Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

De Prisión Política, Tortura y Cáncer 

Compartir:
El pasado Mayo falleció, producto de un cáncer de origen desconocido, Santiago Bell, ex-preso político, socialista y cristiano. Como muchos hombres y mujeres de su generación, Santiago entrego su vida y alma por la creación de un Chile más justo.

Como profesor y educador participó en la educación y capacitación de obreros y campesinos a lo largo del país, llevándolo a ser Intendente de ñuble y participando activamente en el programa de expropiación y redistribución de la tierra por parte del gobierno de Salvador Allende. Al igual que mucho de nuestros compatriotas, Santiago fue detenido en los días posteriores al golpe militar y brutalmente torturado, en un recorrido del horror que incluyó el Regimiento de Chillán, el Cuartel de Investigaciones de Chillán, la Isla Quiriquina y la Cárcel de Chillán, seguido por años de exilio forzado.

Tal ves jamás sabremos la magnitud del horror a la que Santiago y muchos de nuestros coterráneos fueron sometidos por las fuerzas represivas de la dictadura, pero si sabemos que las sécuelas de estas torturas perdurarían para el resto de sus vidas. Santiago no es el primer ex-preso político que fallece de cáncer, y tal ves no será, desgraciadamente, el último.

En los últimos años ha sido sorprendente el número de ex-presos políticos y familiares de detenidos-desparecidos y ejecutados-políticos que han fallecidos de cáncer, aquí en Chile y en el exilio. Aún cuando no hay estadísticas precisas acerca de este fenómeno, ya muchos comienzan a comentar el hecho que toda una generación de luchadores políticos que pasaron por los campos de concentración de Chile, fallecen de cáncer, en muchos casos de origen desconocido.  Sabemos que entre las causas del desarrollo del cáncer se encuentran el stress y las situaciones de carácter extremo. ¿Y la tortura?, las cuales incluyeron la aplicación de golpes eléctricos, golpizas y como han declarado algunos presos políticos, la inyección de substancias desconocidas durantes las sesiones de interrogatorio y tortura. Tal vez los expertos en nuestro país pondrán atención a estos hechos y harán las debidas investigaciones, las cuales sin duda demostraran que las consecuencias de la tortura se proyectan mas allá de las salas de martirio y tortura y con el pasar del tiempo se manifiestan en todo tipo de enfermedades, especialmente el cáncer.

Lo que si sabemos con certezas es que mientras nuestros familiares, amigos y camaradas fallecen en hospitales, clínicas y hogares a consecuencia de las secuelas a largo plazo de las torturas, las Autoridades y expertos no se preocupan de estos hechos, porque ya han publicados los “informes” sobre la Prisión Política y Tortura y el fallecimiento de ex-presos políticos no tiene vigencia política o económica. Para ellos los muertos “ni votan ni compran”.

En realidad esto no nos debería sorprender, el Gobierno jamás se preocupó de los ex-presos políticos cuando estaban vivos, menos se preocuparán de sus muertes. Pero para aquellos que los recordamos y asistimos a sus emotivos funerales, no olvidaremos jamás sus enseñanzas y ejemplos, y que un mundo mejor es posible.

Dr. J. Bell       
Maria Pinto 2005
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.