72º aniversario de la victoria sobre el fascismo: Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria, 1941-1945

Especial. 72º aniversario de la victoria sobre el fascismo: Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria, 1941-1945/¿Por qué los rusos distinguen la Gran Guerra Patria de la Segunda Guerra Mundial?/Cómo fue menospreciado el papel de la URSS en la gran Victoria

Resumen Latinoamericano/Sputnik, 9 de mayo 2017.

El 9 de mayo Rusia celebra la fiesta nacional del Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria, un capítulo crucial y decisivo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en el que el pueblo soviético luchó contra los invasores nazis y sus aliados.

La guerra llamó a la puerta de la URSS la madrugada del 22 de junio de 1941, cuando la Alemania nazi invadió el territorio soviético rompiendo el Pacto de No Agresión firmado dos años antes. En los siguientes meses se sumaron a las operaciones Rumanía, Italia, Eslovaquia, Finlandia, Hungría y Noruega.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

© Sputnik/ P. Bernshtein

La que había sido concebida por los alemanes como una ‘guerra relámpago’ se convirtió en el mayor enfrentamiento armado de la historia de la humanidad y se prolongó casi cuatro años.En el frente, que se extendía desde el mar de Barents hasta el mar Negro, luchaban simultáneamente entre 8 y 13 millones de soldados y operaban entre 6.000 y 20.000 tanques y cañones de asalto, entre 85.000 y 165.000 piezas de artillería y morteros y entre 7.000 y 19.000 aviones.

El plan alemán de conquistar en pocos meses la URSS sufrió un rotundo fracaso debido a la feroz resistencia soviética en ciudades como Leningrado (hoy San Petersburgo), Kiev, Odesa, Sebastopol y Smolensk.

Batalla de Stalingrado en la Segunda Guerra Mundial

© Sputnik/ Georgiy Zelma

El Ejército Rojo cambió el rumbo de la guerra al derrotar a las tropas invasoras en las batallas de Moscú, Stalingrado (hoy Volgogrado), Leningrado, el Cáucaso y Kursk, y luego en las operaciones desarrolladas en Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Rumanía, Polonia y Alemania.Las tropas alemanas y de sus aliados sufrieron en el Frente Oriental más de 8,6 millones de bajas y perdieron más del 75% de su material bélico.

Según diversas valoraciones, la Gran Guerra Patria requirió un gran sacrificio del pueblo soviético, se estima que entre 21,6 y 27 millones de soldados murieron en la contienda y las pérdidas totales, entre militares y civiles, ascendieron a los 41 millones de personas.

Leningrado

© Sputnik/ Shimansky

La guerra terminó con la capitulación de Alemania. El Acta de rendición se firmó en las afueras de Berlín el 8 de mayo de 1945 a las 22.43 hora local (el 9 de mayo a las 00.43 hora de Moscú). Es por esta diferencia horaria que el fin de la Segunda Guerra Mundial se celebra en Europa el 8 de mayo, mientras que en la URSS y luego en Rusia se hace el 9 de mayo.Aquel 9 de mayo, a las 21.00 horas de Moscú el entonces líder de la URSS, Iósif Stalin, pronunció un emotivo discurso, una hora después 1.000 cañones dispararon 30 salvas.

El 24 de junio de 1945 se celebró el primer desfile de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú. En tiempos soviéticos, la emblemática plaza albergó también desfiles militares conmemorativos en 1965, 1985, 1990.

A partir de 1995, los desfiles comenzaron a celebrarse anualmente sin tanques ni otro material de guerra. Sin embargo la tradición se reanudó en 2008.

En 2005 antes del Día de la Victoria arrancó la campaña de la cinta de San Jorge que simboliza el recuerdo de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial y la gloria militar.

Esta acción transcendió las fronteras de Rusia: en 2015 estableció un récord histórico al abarcar a 76 países.

Este 9 de mayo de 2017 se celebrarán desfiles militares en casi tres decenas de ciudades rusas para conmemorar el 72º aniversario del la Victoria en la Gran Guerra Patria.

También se celebrará ese día la marcha del ‘Regimiento Inmortal’, cuyos participantes llevarán retratos de sus parientes que lucharon en la guerra.

La primera edición de la marcha tuvo lugar en 2012 en Tomsk, y en 2015 reunió a más de 12 millones de participantes en distintas ciudades rusas, convirtiéndose en parte inseparable de los festejos por el Día de la Victoria a lo largo de todo el país.


¿Por qué los rusos distinguen la Gran Guerra Patria de la Segunda Guerra Mundial?

Gran Guerra Patria (1941-1945)

© Sputnik/ Minkevitsh

La historiografía mundial conoce a la mayor guerra de la historia como la Segunda Guerra Mundial. Por su parte, la historia de Rusia califica la participación del país en el conflicto como la Gran Guerra Patria. Conozca el significado de esta diferencia desde el punto de vista ruso.

Un contraste evidente es el que marca la fecha de entrada de la URSS en la guerra. En el momento de la Blitzkrieg —‘guerra relámpago’ alemana— contra la Unión Soviética en 1941, la guerra ya consumía Europa desde hacía dos años tras la invasión alemana de Polonia en 1939.

Pero el significado del término Gran Guerra Patria va mucho más allá de una mera fecha.

¿Qué es una guerra patria?

Para entender las raíces del término hay que referirse a la historia de Rusia, que ya contaba con una Guerra Patria. Se trata de la guerra de 1812 contra Napoleón y su Grande Armée —‘gran ejército’ en español—, cuando el emperador francés invadió el Imperio ruso tras someter a casi toda Europa con el mayor ejército jamás levantado en el continente.

En la historia francesa, esta guerra ofensiva lleva el simple nombre de ‘la Campaña de Rusia’, como un episodio más dentro de las guerras napoleónicas.

La tenaz resistencia a la que tuvieron que enfrentarse los invasores no solo por parte del Ejército ruso, sino también por parte de la población —que se sumó a la guerra con su labor, su activa participación en las milicias populares y su resistencia ante las miserias con el fin de derrotar al enemigo— mostró que la guerra de 1812 para el pueblo ruso fue, de hecho, una guerra por su superviviencia cultural y por tener un lugar en el futuro.

En este sentido una guerra patria se contrapone a una guerra ofensiva o una guerra ‘política’ —cuando chocan los ejércitos sin que surja una amenaza existencial para la nación entera—.

Solo las guerras en las que se ve el esfuerzo de todo el pueblo para defender a su patria reciben este nombre en la historiografía rusa.

La Gran Guerra Patria

El ataque de la Alemania nazi contra la Unión Soviética constituyó una amenaza directa a la existencia física de los pueblos que componían la URSS.

La ideología supremacista nazi no veía a los eslavos ni a los pueblos asiáticos soviéticos como seres humanos iguales. Los planes del Tercer Reich preveían borrar esas naciones de la faz de la Tierra, ya fuera de manera física o de manera cultural —vía una alemanización forzosa o mediante la limitación de la enseñanza de la cultura propia—.

Si hubiera perdido la guerra contra el fascismo, la civilización rusa habría sido destrozada sin oportunidad de renacer. Los pueblos de la URSS lo entendieron claramente, y a pesar de toda la miseria y los sufrimientos que acarreó la guerra, el pueblo ruso se mantuvo al lado de sus dirigentes y su Ejército, aportando todo su esfuerzo, su heroísmo y sus vidas para vencer a los invasores y acercarse a la victoria.

Para la Alemania nazi, el asalto contra Rusia fue una mera ‘guerra ruso-alemana’, para Rusia en cambio, la Gran Guerra Patria fue una cruzada entre la desaparición y la esperanza. Más de 8.000.000 de soldados y 18.000.000 de civiles soviéticos dieron la vida para elegir un futuro, determinando a su vez la mentalidad y el alma de la nación para las décadas venideras.


Cómo fue menospreciado el papel de la URSS en la gran Victoria

Soldados soviéticos en Berlin

Historiadores de distintos países consultados por Sputnik llaman a valorar justamente el papel de la URSS en la victoria sobre la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.

“El papel de Rusia en la Victoria es dramáticamente minimizado estos días”, lamenta Reiner Braun, copresidente del International Peace Bureau (IPB), que afirma que los hechos de aquellos dramáticos años se reinterpretan en función de la coyuntura geopolítica actual.

Los europeos sobre quién liberó el Viejo Continente del nazismo

© Sputnik/

Efraím Zuroff, que encabeza la sucursal israelí del Centro Simón Wiesenthal, ha llamado la atención sobre la tendencia a minimizar la tragedia, rehabilitar a los colaboracionistas e imponer al mundo la teoría del “doble genocidio”, o de una gravedad idéntica de los crímenes cometidos por los nazis y los comunistas.

“Las repúblicas bálticas, Ucrania y también Hungría son los países (…) donde eso se hace por voluntad de las autoridades y con dinero público”, indicó.

Desde Cataluña, Josep Fontana, prestigioso historiador catalán y profesor emérito de la Universidad Pompeu Fabra, destacó que la interpretaciónque se hace de los hechos respecto a la participación de Rusia en la II Guerra Mundial llega a ser en muchos casos escandalosa.

Soldados soviéticos en Berlín, 9 de mayo 1945

© Sputnik/ Mark Redkin

El historiador comenta que cuando se produjo el último desafío de Hitler, en las Ardenas, “fueron los avances rusos en el este los que decidieron la suerte de la batalla, y de la guerra”.”Dejando a un lado sus 25 millones de muertos y las terribles destrucciones sufridas, está claro que la guerra la ganaron los soldados que desde Stalingrado y Kursk avanzaron hasta Berlín”, asegura Fontana a esta agencia.

Otro historiador, Daniel Trujillo Sanz, sin menospreciar el aporte del desembarco de Normandía, declara: “El desembardo de Normandía, efectivamente, contribuyó a la derrota alemana, pero es incomparable con el esfuerzo de guerra soviético, tanto militar como civil”.
Sin embargo la tendencia en Europa parece ser lo que se empieza a calificar de” revisionismo histórico”.

“Están dando carta blanca y oficialidad al revisionismo histórico”, subrayó Sanz al denunciar que “se está difamando la memoria de casi 100 millones de personas que murieron durante la Segunda Guerra Mundial”.

Soldados del Ejército Rojo en Berlín

© Sputnik/ Alexander Kapustiansky

Al margen del revisionismo, Luigi Marino, presidente de la Asociación Nacional de Guerrilleros de Italia (ANPI) en Nápoles e historiador italiano, lamenta que se intente minimizar los sacrificios de la URSS.

“Durante los últimos años se trata de ocultar o al menos minimizar el inmenso aporte de la URSS, país que perdió a más de 20 millones de personas”, según denuncia.

Para Marino, esto se debe a un renacimiento neofascista en toda Europa, pero en vez de erradicar este fenómeno, contando la verdad sobre la Segunda Guerra Mundial, “se exalta el papel de otras potencias, fundamentalmente EEUU, y se niega el papel de la URSS”.

“Eso es un error tremendo, no solo en el plano histórico, sino desde el punto de vista de la defensa de los valores antifascistas, la libertad, la justicia, el progreso social y la paz; Europa perdió 50 millones de personas, las víctimas civiles superaron las militares, para fomentar la paz es imprescindible la verdad histórica”, declaró.cano

*Fuente: Resumen Latinoamericano

Artículo publicado en Historia - Memoria y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • olga larrazabal

    Las guerras europeas siempre han sido guerras imperiales. Los rusos pueden ser monárquicos, comunistas, demócratas, fascistas e incluso neo liberales, pero Europa y sus imperios manifiestos o menos manifiestos luchan por el poder, por las rutas de comercio y porque quién la tiene más larga, como decía Serrat. Son luchas geo políticas y sus pactos son siempre tramposos y desleales. Y entre las trampas está el minimizar el papel de Rusia en la 2 Guerra. El actual Imperio Ruso es el dueño de las vías a Oriente, y tiene una cantidad impresionante de territorio inexplotado a ojos de occidente y sus Imperios. Putin siempre va a ser el malo de la película sea cual fuere su posición. Lo mismo pasa con los chinos. Y la táctica de Occidente siempre ha sido desestabilizar al Imperio Ruso y sus aliados y vecinos.