Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

Detenido en el Líbano un príncipe saudí con 2 toneladas de anfetaminas para los yihadistas del Estado Islámico 

Compartir:
Agentes encargados de la detención del príncipe. REUTERS

Agentes encargados de la detención del príncipe. REUTERS

MADRID.- El príncipe saudí Abdulmohsen bin Walid bin Abdulaziz ha sido detenido este lunes en el Aeropuerto Internacional Rafik Hariri de Beirut tras ser sorprendido con un cargamento de dos toneladas de pastillas de la droga conocida como Captagon, un tipo de anfetamina muy popular entre los milicianos del grupo yihadista Estado Islámico.

​Según ha revelado el diario libanés ‘As Safir’, el príncipe y otros cuatro acompañantes, también saudíes, han sido detenidos tras una inspección de la Gendarmería en la que localizaron la droga. También había una cantidad indeterminada de cocaína.

El juez ha ordenado prisión para los cinco tras interrogar a los sospechosos, trasladados después a la sede de la Oficina Central de Narcóticos.

​Fuentes consultadas por el ‘As Safir’ señalan que el príncipe tiene 35 años y que se disponía a volar desde Beirut a la localidad de Haíl, en el norte de Arabia Saudí.
Las autoridades aeroportuarias investigan ya el incidente en cooperación con las autoridades judiciales competentes en la que es ya la mayor operación antidroga de la historia del aeropuerto de Beirut.

Captagon: la droga que enloquece a terroristas del Estado Islámico

Las decapitaciones que hemos visto fueron bajo la influencia del Captagon. Bajo los efectos de este tipo de anfetaminas, los terroristas violan y decapitan a decenas de personas.

En Kobani, ciudad kurda situada en el norte de Siria y de donde han sido expulsados los yihadistas esta semana, se han hallado píldoras en posesión de combatientes del Estado Islámico muertos.
Los kurdos creen que estas píldoras son anfetaminas, lo que explica la impavidez suicida de los yihadistas durante las batallas y la brutalidad bestial con la realizan atrocidades: violaciones, decapitaciones y crucifixiones.
“Llevan cantidades de pastillas que siguen tomando. Esto parece volverlos aún más locos. Se vuelven agitados y están dispuestos a castigar a niños incluso por cosas insignificantes”, contó a The Daily Mirror, Ekram Ahmet, un kurdo que sacó a su familia de Kobani.

Príncipe Abdul Mohsen bin Walid bin Abdul Aziz.
Príncipe Abdul Mohsen bin Walid bin Abdul Aziz

Así parece confirmarlo el análisis de la voz del ‘yihadista John’, según The International Business Times, que estaba bajo la influencia de anfetaminas cuando decapitó al rehén británico David Haines.

De acuerdo con Reuters, el colapso de la infraestructura estatal, el debilitamiento de las fronteras y la proliferación de grupos armados durante los casi tres años de conflicto, ha transformado a Siria en un importante centro de producción de drogas, en especial de captagon.
Además, el consumo de captagon ha crecido notablemente. Según los psicólogos, esta sustancia ayuda a los combatientes a soportar duras batallas, largas jornadas sin dormir e incluso el dolor si son torturados.
Asimismo, los médicos revelan que también los civiles sirios están experimentando cada vez más con estas pastillas, que se pueden conseguir por un precio de entre 5 y 20 dólares.
*Fuente: Publico.es

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. jose garcia peña

    La familia Saud, sunita y dueña de Arabia Saudita, sueña con conseguir hacerse dueños absolutos del Islam.
    El único obstáculo que tienen, son los chiitas a los que quieren exterminar.
    Esta familia forma un núcleo criminal de ateos manipuladores de la religión.
    Son conscientes de que el Dios al que manipulan, es un inútil que no puede satisfacer sus ambiciones, por eso recurren a las drogas.
    La familia Saud es el dirigente intelectual del terrorismo yihadista.
    Las tácticas bélicas las dirigen los terroristas yanquis que protegen a la familia Saud.
    Los príncipes de esta familia se presentan con sus séquitos, muy a menudo por muchos países del mundo, sin que nunca les suceda nada grave.
    Creo que esto tiene que cambiar.
    Las poblaciones de este mundo, tenemos la obligación de no dejarles vivir tranquilos.

    1. tito orellana

      No se porque me acordé de la «chupilca del diablo» por la que murieron tantos tontones hace mas de un siglo en beneficio de unas transnacionales inglesas. Siempre es lo mismo, los carne de cañón van a todas las paradas con unos toques «patrióticos» por su dios, por la «patria» y por unos cuantos vivos que terminan millonarios.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.