Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

La agricultura campesina puede enfriar el planeta 

Compartir:

Hay una crisis climática que nos afecta a todos, pero que
está golpeando especialmente a los pueblos del campo. Ya casi no es posible
predecir las lluvias, llueve cuando no corresponde, pasamos fácilmente de
inundaciones a sequías, sufrimos de olas de calor o frío extremo, hay tormentas
de viento que antes no se daban, el granizo es más frecuente, el agua está cada
vez más escasa, etc. Esto es lo que llaman "cambio climático" o "calentamiento
global". Y su efecto es que cada vez mayor, haciendo más difícil vivir y
producir en el campo. Si esta contaminación sigue el clima estará tan alterado
que la vida de todos se hará realmente difícil.

Esta crisis o cambio climático se debe a que el aire está
contaminado con una serie de gases a los que se les llama "gases invernadero" y
que se producen por utilizar petróleo o gasolina, quemar los bosques, destruir
los suelos, acumular basuras, criar animales en grandes granjas industriales,
etc. Los países del mundo se comprometieron a reducir la contaminación, pero
han hecho poco o nada. En diciembre de 2009 los compromisos debían ser
renovados en una reunión de los gobiernos llevada a cabo en Copenhague, pero
salieron de allí sin comprometerse a nada. Por ello, el presidente Evo Morales
llamó a una Cumbre de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Miles
de asistentes provenientes principalmente de organizaciones populares
discutieron sobre las verdaderas causas del cambio climático y propusieron
soluciones reales. En diciembre de este año (2010) los gobiernos se reunirán
nuevamente en Cancún, México. Diversos movimientos sociales, incluidas la CLOC y la Vía Campesina, se
preparan para realizar manifestaciones populares para exigir que los gobiernos
ataquen las verdaderas causas de los problemas del clima y pongan en marcha
soluciones reales.

¿Cuáles son las verdaderas causas de la crisis climática? La Cumbre de los Pueblos
concluyó que es el capitalismo, debido a las formas de producción y consumo que
promueve y a que pone las ganancias por sobre el bienestar de las personas y de
la Madre Tierra
en general. La Vía
Campesina viene diciendo lo mismo desde el año 2007. También
ha dicho que el sistema agrícola-alimentario industrial y el modelo
agroexportador que se impone en el mundo es una grave causa de la contaminación
que cambia el clima. La
Vía Campesina también ha dicho claramente que las campesinas
y campesinos del mundo están enfriando el planeta.

El año 2009 GRAIN hizo un estudio para determinar cuánta
contaminación producía la gran agricultura y cuánto podían enfriar el planeta
las y los campesinos del mundo. Los resultados confirman con creces lo dicho
por la Vía Campesina.

El uso de fertilizantes, pesticidas, maquinarias y la
destrucción de los suelos provocan algo más de la décima parte de los gases
invernadero. Una de las principales causas de la destrucción de los suelos es
que ya no se devuelve la materia orgánica al suelo.

La producción animal en grandes granjas y concentraciones es
otra gran fuente de contaminación: muchos autores dicen que cerca de la quinta
parte de los gases invernadero provienen de allí. Esto se debe a que las
grandes granjas de crianza producen miles de toneladas de guano y orina que no
pueden devolverse al suelo por ser demasiada cantidad. Al acumularse en grandes
concentraciones producen toneladas de metano, uno de los gases más
contaminantes.

Otra fuente de metano son las vacas que comen en exceso o
comen muy poco. En las granjas industriales las vacas comen a destajo y, en la
medida que las familias campesinas tienen menos tierra, sus vacas comen cada
vez más mal. Los procesos simultáneos de concentración de la producción animal
y la pérdida de tierras por parte de campesinos, pastores y pueblos indígenas
provocan entonces calentamiento global.

La deforestación es otra gran fuente de contaminación. La
destrucción de los bosques y de los suelos que antes protegían los bosques
provoca también casi un quinto de los gases que contaminan y alteran el clima.
La mayor causa de deforestación actualmente es la expansión de las grandes
plantaciones forestales para producir celulosa, las plantaciones de caña de
azúcar y palma aceitera para agrocombustibles y la expansión de los
monocultivos de soja para alimentar los animales criados en las grandes
granjas.

La contaminación sigue adelante con el procesamiento,
comercialización y exportación e importación de alimentos. Alrededor de un
tercio de todo el transporte terrestre es para llevar alimentos de un extremo
del mundo al otro. El procesamiento industrial de alimentos, los envases y la
refrigeración en el transporte, en los supermercados y en la casa producen más
de un sexto de todos los gases con efectos sobre el clima. Y todo ello no le
agrega nada a la calidad de nuestra alimentación. Por el contrario, el
procesamiento industrial nos llena de conservantes, saborizantes, antioxidantes
y colorantes que son una amenaza seria a nuestra salud y especialmente a la de
los niños. Este es un sistema que, por ejemplo, hace que comamos carne y frutas
que pueden tener más de un año de antigüedad.

Por último, los grandes depósitos de basuras -que aumentan
mientras más alimentos envasados compremos- producen cerca del 5% de todos los
gases invernadero.

Si sumamos todas estas fuentes de gases contaminantes, nos
encontramos con que al menos la mitad de los gases invernadero provienen del
sistema de producción agrícola y alimentario industrial.

Las alternativas
¿De qué forma la agricultura campesina puede enfriar el
planeta? Si la agricultura campesina volviese a ser la agricultura predominante
en el mundo, una primera forma de enfriar el planeta sería devolviendo la
materia orgánica al suelo. Nada más haciendo eso, la contaminación con gases
invernadero se reduciría en al menos un tercio. Con ello además mejorarían los
suelos y además los fertilizantes serían innecesarios, porque la materia
orgánica que hoy se pierde tiene más nutrientes que todos los fertilizantes que
actualmente se consumen.

Una segunda forma de enfriar el planeta sería recuperando
todas las prácticas campesinas para hacer una agricultura sin pesticidas,
fungicidas o herbicidas

Una tercera forma de reducir la contaminación es
desconcentrando la producción animal. Si se apoyara nuevamente la producción
integrada y en pequeña escala de cultivos y animales, los animales no
producirían montañas contaminantes de guano, sino el guano necesario para
fertilizar el suelo. Tampoco necesitarían transportar alimentos para los
animales de un extremo del mundo al otro.

Fomentar los mercados locales y más pequeños sería otra
manera muy importante de enfriar el planeta. Con ello, comeríamos alimentos más
frescos, necesitaríamos menos refrigeración y no se gastaría cantidades
absurdas de petróleo en llevarlos al otro lado del mundo. Otro cambio
importante es que los mercados locales nos permitirían deshacernos de tanto
envoltorio y envase plástico y de procesamientos innecesarios.

Por último, eliminar las plantaciones, proteger e incluso
recuperar los bosques sería otro aporte extremadamente importante al
enfriamiento del planeta.

Si sumamos todo esto, nos encontramos con que la agricultura
campesina e indígena podrían reducir los gases invernadero en hasta un 75%. Con
ello, sería posible exigir a los otros sectores productivos que eliminen la
contaminación restante e incluso se comience a limpiar la atmósfera de los
contaminantes que se han ido acumulando. El planeta, efectivamente, podría ser
enfriado.

Pero para que la agricultura campesina e indígena pueda
hacer su gran aporte se necesitan otras condiciones. Se necesita, por sobre
todo, que la tierra esté en manos de los pueblos campesinos e indígenas. Por lo
mismo, la Reforma
Agraria y la restauración de los territorios indígenas se
hace hoy más urgente que nunca, como una forma fundamental de asegurar el
futuro de la humanidad y de la
Madre Tierra.

Necesitamos formas de investigación, apoyo técnico y
crediticio que no amarre a las familias del campo a los agrotóxicos ni a los
grandes poderes comercializadores o exportadores. Necesitamos el fin de los
tratados de libre comercio para que la agricultura pueda cumplir su papel
social fundamental de alimentarnos sanamente. Necesitamos terminar con las
políticas que atentan contra las y los pequeños productores y que dejan a las y
los jóvenes sin posibilidades de vivir de la agricultura. En otras palabras,
necesitamos soberanía alimentaria y comunidades indígenas y campesinas que
puedan vivir dignamente de su insustituible trabajo de alimentar a la
humanidad.
12/10/10

– GRAIN es una organización no gubernamental que promueve el
manejo y uso sustentable de la biodiversidad agrícola con sede en Barcelona,
España.
  http://www.grain.org

– Artículo publicado en América Latina en Movimiento (ALAI),
No. 459, "Nuevas tendencias en el agro"

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.