Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Eduardo Frei y Salvador Allende, hermanados en asesinato en manos de los Caínes sempiternos 

Compartir:
Eduardo Frei Montalva sería el único presidente de Chile asesinado por los Caínes sempiternos, como diría un poeta español. Diego Portales nunca fue presidente, sino ministro y, después de fusilado en el Cerro Barón. En torno a su muerte se creo toda una leyenda que perdura hasta nuestros días; es que la forma de morir es determinante en el lugar que un estadista ocupa en la historia. Los grandes rebeldes, como Emiliano Zapata, Julio César Sandino y Ernesto Che Guevara, no serían recordados de no haber sido traicionados, como Cristo, y asesinados a mansalva. José Manuel Balmaceda y Salvador Allende ocupan un alto lugar en el imaginario popular, a causa de un valiente suicidio heroico, según la clasificación de émile Durkheim. Don Eduardo Frei Montalva fue el más culto de una brillante generación, que nació a la política con la toma de la Universidad Católica y el derrocamiento del dictador Carlos Ibáñez del Campo. Frei era un devorador de libros y, además un eximio escritor; soñó con una vida y muerte heroica, ser algo así como el gran poeta profético Charles Peguy, o León Bloy, o pensador, como los conversos Raissa y Jacques Maritain, o un hábil político, como el malhadado Aldo Moro, quien fue raptado y asesinado por buscar la alianza entre el partido demócrata cristiano y el comunista italiano.

Eduardo Frei fue siempre mucho más que su Partido; el Topaze lo presentaba como una gran planta en un pequeño macetero, que era la Falange. Después de muchas candidaturas, al fin, en 1964, logró una gran mayoría con “la revolución en libertad”: en Chile todo tenía que cambiar. Frei siempre fue una mezcla de soñador y pragmático: no tenía mucho que ver con el mesianismo de la idea de vanguardia, de Jaime Castillo Velasco, más bien quería ser un gobierno eficaz. Siempre persiguió a Eduardo Frei, el Kerenski chileno, un planfleto escrito por el plumario de la ultra derecha, Plinio Correa de Oliveira, pues no quería seguir los pasos del famoso socialista ruso, que permitió el triunfo de Lenin, razón por la cual Allende, convertido en presidente electo, lo enervaba; en la carta a Mariano Rumor Frei acusa a su ex amigo Salvador Allende de fatuo y superficial.

Al fin y al cabo, todo gran estadista tiene sus luces y sombras pero, en favor de Eduardo Frei Montalva debo reconocer que, en sus últimos días, tuvo el valor de oponerse a la dictadura, con ocasión del plebiscito de 1980, en un discurso brillante, valiente, profético y heroico, que recuerda las mejores épocas de nuestra historia republicana. A lo mejor, por esta razón, alquimistas repugnantes le dieron muerte. Según Epicuro, la clave de la felicidad es no temer ni a los dioses ni a la muerte, pues la vida y la muerte son la afirmación de la dialéctica del universo. Dios castiga pero a palos: a los tiranos les da larga vida para que paguen sus crímenes en la tierra y a los demócratas, como Balmaceda, Allende y Frei, se les mantiene en la trascendencia del imaginario popular.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.