Consideraciones acerca del disparo “a contacto incompleto” establecido en el informe forense de la muerte de Allende

Consideraciones acerca del disparo “a contacto incompleto” establecido en el informe forense de la muerte de Allende

Un equipo internacional de peritos forenses, secundados por peritos del Servicio Médico Legal de Chile (SML), concluyó recientemente que el Presidente Allende se suicidó la tarde del 11 de septiembre de 1973, en el palacio de La Moneda, mediante un disparo “a contacto incompleto” bajo la barbilla, hecho con un fusil AK 47  (1).

Los apartados del informe forense en los que los peritos concluyen que el disparo fue a contacto incompleto son:

1º.- Lesiones por proyectil de arma de fuego en cráneo y cara

(2).  2º.- Análisis del caso (3). La lectura de estos apartados suscita las consideraciones siguientes:

1ª- La conclusión de que la herida de entrada de proyectil es a contacto incompleto no consta explícitamente como una deducción del equipo de peritos, sino que se expone como un hecho constatado en el protocolo de autopsia de 1973: “El protocolo de autopsia de 1973 señala la presencia de un orificio de entrada de proyectil del arma de fuego  de forma estrellada, en la región submentoniana, a la izquierda de la línea media e inmediatamente por detrás de la mandíbula; rodeado de ahumamiento en distribución ajustada a las características de un disparo a contacto incompleto” (3).

Sin embargo, en el protocolo de autopsia consta que el disparo que causó el orificio de entrada de proyectil “corresponde a los llamados -de corta distancia- en medicina legal” -4ª conclusión- y que “…el hallazgo de carbón y productos nitrados en los tejidos interiores del orificio de entrada, como la mucosa de la lengua y en una esquirla ósea de la base del cráneo…” indica que “…ha podido ser hecho con el cañón del arma directamente apoyado sobre los tegumentos” -5ª conclusión- (4), es decir, a contacto; lo que no consta en el protocolo de autopsia es que el orificio de entrada del proyectil fuese por un disparo a contacto incompleto.

Por lo tanto, la afirmación de que el orificio de entrada de proyectil descrito en el Protocolo de Autopsia del 73 está “… rodeado de ahumamiento en distribución ajustada a las características de un disparo a contacto incompleto”, que consta en el informe forense (3), debe de ser atribuida exclusivamente a los peritos que lo suscriben.

2ª.- El hallazgo indicador de disparo a contacto incompleto es, según los peritos, la distribución irregular del ahumamiento que rodea la herida u orificio de entrada, un aserto que acreditan con la transcripción de una cita de la página 109 del libro de Di Maio: “…una parte de la boca del arma no entra en contacto con la piel … las heridas por contacto incompleto usualmente pueden ser apreciadas en los casos de haber sido inflingidas en la cabeza, debido al empleo de armas largas, [por ejemplo,] fusiles y escopetas…” (2).

En esta transcripción llama la atención que “la distribución irregular del ahumamiento” que, según los peritos, “…indica contacto incompleto…”, no esté mencionada, como tampoco lo está en el resto de la página 109 del libro en la que Di Maio explica la herida de entrada a contacto incompleto (5) ni en el artículo científico del mismo autor citado en dicha página  para complementar el estudio de esta herida (6). El término “irregular” para definir la distribución del ahumamiento o ennegrecimiento de la piel tampoco es empleado por Di Maio en la descripción del resto de las heridas de entrada de  proyectil por disparo a contacto -fuerte, flojo y anguloso- (5, Págs. 105-109).

3ª.- Puesto que los peritos: a.- usan el término “irregular” para definir  la distribución del ahumamiento y éste no es usado por Di Maio y b.- no exponen las características que la distribución del ahumamiento tiene en las heridas a contacto incompleto, es necesario conocer la descripción al respecto del forense Di Maio y comprobar si ésta coincide o no con la descrita en el Informe de Autopsia de 1973, lo que confirmará o refutará, respectivamente, la afirmación de los peritos internacionales y del SML de que la herida de entrada del proyectil fue causada por un disparo a contacto incompleto.

El forense Di Maio, en la página 109 de su libro “Heridas por armas de fuego” (5) y en su artículo científico citado en la misma página del libro (6), describe la herida de entrada de proyectil por disparo a contacto incompleto en la que, además de del orificio con bordes chamuscados y ennegrecidos, lo característico es una zona alargada de piel chamuscada y ennegrecida  (ahumada) por el hollín, que se extiende generalmente por debajo de la herida.

Según Di Maio, la forma más probable de explicar las características de la herida a contacto incompleto es que al sostener, el o la suicida, con una mano, el cañón de un arma larga apoyándolo con fuerza contra la piel de la cabeza, generalmente en zonas de ella que no son enteramente planas, como la frente o la sien, se consigue establecer un  contacto fuerte entre la circunferencia de la boca de fuego del cañón y la piel. Pero cuando simultáneamente, el o la suicida, trata de alcanzar con la otra mano el gatillo del arma, una parte de la circunferencia de la boca de fuego pierde el contacto fuerte con la piel, dejando un espacio libre por donde, al disparar, escapa un chorro de gases calientes y llenos de hollín que provoca la zona alargada de piel chamuscada y ennegrecida característica. Por lo tanto, la ubicación o distribución de ésta estará relacionada con aquella parte de la circunferencia de la boca de fuego del arma en la que su contacto fuerte con la piel desaparece, generalmente el margen inferior.

Con el fin de facilitar la comprensión de su explicación Di Maio la ilustra con dos fotografías y un esquema que, para no infringir derechos de autor, no reproducimos aquí, sino que las hemos reemplazado por las figuras siguientes, que ilustran lo que podría haber ocurrido si la posición de disparo del presidente Allende hubiera sido a contacto incompleto:

Pero esta figura no ilustra lo sucedido porque, según consta en el Informe de Autopsia de 1973, substancia negruzca granulosa impregnó tanto los bordes como los márgenes de la herida u orificio de entrada del proyectil formando un “halo” (7), es decir, rodeándola; por lo tanto, esta distribución del ahumamiento no  coincide con la descrita por Di Maio para las heridas de contacto incompleto y, consecuentemente, la herida de entrada de proyectil por debajo de la mandíbula del presidente Allende no es por un disparo a contacto incompleto.

4ª.- La conclusión anterior era previsible porque una herida de entrada de proyectil por un disparo a contacto incompleto procedente de un fusil AK 47 (8), un fusil de fuego central (centerfire rifle) (5, Pág. 230) no tiene asidero científico, lo que  han evidenciado, paradójicamente, los peritos internacionales y del SML al transcribir la siguiente cita del libro de Di Maio: “Las heridas por contacto incompleto usualmente pueden ser apreciadas en los casos de haber sido autoinfligidas en la cabeza, debido al empleo de armas largas [por ejemplo], fusiles y escopetas” (2) -el subrayado es mío-. En efecto, aunque Di Maio en el libro citado no relaciona la herida a contacto incompleto con un tipo específico de arma larga (5, Pág. 109), en su artículo citado en la misma página del libro (6), evalúa la incidencia de esta herida en suicidios cometidos con armas largas de fuego anular (rimfire rifles) o con armas cortas (pistola, revólver, etc.) de fuego anular (rimfire handguns) (9). Es decir, los suicidios usando armas largas de fuego central, como el que presuntamente habría cometido el presidente Allende usando un fusil AK 47 (8), no son analizados en este artículo por Di Maio, probablemente, porque las armas largas de fuego central no causan las heridas de entrada a contacto incompleto por él descritas.

– El autor es Doctor en Medicina  Córdoba (España)

NOTAS

(1)  Informe forense de 18 de julio de 2011 disponible en: http://www.poderjudicial.cl/noticias/File/Analisis%20integrado.pdf?opc_menu=&opc_item=

(2)  Tomado de la página 10 del informe forense (1):

(3) Tomado de la página 12 del informe forense (1) -el subrayado es mío-:

(4) Tomado de la página 19 del informe forense (1):

(5Heridas por arma de fuego. Aspectos prácticos sobre las armas de fuego, balística y técnicas forenses. Vincent J.M. Di Maio. 1ª edición, 1ª reimpresión. Buenos Aires. La Rocca. 2007. Título original en inglés: GUNSHOT WOUNDS, 1999, CRC Press LLC. Boca Raton.

(6)  Di Maio VJ, Kaplan JA. An unusual entrance wound associated with rimfire rifles. Am J Forensic Med Pathol. 12(3):207-8. 1991

Abstract: In many cases of self-inflicted contact wounds of the head with rimfire rifles, we have noted that the entrance wound appears unusual: in 50% of cases studied, a pencil-like extension or zone of blackened and seared skin extends downward from the entrance. The most probable cause for the appearance of this wound is a momentary break in contact between the muzzle and skin as the victim reaches for the trigger with resultant escape of a jet of hot sooty gas. Whereas not unique for rimfire rifles, such a wound from a handgun is uncommon.

(7) Tomado de la página 17 del informe forense (1):

(8)  Tomado de la página 15 del informe forense (1):

Hermes H. Benítez, en su artículo «El fusil del Presidente Allende no era un fusil AK 47», publicado en piensaChile 1, ha demostrado que el arma encontrada junto al cadáver del presidente Allende en el sitio del suceso era un AKMS y no un AK 47, como se afirma en el informe forense y en el informe pericial balístico del perito David John Pryor2, anexo al primero. El fusil AKMS es también un fusil de fuego central.

1:  http://www.piensachile.com/secciones/opinion/8855-el-fusil-del-presidente-allende-no-era-un-ak-47

2: http://www.poderjudicial.cl/noticias/File/Informe%20Balistico.pdf?opc_menu=&opc_item=

(9)  Traducción parcial de (6): “Para evaluar la incidencia de esta herida inusual [herida de contacto incompleto], revisamos todos los suicidios cometidos usando rifles de fuego anular durante un periodo de cuatro años”…Como grupo control, 30 casos consecutivos de heridas a contacto autoinfligidas en la cabeza con armas de puño de fuego anular fueron también revisadas” (página 207).

Artículo publicado en Análisis. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.