Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Los millones de los trabajadores del cobre y la ética 

Compartir:

La noticia decía simplemente así  “Compañía (BHP Billiton) ofreció $ 18 millones más préstamo por $ 4 millones, Trabajadores rechazan propuesta de Escondida en negociación”. En otro acápite se informaba que, “$19,8 millones aceptaron los trabajadores de Chuquicamata tras su reciente negociación colectiva con Codelco

Reflexionando sobre esa noticia, me vino a la memoria una antigua anécdota. Con ocasión de una reunión cena, donde estarían presentes conocidos líderes de la política chilena de la época, asistí dentro de un protocolo informal propio de todos quienes se conocen con anterioridad, con excepción de quien les escribe, que en esos años era un joven interesado en los temas públicos y emocionado como todo joven de poder ver  figuras tan importantes del quehacer nacional. Por razones de la misma informalidad, me ubicaron en una larga mesa, donde  a escasas 4 o 5 sillas a la izquierda, al frente mío, se ubicó Don Bernardo Leighton G, muy aplaudido por todos los asistentes.

Después de las conversaciones habituales, se sirvió la cena,  los garzones traían los platos y los distribuían en las mesas y al parecer ellos si tenían un cierto protocolo que era atender  primero  a los líderes y a quienes los rodeaban y por cierto, dentro de ellos a Don Bernardo. Recuerdo que yo sonreía levemente mientras observaba con cierta preocupación de joven inexperto  en ése tipo de eventos, que era uno de los pocos al cual aún no me servían la cena, mientras seguían pasando los garzones.

Fue en uno de esos momentos en que se produjo el instante mágico para mí. Vi que Don Bernardo se levantó de su asiento, tomó su plato,  dijo algo como “disculpen o permiso”, caminó un par de pasos y se detuvo frente a mí, al otro lado de la mesa y me pasó su plato servido. Yo sorprendido dije, no, sírvase Ud., pero él y su grandioso espíritu de desprendimiento utilizó una frase que no he olvidado,   ajena a cualquier uso o connotación política que pudiera dársele a su acción, cuando dijo, “yo a mi edad, de lo mucho poco, de lo poco menos, por favor sírvete”.  Desde ése momento, los que estaban alrededor  pareciera  que hubieran descubierto  mi presencia y me transformé en un verdadero invitado.

¿Qué tiene que ver esta vieja anécdota y  el primer párrafo de los mineros insatisfechos con los $ 18 o  $ 21 millones del bono que les ofrecen como trabajadores  del cobre?  Bueno, es lo que quiero explicarles.

En  algún momento en diferentes circunstancias  o  en alguna en particular de nuestra existencia  nos  hemos preguntado sobre ¿cuál es la forma correcta de actuar y por qué?  Si no me equivoco, fue Nietzsche quien postulaba que las normas morales no son otra cosa que la expresión de la voluntad de poder de los hombres. No existe una guía impersonal para la acción del hombre, cada uno decide quién quiere ser.

Pero también están las teorías de la satisfacción o consecuencialistas, donde lo  importante es la cantidad de beneficios como satisfacción de deseos.  Sean cuales sean los valores que adopte un individuo o institución lo importante es su trascendencia, se los respeta en tanto cumplen esa finalidad.  La libertad tiene valor en tanto logra el resultado buscado (el desarrollo pleno del hombre), pero si  el resultado no es el esperado, la libertad deja de tener valor. Importa el resultado, de este modo las consecuencias definen al valor o dan sentido al valor.

¿Cuál es el valor correcto de los  bonos y otras regalías, $ 25, $ 30 o $ 40 millones de pesos? Veamos si podemos responder a esa pregunta desde la ética, que es cualquier reflexión crítica y seria para concluir acerca de si determinada norma es válida, como el caso de los bonos millonarios de los trabajadores del cobre. ¿Se puede considerar la exigencia de los trabajadores del cobre (pedir bonos más altos), una norma que se pueda convertir  en una norma universal para el resto de los chilenos?, no, por supuesto que no.

Sócrates concibe la moral como un saber. De la misma forma que quien sabe de carpintería es carpintero y el que sabe de medicina es médico, sólo el que sabe qué es la justicia, es justo. Es decir, el ejercicio teórico de la razón en el conocimiento de la naturaleza y en la conducta prudente, es lo que  caracteriza  la elección del término medio entre dos extremos, el exceso y el defecto, para no caer en el hedonismo, que representa toda forma que identifica el placer con el bien y que concibe la felicidad en el marco de una vida placentera.

¿Solo las empresas mineras, que eluden pagar impuestos al fisco chileno,  deben sufrir cuestionamientos éticos, cuando millones de chilenos son afectados? No, por supuesto que no. De la misma forma que somos muy críticos de la ética de los ejecutivos de las empresas del cobre  o de los políticos cuando suben  más sus ya millonarias remuneraciones, también podemos criticar a un selecto grupo de trabajadores del cobre y sus millonarias demandan de bonos y regalías, cuando dicho mayor gasto disminuya las utilidades, que de otro modo deberían ingresar al fisco, para que  millones de chilenos  que apenas ganan $ 150 o $ 200 mil pesos, puedan ser atendidos en los servicios públicos. Si las remuneraciones del cobre escalaran al cielo, no habría financiamiento del gasto social, pero unos pocos podrían comprarse autos lujosos, casas más elegantes a costa del  cobre que es de todos.

Los costos mineros subieron a nivel mundial 16% el año pasado. En Chile, calcula un organismo especializado,  aumentaron 24%. ¿Y qué sucede si no les pagan los bonos que piden?  Paralizan los minerales con pérdidas millonarias en dólares.  ¿Pueden hacer eso el resto de los chilenos?  No, no pueden, por lo tanto tampoco no es una norma que pueda generalizarse o de bien común aceptada.

Los trabajadores del cobre saben que los niveles de las remuneraciones del cobre son únicas y exclusivas en Chile. Ellos saben que una gran cantidad de trabajadores, igual que ellos,  ganan una miseria. Por supuesto que lo saben, por lo tanto están capacitados para distinguir entre lo que es justo de lo injusto, y dentro del contexto de privilegio en que viven, poder definir si es ético o moral presionar para exigir más dinero,  de lo contrario paralizan las faenas. Ellos saben y están consientes que se aumenta el daño para el resto de los trabajadores, por lo tanto, tienen la capacidad para distinguir el bien del mal, y si no les importa el daño que se ocasiona, se vuelven tan voraces como los empresarios o las transnacionales, que han llegado a alentar en el pasado golpes de estado para conseguir acaparar toda la riqueza.

Cuando cité la anécdota de Don Bernardo Leighton G. fue para dar un pequeño testimonio personal de un hombre de una talla moral extraordinaria increíble. Era un hombre que valoraba al más humilde. Lo dio todo por la gente, fue exiliado en 1974.  Era temido por Pinochet a tal punto que la firmeza de sus conceptos, principios, valores humanos y genuina vocación pública, motivó el atentado criminal del 5 de Octubre de 1975 que lo dejó casi muerto a él y a su esposa en Roma. Como abogado atendía a todo el que le pidiera ayuda y casi nunca cobraba nada. De regreso al país, varios años después del atentado y con severos daños físicos, los amigos más cercanos a él debieron juntar dinero para habilitarle un lugar donde pasar sus últimos días, porque de tanto darlo todo, incluida la herencia que recibió de sus padres,  se quedó sin casa y rindió prácticamente su vida por ayudar a sus semejantes.

Imposible no recordar a hombres de la talla de Don Bernardo Leighton de una ética y moral a toda prueba, en contraste con las privilegiadas rentas y las exigencias de más dinero de unos pocos, sin importarles que más dinero para ellos, será menos dinero para otros chilenos que viven en la pobreza.

La economía neo liberal y el consumismo nos están afectando a tal punto que ya golpea a los trabajadores, aumentando el envilecimiento como nación, al punto que ya no somos capaces de distinguir entre lo justo y necesario de la avaricia, para hacer lo mismo que con tanta fuerza se le reprocha a las transnacionales, querer llevárselo todo y no dejar nada.

Compartir:

Artículos Relacionados

15 Comentarios

  1. Jesus Riveros A. -Perú-

    Para el señor Briones, los trabajadores son justos, buenos y éticos, cuando renuncian al aumento de sus ingresos, bajo el eufemismo de tomar en cuenta a los trabajadores que ganan miserias. De ser así, que todos los que ganen más de $ 200 mil pesos, renuncien a cualquier incremento “para bien de los miserables”, ¡vaya ingenuidad o complicidad con la patronal!
    Los trabajadores pelean con la patronal solo una parte de la plusvalía que generan y no por repartirse la “utilidades”; sin olvidar tampoco que esta lucha produce las diferencias salariales y generan, por otro lado, la aparición de sectores de trabajadores “privilegiados”, “aburguesados” que al final resultan hasta anti solidarios con la lucha del conjunto de trabajadores de un país, aspecto al que debe ir su crítica. No hay moral, ética, justicia, bien o mal, hay una lucha económica.
    Si pretende, desde su “ética, moral”, o desde su lado de “justicia y bien”, entonces debería enseñar a los obreros, que la cuestión central de toda lucha, es la eliminación del trabaja asalariado, de la explotación, la eliminación de toda plusvalía; ¿Cómo?, en el caso de la minería, promoviendo la lucha por la nacionalización de todos los recursos mineros, pero sobre todo, ENSEÑANDO a los trabajadores a tomar conciencia política, a distinguir entre la ideología del explotador con la del trabajador, a enseñar que todo lo que tiene Chile debe servir a una economía nacional desde el lado del trabajo y no del irracional capital.

  2. Daniel Subiabre

    Cuesta entender lo que defiende este señor del Perú, erróneamente mal llamado Jesús. Capaz que ellos allá tengan salarios muy buenos y no necesitan ser solidarios.
    Yo concuerdo totalmente con lo que dice el autor, no se trata de gente que gane más de $ 200 mil, pueden ganar perfectamente US$ 5.500 dólares mensuales. ¿Sabía Ud. eso?
    Entonces la pregunta para Riveros, ¿desde que monto para arriba cree Ud. que debemos ser solidarios?
    Cómo la pide a un cronista que se dedique a enseñar a los obreros, hombre cada cual es como quiere ser que asuman lo que son, ya son grandes y peludos. Este señor Riveros, se parece a Jalisco, quiere ganar sin argumentos. ¿Si Ud tienes hijos, le va a enseñar a sus hijos que sean solidarios cuando tengan ingresos de US$ 1.000, 100.000 o US$1 millón? Probablemente nunca, la solidaridad es un concepto moral, entiende Ud., lea unas 100 veces el texto, quizás la próxima semana entienda en un poco.
    Apoyo total y sin restricciones lo dicho por el autor del artículo, mis felicitaciones.

  3. José

    Don Daniel Subiabre, el concepto universal de la moral no existe, debe entender lo que es bueno para usted puede ser malo para otros.Ahora la pregunta, el autor de este articulo, cuanto gana y yo me pregunto nunca ha pedido un aumento de sueldo pensando en los que ganan 200 mil.No seamos ingenuos, cada individuo rema para su bote.A los trabajadores del cobre se les consideró desde siempre como la aristocracia obrera, si el que escribió este articulo no pertenece a esa aristocracia, mala suerte.Se me olvidó decir a lo mejor el señor Briones fué cura y cree en las tonteras de la iglesia

  4. José García Peña

    Considero que la solidaridad positiva,consiste en ayudar a vivir a los que tienen menos que yo. Y nó en prescindir de lo que tengo, hasta llegar a ponerme yo mismo en esa situación. Esto último,sería la solidaridad negativa que les interesa propagar a los opresores. Esta es la solidaridad
    inhumana que les interesa a ellos.nos obligaron a aprenderlo con la religión y lo siguen propagando a través de la prensa fascista.
    No es lo mismo, ser solidarios para luchar por una vida mejor, que ser solidarios resignados en la esclavitud.

  5. pablo

    hay harta diferencia entre que un trabajador que gana 200 lucas pida aumento de sueldo y un trabajador de la gran mineria regatee un megabono de 20 millones(son como 20 sueldos minimos, corten el hueveeo).pero lo que siempre me he preguntado es que si una empresa puede negociar ese tipo de bonos,¿cuanto ganaran los ejecutivos?conchemima……

  6. José García Peña

    Pregunta : ¿ Pertenece la gestión de esas minas al Estado Chileno ?. Si la respuesta es NO, lo que consigan esos trabajadores se queda en Chile y no se va al extranjero. ¿Qué daño puede hacer esto a los demás trabajadores chilenos ?. Si la gestión está en manos chilenas,supongo que cuanto más ganen estos trabajadores mayor impuesto pagarán sin perjuicio alguno para sus compatriotas.

    La envidia puede ser buena cuando es positiva,es decir,cuando nos alienta a luchar por conseguir lo que han conseguido otros, pero hace daño a todos,cuando deseamos que aquellos que lo consiguen,lo pierdan para que se igualen a nosotros.

    Aquí no me refiero a los empresarios que robando y esclavizando,consiguen dominar a una nación,sino a los obreros que luchando,consiguen arañar algo para sí mismos.
    Lo que ganan y roban esos ejecutivos,creo que no lo sabe ni el mismo gobierno,porque para eso están ahí,para no saberlo,por la cuenta que les tiene.

  7. Jesus Riveros A. -Perú-

    Para el señor Daniel Subiabre:
    Hoy 02 de enero acabo de leer su comentario. Le diré en primer lugar que SOY UN OBRERO salido de las entrañas de la minería, por lo tanto conozco de la explotación, de los privilegios de las patronales y sus siervos los ejecutivos (sean nacionales o extranjeros)
    Pero sobre todo conozco de SOLIDARIDAD, porque gran parte de nuestras luchas han sido luchas de solidaridad para con las luchas de nuestros compañeros de otros sectores económicos, con los trabajadores de construcción civil, con los textiles, con los de las manufacturas en general, con los de servicios, con los servidores públicos y gran etc.
    Esa es nuestra solidaridad, y no confundo solidaridad DE RENUNCIA a solidaridad fraternal para que otros superen sus salarios con nuestra ayuda, con nuestra fuerza. ESA ES NUESTRA HERMANDAD
    Afortunadamente (diré así) hay otros que piensan no como usted señor Daniel Subiabre
    Pero le pido, fraternalmente, reflexionemos mejor pensando en los trabajadores y no en las patronales y sus escribientes
    Y nuestra hermandad es sobre todo cuando POLÍTICAMENTE avanzamos, cuando tomamos conciencia de cuan necesaria es sentir la necesidad de transformar este sistema irracional, de cuan necesaria es continuar la pelea por otros caminos distintos al gremialismo para poder algún día lograr que TODOS los que trabajamos (y no los que viven del trabajo ajeno) tengamos los mismos privilegios en el trabajo y en el salario.

  8. Pedro Matamala

    No había leído este artículo, muy bueno le pegó justo en las weas al cinismo de «los vagos» del cobre, jamás han defendido el cobre, hicieron cientos de huelga al compañero Allende, ¿cuantas le hicieron a Pinochet?, Nada. Cómo dice el autor, es justo sólo el que sabe de justicia, estos viudos «del cobre», son unos vendidos, les tiran 3 monedas y le besan el cu.. al patrón, porque lo único que saben hacer con el dinero es emborracharse, amatonados de baja monta.
    Viven llorando, ¿han visto los autos que tienen los sindicalistas y los millones que ganan los abogados de los sindicalistas?
    Y aquí veo a algunos tontos útiles que les hacen el juego a los que se llevan la gran torta, hablando estupideces, ¿qué van hacer cuando se acabe el cobre?, chupar del estado por el resto de sus días y seguir llorando, lo han hecho toda la vida. Chao, valen hongo.
    Pedro M.

  9. ROBERTO

    JESUS RIVEROS, coincido plenamente con tus dos comentarios. Falta mucha solidaridad entre los trabajadores pues este modelo impuesto y desarrollado por casi cuarenta años promueve el individualismo, el egoismo, el servilismo , la ignorancia, el chauvinismo y la prepotencia. Pero, así como el movimienjto estudiantil se ha levantado frente a tanto engaño, atropello e inhumanidad, también entre los trabajadores hay sectores que, a pesar de todo, de los satisfechos y de los desclasados, avanzan por transformar esta sociedad. Hay esperanzas, muchas esperanzas…, el mismo sistema con sus terribles contradicciones provoca este renacer.

  10. ROBERTO

    JESUS RIVEROS, coincido plenamente con tus dos comentarios. Falta mucha solidaridad entre los trabajadores pues este modelo impuesto y desarrollado por casi cuarenta años promueve el individualismo, el egoismo, el servilismo , la ignorancia, el chauvinismo y la prepotencia. Pero, así como el movimienjto estudiantil se ha levantado frente a tanto engaño, atropello e inhumanidad, también entre los trabajadores hay sectores que, a pesar de todo, de los satisfechos y de los desclasados, avanzan por transformar esta sociedad. Hay esperanzas, muchas esperanzas…, el mismo sistema con sus terribles contradicciones provoca este renacer.

  11. patricio

    Estimado, creo que su relato carece de cierta información. Lo noto también muy cargado al resentimiento y con datos que confunden a los lectores, por ejemplo, que los sueldos de la minería son exclusivos….y los de la televisión ? (ud me dirá que los trabajadores de la tv son menos que los de la minería..pff me río de eso) ciertamente, los sueldos de la minería compensan lo que significa trabajar en una, pero no toda la plana en una minera tiene sueldos millonarios, como en todas las empresas, los sueldos de las mineras están dentro de la media nacional, las empresas contratistas asociadas a la minería así como las de energía y combustibles, están dentro del mismo cuartil, si el tema tal vez podría ser que el resto de la industria se estanca en el sueldo mínimo pero ese no es el problema de los mineros, los mineros se asocias eficientemente y logran lo que hal logrado…

    sin más,
    saludos

    por otro lado, me dió pena y verguenza el comentario de uno de los posteadores que hace referencia a «los vagos del cobre»… cómo le gustaría ser a él uno de ellos….

  12. raul san martin

    quizas escribir con tanta liviandad de un tema poco conocido como es la mineria o los sacrificios que incluye esta, se transforma en llevar a pesos todo lo antes dicho, falta de conocimiento? mas bien, diria yo, envidia acentuada por una inmensa brecha entre el escritor del articulo y lo que le reportan estas lineas para si. Lamentable el abismo en el que cae y se entierra con cada palabra escrita y aun mas lamentable la terrible ignorancia demostrada.

  13. Redacción

    Por favor, lean esto: «Royalty: Los millones de dólares que Chile regala a las empresas mineras»

    http://www.piensachile.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10759:2013-01-03-11-25-50&catid=2:analisis&Itemid=5

    Y los mineros de los sindicatos que critica Briones, ¿Qué dicen?

  14. Jesus Riveros A. -Perú-

    A LA REDACCIÓN de Piensa Chile:
    Al parecer ustedes muy de acuerdo con el señor Briones: Recordando algo me permitiré preguntar:
    En la economía de un país existen: El Sector Privado (en el que debe encontrarse Codelco por su régimen administrativo) y el Sector Público. La pregunta: ¿EL ESTADO (recaudador de impuestos) DEBE SER EL QUE ASUMA LOS AUMENTOS DE SALARIOS DE TODOS LOS TRABAJADORES?, ¿Cuánto mayor impuesto recaudado mayor salario de trabajadores del sector privado y público?
    Pregunto a La Redacción a propósito de la pregunta que hacen a los mineros por eso de los Royalty. ¿Los trabajadores, podemos contar con información permanente y fidedigna relacionado a los aspectos contables de las empresas, así como de las políticas que implementan los gobiernos?, claro que NO.
    No olviden señores de La Redacción, que los trabajadores nos encontramos coaccionados a no dar opiniones referentes a las políticas que deben poner en práctica sobre diferentes rubros, como es el caso del Royalty, por ejemplo, coaccionados bajo esa amenaza de que cuando los trabajadores opinamos ESTAMOS HACIENDO POLÍTICA, por lo tanto merecemos la represión.
    Hay una forma de HACER POLÍTICA “legal”, mediante los partidos políticos. Y es en este aspecto el que todos debemos contribuir, al desarrollo del Partido de los Trabajadores en general y no los que actualmente existen, y PiensaChile debería comprometerse a esa labor, como a la labor educativa, organizativa y hasta agitativa.

  15. Jesus Riveros A. -Perú-

    Disculpen por la insistencia. Pero como quiera que LA REDACCIÓN nos puso un link o enlace (sean indulgentes si equivico con los términos) referidos a los Royaltys, aqui les pongo un enlace como MEJOR Y MAS CONTUNDENTE DEMOSTRACIÓN DE SOLIDARIDAD DE LOS TRABAJADORES, he aqui:

    http://piensachile.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10720%3A21-de-diciembre-entre-el-miedo-y-el-olvido-&catid=1%3Aopinion&Itemid=2&utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Suscripciones%3A+piensachile+%28piensaChile%29&utm_content=Yahoo%21+Mail

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.