Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Economía, Energia

Todo el mundo quiere subirse al BRICS Express 

Todo el mundo quiere subirse al BRICS Express
Compartir:

Comencemos con lo que es, de hecho, una historia de comercio del Sur Global entre dos miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). En su centro se encuentra el ya notorio dron Shahed-136 -o Geranium-2, en su denominación rusa: el AK-47 de la guerra aérea posmoderna.

Estados Unidos, en otro ataque de histeria plagado de ironía, acusó a Teherán de armar a las Fuerzas Armadas rusas. Tanto para Teherán como para Moscú, el dron superestrella, con una excelente relación calidad-precio, y terriblemente eficiente, que se ha soltado en el campo de batalla ucraniano es un secreto de Estado: su despliegue provocó un aluvión de desmentidos por ambas partes. Que se trate de drones fabricados en Irán, o que el diseño se haya comprado y la fabricación se lleve a cabo en Rusia (la opción realista), es irrelevante.

Los antecedentes demuestran que Estados Unidos arma a Ucrania hasta la saciedad contra Rusia. El Imperio es un combatiente de guerra de facto a través de una serie de «consultores», asesores, entrenadores, mercenarios, armas pesadas, municiones, información por satélite y guerra electrónica. Y sin embargo, los funcionarios imperiales juran que no forman parte de la guerra. Están, una vez más, mintiendo.

Bienvenidos a otro ejemplo gráfico del «orden internacional basado en reglas» en funcionamiento. El Hegemón siempre decide qué reglas se aplican, y cuándo. Cualquiera que se oponga a él es un enemigo de la «libertad», la «democracia» o cualquier tópico del momento, y debe ser castigado, cómo no, con sanciones arbitrarias.

En el caso de Irán, sancionado hasta el olvido, desde hace décadas, el resultado ha sido previsiblemente otra ronda de sanciones. Eso es irrelevante. Lo que importa es que, según el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán, no menos de 22 naciones -y siguen llegando- se están sumando a la cola porque también quieren entrar en la onda de Shahed.
Incluso el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Alí Jamenei, se unió alegremente a la contienda, comentando que el Shahed-136 no es ningún photoshop.

La carrera hacia el BRICS+

Lo que el nuevo paquete de sanciones contra Irán realmente «logró» es asestar un golpe adicional a la cada vez más problemática firma del revivido acuerdo nuclear en Viena. Más petróleo iraní en el mercado aliviaría realmente el apuro de Washington tras el reciente y épico desaire de la OPEP+.

Sin embargo, sigue existiendo un imperativo categórico. La iranofobia -al igual que la rusofobia- siempre prevalece para los defensores de la guerra straussianos/neo-con a cargo de la política exterior estadounidense y sus vasallos europeos.
Así que aquí tenemos otra escalada hostil tanto en las relaciones Irán-EEUU como en las de Irán-UE, ya que la junta no elegida de Bruselas también sancionó al fabricante Shahed Aviation Industries y a tres generales iraníes.

Ahora comparen esto con el destino del avión no tripulado turco Bayraktar TB2, que a diferencia de las «flores en el cielo» (los geranios rusos) ha funcionado miserablemente en el campo de batalla.

Kiev intentó convencer a los turcos de que utilizaran Motor Sich, en Ucrania, una fábrica de armas o de que crearan una nueva empresa en Transcarpatia/Lviv para construir Bayraktars. El presidente oligarca de Motor Sich, Vyacheslav Boguslayev, de 84 años, ha sido acusado de traición por sus vínculos con Rusia, y puede ser intercambiado por prisioneros de guerra ucranianos.
Al final, el acuerdo se esfumó debido al excepcional entusiasmo de Ankara por trabajar para establecer un nuevo centro de gas en Turquía, una sugerencia personal del presidente ruso Vladimir Putin a su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan.

Y esto nos lleva a la creciente interconexión entre los BRICS y el Consejo de Cooperación de Shangai (OCS), de 9 miembros, al que este caso de comercio militar entre Rusia e Irán está inextricablemente vinculado.

La OCS, liderada por China y Rusia, es una institución paneuropea centrada originalmente en la lucha contra el terrorismo, pero que ahora se orienta cada vez más hacia la cooperación geoeconómica -y geopolítica-. El BRICS, liderado por la tríada formada por Rusia, India y China, se solapa con la agenda de la OCS desde el punto de vista geoeconómico y geopolítico, ampliándola a África, América Latina y más allá: ese es el concepto de BRICS+, analizado en detalle en un reciente informe del Club Valdai, y plenamente asumido por la asociación estratégica Rusia-China.

El informe sopesa los pros y los contras de tres escenarios relacionados con los posibles y próximos candidatos del BRICS+:
En primer lugar, las naciones que fueron invitadas por Pekín a formar parte de la cumbre de los BRICS de 2017 (Egipto, Kenia, México, Tailandia y Tayikistán).

En segundo lugar, las naciones que formaron parte de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los BRICS en mayo de este año (Argentina, Egipto, Indonesia, Kazajistán, Nigeria, EAU, Arabia Saudí, Senegal y Tailandia).

En tercer lugar, las principales economías del G20 (Argentina, Indonesia, México, Arabia Saudí y Turquía).
Y luego está Irán, que ya ha mostrado su interés en unirse al BRICS.

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, ha confirmado recientemente que «varios países» se mueren por unirse al BRICS. Entre ellos, un actor crucial de Asia Occidental: Arabia Saudí.

Lo que lo hace aún más sorprendente es que hace solo tres años, bajo la administración del ex presidente estadounidense Donald Trump, el príncipe heredero Muhammad bin Salman (MbS) -el gobernante de hecho del reino- estaba totalmente decidido a unirse a una especie de OTAN árabe como aliado imperial privilegiado.

Fuentes diplomáticas confirman que al día siguiente de la retirada de Estados Unidos de Afganistán, los enviados de MbS comenzaron a negociar seriamente tanto con Moscú como con Pekín.

Suponiendo que el BRICS apruebe la candidatura de Riad en 2023 por el consenso necesario, apenas se pueden imaginar las consecuencias que tendrá para el petrodólar. Al mismo tiempo, es importante no subestimar la capacidad de los controladores de la política exterior estadounidense para causar estragos.

La única razón por la que Washington tolera el régimen de Riad es el petrodólar. No se puede permitir que los saudíes lleven a cabo una política exterior independiente y verdaderamente soberana. Si eso ocurre, el reajuste geopolítico no sólo afectará a Arabia Saudí, sino a todo el Golfo Pérsico.

Sin embargo, eso es cada vez más probable después de que la OPEP+ eligiera de facto el camino de los BRICS/SCO, liderados por Rusia-China, en lo que puede interpretarse como un preámbulo «suave» para el fin del petrodólar.

La tríada Riad-Teherán-Ankara

Irán dio a conocer su interés por unirse al BRICS incluso antes que Arabia Saudí. Según fuentes diplomáticas del Golfo Pérsico, ya están comprometidos en un canal un tanto secreto a través de Irak tratando de ponerse de acuerdo. Pronto le seguirá Turquía, sin duda en el BRICS y posiblemente en la OCS, donde Ankara tiene actualmente el estatus de observador extremadamente interesado.

Ahora imaginen esta tríada -Riad, Teherán, Ankara- estrechamente unida a Rusia, India, China (el núcleo real de los BRICS), y eventualmente en la OCS, donde Irán es todavía la única nación de Asia Occidental que ha sido admitida como miembro de pleno derecho.

El golpe estratégico para el Imperio se disparará. Los debates que conducen a los BRICS+ se centran en el difícil camino hacia una moneda mundial respaldada por las materias primas, capaz de eludir la primacía del dólar estadounidense.

Varios pasos interconectados apuntan a una creciente simbiosis entre el BRICS+ y la OCS. Los Estados miembros de esta última ya han acordado una hoja de ruta para aumentar gradualmente el comercio en monedas nacionales en las liquidaciones mutuas.

El Banco Estatal de la India -el principal prestamista del país- está abriendo cuentas especiales en rupias para el comercio relacionado con Rusia.

El gas natural ruso a Turquía se pagará en un 25% en rublos y liras turcas, con un descuento del 25% que Erdogan pidió personalmente a Putin.

El banco ruso VTB ha puesto en marcha las transferencias de dinero a China en yuanes, evitando el SWIFT, mientras que el Sberbank ha empezado a prestar dinero en yuanes. El gigante energético ruso Gazprom ha acordado con China que los pagos por el suministro de gas pasen a rublos y yuanes, divididos a partes iguales.

Irán y Rusia están unificando sus sistemas bancarios para el comercio en rublos/rial.

El Banco Central de Egipto se está moviendo para establecer un índice para la libra -a través de un grupo de monedas más oro- para alejar la moneda nacional del dólar estadounidense.

Y luego está la saga de TurkStream.

Ese regalo de un centro de distribución de gas

Ankara lleva años intentando posicionarse como un privilegiado centro de gas Este-Oeste. Tras el sabotaje de los Nord Streams, Putin se lo ha puesto en bandeja al ofrecer a Turquía la posibilidad de aumentar el suministro de gas ruso a la UE a través de dicho hub. El Ministerio de Energía turco declaró que Ankara y Moscú ya han alcanzado un acuerdo de principio.

Esto significará en la práctica que Turquía controlará el flujo de gas hacia Europa no sólo desde Rusia, sino también desde Azerbaiyán y gran parte de Asia occidental, quizá incluso Irán, así como Libia en el noreste de África. Las terminales de GNL en Egipto, Grecia y la propia Turquía podrían completar la red.

El gas ruso viaja a través de los gasoductos TurkStream y Blue Stream. La capacidad total de los gasoductos rusos es de 39.000 millones de metros cúbicos al año.

Mapa de la ruta del gas ruso a través de Turquía
Mapa de la ruta del gas ruso a través de Turquía

TurkStream se proyectó inicialmente como un gasoducto de cuatro ramales, con una capacidad nominal de 63 millones de metros cúbicos al año. En la actualidad, sólo se han construido dos ramales, con una capacidad total de 31.500 millones de metros cúbicos.

Así que una ampliación, en teoría, es más que factible, con todo el equipo fabricado en Rusia. El problema, una vez más, es el tendido de las tuberías. Los buques necesarios pertenecen al grupo suizo Allseas, y Suiza forma parte de la locura de las sanciones. En el Mar Báltico, se utilizaron buques rusos para terminar de construir el Nord Stream 2. Pero para una ampliación de TurkStream, tendrían que operar a mucha más profundidad en el océano.

TurkStream no podría sustituir completamente a Nord Stream, ya que transporta volúmenes mucho menores. La ventaja para Rusia es que no se cancela el mercado de la UE. Evidentemente, Gazprom sólo abordaría la importante inversión en una ampliación si hay garantías férreas sobre su seguridad. Y existe el inconveniente adicional de que la ampliación también transportaría gas de los competidores de Rusia.

Pase lo que pase, el hecho es que el combo Estados Unidos-Reino Unido sigue ejerciendo mucha influencia en Turquía, y BP, Exxon Mobil y Shell, por ejemplo, son actores en prácticamente todos los proyectos de extracción de petróleo en Asia Occidental. Por tanto, no cabe duda de que interferirían en el funcionamiento del centro de gas turco, así como en la determinación del precio del gas. Moscú tiene que sopesar todas estas variables antes de comprometerse con este proyecto.

La OTAN, por supuesto, se pondrá furiosa. Pero nunca hay que subestimar al especialista en apuestas de cobertura, el sultán Erdogan. Su historia de amor con los BRICS y la OCS no ha hecho más que empezar.

-El autor, Pepe Escobar, es columnista de The Cradle, redactor jefe de Asia Times y analista geopolítico independiente centrado en Eurasia. Desde mediados de la década de 1980 ha vivido y trabajado como corresponsal extranjero en Londres, París, Milán, Los Ángeles, Singapur y Bangkok. Es autor de innumerables libros; el último es Raging Twenties.

*Fuente: The Cradle

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de The Cradle

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.