Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

El juicio simulado de "Colonia Dignidad" o como se nos engaña a los chilenos 

Compartir:
Bajo reserva de identidad el profesional del estudio de Fernando Saenger revela cómo tramitó una insólita demanda laboral de los colonos contra sus propios jerarcas. En otra arista, el 14º Juzgado del Crimen de Santiago exculpó a los alemanes por 38 contratos simulados, contra los que actuó el CDE.

Habla abogado que colaboró a ocultar bienes del enclave alemán
A ‘Manitos de Plata’ lo condujeron veloz al aeropuerto de Concepción. Un pequeño avión lo esperaba preparado para despegar. El piloto alemán hablaba mal el castellano, pero no se requería dialogar mucho. ‘Manitos’ tenía clara su misión, salvo que nunca le habían mostrado los ciervos de Colonia Dignidad. Pero ahora los vería, al fin.

El aparato aterrizó en la Colonia y a ‘Manitos’ le tenían todo listo. Primero, entre el tupido follaje de los bosques, le mostraron los ciervos. Poco más allá lo esperaban decenas de colonos alemanes reunidos expresamente para la ocasión. Uno a uno firmaron la demanda. Terminada la tarea, otro alemán subió a ‘Manitos’ a un auto y se lo llevó raudo al Juzgado de Parral. Durante el viaje le mostró el bello paisaje. En el Juzgado de Parral también estaba todo listo para recibir una curiosa demanda laboral.

Corría el año 1994 y se iba a concretar una de las figuras jurídicas más extrañas desde que a la Colonia en 1991 se le canceló la personalidad jurídica.

Manitos de Plata’ es el apodo que LND dio para esta crónica al abogado al cual le encargaron armar este juicio laboral, porque pidió reserva de su identidad. Aunque afirma que “estoy dispuesto a contar todo esto ante un juez”.

En una operación no vista antes, 66 colonos demandaron a la jerarquía de Dignidad “para que se les pague los valores correspondientes a la indemnización por años de servicio, indemnización sustitutiva del aviso previo, sueldo del mes de agosto del año en curso (1994), más las imposiciones pertinentes”, reza el escrito.

A la suma que resultare de la demanda, la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad (SBED), debía agregar el 20 por ciento por concepto de reajustes e intereses. En total, sobre 100 millones de pesos.

Manitos’, recién iniciándose en el campo del derecho, trabajaba entonces en el estudio jurídico del abogado Fernando Saenger Gianoni en Concepción, y según dijo a LND “hice lo que me ordenaron, el único ‘cabeza de turco’ que había en la oficina era yo, recién egresado” y agrega que “la figura fue presentar una demanda laboral para que la Colonia reconociera la existencia de estos colonos como trabajadores y admitiera supuestas deudas con ellos. La idea era que ellos se adjudicaran bienes de la Colonia que aún no traspasaban, mediante contratos simulados, a las empresas que crearon cuando se les canceló la personalidad jurídica. Se suponía que los bienes que quedaban serían embargados y rematados para pagarles a estos alemanes demandantes. Se trataba principalmente de maquinaria para producir bienes dentro del predio”, explicó ‘Manitos’.

La demanda laboral por la que, de repente, a los jerarcas de la Colonia les sobrevino la piedad para pagar la mano de obra de los colonos a quienes siempre explotó y subyugó con el látigo y electroshocks, fue firmada por los abogados “Fernando Saenger Gianoni y Alberto Gotelli Rivera”, el primero jefe de ‘Manitos de Plata’.

Pero ‘Manitos’ afirma que los más de cien millones de pesos ganados en el juicio laboral “jamás llegaron a los alemanes demandantes”.

Los 38 “contratos”

Después de que en 1991 el gobierno de Patricio Aylwin le canceló a la Colonia la personalidad jurídica como Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, los jerarcas de Dignidad comenzaron, un año antes en 1990, a preparar el traspaso de sus bienes creando empresas para, mediante transacciones brujas, esconder su patrimonio al Estado chileno. De esta manera, la Corporación Metodista que sería la heredera de los bienes de la SBED cuando ésta dejara de tener existencia legal, apenas recibió, irrespetuosamente, una bacinica.

En total, fueron “38 contratos de compraventa y de arriendo con compromiso de compraventa” pactados fundamentalmente con Abratec S.A. -una de las cinco empresas formadas- como lo establece la acción legal que, impugnando estos contratos simulados aunque no el juicio laboral, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) interpuso el 10 de enero de 1996.

Por los 38 contratos simulados la Colonia ocultó al Estado chileno “271 millones 674 mil cuarenta y cuatro pesos” de acuerdo a la demanda del CDE.

Abratec S.A. apareció en estas transacciones representada por dos de los mismos integrantes de la asociación ilícita criminal Colonia Dignidad, como ha sido calificada por diversos jueces en sus resoluciones: Gerd Seewald Lefevre, más conocido como ‘El Filósofo’, y Hans Jürgen Blanck Ehnert, quien oficia como el “gerente” de Schäfer.

Si a ello se suman los más de cien millones de pesos acogidos en contra de la Colonia por la demanda laboral, son casi cuatrocientos millones de pesos que Dignidad ocultó al Estado chileno.

Todo esto, sin contar el dinero que Dignidad tendría oculto en bancos del extranjero, en una figura muy parecida a la del ex dictador Augusto Pinochet.

Una jueza sobresee

El problema es que, hoy, Dignidad podría recuperar todo el patrimonio que le ocultó al Estado, puesto que la jueza del 14º Juzgado del Crimen de Santiago, Celia Catalán Romero, sobreseyó definitivamente el juicio por los contratos simulados que se abrió con la demanda del CDE, estableciendo que en los 38 contratos gestados entre los mismos jerarcas para traspasar los bienes de la SBED a las empresas brujas creadas “no se ha establecido delito alguno”.

En este juicio existía un embargo de los bienes de Dignidad hoy en poder de las empresas que formaron, el que quedó alzado con el sobreseimiento de la jueza Catalán. El CDE ya apeló y el asunto está por verse en la Corte de Apelaciones de Santiago.

En este juicio Dignidad está representada por los abogados Cirilo Guzmán y Juan Pablo Guzmán.

Al abogado querellante contra Dignidad, Hernán Fernández, le parece “un escándalo” lo ocurrido con el juicio del 14º Juzgado, y alerta que, alzado por ello el embargo de los bienes “y dado que el juez Jorge Zepeda que instruye otros procesos contra Dignidad anuló hace un tiempo otro embargo de los bienes decretado por la jueza de Parral, Jimena Pérez, la Colonia podría hoy hacer lo quiera con esos bienes, incluso venderlos todos y no quedaría nada para reparar a las víctimas”.

El ministro Zepeda instruye causas contra Dignidad por violaciones de los derechos humanos durante la dictadura.

Dos senadores

A los senadores Alejandro Navarro (PS) y Nelson ávila, les parece “extraño al menos” que el CDE nunca investigara el juicio laboral que ‘Manitos de Plata’ tramitó en Parral por orden de su jefe.

“Parece increíble que no se haya abierto un proceso por este juicio simulado, cuando además resulta relevante destacar que éste es el único juicio de toda esta historia donde el
abogado Fernando Saenger puso su firma
”, sostiene el senador Navarro.

Además, advierte “del peligro que existe hoy para que la Colonia Dignidad pueda disponer nuevamente de todos sus bienes y hacer lo que quiera con ellos, a raíz del sobreseimiento definitivo dictado en el proceso por los contratos simulados”.

A su vez, el senador ávila dijo a LND que “el abogado de Paul Schäfer ha hecho el diseño de toda la defensa que éste requería, pero, algún error tiene que haber cometido y este será el momento en que empiece a encontrar la horma de su zapato”.

“Reclamé en la oficina”
En el insólito juicio laboral en cuestión, ‘Manitos de Plata’ cuenta que “El día de la audiencia comparecimos las partes, el abogado que representaba esa vez a la Colonia (Roberto Saldías Concha) reconoció las deudas y llegamos a un avenimiento. Pero es muy extraño que la sentencia de un juicio laboral por más de cien millones de pesos donde normalmente se pelea mucho, esté a fojas 26 del expediente, cuando debiera estar a fojas cien o más para un juicio laboral normal. Fue un juicio brevísimo. Esto es un delito, porque fue un juicio simulado”.
 

Manitos’ dice que “el objetivo era formar un pasivo de la Colonia, porque como los créditos laborales surgidos de un juicio tienen privilegio, nunca podía pasar ningún bien a la Corporación Metodista cuando se les canceló la personalidad jurídica en 1991”.

Reafirmando su decisión de prestar declaración judicial por estos hechos, aunque dice que “ya prescritos”, expresa que “cuando me di cuenta de que todo esto había sido un juicio simulado y que todo era aparentado como la denunciaron algunos parlamentarios, también las ventas de los otros bienes a las empresas creadas, yo reclamé en la oficina. Pensé, si esto se investiga, el juez tendrá que creer que estos señores Hopp y otros no iban a llegar a la oficina de un egresado de derecho para demandar a la Colonia Dignidad. De hecho los que comparecieron en este juicio fueron los abogados Saenger y Gotelli”.

El abogado afirma que este es el único juicio en que él participó respecto de Colonia Dignidad, y que para armarlo “a la oficina de Saenger llegaron Harmut Hopp, un señor Jürgen (Blanck) y otro más que podría identificar por fotos”.

Szczaranski no sabía

La misma curiosidad que manifiestan los senadores Navarro y ávila por la ausencia de una demanda del CDE para que se investigara este juicio laboral, la expresa también ‘Manitos’: “Me parece muy extraño que el CDE no haya iniciado una investigación de este juicio al igual como lo hizo con los otros, y no haya interpuesto una demanda para investigar este delito. Cuando el año 2005 hablé con la presidenta del CDE, la señora Szczaranski, manifestó no tener conocimiento de este juicio laboral simulado. Esto era mucho más fácil de acreditar que los otros contratos simulados (del proceso sobreseído en el 14º Juzgado del Crimen de Santiago)”, dijo quien, en todo caso, quedó asombrado con los ciervos del paraíso de Paul Schäfer. LND
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.