Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

Argentina: Hace muchos años nos dijeron "Nunca Más" 

Compartir:
En un crepúsculo que no quería morir temprano, las viejas consignas de aquellos días de incertidumbre y de luchas tan viejas como viejos son los crímenes de la dictadura, una multitud convocada en apenas horas, cubrió la distancia que separa al Parlamento de la Casa de Gobierno.

Buenos Aires, se hizo cargo y salió a la calle. Buenos Aires, empieza a dejar de hacerse la distraída. Se despereza de la espera y sale a exigir con firmeza: “Ahora, ahora, aparición con vida y castigo a los culpables”

Si no supiéramos que habían pasado muchos años, tiempo implacable para dichas y desdichas, para aciertos y desventuras, podríamos pensar que nos asaltaron los fantasmas. Tiempo viejo de horas perdidas entre arribistas, traidores, manipuladores, desplazados, estafadores, soñadores desventurados, incrédulos y negadores. Los bordes de la confusión mental nos estarían perturbando el sueño y a muchos, tantas horas de psicoanálisis, le podrían reclamar mayor cordura.

Lo cierto es, que una multitud, que en homenaje a la seriedad, no me atrevo a calcular, estaba en las mismas calles pidiendo lo mismo, con más banderas, más consignas, muchos, muchísimos jóvenes, menos redoblantes, menos barbas, pero lamentablemente la misma causa. Siempre la tragedia. Triturando. Matando. Los que no saben enseñar, son pedagogos de la muerte.

Los que tenemos más rodaje, pudimos comprobar la misma angustia. Las mismas sombras, los mismos enemigos. Idénticos temores. Los servicios, las policías, los cuerpos de seguridad, los pusilánimes de turnos, los mensajes mafiosos, los tribunales amenazados, los fiscales detenidos, los testigos desaparecidos.

Esa fue la cuestión por la cual Buenos Aires, que es vieja conocida y conocedora, ayer al oscurecer, se llenó de gente, se llenó de voces…, al oscurecer. Se llenó de angustia…, anoche al oscurecer.

Se llenó de juramentos, hoy al amanecer: Que el compañero López aparezca con vida. Con su lucidez, con su firmeza de trabajador modesto, con su seguridad de hombre decente que fue a un tribunal a mirar de frente a su torturador y que ahora no sabemos donde lo tienen secuestrado. Qué manos lo están lastimando, que boca lo está insultando, que voltaje le están aplicando, que empujón asesino lo tirará en un camino.

Lo que sabemos, sí, es que el país del “por algo será”, comienza a tropezar de nuevo con las sombras del pasado. ¿Qué destino de miserable asustado está invalidando la causa de los hombres libres? Es que en este país, nuestro país, no acabaremos nunca de llorar desaparecidos y traiciones, si no sabemos cambiar para siempre la escenografía donde se juntaron mercaderes imperiales, traficantes de la vida, y espantosos proyectos de milicos asesinos. No se puede asesinar impunemente. No se puede desaparecer a 30.000 seres humanos, con el silencio de las enormes mayorías y pretender seguir siendo justos, sin tener memoria. Sin que en algún momento nos salte a la cara el lodo de lo que fue vergüenza y fue traición.

Los de abajo esperan justicia. Que los de arriba sepan, alguna vez, dar repuesta. La necesaria. Y urgente. Antes que nos incendien la pradera.

Otros artículos sobre la gran manifestación del pueblo argentino pidiendo por la vida del compañero Julio López:

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.