Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Colonialismo, Facismo, Imperialismo, Palestina, Sionismo

«Operación Diluvio de Al-Aqsa»: La derrota del vencedor

«Operación Diluvio de Al-Aqsa»: La derrota del vencedor
Compartir:

1 de marzo de 2024
Nos complace presentarles este extracto del último libro del coronel Jacques Baud, que trata del genocidio en Gaza que está llevando a cabo Israel. El libro se titula Operación “Diluvio de Al-Aqsa”: La derrota del vencedor. Actualizaremos esta página en cuanto el libro esté disponible. Mientras tanto, aquí está el extracto.

Esta doctrina fue desarrollada por Daniel Bethlehem, asesor jurídico de Ben-jamin Netanyahu y después del Primer Ministro británico Tony Blair. Postula que los Estados tienen derecho a la legítima defensa preventiva contra un ataque «inminente». La dificultad aquí estriba en determinar el carácter «inminente» de un atentado, lo que implica que la acción terrorista esté próxima en el tiempo y que haya un conjunto de pruebas que lo confirmen.

En febrero de 2013, NBC News publicó un «White Paper» del Departamento de Justicia en el que se definía «inminente»:»
la amenaza inminente de un ataque violento contra Estados Unidos no requiere que Estados Unidos tenga pruebas de que un ataque específico contra personas o intereses estadounidenses tendrá lugar en un futuro inmediato.

Aunque el principio parece legítimo, es la interpretación de la palabra «inminente» lo que plantea un problema. En los círculos de inteligencia, la «inminencia» de un ataque se define en términos de su proximidad en el tiempo y la probabilidad de que se produzca. Pero, según Daniel Bethlehem, esto ya no es así en este caso:

Debe ser correcto que los Estados puedan actuar en legítima defensa en circunstancias en las que haya pruebas de ataques inminentes por parte de grupos terroristas, incluso si no hay pruebas concretas de dónde tendrá lugar dicho ataque o de la naturaleza precisa del mismo.

De este modo, un atentado terrorista puede considerarse «inminente», aunque se desconozcan los detalles y el momento en que se producirá. Esto hace posible, por ejemplo, lanzar un ataque aéreo simplemente basándose en la sospecha de un atentado inminente.

En noviembre de 2008, mientras estaba en vigor un alto el fuego, un comando israelí mató a seis personas en Gaza. La explicación dada por el ejército israelí ilustra la doctrina BETHLEHEM:

No había intención de romper el alto el fuego, sino que el objetivo de la operación era eliminar una amenaza inmediata y peligrosa planteada por la organización terrorista Hamás.

Esta doctrina es similar a la enunciada en 2001 por Dick Cheney, entonces Vicepresidente de Estados Unidos, también conocida como la «doctrina Cheney» o la «doctrina del 1%»:»

Si hay un 1% de probabilidad de que científicos pakistaníes estén ayudando a terroristas a desarrollar o construir armas de destrucción masiva, tenemos que tratarlo como una certeza, en términos de respuesta.

Es la versión estratégica/operativa del «tiro desde la cadera» del Salvaje Oeste. Es sintomático de la forma en que entendemos la ley y la forma en que hacemos la guerra: sin valores y sin honor.

El problema de la doctrina BETHLEHEM es que Israel la ha utilizado sistemáticamente para justificar las violaciones del alto el fuego. Es el caso de las ejecuciones extrajudiciales, que no se consideran violaciones del alto el fuego. Un estudio de los ataques palestinos con cohetes muestra que siempre se llevan a cabo en respuesta a un ataque israelí, que generalmente no aparece en nuestros medios de comunicación. De ahí se deriva nuestra percepción de que las organizaciones palestinas -la Yihad Islámica Palestina y Hamas en particular- atacan sin cesar a Israel con sus cohetes y, por tanto, realizan prácticas terroristas.

En su informe de febrero de 2018, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) informa de que durante las protestas en la frontera de Gaza (Marchas del Retorno), el ejército israelí mató a tiros a 183 civiles, entre ellos 154 que estaban desarmados y 35 niños. En febrero de 2019, informa de que el ejército israelí disparó «intencionadamente» contra niños, personal médico (¡que llevaba placas y recibió disparos por la espalda!), periodistas y discapacitados. Los niños palestinos a los que francotiradores israelíes dispararon con balas de fragmentación cuando simplemente estaban de pie frente a la frontera en Gaza en 2018, o el joven palestino esposado y con los ojos vendados al que dispararon por la espalda en abril de 2019, son crímenes de guerra.

Los partidarios de Israel alegan legítima defensa, pero esto es falaz, como demuestran los vídeos publicados por Naciones Unidas. En primer lugar, porque las víctimas se encontraban en una franja de seguridad de 150 m dentro de Gaza, separada de Israel por una valla y una amplia berma, desde la que disparan francotiradores israelíes. En segundo lugar, porque los asesinados sólo iban «armados» con piedras y, en tercer lugar, porque algunos de los alcanzados (sobre todo niños) recibieron disparos en la espalda.

Demasiado para el ejército más moral del mundo, al que las Naciones Unidas han pedido que deje de disparar a niños.

La doctrina DAHIYA

El ejército israelí ignora deliberadamente los principios del derecho internacional humanitario y aplica la «doctrina Dahiya», elaborada por el general Gadi Eisenkot, actual jefe del Estado Mayor:

Aboga por el uso de la «fuerza desproporcionada» para causar el máximo daño y destrucción, y considera que «no hay aldeas civiles, son bases militares… Esto no es una recomendación. Es un plan».

Es una doctrina que se presenta como disuasoria, pero contrariamente a lo que afirma Wikipedia, es una táctica que sólo puede funcionar en un contexto simétrico, es decir, cuando la acción tiene un efecto lineal de debilitamiento del adversario. En un contexto asimétrico, en el que la determinación de los combatientes depende de la brutalidad de su adversario, esa destrucción sólo sirve para estimular la voluntad de resistir y la determinación de utilizar un enfoque terrorista. Esta es la esencia de la yihad.
De hecho, la existencia misma de esta doctrina demuestra que los israelíes no han comprendido a sus adversarios ni su lógica de funcionamiento. Esto explica por qué Israel es el único país del mundo que no ha dominado el terrorismo en tres cuartos de siglo.

En octubre de 2023 se aplicará la misma lógica. El periódico británico The Telegraph citó al contralmirante Daniel Hagari, portavoz del ejército israelí, diciendo que para los ataques «el énfasis está en el daño, no en la precisión», siendo el objetivo reducir Gaza a una «ciudad de tiendas de campaña» al final de la campaña.

***

La Directiva HANNIBAL

Nuestros medios de comunicación nunca mencionan la «directiva HANNIBAL«, que entró en vigor en 1986 en el ejército israelí:

destinada a impedir que los prisioneros israelíes fueran utilizados como moneda de cambio por los palestinos. Estipulaba que los que retenían al prisionero debían ser destruidos por cualquier medio necesario (incluso a costa de la propia vida del prisionero y la de los civiles de la zona).

Aplicada durante la Operación BORDE DE PROTECCIÓN, estuvo detrás de la destrucción total de un barrio de Rafah el 1 de agosto de 2014, suceso conocido en Palestina como Viernes Negro.

Esta directiva parece seguir en uso, naturalmente sin mucha publicidad. Explica por qué a los israelíes no les impresionan los rehenes tomados por Hamás:

A los diplomáticos europeos también les llamó la atención la falta de interés del gobierno israelí por dar prioridad a la vida de los rehenes retenidos en Gaza.

Muy poco después del inicio de la operación de Hamás, Israel anunció la muerte de 1.400 civiles israelíes. Esta cifra se convirtió en un leitmotiv para rechazar cualquier diálogo con Hamás y otros grupos palestinos. Pero esta cifra fue revisada a la baja después de que 200 cuerpos carbonizados fueran reconocidos como los de combatientes de Hamas. Después, el 2 de diciembre de 2023, se volvió a rebajar a 1.000 en un tuit del gobierno israelí.

Un coronel de la fuerza aérea israelí confirmaría más tarde que el 7 de octubre se ordenó un «fuego libre» desde la fuerza aérea, descrito como un «HANNIBAL masivo.»

La directiva HANNIBAL se aplica no sólo en casos de toma de rehenes, sino también cuando los soldados corren peligro de ser capturados. Por ejemplo,

el 24 de enero de 2024, cerca de Khan Younès, un tanque resultó dañado por el fuego de cohetes, y los militares israelíes no pudieron acercarse para recuperar a los tres tripulantes heridos. Por ello, el Estado Mayor prefirió bombardear el tanque y a sus ocupantes antes que arriesgarse a que cayeran en manos de Hamás.

En cualquier caso, podemos ver que el ejército israelí no aplica el principio de precaución ni a los palestinos ni a sus propios hombres. Se podría decir con cierto cinismo que, al menos aquí, palestinos e israelíes reciben el mismo trato.

A mediados de diciembre de 2023, el descubrimiento de tres cadáveres en un túnel de Gaza desató la polémica. Eran tres hombres retenidos por Hamás, que el portavoz del ejército israelí había declarado muertos por la organización palestina. No presentan heridas aparentes y parecen haber muerto envenenados. ¿Fueron asesinados por el uso deliberado de un tóxico de combate o accidentalmente por emanaciones tóxicas procedentes de explosiones (como monóxido de carbono)? No lo sabemos, pero la madre de uno de ellos, Ron Sherman, cree que fue sacrificado deliberadamente por el ejército. En cualquier caso, esto ilustra el incumplimiento del principio de precaución por parte del ejército israelí.

Ejecuciones extrajudiciales

Las ejecuciones extrajudiciales son un elemento importante de la política israelí de disuasión contra los movimientos palestinos.

Consisten en la eliminación de militantes al margen del proceso judicial, utilizando asesinos o ataques «puntuales» como los ataques aéreos. Legalmente cuestionables, suelen ser estratégicamente ineficaces. Tres países las utilizan regularmente: Estados Unidos, Israel y Francia.

Presentadas como una medida preventiva, generalmente se llevan a cabo de manera punitiva, como las vendettas sicilianas, sin una verdadera evaluación de sus consecuencias estratégicas. En la práctica, alimentan un proceso de violencia creciente y son una fuente de legitimidad para el terrorismo. De hecho, a menudo reflejan la falta de una verdadera estrategia contraterrorista.

El arquetipo de este modo de acción es la Operación ANGER DE DIOS (Mivtza Za’am Ha’el), también conocida como Operación BAYONET, llevada a cabo por el Mossad para castigar a los autores del atentado contra el equipo olímpico israelí en Munich en 1972 (Operación BERIM & IKRIT). En el plazo de un año, casi todo el comando palestino fue eliminado: Wae Zwaiter (Roma, 16 de octubre de 1972), Mahmoud Hamchari (París, 9 de enero de 1973), Abd El-Hir (Nicosia, 24 de enero de 1973), Basil Al-Kubaissi (París, 6 de abril de 1973), Ziad Muchassi (Atenas, 12 de abril de 1973), Mohammed Boudia (París, 28 de junio de 1973), Kamal Nasser, Mahmoud Najjer y Kamal Adouan (Beirut, 9 de abril de 1973). Su líder, Ali Hassan Sala-meh, fue asesinado en Beirut el 22 de enero de 1979, seguido de su segundo al mando, Khalil al-Wazir (alias Abou Djihad), el 16 de abril de 1988 en Túnez. Al final, sólo un miembro del grupo, Jamal al-Gasheï, parece haber escapado a la ira de DIOS, mientras que un inocente fue asesinado por error en Lillehammer (Noruega).

Estas acciones son operaciones punitivas. Lo que nuestros países e Israel consideran parte del juego se llama terrorismo cuando lo hacen otros. Al aceptarlo de Israel, creamos un ambiente permisivo que bien podría legitimar la eliminación de algunos de nuestros líderes políticos. Lo cual podría ocurrir.

Desde 1988, Israel utiliza unidades especialmente entrenadas para operar clandestinamente en los territorios ocupados. Conocidas como «mista’aravim» o YAMAS, se trata de formaciones ad hoc que operan clandestinamente (con vestimenta árabe, de ahí su nombre) en los territorios ocupados para misiones de reconocimiento, acciones de comando o ejecuciones extrajudiciales. Las acciones de Mista’aravim son llevadas a cabo principalmente en Cisjordania por Sayeret Duvdevan (Unidad 217).

El más conocido de ellos fue el intento del Mossad de envenenar a Jaled Mashal, líder político de Hamás en Jordania, en 1997. Acabó en fracaso: los dos agentes israelíes que llevaban pasaportes canadienses fueron detenidos; después Israel tuvo que proporcionar un antídoto y liberar al jeque Ahmed Yassin a cambio de la liberación de sus agentes. El resultado fue la pérdida de credibilidad de Israel ante la comunidad internacional y la desconfianza de Jordania, país con el que Israel tiene un tratado de paz.

Los Mista’aravim son el equivalente de las unidades del Grupo Antiterrorista de Liberación (GAL) utilizadas en España en la década de 1980, que se consideran una forma de terrorismo de Estado. Sin embargo, la ventaja de este tipo de acción es que puede eliminar a un individuo sin arrasar un barrio entero ni destruir familias enteras. Pero requiere agentes tanto más competentes y valientes cuanto que los palestinos han reforzado sus capacidades de contraespionaje y de seguridad interior.

Por eso, este tipo de operación es casi imposible de llevar a cabo en Gaza, pero sigue siendo una práctica habitual en Cisjordania. En Gaza, Israel prefiere llevar a cabo sus acciones «a distancia», utilizando medios más sofisticados como drones o misiles teledirigidos, que tienen un efecto devastador sobre la población civil.

Con unos 2.300 asesinatos conocidos, Israel rivaliza con Estados Unidos como país que asesina regularmente a opositores y terroristas. Cuando se lleva a cabo en suelo extranjero, una «eliminación» es una operación compleja, que depende de una red de informadores locales («sayanim»), la mayoría de las veces reclutados en la diáspora judía. Pero esto tiene un efecto perverso: convierte a la antes bien integrada comunidad judía en objeto de desconfianza, percibida como una «5ª columna» en muchos países de Oriente Próximo y Oriente Medio.

Pero las ejecuciones extrajudiciales no sólo conllevan un importante riesgo político si no tienen éxito, sino que tienden a legitimar la violencia ilegal y el terrorismo, como demuestra la revista Inspire de la Base de la Yihad en la Península Arábiga (APJB):

[El asesinato de líderes de los infieles civiles y militares] es una de las artes más importantes del terrorismo y uno de los tipos de operación más ventajosos y disuasorios. Estos métodos también son utilizados por los enemigos de Alá. La CIA tiene autorización del gobierno de EEUU para asesinar presidentes, si es en interés nacional de EEUU, y lo han usado más de una vez. En la CIA, ¡hay un departamento especial para eso! Así que no sé por qué se nos impide hacerlo.

Es un caso de asimetría islamista: el «remedio» es peor que la «enfermedad». El asesinato de dirigentes no tiene ningún efecto disuasorio. Convierte al muerto en un mártir y en un ejemplo a seguir. Casi nunca conduce al fin de la acción terrorista, sino que mantiene viva la llama de la resistencia y adopta formas más variadas.

Con estructuras muy descentralizadas, la eliminación de cuadros no debilita necesariamente al grupo terrorista, pero obliga a su jerarquía a renovarse más rápidamente y a aplicar nuevos métodos y políticas de acción. Esto es lo que ocurrió con Hamás.

Pero el 21 de agosto de 2003, las fuerzas israelíes eliminaron a Ismaïl Abou Shanab. En aquel momento se le consideraba un moderado de Hamás, y su asesinato desencadenó una condena generalizada y una movilización sin precedentes de la población palestina. Los ataques se reanudaron al ritmo de las eliminaciones llevadas a cabo por Israel.

En septiembre de 2023, en el canal LCI, donde el periodista Darius Rochebin elogia los asesinatos perpetrados por los servicios secretos ucranianos, el general Christophe Gomart explica que Francia también los lleva a cabo. Es una ilustración perfecta del modo de pensar occidental. Al igual que los israelíes, piensa que es útil disparar a un líder «porque de hecho son los líderes los que deciden, y lleva más tiempo entrenar a un líder que a un soldado ordinario», así que:

Desestabilizamos, desorganizamos, y la idea en la guerra es desorganizar al adversario para debilitarlo y hacer posible la victoria, y por tanto derrocarlo… eso es lo que hicimos en el Sahel contra los líderes terroristas: buscamos desorganizar al terrorista o yihadista No sólo ilustra un enfoque táctico de la lucha contra el terrorismo, sino que no es válido para estructuras insurgentes muy descentralizadas, formadas por pequeños grupos casi autónomos. Esto explica en parte el fracaso operativo y estratégico de la acción francesa en el Sahel.

Esta visión un tanto infantil de la guerra puede funcionar en un conflicto convencional, pero no en un contexto no convencional, y desde luego no en uno yihadista. Va en contra de lo que me dijo un oficial del SAS británico durante mi formación antiterrorista en Gran Bretaña durante la guerra de Irlanda del Norte a mediados de los años ochenta. Los británicos tenían archivos e información extremadamente detallados sobre los diversos comandantes del Ejército Republicano Irlandés (IRA), hasta el punto de conocer todos sus movimientos. Cuando le pregunté por qué no los eliminaban, el oficial respondió:

Porque los conocemos. Conocemos su psicología, sus familias, sus redes, su forma de luchar, y podemos anticiparnos mejor a sus acciones, incluso adelantarnos a ellas. Si los matamos, vendrán otros, tal vez más eficaces, más agresivos, y no sabremos nada de ellos.

Por supuesto, una respuesta así sólo es posible cuando se ha estudiado a fondo al oponente y se le conoce con todo detalle. El hecho es que hoy en día sabemos muy poco de nuestros oponentes. Incluso personajes públicos como Vladimir Putin son tan poco conocidos que se le diagnostican enfermedades que no tiene. Lo mismo ocurre en Palestina.

La experiencia demuestra que las ejecuciones extrajudiciales no tienen ningún efecto operativo. Al contrario, fomentan el espíritu de venganza y tienden a movilizar el espíritu de resistencia. Este fenómeno es tanto más fuerte cuando en el proceso mueren civiles. Inspiran desprecio más que admiración, ya que representan un éxito que no se consigue en los combates cara a cara. Además, como en el caso de la Operación “Diluvio de Al-Aqsa”, los militares israelíes no están librando una batalla «valiente». Por ello, estas ejecuciones se convierten en un sustituto del éxito real contra el terrorismo. Por tanto, aparecen más como una prueba de debilidad e incapacidad que como una demostración de eficacia.

Según algunos informes (no confirmados), el SHABAK ha creado una unidad clandestina, cuyo nombre en clave es INDIGO, cuya misión es dar caza a los autores de los crímenes del 7 de octubre de 2023. Pero ante la evidencia cada vez mayor de que la gran mayoría de estos crímenes fueron el resultado de errores de conducta, la cuestión de hasta qué punto este grupo castigará a los verdaderos autores de las masacres sigue abierta.

***

Operación “Diluvio de Al-Aqsa”​.  Objetivos estratégicos

Más allá de los objetivos históricos de la resistencia palestina, encaminados a la creación de un Estado palestino o al retorno a las tierras que les fueron arrebatadas, los objetivos de la Operación “Diluvio de Al-Aqsa”​ se refieren esencialmente a la situación en Gaza.

El objetivo estratégico central de la operación es poner fin al bloqueo de la Franja de Gaza y restablecer unas condiciones de vida normales para la población. Esto incluye el fin de la vigilancia permanente por parte de las fuerzas israelíes, las restricciones al comercio de mercancías y las medidas que impiden el desarrollo económico y social. Este objetivo es la continuación de las «Marchas del Retorno», lideradas por la sociedad civil, pero que fueron respondidas con disparos de francotiradores.

La consecución de este objetivo implicaba objetivos facilitadores, el más importante de los cuales era volver a situar la cuestión palestina en la escena internacional. En noviembre de 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas concedió a Palestina el estatus de «Estado observador no miembro de las Naciones Unidas.» Desde entonces, sin embargo, no se ha avanzado en el tratamiento de la cuestión palestina, y la situación incluso se ha deteriorado con la llegada al poder de los ultranacionalistas israelíes.

El segundo objetivo intermedio era interrumpir el proceso de normalización entre Israel y ciertos países árabes. No por la normalización en sí, sino porque dejaba de lado la cuestión palestina. Los palestinos siempre habían querido que estas cuestiones estuvieran vinculadas, de modo que hubiera influencia para obligar a Israel a aplicar las decisiones de la ONU.

El tercer objetivo intermedio era reunir a la comunidad musulmana en torno a la cuestión del futuro de la Explanada de las Mezquitas (o Monte del Templo), estrechamente vinculada a la cuestión palestina. Como afirma Ihsan Ataya, miembro del buró político de la Yihad Islámica Palestina (YIP) y jefe del Departamento de Relaciones Árabes e Internacionales de la YIP:

El objetivo de la operación AL-AQSA RELIEF se estableció desde el principio: impedir que la mezquita de Al-Aqsa (en Jerusalén) fuera atacada, que los ritos religiosos musulmanes fueran insultados o difamados, que nuestras mujeres fueran agredidas, que se realizaran esfuerzos para judaizar la mezquita de Al-Aqsa y normalizar su ocupación por Israel, o que la mezquita fuera dividida en el tiempo y en el espacio.

Hay que decir que, aunque no se ha levantado el bloqueo de Gaza, estos tres objetivos estratégicos intermedios se han alcanzado al menos parcialmente. Hasta qué punto conducirán a una solución duradera y justa de la cuestión palestina es una cuestión abierta, pero Hamás ha subrayado claramente la responsabilidad de la comunidad internacional de hacer cumplir las decisiones que ha tomado.

Objetivos operativos

Primer objetivo: La División de Gaza

El primer objetivo era destruir los elementos de la División de Gaza y las instalaciones de vigilancia que rodean la Franja de Gaza. El 12 de octubre, Abu Obeida, portavoz de las Falanges Al-Qassam, explica:

La Operación “Diluvio de Al-Aqsa” tenía como objetivo destruir la División de Gaza, que fue atacada en 15 puntos, seguidos de otros 10 más. Atacamos el emplazamiento de Zikim y varios asentamientos más fuera del cuartel general de la División de Gaza.

Este objetivo puede parecernos anticuado, ya que desde el principio estaba claro que la operación palestina no podría mantener su impulso durante mucho tiempo, y que los combates continuarían necesariamente en la propia Franja de Gaza. En consecuencia, la destrucción de infraestructuras sólo podía ser temporal, pero altamente simbólica.

Para entender esto, hay que ponerse en el software de los palestinos.

La victoria no se consigue destruyendo al adversario, sino manteniendo la determinación de resistir.

En otras palabras, hagan lo que hagan los israelíes, por mucha destrucción y muerte que causen, los palestinos ya han salido victoriosos de esta operación. Frente a un adversario numérica y materialmente más fuerte, la victoria en el sentido occidental del término no es posible. En cambio, superar el miedo y el sentimiento de impotencia ya es una victoria. Esta es la esencia misma de la noción de yihad.

Por consiguiente,

todas las humillaciones que los israelíes puedan infligir a sus prisioneros o a la población civil no pueden sino hacer que los palestinos se sientan mejor y rebajar la sed de venganza de los militares.

De hecho, esto es lo que está ocurriendo en todo el mundo: los israelíes se ven obligados a utilizar su censura para ocultar los crímenes cometidos por sus soldados, y la idea del «ejército más moral del mundo» está ahora totalmente desacreditada.

Segundo objetivo: Tomar prisioneros

El segundo objetivo era apoderarse de prisioneros para intercambiarlos por los que tenía Israel. Muy pronto, los testimonios aparecidos en la prensa israelí demostraron que el objetivo de los combatientes de Hamás y de la Yihad Islámica Palestina (YIP) no era llevar a cabo un «pogromo», sino apoderarse de soldados para canjearlos por palestinos retenidos por Israel.

El objetivo era ganar influencia para reanudar las negociaciones interrumpidas por el gobierno israelí en noviembre de 2021. Desde entonces, se ha sabido que Hamás llevaría a cabo una operación de este tipo. El jefe del Estado Mayor adjunto de las Falanges Al-Qassam, Marwan Issa, había declarado que «el expediente de los prisioneros será la sorpresa de las próximas sorpresas del enemigo«.

Evidentemente, el objetivo no era matar civiles, sino obtener una moneda de cambio para la liberación de unos 5.300 prisioneros retenidos por Israel. Los testimonios de testigos presenciales publicados en la prensa israelí sugieren que la idea original era tomar sólo prisioneros militares (que son «más valiosos» que los civiles para un intercambio). Estos mismos relatos muestran que los palestinos se sorprendieron al encontrar tan poco personal militar en el lugar, lo que puede explicarse por el hecho de que parte de las guarniciones habían sido redistribuidas a Cisjordania unas semanas antes. El testimonio de Yasmin Porat, mencionado anteriormente, demuestra que

los combatientes de Hamás permanecieron con los civiles en sus casas, a la espera de que intervinieran las fuerzas de seguridad. Los testimonios indican que los combatientes palestinos se marcharon con los prisioneros civiles sólo después de que interviniera el ejército israelí, disparando indiscriminadamente contra las casas con sus tanques. Por lo tanto, parece que la captura de civiles fue más el resultado de una combinación de circunstancias que una decisión tomada de antemano.

Por tanto, la muerte de civiles no era un objetivo, y el hecho de que los rehenes liberados declararan que habían sido tratados con respeto, e incluso de forma amistosa, tiende a confirmar que no se trataba de un «pogromo» contra la población israelí.
Los intercambios de prisioneros de noviembre de 2023 ilustran la estrategia de Hamás, en cuyo centro se encontraban prisioneros militares, no civiles. Por eso los palestinos liberaron primero a las mujeres y los niños, y se quedaron con los militares (especialmente los altos mandos) para más tarde. Volveremos sobre esto más adelante.

Objetivos tácticos

El ataque de Hamás se dirigió contra 25 objetivos militares situados en la «envoltura de Gaza». Los tres objetivos tácticos principales de la operación eran

– la base naval de Zikim, en el norte de la Franja de Gaza, que fue atacada por comandos de marines de Hamás, que resistieron los contraataques israelíes durante varios días;

– el puesto de control de Erez, en el norte de la Franja de Gaza, que gestiona parte de las instalaciones de vigilancia de la valla; el puesto de mando de la División de Gaza en el emplazamiento de Re’im, donde tendrán lugar los combates más intensos el 7 de octubre; y el centro de inteligencia de Urim, a unos 17 km de la Franja de Gaza, con el fin de dañar las instalaciones de vigilancia israelíes.

– Un documento descubierto cerca del kibutz Mefalsim, a 2 km de la Franja de Gaza, que contiene datos sobre el número de soldados y fuerzas de seguridad, demuestra que la operación fue meticulosamente preparada y dirigida contra instalaciones militares.

*Fuente: ThePostil

Related Articles:

  1. The Bible and Archaeology
  2. Judeo-Christian Civilization Does Not Exist in the West
  3. Russia Ramps up its Presence in Syria
  4. Metaphysics of Information Warfare
  5. Some Insights from Carl Schmitt for the 21st Century
  6. The Polish Question: The West vs. Russia
Compartir:

Artículos Relacionados

Palestina

Gaza

Deja una respuesta

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.