabajo de «ganancia de función» en el laboratorio de Wuhan, además de los experimentos de ganancia de función en Fort DetrickEcoHealth Alliance fue la organización a través de la cual llegó la financiación.

RFK Jr conecta obedientemente el progreso de los Juegos Germinales, empezando por Dark Winter en 2001, que enfatizó el impulso del Pentágono hacia las vacunas contra las armas biológicas (el nombre en clave fue acuñado por Kadlec); el ataque con ántrax tres semanas después del 11-S; Atlantic Storm en 2003 y 2005, centrado en la respuesta a un ataque terrorista que desatara la viruela; Global Mercury 2003; y Lockstep en 2010, que desarrolló un escenario financiado por la Fundación Rockefeller donde encontramos esta perla:

DURANTE LA PANDEMIA, LOS DIRIGENTES NACIONALES DE TODO EL MUNDO HAN HECHO GALA DE SU AUTORIDAD E IMPUSIERON NORMAS Y RESTRICCIONES ESTRICTAS, DESDE EL USO OBLIGATORIO DE MASCARILLAS HASTA EL CONTROL DE LA TEMPERATURA CORPORAL A LA ENTRADA DE ESPACIOS COMUNES COMO ESTACIONES DE TREN Y SUPERMERCADOS. INCLUSO DESPUÉS DE QUE LA PANDEMIA SE DESVANECIERA, ESTE CONTROL Y SUPERVISIÓN MÁS AUTORITARIOS DE LOS CIUDADANOS Y SUS ACTIVIDADES SE MANTUVO E INCLUSO SE INTENSIFICÓ. PARA PROTEGERSE DE LA PROPAGACIÓN DE PROBLEMAS CADA VEZ MÁS GLOBALES -DESDE LAS PANDEMIAS Y EL TERRORISMO TRANSNACIONAL HASTA LAS CRISIS MEDIOAMBIENTALES Y EL AUMENTO DE LA POBREZA-, LOS LÍDERES DE TODO EL MUNDO ASUMIERON UN CONTROL MÁS FIRME DEL PODER.

RFK Jr pinta un panorama en el que, a mediados de 2017, la Fundación Rockefeller y las agencias de inteligencia de Estados Unidos prácticamente habían coronado a Bill Gates como el principal financiador del negocio de simulación de pandemias de inteligencia/militar.

Introdujo el simulacro de MARS (virus respiratorio asociado a la montaña) durante el G20 en Alemania en 2017. El MARS afectó por casualidad a China. MARS se refería a un nuevo virus respiratorio que se propagó desde los mercados más concurridos de una frontera montañosa de una nación sin nombre que se parecía mucho a China.

La cosa se vuelve más curiosa cuando uno se entera de que los dos moderadores de MARS eran muy cercanos a la Fundación Bill y Melinda Gates. Uno de ellos, David Heymann, se sentó con el director general de Moderna en el Consejo de la Fundación Merieux de Estados Unidos. Resulta que BioMerieux es la empresa francesa que construyó el laboratorio de Wuhan.

Las grandes farmacéuticas besan los servicios de inteligencia occidental

Después vino el SPARS 2017 en el Centro de Seguridad Sanitaria de Johns Hopkins. La Fundación Bill y Melinda Gates es uno de los principales financiadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins. El SPARS 2017 simuló una pandemia de coronavirus entre 2025 y 2028. Como señala RFK Jr., «el ejercicio resultó ser un predictor inquietantemente preciso de la pandemia de Covid-19«.

En 2015, el fundador de Microsoft, Bill Gates, advirtió sobre las pandemias mundiales en una charla TED.

En 2018, el experto en armas biológicas Peter Daszak fue entronizado como el conector clave a través del cual se movieron las subvenciones para financiar la investigación de ganancia de función, incluso en el Laboratorio de Bioseguridad del Instituto de Virología de Wuhan.

Crimson Contagion, supervisado por Kadlec tras ocho meses de planificación, llegó en agosto de 2019. Fauci estuvo a bordo del autodenominado «ejercicio funcional«, en representación de los NIH, junto con Robert Redfield, de los CDC, y varios miembros del Consejo de Seguridad Nacional.

El juego de guerra se celebró supuestamente en secreto, en todo el país. Sin embargo, en el informe After-Action Crimson Contagion Report, que sólo salió a la luz a través de una solicitud de la FOIA, la lista de organizaciones participantes se prolonga a lo largo demuchas páginas, incluyendo tribus indias y gobiernos de condados. Es imposible determinar por la simple participación en su organización que se trataba de un proyecto de Fauci.

La estrella del espectáculo pandémico de Gates fue, sin duda, el Evento 201 de octubre de 2019, celebrado sólo 3 semanas antes de que la inteligencia estadounidense pudiera -o no- sospechar que el Covid-19 estaba circulando en Wuhan. El Evento 201 fue sobre una pandemia global de coronavirus. RFK Jr argumenta persuasivamente que el Evento 201 fue lo más parecido a una simulación en «tiempo real«.

El capítulo «Juegos de gérmenes» del libro lleva al lector a reconocer lo que los principales medios de comunicación simplemente se han negado a informar: cómo la omnipresente participación de la inteligencia estadounidense (y británica) tiene una presencia secreta -aunque dominante- en toda la respuesta a Covid-19.

Un muy buen ejemplo es el Wellcome Trust -la versión británica de la Fundación Bill y Melinda Gates- que es una escisión de GlaxoSmith Kline, la gran farmacéutica. Esto personifica el matrimonio entre la Gran Farmacia y la inteligencia occidental.

La presidenta del Wellcome Trust, de 2015 a 2020, era una antigua directora general del MI5, Dame Eliza Manningham-Buller. También fue presidenta del Imperial College, desde 2001. El «Dr. Fauci inglés«, Neil Ferguson, de los infames y mortales modelos erróneos que llevaron a todos los lockdowns, era un epidemiólogo que trabajaba para el Wellcome Trust.

Estas son sólo algunas de las ideas, conexiones y acusaciones cargadas que se tejen en el libro de RFK Jr. Como cuestión de servicio público, todo debería estar disponible para el escrutinio popular en todo el mundo (y de hecho, la edición digital para Kindle tiene un precio mínimo de 2,99 dólares). Estos asuntos conciernen a todo el planeta, especialmente al Sur Global.

El premio Nobel Luc Montaigner ha señalado como, «trágicamente para la humanidad, hay muchas, muchas falsedades que emanan de Fauci y sus secuaces«. Más trágico aún es lo que emana de sus amos.

Traducción para piensaChile: Martin Fischer

*Fuente: Asian Time

Documentos filtrados demuestran que Anthony Fauci (principal asesor COVID de la Casa Blanca) financió experimentos con coronavirus en Wuhan (China)

Éxito de la ivermectina en la India contra la variante Delta.

«Ya no puedo más»

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.