Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis

Elecciones catalanas. Torpes amenazas dan la victoria al “SI” a la independencia 

Compartir:

Las torpes amenazas lanzadas contra “los secesionistas” provocaron una victoria del  “SÍ” a la independencia de Cataluña (en escaños, no en votos), lo que supone un sonado bofetón al partido de Mariano Rajoy, que pierde ocho escaños con respecto a las elecciones de 2012 y se queda con sólo once diputados.
El presidente de ERC y número cinco de la candidatura de Junts pel Sí, Oriol Junqueras, proclamó ante miles de seguidores que le aclamaban en la plaza del Centro Cultural Born de Barcelona, que se ha ganado claramente “en votos y en escaños” y que eso constituye “un mandato democrático” para llevar a cabo el proceso de la independencia de Cataluña.
Su opinión fue compartida por el jefe de lista de su partido, Raúl Romeva, y por un serio Artur Mas (quien no parecía satisfecho con el resultado), quien dijo a sus simpatizantes: ¡Hemos conseguido una doble victoria, la del Sí y la de la democracia. Ahora vamos a tener que gestionar esa victoria!
En las elecciones hubo una participación histórica del 77 % (frente al 56,30 % del 2012). Los votos a favor de la independencia llegaron al 47,86 %, frente al resto (el 52,14 %). Se desconoce qué pasaría en un referendo por la secesión, ya que PODEMOS podría votar en un sentido u otro.
Junts pel Sí quedó en primera posición con 62 escaños (sobre un parlamento de 135),  por lo que necesitará el apoyo de su “socia independentista” la CUP (10 escaños) en cualquier proyecto de futuro. La suma de las dos listas les permite una mayoría absoluta para gobernar, con 72 escaños.
La gran ganadora fue C,s, que se situó como la segunda fuerza de Cataluña (25 escaños), y se convierte en el gran partido de la oposición.
“Hemos triplicado nuestro número de escaños (en 2012 obtuvo 9). La posición de Rajoy, el debate de Margallo y el discurso del miedo no han dado resultado”, reconoció un exultante Albert Rivera nada más conocer el éxito de su formación.
En tercera posición quedó el PSC (17); seguida del PP (11); Catalunya Sí que es Pot (10) -otro de los grandes derrotados-, y la CUP (10).
Durante la campaña se echó en falta un debate urgente y necesario sobre alternativas a las actuales políticas económicas “antidemocráticas”. Apenas se abordaron los graves problemas que afectan a gran parte de la ciudadanía. Los candidatos mantuvieron estériles peleas y hubo, otra vez, una amarga desconexión de la realidad.
Las amenazas esgrimidas a diario contra los catalanes, tales como: Si Cataluña se independiza, será expulsada del euro y de la UE; habrá riesgo de corralito (luego corregido); fuga de capitales; desbandada de empresarios y bancos; pérdida de pasaporte europeo; alusiones a una posible  intervención militar; etc. “lejos de amilanar a los vecinos, les animó a rebelarse contra el poder central”.
Los días que precedieron a las elecciones dieron un espectáculo vergonzoso en la que todo el mundo tenía algo importante que decir.
Por si fuera poco y, por si alguien duda todavía que España es diferente, el Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, afirmó en plena campaña electoral que “la unidad de España fue posible gracias a la intervención del Espíritu Santo[1]y pidió a todos los católicos que “rezasen para que Cataluña no se separe”.
Tampoco se quedó al margen Vargas Llosa, el jabonador del Imperio USA, que, partiendo una lanza a favor de la unidad, declaró a la prensa que “si Cataluña opta por la independencia, se convertirá en un país marginado, gobernado por mediocres”.
Por su parte, el ex presidente Felipe González, que ya ha empezado a chochear, comparó a Artur Mas con Nicolás Maduro. Y para más “inri”, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, remachó que la “guerra de banderas” en el Ayuntamiento de Barcelona le traen a la memoria los peores tiempos de la ETA.            
Ahora, si la lógica se impone, los Hunos y los Otros tendrán que negociar. Habrá que dar un tirón de orejas a la diosa Eris, para que deje de arrojar su manzana de oro en la frontera y repita con su sempiterna mala leche ¡Que la coja la más bella!
Habrá que buscar alternativas, vías, foros de encuentro, ágoras, cambios de tácticas y estrategias, etc. En este sentido nos viene al pelo la proclama del mayo francés del 68: “La imaginación al poder! Si se cierran las puertas, todos saldremos perdiendo.
Uno de los mayores errores de Rajoy y de “sus amistades peligrosas” fue repetir con sus coros, nacionales e internacionales, mensajes “fobera” (para meter miedo). No tuvieron en cuenta que en las “seudo democracias neoliberales” del siglo XXI, no es tan fácil asustar a la gente gritando ¡Cuidado con el precipicio!  ¡Cuidado, qué viene el lobo!
Mariano –que teme una zancadilla criminal del PSOE y PODEMOS en las generales-, ya advirtió en declaraciones a RTVE que: “Ni los escaños ni los votos legitiman una operación ilegal y, por lo tanto, no es posible ni aceptable una declaración de independencia”.
Por su parte, la alcaldesa Ada Colau se mantuvo al margen de la campaña electoral dando a entender que –independientemente de sus convicciones ideológicas-, respeta, ante todo, la voluntad del pueblo catalán.
Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para recordarnos esta sabia sentencia del líder laborista británico Jeremy Corbyn: El camino a la prosperidad no se recorta, se construye.
 
Javier Cortines
http://www.nilo-homerico.es/
Notas:
[1] Se refiere a la misma paloma que embarazó a la virgen María.

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.