Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Economía

En Eurasia, la guerra de los corredores económicos está en pleno apogeo 

En Eurasia, la guerra de los corredores económicos está en pleno apogeo
Compartir:

16 de Julio de 2022

Las grandes organizaciones euroasiáticas y sus respectivos proyectos convergen ahora a una velocidad récord, con un polo global muy por delante del otro.

La Guerra de los Corredores Económicos avanza ya a toda velocidad, con el primer flujo de mercancías de Rusia a la India a través del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC), lo que está cambiando las reglas del juego.

Muy pocos, tanto en el este como en el oeste, son conscientes de que esto se está gestando desde hace mucho tiempo: el acuerdo Rusia-Irán-India para implementar una ruta comercial euroasiática más corta y barata a través del Mar Caspio (en comparación con el Canal de Suez), se firmó por primera vez en el año 2000, en la era anterior al 11-S.

El INSTC, en pleno funcionamiento, señala un poderoso sello de la integración euroasiática, junto con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda (BRI), la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), la Unión Económica Euroasiática (UEE) y, por último, lo que describí como «Pipelineistan» hace dos décadas.

El Caspio es la clave

Echemos un primer vistazo a cómo interactúan estos vectores.

La génesis de la actual aceleración radica en la reciente visita del presidente ruso Vladimir Putin a Ashgabat, la capital de Turkmenistán, para celebrar la VI Cumbre del Caspio. Este acontecimiento no sólo ha servido para profundizar en la asociación estratégica entre Rusia e Irán, sino que, además, los cinco Estados ribereños del Mar Caspio acordaron que no se permitiría la presencia de buques de guerra o bases de la OTAN en el lugar.

Esto configura esencialmente el Caspio como un lago virtual ruso, y en un sentido menor, iraní, sin comprometer los intereses de los tres «stans», Azerbaiyán, Kazajstán y Turkmenistán. A efectos prácticos, Moscú ha reforzado su control sobre Asia Central.

Como el Mar Caspio está conectado al Mar Negro por canales del Volga construidos por la antigua URSS, Moscú siempre puede contar con una armada de reserva de pequeñas embarcaciones -invariablemente equipadas con potentes misiles- que pueden trasladarse al Mar Negro en poco tiempo si es necesario.

La intensificación de los vínculos comerciales y financieros con Irán va ahora acompañada de la vinculación de los tres «stans» a la matriz rusa. Por su parte, la república de Turkmenistán, rica en gas, ha sido históricamente idiosincrásica, aparte de comprometer la mayor parte de sus exportaciones a China.

Bajo un nuevo líder posiblemente más pragmático, el Presidente Serdar Berdimuhamedow, Ashgabat (Turkmenistán) podría optar por convertirse en miembro de la OCS y/o de la UEEA.

Azerbaiyán, por su parte, es un caso complejo: un productor de petróleo y gas al que la Unión Europea (UE) quiere convertir en un proveedor de energía alternativo a Rusia, aunque esto no ocurrirá pronto.

La conexión con Asia Occidental

La política exterior de Irán bajo el mandato del presidente Ebrahim Raisi está claramente en una trayectoria euroasiática y del Sur Global. Teherán se incorporará formalmente a la OCS como miembro de pleno derecho en la próxima cumbre de Samarcanda en septiembre, mientras que se ha presentado su solicitud formal de adhesión a los BRICS.

Purnima Anand, directora del Foro Internacional de los BRICS, ha declarado que Turquía, Arabia Saudí y Egipto también están muy interesados en unirse a los BRICS. Si esto ocurre, en 2024 podríamos estar en camino de un poderoso centro de Asia Occidental y África del Norte firmemente instalado dentro de una de las instituciones clave del mundo multipolar.

Cuando Putin se dirija a Teherán la próxima semana para mantener conversaciones trilaterales entre Rusia, Irán y Turquía, aparentemente sobre Siria, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan sacará a relucir el tema de los BRICS.

Teherán está operando en dos vectores paralelos. En el caso de que se reactive el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) -una posibilidad bastante remota en estos momentos, teniendo en cuenta los últimos tejemanejes en Viena y Doha-, eso representaría una victoria táctica. Sin embargo, el avance hacia Eurasia se sitúa en un nivel estratégico totalmente nuevo.

En el marco del INSTC, Irán aprovechará al máximo el puerto geoestratégicamente crucial de Bandar Abbas, a caballo entre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, en la encrucijada de Asia, África y el subcontinente indio.

Sin embargo, por mucho que se presente como una gran victoria diplomática, está claro que Teherán no podrá hacer pleno uso de la pertenencia a los BRICS si no se levantan totalmente las sanciones occidentales, especialmente las estadounidenses.

Los oleoductos y los «stans»

Se puede argumentar de forma convincente que Rusia y China podrían acabar llenando el vacío tecnológico occidental en el proceso de desarrollo iraní. Pero hay mucho más que plataformas como el INSTC, la EAEU e incluso el BRICS pueden lograr.

Al otro lado de «Pipelineistan», la guerra de los corredores económicos se vuelve aún más compleja. La propaganda occidental simplemente no puede admitir que Azerbaiyán, Argelia, Libia, los aliados de Rusia en la OPEP e incluso Kazajstán no están precisamente dispuestos a aumentar su producción de petróleo para ayudar a Europa.

Kazajstán es un caso complicado: es el mayor productor de petróleo de Asia Central y está llamado a ser un importante proveedor de gas natural, justo después de Rusia y Turkmenistán. Más de 250 yacimientos de petróleo y gas son explotados en Kazajistán por 104 empresas, entre ellas gigantes energéticos occidentales como Chevron, Total, ExxonMobil y Royal Dutch Shell.

Mientras que las exportaciones de petróleo, gas natural y productos petrolíferos suponen el 57% de las exportaciones de Kazajstán, el gas natural es responsable del 85% del presupuesto de Turkmenistán (con el 80% de las exportaciones destinadas a China). Curiosamente, Galkynysh es el segundo mayor yacimiento de gas del planeta.

En comparación con los otros «stans», Azerbaiyán es un productor relativamente menor (a pesar de que el petróleo representa el 86% de sus exportaciones totales) y básicamente una nación de tránsito. Las aspiraciones de Bakú a la superriqueza se centran en el Corredor de Gas del Sur, que incluye nada menos que tres gasoductos: Bakú-Tblisi-Erzurum (BTE); el gasoducto transanatoliano (TANAP), impulsado por Turquía, y el transadriático (TAP).

El problema de este festival de acrónimos -BTE, TANAP, TAP- es que todos ellos necesitan una inversión extranjera masiva para aumentar su capacidad, de la que la UE carece enormemente porque cada euro está comprometido por los eurócratas no elegidos de Bruselas para «apoyar» el agujero negro que es Ucrania. Los mismos problemas financieros se aplican a un posible oleoducto transcaspiano que se conectaría con el TANAP y el TAP.

En la Guerra de los Corredores Económicos -el capítulo «Pipelineistan»- un aspecto crucial es que la mayoría de las exportaciones de petróleo kazajo a la UE pasan por Rusia, a través del Consorcio del Oleoducto del Caspio (CPC). Como alternativa, los europeos están reflexionando sobre una ruta de transporte internacional transcaspiano, aún imprecisa, también conocida como Corredor Medio (Kazajstán-Turkmenistán-Azerbaiyán-Georgia-Turquía). Lo discutieron activamente en Bruselas el mes pasado.

La conclusión es que Rusia sigue teniendo el control total del tablero de ajedrez de los oleoductos de Eurasia (y ni siquiera estamos hablando de los oleoductos Power of Siberia 1 y 2, operados por Gazprom, que llevan a China).

Los ejecutivos de Gazprom saben muy bien que un rápido aumento de las exportaciones de energía a la UE está fuera de lugar. También tienen en cuenta el Convenio de Teherán, que ayuda a prevenir y controlar la contaminación y a mantener la integridad medioambiental del Mar Caspio, firmado por los cinco miembros del litoral.

La ruptura de la BRI en Rusia

China, por su parte, confía en que una de sus principales pesadillas estratégicas acabe desapareciendo. La famosa «fuga de Malaca» está destinada a materializarse, en cooperación con Rusia, a través de la Ruta Marítima Septentrional, que acortará el corredor comercial y de conectividad entre Asia Oriental y el Norte de Europa de 11.200 millas náuticas a sólo 6.500 millas náuticas. Es el gemelo polar del INSTC.

Esto también explica por qué Rusia ha estado ocupada construyendo una amplia gama de rompehielos de última generación.

Así que aquí tenemos una interconexión de las Nuevas Rutas de la Seda (el INSTC avanza en paralelo con la BRI y la EAEU), el Pipelineistan y la Ruta Marítima del Norte en camino de poner patas arriba el dominio comercial occidental.

Por supuesto, los chinos lo tienen planeado desde hace tiempo. El primer Libro Blanco sobre la política ártica de China, en enero de 2018, ya mostraba cómo Pekín pretende, «conjuntamente con otros Estados» (eso significa Rusia), implementar rutas comerciales marítimas en el Ártico en el marco de la Ruta de la Seda Polar.

Y como un reloj, Putin confirmó posteriormente que la Ruta Marítima del Norte debería interactuar y complementar la Ruta Marítima de la Seda china.

La cooperación económica entre Rusia y China está evolucionando en tantos niveles complejos y convergentes que el mero hecho de seguir la pista a todo ello es una experiencia vertiginosa.

Un análisis más detallado revelará algunos de los puntos más finos, por ejemplo, cómo interactúan la BRI y la OCS, y cómo los proyectos de la BRI tendrán que adaptarse a las embriagadoras consecuencias de la Operación Z de Moscú en Ucrania, poniendo más énfasis en el desarrollo de los corredores de Asia Central y Occidental.

Siempre es crucial tener en cuenta que uno de los objetivos estratégicos clave de Washington en la implacable guerra híbrida contra Rusia fue siempre romper los corredores de la BRI que atraviesan el territorio ruso.

Tal y como están las cosas, es importante darse cuenta de que decenas de proyectos de la BRI en materia de industria e inversión y de cooperación interregional transfronteriza acabarán por consolidar el concepto ruso de la Gran Asociación de Eurasia, que gira esencialmente en torno al establecimiento de una cooperación multilateral con un amplio abanico de naciones pertenecientes a organizaciones como la EAEU, la OCS, los BRICS y la ASEAN.

Bienvenidos al nuevo mantra euroasiático: Hacer corredores económicos, no la guerra.

-Traducido del inglés al castellano, para piensaChile, por Martin Fischer

*Fuente: The Cradle

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de The Cradle.

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.