¿En qué momento se jodió Vargas Llosa?

01.11.2018
Vargas Llosa es uno de esos escritores que da mala fama al oficio, no por sus opiniones políticas, ni por sus apariciones en las revistas cardíacas, ni siquiera por sus líos con Hacienda, sino porque fomenta la idea de que los escritores somos todos millonarios excéntricos. Es un tópico del que se tira mucho en las telenovelas, el del novelista tecleando en la terraza de una mansión con piscina o firmando cientos de ejemplares de su libro ante una cola de admiradores digna de una estrella del rock.

Es la respuesta capitalista al mito bohemio del poeta muerto de hambre que malvive en una buhardilla y se calienta quemando sus folios en una chimenea. Vargas Llosa escapó muy pronto de las habitaciones baratas en París junto a su primera mujer, Julia, para ir subiendo peldaño a peldaño la empinada escalera del ascenso social y el reconocimiento literario. Lo que nadie podía sospechar, ni siquiera el propio Vargas Llosa, es que el premio Nobel tampoco era la cumbre deseada sino únicamente la puerta de acceso a la portada del ¡Hola! Sólo que Vargas Llosa produce él solo más historias de las que el ¡Hola! puede soportar.

Creo que era en El premio (encantador homenaje hitchcockiano en el que un novelista estadounidense ganador del premio se ve envuelto en una intriga política), donde el personaje de Paul Newman advertía que a los premios Nobel de Física o de Química únicamente les preguntaban cuestiones relativas a su especialidad, mientras que el colega literario tenía que hacer frente a la curiosidad omnívora de los periodistas respecto a cualquier cosa, especialmente la política. El resultado es que, muchas veces, la mayoría de ellos se rebajan al nivel de una Miss Mundo pidiendo por la paz mundial o la salvación de los ecosistemas árticos.

Algunos escritores no se conforman con mirar, describir y criticar la sociedad de su tiempo: quieren cambiarla, quieren protagonizar la metamorfosis en primera persona. Por ejemplo, Norman Mailer (que no llegó a ganar el premio Nobel porque tenía la lengua demasiado larga) optó a la alcaldía de Nueva York para darles una lección a los políticos profesionales, pero en el tinglado electoral su prosa espléndida y su explosiva vehemencia no valían de mucho. Vargas Llosa llevó ese afán totalizador más lejos aún al presentarse en 1990 a las elecciones presidenciales en Perú. Pocas veces se habrá visto más clara la insignificancia de un intelectual en los procesos históricos que en la abrumadora derrota del escritor ante Fujimori en la segunda vuelta.

“¿En qué momento se jodió el Perú?” se preguntaba Zavalita en Conversación en La Catedral, una interrogación profética que ahora podíamos formular en tono menor: “¿En qué momento se jodió Vargas Llosa?” ¿En el paso del maoísmo al neoliberalismo? ¿En el cruce del Rubicón del entusiasmo por Fidel Castro a la admiración sin límites por José María Aznar y Esperanza Aguirre? ¿En su cambio de rol de espectador a actor, de escritor a candidato presidencial, de testigo de excepción de la historia contemporánea a orador comparsa de Ciudadanos? El mismo hombre que dice celebrar la independencia de Perú cada 28 de julio fue a advertir a los catalanes sobre los peligros del independentismo envuelto en una bandera española. También comparó el feminismo con las hogueras de la inquisición y el acoso que sufrían algunos periodistas por parte de dirigentes y simpatizantes de Podemos en las redes sociales con los asesinatos de ETA. Que ahora, después de que su nombre apareciera en el escándalo de los Papeles de Panamá, vinculado a una sociedad offshore radicada en las Islas Vírgenes, nos enteremos de que debe más de dos millones a Hacienda es, para decirlo con un título de García Márquez, la crónica de una muerte anunciada.

*Fuente: Other News


España: Hacienda pide más de 2 millones de euros a Vargas Llosa y las redes se cachondean

Mario Vargas Llosa debe más de dos millones de euros a HaciendaHacienda reclama una deuda de más de dos millones de euros a Mario Vargas Llosa, según informa El Confidencial. El Nobel de Literatura, sin embargo, no está de acuerdo y sus abogados tratan de demostrar que la cantidad solicitada es errónea.

Por el momento, el literato ha decidido hipotecar su casa en la calle de la Flora, en el centro de Madrid, hasta que se resuelvan sus desavenencias con el fisco. De este modo, si el escritor peruano no logra ganar el pleito con la Administración podría perder la famosa propiedad.

Los problemas financieros de Vargas Llosa contrastan con el buen momento que vive personalmente. Hace unos días, Isabel Preysler confirmaba que el peruano había solucionado el papeleo pendiente en su país natal para poder contraer matrimonio con la hispano-filipina: “Mario ya es soltero. Los papeles de Perú ya están en regla y podríamos casarnos en cualquier momento”.

Las redes han estallado con la noticia

Las críticas no se han hecho esperar. Vargas Llosa, adalid del patriotismo y cercano a Ciudadanos, está siendo objeto de mofa en las redes sociales, que lo han convertido en ‘trendic topic’.

¿Pero cómo va a deber Mario Vargas Llosa dos millones a Hacienda con lo que él ama a España?

*Fuente: Marca


Más sobre el tema:

Perú: Carta abierta de Hugo Blanco a Mario Vargas Llosa
por Hugo Blanco (Perú)
Publicado el 29 noviembre, 2010

Mario Vargas  Llosa y  la derecha cavernaria chilena
por Rafael Luis Gumucio Rivas, El Viejo (Chile)
Publicado el 4 octubre, 2017

Vargas Llosa: “El que haya más de 100 periodistas asesinados en México es, en gran parte, por culpa de la libertad de prensa”
por Aristegui Noticias (México)
Publicado el 20 marzo, 2018

Vargas Llosa lameculos de los norteamericanos
por Carlos de Urabá (Identidad Andaluza)
Publicado el 16 diciembre, 2010

Hispanidad ¿mala palabra?
por Mario Vargas Llosa (Madrid, España)
Publicado el 29 octubre, 2018

 

Artículo publicado en Cultura y etiquetado , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.