Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Vieron al jersey, no a la persona. 

Compartir:
"Bolivia necesita socios no patrones"
Pocas horas después del anuncio del presidente Evo Morales, tertulias radiales, columnas de periódicos y comentarios televisivos en el estado español coincidieron en sus intentos de descalificar la decisión soberana del gobierno boliviano. 

Hagamos un poco de historia: cuando a comienzos de enero pasado Evo visitó España como presidente electo de su país, muchos periodistas centraron sus comentarios sobre el jersey que vestía, frivolizando y en algunos casos en tono jocoso lindando con lo burlesco.

No pocos lamentaban que "en este aspecto tan importante estuviera tan mal asesorado". Quizás perdidos en cuestiones tan triviales, descuidaron escuchar lo que Evo en tono tranquilo pero firme dijo en la propia Moncloa: "Nuestro compromiso es recuperar los recursos naturales del país que pertenecen al pueblo boliviano y es el Estado quien tiene que administrarlos". "Bolivia necesita socios no patrones".

Hubo columnistas que sentenciaron que "una cosa son las promesas de campaña electoral y otra es la responsabilidad de gobernar", frase que pinta de cuerpo entero el criterio de quien la expresa. Pero ese era el aire predominante. Creer que muchos de esos compromisos quedarían en el olvido una vez que "el indígena pisara alfombra", como dijo un "analista" radial.

Ahora, que la realidad superó las previsiones perezosas de muchos periodistas, procuran remediarlo por la vía mas simple, pero a la vez mas deshonesta y menos profesional: mintiendo, tergiversando. 

Sobran los ejemplos, pero tomemos uno: Lorenzo Contreras en "Estrella Digital" que afirma:  "Morales visitó España a raíz de su triunfo electoral en Bolivia y prometió a Zapatero un respeto a los intereses de los inversionistas españoles y de las empresas de capital español allí radicadas."  Afortunadamente las frases de Morales pronunciadas en la Moncloa están grabadas (un programa humorístico del Canal Cuatro tuvo esa noche del primero de mayo el buen criterio de reproducirlas para burlarse de la "poca memoria" que hay en España)  y también pueden encontrarse en las hemerotecas. Pero servidores de sus patrones, muchos periodistas de los "grandes medios españoles" toman medias verdades en un intento de condenar la decisión como "el no cumplimiento de un compromiso", cuando el verdadero compromiso, el que afortunadamente y con coraje intenta cumplir Morales, es el que tiene con su pueblo, con quienes le eligieron. Y eso no solo lo dijo en su tierra, también lo ratificó en Madrid, en la propia sede del gobierno español.

En el tono de los comentarios también luce el infaltable paternalismo con el que suelen referirse muchos periodistas a los países latinoamericanos en general. La periodista Victoria Prego, en "Los desayunos de TVE" deslizó la frase "Evo Morales no se ha portado bien", como si estuviera hablando de un párvulo escolar y no de un presidente cumpliendo su programa electoral.  En el mismo espacio, se aportaron otros "esclarecedores" comentarios, como el de preguntarse "porqué Bolivia no consultó primero con Zapatero". O el consejo de que siga las sugerencias de la izquierda "sensata", mencionando expresamente a Lula y a Bachelet, gobernantes de Brasil y de Chile.  Claro que ahora también tendrán que "poner en remojo" esa misma sugerencia, después que el propio Lula dejara claro que su país reconoce el derecho soberano de Bolivia sobre sus recursos, a pesar de ser Petrobrás, la empresa brasileña la que potencialmente puede ser principal afectada por los nuevos precios tras la nacionalización.

Otra coincidencia de gran parte del periodismo español ha sido la de pronosticar "que la medida no vá a beneficiar a Bolivia, sino que la vá a perjudicar". Es de agradecer que ahora les preocupe la suerte del pueblo boliviano, pero hubiera sido mejor para los ciudadanos de aquel país que se hubieran acordado de Bolivia cuando gobiernos corruptos como el de Sánchez de Losada recurrían a masacres de manifestantes para contener la ola de protesta por la vergonzosa entrega de los recursos del país a la voracidad de las transnacionales 

A nivel del gobierno español, algunos funcionarios de alto nivel también oscilaron entre criticar y/o amenazar. Uno de ellos fue el ministro español de Industria, José Montilla, quien olvidó que a comienzos de enero había reconocido que "habrá un cierto cambio en las reglas del juego (…) pero es prematuro hablar de eso, todavía Morales no ha asumido el cargo". ¿ O es que también es de los que piensan que las promesas electorales solo valen para ganar unas elecciones ?  El presidente Rodríguez Zapatero tardó casi 48 horas en expresarse públicamente, pero lo hizo de un modo más cauteloso y prudente que algunos de sus funcionarios. De hecho desdramatizó los efectos de la medida boliviana y se pronunció por la vía del diálogo. Eso sirvió para que la derecha española sacara su resto cavernario y le crucificara por no defender "como corresponde"  los intereses de las empresas privadas españolas.  Nos referimos al Partido Popular. Sí, el mismo que en su día se constituyó en uno de los escasísimos aliados europeos incondicionales de la invasión y la ocupación de Irak por el gobierno de Bush. Donde además de llevar muerte, destrucción y tortura, también se adueñaron del control y gestión de los recursos petrolíferos del pueblo iraquí. ¿"como corresponde"?
Redacción de SERPAL 
Catalunya, España.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.