Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Modelo económico chileno: depredar y acumular 

Compartir:
Uno de los temas ejes de la campaña presidencial chilena, fue el problema de la desigualdad. Todos los candidatos, incluida la presidenta electa, tocaron el tema y, algunos partidos como la Democracia Cristiana, ofrecieron cambiar el modelo. Pareciera ser que el tema de la desigualdad explotó como una enorme novedad, como si nadie lo hubiese sabido antes, como si el slogan de la campaña presidencial que llevó a Lagos a La Moneda no hubiera sido el de “crecimiento con igualdad”. Sin embargo, el problema tiene su historia y sus responsables y lo más indignante de todo esto, es que tanto la candidata ganadora como el perdedor sacaron partido electoral y carné de humanistas éticamente motivados.

En primer lugar, deberíamos entender que el famoso modelo o milagro económico chileno no es el resultado de una reflexión profunda, producto de años de estudio, ni tampoco es el fruto del consenso científico. El modelo chileno no es otra cosa que el viejo y nefasto capitalismo salvaje, desenfrenado y sin límites que, en el caso chileno, se basa en la acumulación de capital financiero por parte de las trasnacionales y de los grupos financieros internos, a costa de una explotación inmisericorde de la naturaleza y de los trabajadores. Acá no hay modelo de desarrollo alguno, ese que explicaría, por ejemplo, un mejoramiento de los sueldos, de la educación y de la salud pública. Lo que hay es, pura y simplemente, un patrón de acumulación de capital que nos empobrece como país y nos degrada como personas.

De otro manera no se explicarían la escala de sueldos para el 2003 que entrega Impuestos Internos en su página web, en la que se observa que el 85% de los trabajadores tiene un sueldo inferior a los 700 dólares mensuales, mientras que señores como Angelini, Matte o Lucksic acumulan diariamente y por lo bajo, una suma superior al millón de dólares diario. Un profesional de clase media acomodada necesitaría –hoy en día y al menos- percibir un sueldo mensual cercano al millón y medio de pesos chilenos, para emular las condiciones de vida que tenía este mismo profesional hace treinta años atrás. Hoy, en el Chile de las espectaculares cifras macroeconómicas, una remuneración igual o superior a esa la recibe solamente el 0,7% de los trabajadores. Esto quiere decir que la vieja clase media chilena ya no existe, es un mito urbano.

Hoy sólo existe un sector pequeñísimo pero enormemente rico y una mayoría gigantesca de chilenos (cerca del 90%) que se las arregla mal y muy mal para vivir. Frente a esto, la clase política no puede desentenderse de sus responsabilidades.

El autor es  Economista, para Universidad de Chile Noticias.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.