Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Cultura

“Antología poética de ayer y hoy en Magallanes” 

Compartir:

Jueves 2 de junio del 2016
Para este viernes 3 de junio, en el salón de eventos del Teatro Municipal, se realizará el lanzamiento del libro “Antología poética de ayer y hoy en Magallanes”, centrado en una recopilación de las obras escritas por diferentes autores de la región.
La actividad es gratuita y abierta a todo público, por lo que la comunidad interesada podrá ser la primera en conocer algunos de los poemas incluidos en el libro. De igual manera, estará presente la poetisa oriunda de Magallanes y reconocida a nivel nacional, Astrid Fugellie. La autora de libros como “La generación de las palomas”, “Llaves para una maga”, “Los círculos” y “Dioses del sueño”, cruzará unas palabras con el público y explicará brevemente la labor del poeta.
La intención del texto en primera instancia es dar a conocer algunos poetas desconocidos, pero también busca englobar el desarrollo generacional e histórico de la poesía en Magallanes, separándolo por períodos temporales de producción. Con esta iniciativa se tiene la esperanza de proporcionar una compilación poética actualizada, en vista de la falta de una.
Es así que en esta publicación con más de 60 poemas se presentarán a escritores considerados “fundadores” de la poesía regional, como también a otros que alcanzaron una trascendencia de importancia, por lo que es posible encontrar obras de escritores como Gabriela Mistral, Pablo Neruda, José Grimaldi, y la misma Astrid Fugellie. En este libro además, aparecen voces de los pueblos originarios del sur del continente con su mirada y lenguaje propios.
El proyecto fue liderado por la Editorial Municipal. De esta manera, esta entidad concreta la publicación de su octavo título.
*Fuente: La Prensa Austral
 


 

Mi dulce patria

Mi dulce patria, pequeño espacio del mundo nuestro,

hilo trenzado por manos de arena, de nieves eternas,

de estepas agrestes y vientos de hielos antárticos,

por manos de fértiles valles en donde sol y lluvia

nos dan vida, esperanzas y desesperanzas.

Tierra mía,  que tiemblas como ninguna, acurrucando

la esperanza y la fortaleza en las angustias

de los pobres, los niños, los ancianos

y los postergados de siempre.

Mi dulce patria, con su mar extenso y generoso,

que en oportunidades, como mucosa maligna,

arrasa el esfuerzo del tesonero costino,

del pescador humilde y del poblado bucólico.

Mi dulce patria, pequeño espacio de este mundo nuestro, como hilo
trenzado por manos humildes,

encallecidas por el sol del desierto,

por la tierra labrada del campo verde,

por la roca terca, fría y esquiva que guarda

el metal y que sube hacia los cielos,

con sus nieves eternas,

por la estepa extensa, que con sus vientos

australes dan cuidado y vida al ganado sumiso;

manos de hombres y mujeres con anhelos sin fin

y esperanzas idas;

manos que trenzan esta patria querida, dulce

y veleidosa;

manos que nos forjan con identidad propia en este mundo nuestro, tan
diverso como diverso es mi norte,

mi valle central y mi sur austral.

Pero manos que tienen la misma fuerza para trenzar esta dulce patria, en
su tierra y en su mar,

en su desgracia y en sus tormentos

manos nuestras con fortalezas asombrosas,

manos con esperanzas inimaginadas,

manos solidarias, manos tuyas que aprieto

con las mías y las sumo a todas,

con un corazón y una estrella,

para hacer de esta tierra mía,

una dulce patria, libre, digna

y tumba de toda la opresión.

 Se ha perdido mi poesía

Se ha perdido mi poesía.

Busco la belleza en cada cosa simple

y no encuentro ni música

ni color en ellas;

tampoco encuentro sus armonías

ni sus aromas singulares.

Siento que he perdido a la poesía.

La tenía en mi bolsillo roto

de un abrigo  ajado,

viejo y sin lavar.

y parece que fuiste tú, amado,

quien lo dio a un pobre de Cristo.

Sí, creo que ahí se fue mi poesía.

Me parece verla o sentirla

en cada esquina de la vida,

en cada lugar de la tierra …

debe ser porque ambos

están en todas partes y lugares;

pero fuiste tú, amado, quien

me despojó del color, de la música,

de las armonías y de los aromas.

Sé que no quisiste hacerlo,

pero, al fin de cuentas,

como haya sido la cosa,

sigo como antes, sin mi poesía,

y mi tiempo es tiempo,

y mi vida sólo es espacio …

Siento que viajo en un tren

sin rieles ni estaciones,

dando tumbos y sin los destinos

que mi poesía me daba.

Pero … no te atribules, amado.

no fue tu culpa.

Debí haberla guardado en el bolsillo

sano de un abrigo nuevo y limpio,

así no estaría, como hoy,

en cada esquina de la vida

ni en cada lugar de la tierra,

con cada pobre de Cristo …


Llego al monólogo de mis sueños

Llego al monólogo de mis sueños,

y eso es un gran atrevimiento,

pues, al fin de cuentas,

mis esperanzas

son como las luciérnagas,

que se dispersan

en las noches

de una profunda

oscuridad…

Transitan en cada árbol,

iluminando cada hoja

con sus venas verdes,

pero libres, siempre,

llegando

hasta el marco

de mi ventana…

¡¡Oh!!! Llévame contigo

luciérnaga de campo;

enséñame tu libertad

sin límites,

que llega

a todo los sueños,

y pósate en mí,

sobre mi rostro,

con tu luz encarnada,

para iluminar

el camino

que he de recorrer,

y para así poder

reconocerme,

como tú,

sola,

sola  y… libre.

Blog de Janet: Janet Diz blogspot

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. oscar varela

    DESDE EL MISTERIO DEL RUEGO
    En este tiempo
    he ido
    has subido
    hemos peregrinado
    entre el murmullo de mil voces
    húmedas
    fundidas
    con un puerto sin sendas
    por testigo
    multitud del gesto tras el manto
    buscando una certeza
    entre el misterio de los ruegos
    y de las procesiones y procesos
    Allí estaban acechando en el grito
    el hambre sin respuesta
    los playones callados
    el vacío
    el llanto viejo del acero ajeno
    tras un brote de fe rescatando
    el perdido horizonte
    En cada rostro una plegaria
    con el dolor desnudo
    llegando desde lejos a la imagen
    y unas manos
    armando el poema intenso
    el poema de todos
    ………………………..
    (de una amiga, Pcia. de Buenos Aires)

  2. Carolina Gómez González

    Felicidades Janet Diz ! Te merecías este reconocimiento, no dejes nunca de escribir.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.