Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Energia, Politica

Bajo la Lupa: El nuevo orden multipolar lo decidirá la guerra energética, no Ucrania 

Bajo la Lupa: El nuevo orden multipolar lo decidirá la guerra energética, no Ucrania
Compartir:

28 de octubre de 2022

Publicado el 19 de octubre de 2022
Karin Kneissl, ex ministra del Exterior de Austria –hoy analista de energía y autora de 14 libros–, evalúa la guerra que se libra entre las finanzas globales y la “energía global (https://bit.ly/3FbXmT7)”.

Comenta que la hercúlea decisión de los 23 ministros de la OPEP+, encabezados por la dupla de Arabia Saudita (AS)/Rusia (https://bit.ly/3FhKgnl) –del que forma parte México que ha sobresalido con la conducción de su secretaria de Energía, Rocio Nahle, quien mantuvo la producción sin ningún recorte–, provocó reacciones neuróticas en EE.UU., donde se desataron arengas de guerra (https://bit.ly/3zblUYw) contra su otrora aliado por 77 años (https://bit.ly/3U09Zox). Kneissl destaca la relevancia de la OPEP+, pese a la alucinante narrativa de que el mundo se dirige a una era pospetróleo cuando hoy los anteriores rivales tales AS y Rusia convergen sus intereses con poderosas cartas. Queda atrás la era de las Siete Hermanas –cártel de las trasnacionales anglosajonas (https://bit.ly/3SwxC6N)–, cuando EE.UU. exclamaba a los cuatro vientos que el petróleo era su propiedad global, lo que resonó durante la invasión ilegal de EE.UU. a Irak en 2003.

Kneissl condensa el epicentro del conflicto en Ucrania: EE.UU. y sus aliados europeos, quienes representan y apuntalan al sector financiero global, se encuentran esencialmente comprometidos en una batalla contra el sector energético. Detalla que los pasados 22 años hemos visto que fácil es para los gobiernos imprimir papel moneda” cuando sólo en 2022, el dólar de EE.UU. ha impreso más papel moneda que en toda su historia, mientras la energía no puede ser impresa.

Juzga que el problema fundamental de EE.UU. es que el sector de las materias primas (commodities) puede sobrepujar a la industria financiera. Aduce que AS y Rusia se preparan a la nueva condición internacional de la multipolaridad (¡megasic!), mientras EE.UU. no tiene más la habilidad de su absoluta influencia sobre la OPEP que ahora se ha reposicionado geopolíticamente como OPEP+.

Recalca la importancia del petróleo en la configuración de los órdenes regional y global como sucedió en Medio Oriente en la era de la pos-Primera Guerra Mundial cuando primero vinieron los gasoductos y luego vinieron las fronteras.

Tras citar el clásico adagio energético de que “el petróleo hace y fractura a los países (https://bit.ly/3N3tOJj)”, Kniessel afirma que hoy los volúmenes de petróleo y gas que se necesitan para sustituir las fuentes de energía de Rusia no pueden encontrarse en el mercado mundial en un año. Asevera que ninguna materia prima es más global que el petróleo y cualquier cambio en el mercado petrolero siempre influirá en la economía mundial.

Para Kneissl, el presente conflicto militar rebasa a Ucrania, donde asistimos a la industria financiera de Occidente librando su guerra contra la economía de la energía dominada por Oriente. Concluye que el precio del petróleo es el sismógrafo de la economía mundial y también de la geopolítica global.

En dos notables análisis, Alastair Crooke –ex agente del MI6 y ex diplomático de la Unión Europea– aborda las cinco guerras entrelazadas de las que “Ucrania es quizá la de menor (¡megasic!) importancia estratégica (https://bit.ly/3W6ggB0), y en las que destaca la Cumbre de Samarcanda (https://bit.ly/3zgqTau), la épica decisión de la OPEP+, y la alianza gasera de Rusia y Turquía (https://bit.ly/3TU2BuS), que encaminan al mundo a un nuevo orden multipolar. Crooke expone la guerra del desacoplamiento geoestratégico del orden global occidental y su guerra financiera global que se escenifica en dos niveles: 1) el juego global de la Fed de EE.UU. para proteger el privilegio del dólar; y 2) la batalla de largo aliento de Yellen y Blinken para retener el control de los mercados de energía y la habilidad de EE.UU. para imponer el precio de los combustibles.

El problema es que el grupo euroasiático busca “tomar el control de los mercados energéticos lejos de EE.UU. para relocalizarlos en Eurasia (https://bit.ly/3W0biW9)”.

http://alfredojalife.com

*Fuente: LaJornada
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.