Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

«Estamos trabajando para que mi nombre aparezca en el voto en diciembre» 

Compartir:

¿Como se fue gestando tu candidatura? No me digas que fue sólo por el choque que relatas en el texto que me enviaste, tiene que haber alguna gota concertacionista que derramó el vaso…
Cuando venció el NO, creímos que se iniciaba una etapa decisiva en la reconstrucción de la democracia chilena. Allí comenzamos a ser «jiles», sin saber que era nuestra primera concesión al «mal menor». Lo hicimos porque se nos prometió que “la alegría ya viene”. Pero sólo vino una larga desilusión, una asquerosa mueca de payaso «en la medida de lo posible».  Y así seguimos durante veinte años, mirando desde la galería cómo la Concertación se reparte el país con la escoria pinochetista y regala nuestras riquezas a las trasnacionales. Repartija tan evidente que hoy tenemos una casta de frescos de nalgas que se han enriquecido con el patrimonio de todos los chilenos, usando el tráfico de influencias y las ventajas que les da su “abnegado servicio público”. Hemos tenido que sobrevivir una dictadura y esperar dos décadas de chantajes y mentiras para que el movimiento popular se ponga en marcha. Esta es nuestra hora: yo entraré con los pobres a La Moneda. Ya no tenemos nada que perder.

-. En el manifiesto «Jiles Presidenta!» trazas un perfecto recorrido por los vicios de la Concertación. ¿Crees que hemos sido demasiado transigentes con ellos? (En Argentina ya habrían quemado las micros del Transantiago)
Es que la Concertación traicionó a los chilenos. Fuimos millones los que luchamos exponiendo la vida durante la dictadura, aquellos que salimos a las calles e hicimos todo lo que se nos pidió, enormes y heroicos sacrificios, pero la Concertación se instaló sobre los cadáveres de nuestros mejores hermanos, se pasaron por el forro nuestros sueños, desarmaron deliberadamente las organizaciones de base, atomizaron a los partidos obreros hasta convertirlos en meras agencias de empleos, renegaron de los ideales de Allende y reservaron la alegría para su camarilla de pelafustanes. No vino la alegría y hoy somos miles los que nos sentimos estafados con esa consigna, fuimos miles los “jiles” que pusimos a Judas en el poder. Somos miles los “jiles” que entregamos todo el sacrificio y fuimos olvidados por una casta traidora. Somos miles y miles y miles los “jiles” que estamos llenos de rabia y estupor. Nuestro partido es sin duda el más grande de Chile. Todos somos Jiles… y estamos de vuelta para hacernos escuchar.

-. ¿Podrías enumerar las medidas básicas para «revolucionar» desde el gobierno al aburrido y autoritario Chile?
Yo no le bajo la línea al pueblo como Piñera sino al revés, la gente me señala el país que quiere construir. Mi programa se hace en la base social, nos reunimos con organizaciones de trabajadores, vecinos, pobladores o estudiantes, ellos forman comandos “pamelajilespresidenta” donde se definen los contenidos programáticos específicos y las transformaciones que haremos. Algunas ideas que se reiteran son:

-Que mi primera medida como presidenta debe ser desmilitarizar la Araucanía lo que puedo hacer por decreto en el minuto mismo en que ingrese a La Moneda.

-Fin de la Constitución Lagos-Pinochet e inmediata formación de una Asamblea Constituyente

-Renacionalización del Cobre, que se puede hacer por decreto.

-Nacionalización de los bosques, el agua, la pesca, las jubilaciones, la minería y todos los bienes que la Concertación ha regalado a las trasnacionales.

– Aumento de la carga tributaria de las grandes empresas del quince al veinte por ciento de sus utilidades, más un decidido combate a la elusión y la evasión de impuestos.

-Derogación del sistema provisional de las AFP para volver al sistema solidario de reparto.

– Gratuidad absoluta de la educación pública usando los fondos que hoy se embuchan las fuerzas armadas.

-. ¿Continuando con eso, cual crees que es la verdadera “imagen país”?. Algunos dicen que es lo monstruoso, lo enfermo y horrible que gobierna todas nuestras relaciones desde la máscara de la seriedad, lo masculino, lo patronal.
Piñera y Freí representan una masculinidad bien charcha. Piñera anda con tacos altos y un bolsito de maquillaje. Ambos ponen cara de orto para aparentar profundidad. El apatronamiento de Piñera proviene de su impronta de siútico y de pinochetista encubierto. Freí le donaba su sueldo a los golpistas para que reprimieran. Ninguno de los dos calienta ni a su señora. Tienen la latera solemnidad del que mira al país por los vidrios polarizados de su helicóptero. Yo en cambio ando a pata encarnada entre las personas, me rió en la fila porque el humor es siempre subversivo. Y soy mujer, la única en esta contienda electoral, una hembra de verdad a la que Piñera teme. El y Freí son la misma torta con distintas moscas, su poder se basa en el dinero y la mentira. Yo en cambio le pertenezco al dolor de mi pueblo y mi arma invencible es la verdad. El verdadero Chile es festivo, despelotado, pagano, mestizo, juguetón, pichulero, a pesar de nuestros enormes sufrimientos y de las derrotas que cargamos a la espalda. La justicia social que estamos construyendo tiene concordancia con nuestra identidad de chilenos, con nuestro extraño sentido del humor, nuestra particular manera de ver el mundo, nuestra picardía, nuestra historia secreta que prevalece sobre la oficial. Estamos entrando en un período lleno de posibilidades, en que el mundo se va a caer a pedazos con la crisis del neoliberalismo. Ya conocemos la respuesta de Freí y Piñera: más desastre, más pobreza para el pueblo, más enriquecimiento para los empresarios y la clase política. En los próximos meses aumentará la cesantía, el hambre, vendrán revueltas, levantamientos, manifestaciones por todo el país, siguiendo la huella que nos señalaron los pingüinos. La experiencia acumulada en la oscuridad de estos años se está poniendo en movimiento con una rapidez asombrosa, el descontento popular está buscando caminos originales, creativos, impensados, para abrirse paso. Y no nos para nadie porque además el enemigo nos tienen pánico.

-. Te leí una interesante defensa de tu rol en la televisión farandulera en la reedición de «Análisis». ¿Crees que fue entendida? ¿O los «intelectuales» siguen reduciendo las escazas ventanas de disidencia televisa que da la farándula?
Llegué a la farándula arrinconada por mi compromiso político, cuando me despidieron de todas partes por ser el único rostro del “Juntos Podíamos”. En ese momento, Piñera intentó quedar como rey ante el público ofreciéndome un rincón perdido en el más desprestigiado espacio de la televisión. Y ocurre que yo  estoy convencida de que en nuestra lucha no hay que despreciar ningún espacio de disputa ideológica. Creo firmemente, como el Subcomandante Marcos que “sin televisión no hay revolución”. Para mí era muy frustrante que, con mi trayectoria profesional, no se me diera un lugar más digno en televisión. Pero resulta que esa misma frustración la sufren todos mis hermanos en esta lucha y hay que arar con los bueyes que se tienen, así que me consagré durante tres complejos años a aportar desde ese ominoso rincón: me erigí en un contra-modelo televisivo, una mujer pensante, crítica, de las que no ponen en pantalla por ningún motivo, una pulga en el oído para el establishment,  pude mostrar otra forma de ser ciudadano, una manera de ser periodista inaceptable para los que detentan el poder. Y, lo más importante de todo, mantuve una sintonía diaria con mi pueblo, con los olvidados, llevando su voz y su sentir a ese espacio catódico, tan ajeno y degradado. Es más, probablemente sin ese paso farandulero no tendría hoy el reconocimiento y el cariño de las miles de personas que esperan de mí que los represente y confían en que no los traicionaré.

-. ¿Crees que fue un error pactar la transición?
Lo más grave es que lo hicieron a propósito, usaron fraudulentamente nuestros votos para cometer esa irresponsabilidad política de una bajeza moral sin parangón en la historia de Chile. La Concertación se entregó de piernas abiertas al pinochetismo y en ese acto selló su traición endémica al movimiento popular chileno. 

-. Retrocedamos un poquito: cuando tenías 12 ingresaste al Partido Comunista,¿te veías en tu adolescencia siguiendo el camino que has tenido?
Provengo de una familia de luchadores sociales. Soy la nieta mayor de Elena Caffarena, su amiga más cercana, su discípula en política y en activismo popular. La Elena fue una de las más importantes combatientes revolucionarias de Chile, gestó un movimiento gigantesco y transversal  por los derechos ciudadanos esenciales, logró el voto femenino, apoyó con toda su fuerza y recursos a Allende, jamás milito en partido alguno, fue reprimida por el poder y muchas veces menospreciada por sus propios compañeros de lucha que la consideraban “incontrolable”, “deschavetada”, porque no obedecía más órdenes que las del pueblo. Sin duda tuve la mejor maestra para las tareas de hoy, incluidos los sinsabores y desprecios que tendrá esta pelea. Ella se peinaba con esas cosas y seguía adelante en su empeño democratizador. Fui preparada desde chiquitita para convertirme en un comando del pueblo para la toma del poder. 

-. Pamela, sabemos que cuando se presenta un candidato ajeno al mundillo y a los apellidos patronales, comienzan pequeñas campañitas, te investigan la vida, te inventan cosas. ¿Tienes algún miedo, o fiel a tu estilo, embestirás cualquier intento de bajarte la candidatura?
Yo voy a entrar con el pueblo a La Moneda. Ese palacio es nuestro y lo vamos a recuperar. Aylwin, Freí, Lagos y Bachelet han sido sólo negligentes arrendatarios de la casa de gobierno. Mi vida le pertenece al pueblo, los pobres me conocen como a la palma de su mano, no tengo secretos para ellos. Y no ocurre lo mismo con los otros candidatos, tanto así que en los próximos días convocaré a los colegas de la prensa y me haré un examen de pelo. Acto seguido exigiré públicamente que Piñera y Freí también se lo hagan porque los chilenos tienen pleno derecho a saber si hay vinculación de algún presidenciable con el narcotráfico. El que se haga el sordo, el que no acepte el desafío, quedará en evidencia frente a todo el país. Y tengo la impresión de que uno de ellos tendrá serios inconvenientes para someterse a un examen de probidad tan simple e imprescindible.

-. ¿Como ha quedado la imagen de la mujer con Bachelet? ¿No crees que se instrumentalizó un poco y al final la imagen que està quedando son de señoras gorditas mal preparadas?
Haré lo que Michelle Bachelet prometió y no pudo realizar porque se rodeó de una tropa de pungas, mediocres, corruptos, ineptos, frescos, manilargas, amigos de lo ajeno, negligentes, traidores y caraderajas.

-. Pamela, cuales son tus planes para este año. ¿Donde te podemos leer, seguir, postear?
Estamos trabajando para que mi nombre aparezca en el voto en diciembre de modo tal que el pueblo allendista tenga una alternativa de poder frente a Piñera y Frei. Para eso necesitamos formar comandos “pamelajilespresidenta” en todo el país, juntar la plata para financiar la inscripción de mi candidatura -$50.000.000 millones de pesos- y, lo más importante, conseguir que cuarenta mil ciudadanos inscritos en los registros electorales como independientes firmen una ficha respaldando mi candidatura. La tarea es  extremadamente difícil y complicada. Parece imposible. Precisamente por eso he puesto mi alma y mi cuerpo en este esfuerzo, sin vuelta atrás. El que quiera encontrarme, que me busque en la calle, en una barricada, pegando papelógrafos, reunida con los pobladores, en los sindicatos, donde menos se espere, allí estoy como una más, la de menor rango en este ejército gigantesco que comienza a gestarse en el útero de la patria, una enorme fuerza movilizada decidida a incidir. Vamos a cambiar la injusta situación en que estamos entrampados. Los pobres serán Gobierno. Entraré con ellos a La Moneda.ç

Visita la web de la candidata Pamela Jiles y participa!

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.