Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El retorno de Fujimori II 

Compartir:
El presente artículo fue publicado hace ya un par de semanas, pero lo hemos ‘corrido’ nuevamente a la ‘página titular’ por la enorme vigencia que tiene y por la denuncia que encierra, más aún en el día en que se cumple 1 años de la detención de Fujimori en Chile, y cuando todo parece indicar que el Pueblo Peruano no lo verá respondiendo frente a la justicia.
Que Perú sepa que el Pueblo chileno, ese que fue golpeado y reprimido por una brutal dictadura de 17 años, por todos los que aspiramos a una sociedad democrática, no lo queremos ver en sus calles, lo queremos ver enfrentando a la justicia y respondiendo por sus actos.
La Redacción de PiensaChile


El año pasado, cuando A. Fujimori F. (AFF) inició su regreso al Perú vía Santiago de Chile, con la intención de correr en las elecciones, hice un diagnóstico rápido de las fuerzas dentro del Perú que lo apoyaban. Entre ellas estaban los banqueros, los medios de comunicación masivos de radio y TV, los militares, y las fuerzas políticas del APRA y de Unidad Nacional. Hace un año era mucho más evidente que Unidad Nacional era el partido de apoyo directo a Fujimori. Hoy está claro que tras candidatear AFF a la presidencia ilegalmente, ha logrado armar un equipo en el Congreso donde hoy detenta la vicepresidencia del mismo, la comisión de relaciones exteriores y alguna otra. Lo que importa es que Alan García debe de negociar con él, pues necesita su apoyo para poder gobernar ya que enfrenta  un congreso mayoritariamente contrario y por otra parte, el presidente García le debe a AFF el favor de no haberlo extraditado de París, permitiendo así que sus delitos prescribieran.

Los casos de corrupción contra García vencieron y prescribieron, siendo su lugarteniente, Mantilla, quien fuera a la cárcel por haber recibido fondos de Montesinos y por no poder explicar un par de millones de dólares en Ginebra. Sin duda el par de millones de Ginebra no eran de Mantilla sino que estaban a su nombre. El hombre se inmoló, por el partido, del cual ha sido defenestrado al salir de la cárcel por segunda vez; la primera fue por tenencia ilegal de armas, presuntamente vinculada al comando paramilitar Rodrigo Franco.

García tiene entonces una deuda de gratitud política con AFF, así como una necesidad de mantener su alianza en el Congreso para poder gobernar. Hay quienes dudan que pueda mantenerse cinco años en el gobierno, mientras otros sostienen que tomando medidas populistas puede hacerlo.

Una tal es la propuesta de ley para reimplantar la pena de muerte a los violadores de niños y niñas. Esta propuesta tirada de los pelos, pero con apoyo nacional masivo, viene después de que se ha hecho evidente que el fusilamiento del Monstruo de Armendáriz en la década de los años 50 ocurrió por un error judicial. El monstruo era un vagabundo al que le achacaron la muerte de un niño presuntamente violado y lanzado por la bajada de Armendáriz entre Miraflores y Barranco. En realidad el niño fue atropellado y lanzado a la quebrada. El fusilamiento fue producto de un error judicial. La pena de muerte fue eliminada en la constitución de 1979 y no fue reimplantada luego de haberse ratificado el compromiso del Perú en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En teoría no se puede. Esa sería también la razón nominal por la que Estados Unidos no habría firmado su incorporación a la Corte.

La distracción provocada por la discusión que ha generado este proyecto de ley, no deja ver que el presidente de la comisión de relaciones exteriores del Congreso es un abogado defensor de Fujimori, en el caso de la extradición de Chile. También ha provocado que muy pocos hayan percibido que el procurador anti corrupción ad hoc para el caso Fujimori-Montesinos, Antonio Maldonado, ha renunciado por razones personales hace pocas semanas y que ahora ha renunciado también su reemplazante, Iván Montoya, aduciendo que no existe voluntad política para extraditar a Fujimori.

En el interrogatorio a AFF en Chile para ver su extradición, no se le preguntó sobre su relación con el Grupo Colina, responsable de la muerte de 9 estudiantes y un profesor universitario, muertos e incinerados y cuyos cadáveres fueron entregados, tras dos años de búsqueda, en cajas de leche, luego que algún pasante identificara unas llaves en un arenal cercano a Lima. Esto fue específicamente para no tener ningún caso imprescriptible –los casos de lesa humanidad no prescriben– y antes bien para dejar solo aquellos casos que prescriben. Si no hay voluntad de extraditarlo, el estado peruano podría dejar que los casos prescribieran y, así, AFF retornaría al Perú, libre de polvo y paja a fines de este año 2006.

Mientras tanto en Noviembre se ventilarán en San José de Costa Rica, en la Corte Interamericana, los casos de lesa humanidad contra García y un retiro del fuero de la corte le permitiría pasar por alto cualquier fallo. El intento de reimplantar la pena de muerte en Perú tiene eso como objetivo, aparentemente, pero a todas luces no basta la sola aprobación de una ley que viola sus principios, para provocar el retiro de la CIDH. Por esta razón García podría verse complicado. Igualmente hay casos contra AFF en la CIDH, con lo que su regreso al Perú, contando con la anuencia de García y del APRA, podría ser finalmente un asunto fugaz.

Más allá de recordar esto la alianza, entre perseguidor y perseguido, que se dio en los años 60, cuando Haya de la Torre se alió con su perseguidor, el General Odría, para formar la alianza de extrema derecha APRA UNO (1), esta alianza macabra de hoy corre el peligro de generalizar la impunidad de casos que han sido vistos por la justicia durante el quinquenio 2001-2006. Difícilmente en el Perú hay quien no crea en la corrupción de Fujimori o en la de Montesinos, ya en la cárcel desde el 2002.

La alianza del APRA con el Fujimorismo muestra ya varios frutos concretos: le ha dado a este último una vicepresidencia del Congreso de la República, en la persona de Luisa Cuculiza, ex ministra de la década pasada; la presidencia de la comisión de energía y mina al hermano de AFF; un asiento en la poderosa comisión de economía, banca, finanzas e inteligencia financiera a su hija, y la presidencia de la comisión de relaciones exteriores, al abogado defensor de Fujimori para tramitar su extradición desde Chile, Rolando Sousa.

Ver a Fujimori caminar libre por las calles de Lima a fines de este año, abundará en la conciencia de la impunidad, que es uno de los elementos que está desintegrando al país desde el inicio de la historia moderna.

De otra parte, al haber sido su hija la congresista más votada al congreso, ayuda, sin lugar a dudas, a que la reconstrucción de la fuerza política del fujimorismo, con el apoyo de los poderes fácticos, a que sea una realidad y que pueda volver a ser candidato a la presidencia para el 2011, o antes, en caso de adelantarse elecciones por vacancia presidencial.

Para revisar los casos de corrupción más importantes investigados por el Congreso del Perú sobre el periodo 1990-2001, se puede visitar los siguientes links:

Servicio Informativo "Alai-amlatina"
Agencia Latinoamericana de Informacion – ALAI http://alainet.org

Nota:
(1) La dicatura de Odría persiguió en forma implacab
le, entre otros partidos, al APRA, deportando y exiliando a muchos de sus militantes.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.