Ayer, 25 de octubre, el pueblo chileno aplastó incontestablemente los planes del fascismo golpista chileno, digitado desde Washington, de eternizar la herencia maldita de Pinochet.
Con casi el 80% de los votos en el plebiscito, la condena a muerte de la herencia neoliberal del tirano, impuesta a sangre y fuego para súper explotar salvajemente al pueblo chileno, es segura e inapelable. Una nueva y auténtica Constitución abrirá una nueva ola – como lo señaló Álvaro García Linera – de avances populares, que gradual, pero ineluctablemente, enterrarán para siempre el neoliberalismo en América Latina.
La crisis capitalista, ante una pandemia que desnudó las desigualdades innecesarias y violentas, la inaceptable negación de la salud, la educación y aún de la vida para grandes sectores, que ha llevado al mismísimo Fondo Monetario Internacional a pedir aumento de los impuestos a los ricos. La reciente derrota aplastante del golpismo también en Bolivia. Son solo algunos de los signos inequívocos que auguran este cambio de época y esta época de cambios, en la que ya estamos enrumbados.

Cada vez es más nítida la inseparable relación de la derecha con la súper explotación de los pueblos, con el golpismo anti democrático y con el servilismo anti soberano e indigno a los intereses fascistas y colonialistas norteamericanos.

Cada vez son más inútiles y patéticos los alaridos de la Derecha Bruta y Achorada (DBA) que intenta mantener las odiosas desigualdades y exclusiones, como si nada estuviera pasando, sonando todas las alarmas contra el supuesto “populismo”, ante una población que ya sabe y ya ve su lujo escandaloso, sus privilegios violentos y su egoísmo inhumano.
Ayer, finalmente, tras 47 años de combate, el Presidente Salvador Allende, su puñado de jóvenes armados de decoro y ametralladoras, y el pueblo chileno, vencieron a las hordas de cobardes de Pinochet y la casa blanca, sus tanques, sus aviones, sus campañas de mentiras y sus hipócritas bien rentados. Ayer, resucitó la democracia en Chile y la justicia comenzó a cavar el sepulcro inevitable del neoliberalismo.

Celebramos y seguimos.

¡Queremos Patria!
LA JUNTA
……………………………………………………………..
Foros electrónicos de la Asamblea regional de ciudadanos del Cono Sur
http://www.asamblea-conosur.net