Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

La toma de Liceo PPD según el periodista Tintín y su perro Milú 

Compartir:
El Liceo PPD ha sido tomado por los pocos alumnos que continúan asistiendo a clase. Su ex rector, el inspector Columbo Barrueto, debió dejar el cargo tragado por el hollín que inunda a Santiago; ahora se disputan el cargo dos connotados empresarios, Abdallah  Bitar, un joven hiperquinético, genio de la educación, un tanto mañoso y bueno para hacer bromas pesadas. Su rival es el millonario Rastapopoulus Fernando Flores, famoso por sus inútiles inventos ontológicos. Ambos, cuando eran jóvenes, fueron enviados de vacaciones a la “cálida” Isla Dawson por el pérfido general Alcázar Pinochet. El Liceo PPD era una institución instrumental, fundada por el emir profesor Mohammed Kalish Azab Lagos. Desafortunadamente, este Liceo hoy está convertido en un “mercado de las pulgas”, al igual que el Bío Bío, en el cual se transan, a buen precio, directorios de AFPs, cargos de lobbistas y, para los que no tienen mucho dinero baratijas, como los collares de Carolina Tohá o los anteojos de sol de María Antonieta Saá.

A Blanca Casta Flor Bachellet no se le ocurrió nada mejor que enviar al sordo profesor Silvestre Tornasol, Ricardo Lagos Weber, para calmar los ánimos de estos revoltosos estudiantes; afortunadamente, Tornasol es distraído y no escuchó los improperios que le lanzaron los coléricos muchachos. El prestamista Shyloch Schaulsohn quiere  cortarle la lengua a su deudor, el cabalista electoral Pepe Auth, quien se ha atrevido a acusar a Jorge de ser un lobbista, aliado de Moisés Allamand, mezclando los intereses del Liceo con negocios personales. En otro rincón de la “toma”, el jeque Halles vende muy baratos antiguos uniformes del ejército soviético, que había coleccionado en su época de comunacho. El califa Tarud, convertido en un gran nacionalista, ofrece la chupilca del diablo (aguardiente con pólvora), para utilizarla en la guerra del desierto si gana el chauvinista Ollanta Humala. En las elecciones Peruanas

No falta un militante asustado que proponga la muerte dulce de la eutanasia para el viejo Liceo, creado por el profesor Lagos, y pida la asistencia del diputado doctor, Fulvio Rossi. No tema, querido lector, que mientras haya “pegas” para repartir, nuestro Liceo jamás morirá. Si los contendientes sacan los cuchillos, podemos llamar a los famosos e inútiles detectives Hernández y Fernández que, en un dos por tres, evitarán una tragedia.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.