Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Ciencia - Técnica, Politica, Salud

COVID-19: ¿Se les puede creer?  Ahora sería una enfermedad vascular, no respiratoria 

COVID-19: ¿Se les puede creer?  Ahora sería una enfermedad vascular, no respiratoria
Compartir:

Las condiciones, las dificultades,  los dramas que viven millones de seres humanos a nivel mundial parecieran no tener fin. Y por si esto no fuera suficiente, permanente nos llegan noticias que se contradicen o que resultan incomprensibles para el ciudadano común. Mientras crece la cantidad de familias que caen en la miseria, crecen las fortunas de los multimillonarios del mundo.

Hoy, a nuestro pesar, no podemos dejar de comentar esta noticia que nos llega  y que nos resulta altamente extraña, contradictoria y hasta sospechosa. Como siempre, les entregamos las fuentes que utilizamos, para que usted puede comprobar que no somos los que mienten y pueda continuar investigando. El 23 de febrero de 2021 reprodujimos, en castellano, un artículo del Dr. Wolfgang Wodarg, alemán, publicado en su sitio: ¿Ignoró el Instituto Paul-Ehrlich un peligroso efecto secundario de la vacunación? El Instituto Paul Ehrlich es una institución alemana de investigación y un organismo de regulación médica, y es el instituto federal alemán de vacunas y biomedicinas. En ese artículo se lee lo siguiente:

El 19 de febrero, Angela Merkel anunció en la cumbre del G7: «La pandemia no habrá terminado hasta que todos los habitantes del mundo estén vacunados«.

El máximo responsable del gobierno alemán en materia de vacunación, el Dr. Klaus Cichutek, presidente del Instituto Paul Ehrlich (PEI), había publicado días antes un artículo con un grupo de sus colaboradores que podría perturbar considerablemente los planes de la canciller.

Los investigadores del PEI advierten que, en las infecciones por corona, las espigas (spikes) de los coronavirus pueden ser responsables de importantes fusiones celulares con peligrosas complicaciones en diversos órganos. Este estudio se realizó al mismo tiempo que las pruebas de las vacunas que supuestamente provocan la formación de esas peligrosas espigas -sólo que sin virus- en las células de los «vacunados». Eso no suena bien. Pero el documento de precaución no menciona la vacunación con sus spikes con una sola palabra. ¿No sabe la mano derecha lo que hace la izquierda en el PEI?

Ver este artículo completo en piensaChile del 23.02.2021:  Efectos secundarios de las «vacunas» modificadas genéticamente Como pueden leer, alli, en ese artículo, el Dr. Wodarg, basado en el informe del PEI, advierte, primero,  que

»»en las infecciones por corona, las espigas (spikes) de los coronavirus pueden ser responsables de importantes fusiones celulares con peligrosas complicaciones en diversos órganos.»«

Esto es lo que el Instituto Salk, de EE.UU. acaba de descubrir.  ¿Recién ahora? ¿No conocieron el Informe publicado por PEI hace más de dos meses?.  Curioso, ¿no? Pero en el texto del Dr. Wodarg hay una segunda advertencia:

»Este estudio -el del PEI- se realizó al mismo tiempo que las pruebas de las vacunas que supuestamente provocan la formación de esas peligrosas espigas -sólo que sin virus- en las células de los «vacunados».«

Esto es lo que hasta ahora nadie parece reconocer, pero las noticias traen, día tras día, noticias de efectos secundarios de las vacunas: trombosis Por ello nos parece muy raro que ahora, la DW, un medio de información alemán, cite el descubrimiento que ha hecho un Instituto de Investigaciones norteamericano, cuestión que ya había hecho hace rato una institución de investigación estatal alemana. Esto es más que raro. Las noticias que ahora nos llegan diariamente acerca de los «efectos secundarios» de las vacuna, tales como trombosis de diverso tipo, nos parecen contenidas en la segunda advertencia hecho por el Dr. Wodarg en febrero del 2021. Si las autoridades pensaran realmente en el bienestar de la población, y actuaran consecuentes con este «nuevo» descubrimiento del Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla (California), debieran paralizar de inmediato el proceso de vacunación con vacunas manipuladas genéticamente. ¿Cuál es la causa que provoca las trombosis en los vacunados? ¿Nos van a decir que es el causante es el coronavirus?

Después de esta noticia ¿Cómo es posible seguir aplicando vacunas contra un virus que afecta el sistema circulatorio con vacunas desarrolladas contra un virus que se decía que atacaba el sistema respiratorio?

La Redacción de piensaChile

 



La noticia de la Deutsche Welle:

  Deutsche Welle (DW) el servicio de radiodifusión internacional de Alemania, financiada por el gobierno alemán, el día de ayer, 3 de mayo, basándose en un comunicado de un instituto de Investigaciones de EE.UU.,  ha difundido la siguiente noticia:

COVID-19 es una enfermedad vascular: la proteína de espiga ataca los vasos sanguíneos a nivel celular, según estudio

Los nuevos hallazgos podrían ayudar a explicar los coágulos sanguíneos asociados al COVID-19.

Las proteínas de espiga que el coronavirus utiliza para ayudarse a penetrar en las células también infligen otros daños, según un nuevo estudio que pone de manifiesto las múltiples formas en que el COVID-19 ataca otros órganos además de los pulmones. Las propias proteínas de espiga causan daños directos a las células que recubren los vasos sanguíneos, según descubrieron los científicos en experimentos realizados en tubos de ensayo con una versión modificada de la espiga y células que recubren las arterias obtenidas de ratones. Tras adherirse a la proteína ACE2 en las células sanas, la espiga interrumpe la señalización de la ACE2 a las mitocondrias –las estructuras generadoras de energía de la célula–, lo que provoca que éstas se dañen, informaron los investigadores en Circulation Research.

«Una enfermedad vascular»

El COVID-19 es, en realidad, una enfermedad de los vasos sanguíneos, señaló en un comunicado el coautor Uri Manor, del Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla (California). «Mucha gente piensa que es una enfermedad respiratoria, pero en realidad es una enfermedad vascular», aseguró el profesor Manor. Los nuevos hallazgos podrían ayudar a explicar los coágulos sanguíneos asociados a la COVID-19. También podrían explicar «por qué algunas personas sufren derrames cerebrales y por qué otras tienen problemas en otras partes del cuerpo», dijo Manor. «Lo que tienen en común es que todos tienen un trasfondo vascular». Los investigadores del Salk colaboraron con científicos de la Universidad de California en San Diego en el trabajo, incluyendo al primer autor, Jiao Zhang, y al segundo autor, John Shyy, entre otros. Aunque los hallazgos en sí mismos no son del todo una sorpresa, el artículo proporciona una clara confirmación y una explicación detallada del mecanismo a través del cual la proteína daña las células vasculares por primera vez. Cada vez hay más consenso en que el SARS-CoV-2 afecta al sistema vascular, pero no se sabía exactamente cómo lo hacía. Del mismo modo, los científicos que estudian otros coronavirus sospechan desde hace tiempo que la proteína de la espiga contribuye a dañar las células endoteliales vasculares, pero ésta es la primera vez que se documenta el proceso. FEW (Reuters, Circulation Research)

*Fuente: DW https://www.salk.edu/news-release/the-novel-coronavirus-spike-protein-plays-additional-key-role-in-illness/  

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.