Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Denuncia

La lucha contra la Barrick en San Juan – Argentina 

Compartir:
Contaminación intencional de pozos de muestreos de aguas, modificación de datos de muestreo de aguas, enterramiento de residuos tóxicos, Derrames de combustibles y aceites… 

Todo comenzó el 5 de Julio del 2002, cuando Marcos Barragán denunció ante la Dirección de Minería que en el Proyecto Pascua-Lama, en el que se desempeñaba como Técnico Ambiental, la empresa Barrick había cometido irregularidades, en particular adulteración y/o ocultación de información fundamental para la aprobación en buena ley del proyecto de impacto ambiental, a saber:

1. Modificación de datos originales de muestreo de aguas y enterramiento de residuos tóxicos y contaminantes (pilas, baterías, basura no biodegradable, recipientes de hidrocarburos como gas oil y aceites, residuos patológicos, etc) que se quemaban en un 20% aproximadamente antes de enterrarlos.

2. Derrames de combustibles y aceites que se provocaban en las plataformas de perforación por el mal control por parte de la empresa, falta de inspecciones en los pozos, utilización de gas oil para despegar las barras atrapadas en dichos pozos.

3. Falsa violación de los pozos de muestreo de agua y posterior contaminación intencional de los mismos para justificar los posibles valores que arrojaran los pozos en posteriores muestreos, ya que se contaminó con gas oil l vega natural que se encontraba del lado sur del campamento Lama en un derrame que se provocó en el pozo perforado por la empresa Boyles situado al suroeste de la citada vega.

4. Los vehículos se lavaban en el Río Canito, Río Turbio y Las Taguas contaminando los ríos mencionados y aguas río abajo, existiendo antecedentes del campamento La Ortiga donde se derramaba combustible en los tanques de carga ubicados a 5 metros de un arrollo que desemboca en el Río Las Taguas.

5. Falsificación de las muestras de agua tomadas en la salida de las cámaras sépticas, las que en un principio habían arrojado como resultado que se estaba contaminando el Río Canito con aguas servidas (según datos otorgados por OSSE en el laboratorio de Marquesado)

6. Los controles de los contratistas que realizaron el cementado de los pozos que quedaban debajo de tanques de relaves no fueron hechos por profesionales de la empresa, sino por ayudantes de perforaciones.

Posteriormente, Fabio Guevara (ex operario de la empresa) denunció también a Barrick ante las autoridades de Minería por contaminación y violación a las leyes mineras.
No obstante la exactitud de los datos aportados por los denunciantes, y confirmados por varios trabajadores más (algunos aún prestan servicios en la compañía), desde la Dirección de Minería, organismo competente, afirmaron encontrarse “atados de manos” para intervenir debido a la carencia de medios económicos que les permitan realizar controles más periódicos y exhaustivos, desconociendo aparentemente el artículo 20° de la Ley 24.228 que prevé "un sistema a cargo de los interesados que satisfaga el pago de los gastos originados por las inspecciones mineras para la verificación de las obligaciones legales hasta la concesión. La falta de atención de esos gastos será juzgada como incumplimiento de la obligación a verificar".
23/08/2005
Enviado a PiensaChile por OLCA

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.