Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Por la Razón o por la Fuerza 

Compartir:

Este curioso lema  inscrito a los pies del escudo nacional de Chile da pié para muchas reflexiones. En un principio dio a entender que Chile sería libre de la influencia española a como diere lugar, por negociaciones o con las armas.

Poco duró esta voluntad de libertad, al enfrentarse nuestro país con otro lema, este acuñado en los Estados Unidos de Norteamérica por John Quincy Adams y popularizado como la “Doctrina Monroe”.  Me refiero al lema de “América para los americanos” que en un comienzo se refiere al repudio de la intervención europea en los asuntos de las Américas.  Para cuando Monroe  en 1823 lo hizo famoso había perdido su significado original, habiéndose hecho equivalente el concepto de “americanos” al de “norteamericanos”.  Es decir ahora hablábamos de” América para los norteamericanos”.  Y esta ha sido la política que durante casi 200 años han seguido nuestros vecinos del Norte con una constancia increíble.

Y esta constancia ha dado sus frutos, ya que Sudamérica es rica en materias primas tales como Cobre, Litio, Oro, Estaño , Agua dulce y coca  y muchísimos otros minerales y vegetales  usados en la industria y la minería, y en el vicio; cardúmenes de peces que viven en la corriente de Humboldt, y actualmente las plantaciones de soja transgénica más grande del mundo, fuera de selvas vírgenes en la Amazonía bajo las cuales se esconden grandes cantidades de petróleo. Toda esa fortuna de algún modo es controlada por USA o Canadá o Europa que son sedes de las grandes transnacionales.

Como un camaleón la política  de nuestros grandes vecinos cambia de rostro, parece que desaparece, pero luego reaparece con una fuerza inusitada. Puede tomar el rostro de ayuda humanitaria,  preocupación por el narcotráfico, convenios económicos bilaterales, asistencia técnica en materias bélicas, venta de armas  y préstamo de dinero y otros.

La verdad es que hemos vivido inmersos en estas políticas de tal modo que nos hemos acostumbrado y parecen invisibles. Nuestros pueblos nunca, hasta hace poco tiempo se han percatado del alcance de esta penetración y  su efecto generalmente nefasto en la autonomía de los países y el manejo de los propios intereses.  Y cuando se han dado cuenta, los han acallado por la fuerza.

Los ejércitos de los países de Iberoamérica han mantenido a través del tiempo convenios con el Pentágono para entrenar a sus estados mayores.  Famosa ha sido la Escuela de las Américas con sede en Georgetown y antes en Panamá  donde en tiempos de Kennedy se adoptó el Manual de Represión de Guerrillas, diseñado por los franceses en la Guerra de Argelia.  El sistema de represión coordinado ejercido contra la población en la Operación Cóndor ha dejado heridas imborrables en nuestra historia.

Desde 1955 aproximadamente los militares chilenos  se han entrenado en esta escuela, en diferentes bases junto con militares de todos los países de Latinoamérica.  Evidentemente estos alumnos tienen una fuerte lealtad hacia su “Alma Mater” como se llama en USA a la Universidad a la cual uno asiste, y cuyos valores venera.

La caída de los socialismos de Europa Oriental  que habían permitido el desarrollo de los Estados de Bienestar como contrapeso ideológico, favoreció la  paulatina instalación del Neo Liberalismo y el consecuente  desmantelamiento de estos estados de bienestar.

En Latinoamérica  el Neo Liberalismo se instaló a sangre y fuego con represión militar coordinada desde USA con la anuencia de los alumnos de la famosa Escuela.  Y junto con firmar tratados de Libre Comercio, USA comenzó a instalar sus bases militares por toda las Américas, so pretexto de controlar el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico de armas etc.

Es sabido que USA  tiene unos 16 millones de consumidores de drogas duras como la cocaína, que se extrae y refina de la Coca, planta sagrada de los indígenas del Altiplano. Y que el tráfico de esta droga produce grandes cantidades de dinero que se lavan en paraísos fiscales y en martingalas financieras de la banca internacional y de las inversiones en grandes proyectos inmobiliarios, que se ocultan púdicamente en las repúblicas sudamericanas.

En cuanto al terrorismo, es un ítem que se ha cultivado  con mucho esmero para justificar acciones represivas contra los pueblos descontentos por los abusos de las elites y los convenios comerciales con USA que los desfavorecen y atentan contra sus libertades, sus sistemas de vida y su salud.

Así en Chile usando una ley antiterrorista editada en tiempos de la dictadura militar, se ha reprimido las reivindicaciones del pueblo mapuche y actualmente de los estudiantes  que exigen una educación gratuita y de calidad.  Pero esto no es nada nuevo, ya que se ha hecho exactamente lo mismo desde la independencia de estos estados, en que se ha usado el ejército para guerras propiciadas desde Europa o USA o para cañonear de frentón a las masas que exigen reivindicaciones.

Hasta hace poco las fuerzas chilenas de orden, es decir los carabineros, recibían entrenamiento antiterrorista en Perú, en bases norteamericanas, según leí  hace un par de años en la página institucional de Carabineros.  Pero el día 5 de Abril de este año se inauguró en el fuerte Aguayo en la comuna de Concón, región de Valparaíso una base de entrenamiento militar, financiada por el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, en el contexto de ejercicio anual de “cascos azules “ de la ONU.  Esta instalación ha generado una fuerte preocupación en organizaciones defensoras de derechos humanos.

¿Qué es el Comando Sur?
“El comando sur es uno de los 5 comandos militares más importantes del pentágono. El comando sur cubre una responsabilidad de vigilancia, espionaje y control a una área de 19 países de América Latina. A partir de año 2000, el pentágono diseñó un nuevo esquema de control militar subregional, lo que es conocido como bases militares estadounidenses. Ubicadas a lo largo y ancho de todo el continente, específicamente con el fin de controlar, monitorear la América Latina. Entre 1903 y 1999 su sede estuvo en el canal de Panamá. Pero como resultados del acuerdo Carter Torrijos en el año 1997, Estados Unidos se vio obligado a abandonar la base militar Howard (comando sur) en Panamá, y trasladando el comando sur Howard a Miami Florida.

Entonces a partir del año 2000  es cuando el pentágono diseña el nuevo esquema de control militar subregional, a través de los llamados puntos de avanzada de operación, con el nombre de Forward Operation Location (FOL) Estos puntos de operación militar FOL fueron diseñados como centros de » Movilidad estratégica» y » usos de fuerza decisiva,» en guerras de relámpago, con bases y tropas aerotransportadas de despliegue rápido.

En el diario Digital El Ciudadano del 6 de Septiembre del 2011 apareció un artículo dedicado al convenio celebrado el día 2 de Septiembre entre el Comando Sur encabezado por el General Frazer y el Subsecretario de Defensa General Oscar Izurieta.

El “acuerdo de adquisición y/o intercambio de suministros y servicios recíprocos”, que refuerza las relaciones de Chile con el Comando Sur bajo el primer gobierno de derecha desde la salida del dictador Augusto Pinochet, permite el despliegue de tropas estadounidenses en suelo nacional, en caso de que “el ejército chileno se viera sobrepasado por alguna situación de emergencia”, según explicaron.

Según indica en el portal web del Comando Sur, el general Frazer, “el acuerdo es una célula de coordinación militar que no será permanente, pero tendrá protocolos de activación –que no han sido informados al a ciudadanía- ante eventuales desastres naturales o cuando el Gobierno solicite ayuda internacional que incluya componentes militares

El acuerdo se enmarca en el desarrollo de la III Conferencia de Defensa de Sudamérica (Southdec) a la que asistieron los jefes de comandos conjuntos y jefes de estados mayores de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay, Estados Unidos y Canadá. En la cita, presidida por el ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, se levantó la iniciativa de crear un catálogo sudamericano de la capacidad armamentista y efectividad de las Fuerzas Armadas de cada país. En otras palabras, la idea es saber cuánto se demoraría cada gobierno en desplazar sus insumos y tropas ante una operación transnacional.

Como podemos ver la inquietud de los organismos defensores de los Derecho Humanos no es banal, ya que la construcción de esta base emana de una coordinación continental entre las Fuerzas Armadas de los países del Cono Sur con USA y Canadá.  Y la memoria reciente nos avisa que este tipo de acuerdos que parece escapar del control de las cámaras de representantes, ha resultado ser nefasto para la libertad de nuestros pueblos, ya que los militares entrenados por USA han resultado ser expertos en torturas y represión de cualquier manifestación legítima dentro de una democracia.

El día 17 de Abril el diario La Segunda Online nos dice :



Diputado González (PPD) pide explicaciones por presencia de tropas estadounidenses en la Quinta Región

Efectivos norteamericanos realizarán ejercicios de tácticos en instalaciones del Fuerte Aguayo en Concón.

Como una forma encubierta de intromisión calificó el diputado PPD por Viña del Mar, Rodrigo González, la presencia de una base militar de entrenamiento estadounidense en dependencias del fuerte Aguayo de la Armada, en Concón. El parlamentario, informa soychile, anunció que pedirá que ante la Comisión de Defensa de la Cámara se explique lo que calificó como intervencionismo.

Las instalaciones servirán para ejercicios tácticos de operaciones militares conjuntas en zonas urbanas. De hecho, fueron recientemente inauguradas (5 de abril) con presencia del embajador de Estados Unidos en Chile, Alejandro Wolff, con la puesta en marcha del Peacekeeping Operations-Americas (PKO-Americas), ejercicio anual de las fuerzas de paz de la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU), que reunió a delegaciones de 17 países del hemisferio sur.

La presencia norteamericana en una base nacional despertó inmediatas reacciones a través de redes sociales. El sitio en internet Defense Video & Imagery Distribution System, daba cuenta que la base será administrada por las Fuerzas Armadas chilenas en futuras operaciones de la ONU.

Nos queda por ver que harán nuestros honorables senadores y diputados al respecto, si prevalecerá la razón o para variar nos tenemos que bancar la fuerza junto con la desilusión de comprobar que nuestra soberanía es de utilería.
2012

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. leoncio

    El gran problema con la injerencia norteamericana es que ya no necesitan pretexto para invadir pues, tienen el aval de la fuerza bruta,el poder mediático,organismos internacionales creados por ellos mismos que les sirven de respaldo para intervenir, masacrar y repartirse el botín. Lo del fuerte Aguayo en Con-Con es otra modalidad pero igual es una traición a la patria, conociendo como sabemos todos la conducta de los marines en el mundo.; por otro lado se prevé e un cambio político positivo en Chile, y en américa latina tenemos un rumbo bien definido para alcanzar la verdadera independencia de nuestros países, además estamos muy interesados en rescatar conceptos y valores como dignidad, orgullo, cooperación, solidaridad, soberanía y respeto. Por la razón o la fuerza de la razón.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.