Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Convención Constituyente, Derecho Internacional, Internacional

¿Qué tiene que ver la guerra en Ucrania con la redacción de la Nueva Constitución en Chile? 

¿Qué tiene que ver la guerra en Ucrania con la redacción de la Nueva Constitución en Chile?
Compartir:

En piensaChile hemos recibido comentarios que -resumidos- nos dicen que no entienden que publiquemos artículos sobre la guerra en Ucrania en medio del debate sobre la nueva constitución. En la presente nota trataré de explicar lo que nosotros y muchos otros amigos y lectores ven en lo que se viene desarrollando a nivel internacional y que, por supuesto, tiene una mayor o menor influencia en el Tercer Mundo -ese al cual los grandes medios llaman hoy, eufemísticamente, «países en desarrollo«-, en Latinoamérica, en general y en Chile en particular.

Es evidente que EE.UU. vive, digamos, días complicados, para decirlo con palabras neutrales. El grado de su debilitamiento va en aumento y bastante rápido, si lo vemos en términos históricos. En un brevísimo resumen quisiera destacar estos puntos:

– Recordemos la histórica derrota sufrida a comienzos de noviembre del 2005 y, para quienes no lo recuerdan les copio el titular del diario mexicano La Jornada, para que después no nos tilden de propagandistas de cierto color: El fracaso de imponer el ALCA en la reunión, nocaut a Bush, afirma Chávez. En los 60 a EE.UU. le bastaba con enviar a un embajador o un par de empleados del Departamento de Estado. Recuerden la Conferencia de la OEA en Punta del Este, agosto de 1961.

Hoy llaman a una Conferencia Cumbre de la OEA, advirtiendo que no invitarán a Cuba, Venezuela ni Nicaragua, y varios gobiernos latinoamericanos rechazan participar si se les impone esa condición. La situación es tal, que la realización de esa Conferencia se tambalea.

Lo que hoy ocurre en el mundo, sucede en medio de la bestialidad gringa que se desató en los años 90, al creer que -desaparecida la Unión Soviética- eran el gran y único poder en el mundo, para el cual Dios los eligió o lo que ellos llaman El Destino Manifiesto y en ese espíritu llevaron adelante las guerras e invasiones, entre otras, en Yugoeslavia, Afganistán, Irak, Somalia, Yemen, Siria, Libia, etc., con los resultados que toda persona informada conoce.

Por otro lado, en estos últimos años hemos visto como EE.UU. ha empujado, virtualmente, a China a aliarse con Rusia, provocando precisamente lo contrario de lo que a partir del gobierno de Nixon habían perseguido: fortalecer a China, para juntos oponerse a la Unión Soviética. Hoy Rusia y China se apoyan mutuamente, más allá de sus diferencias y exigen la organización de un mundo multipolar, creando así sólidas bases politicas, económicas y militares para poner fin a la hegemonía de EE.UU.

En medio de ese ambiente de ocaso del imperio llegamos a la “Guerra en Ucrania”, la que se inició no en febrero del 2022, sino en el 2014, cuando una parte de la población ucraniana se opuso al Golpe de Estado iniciado en el Maidan y sobre la cual reinó el más absoluto de los silencios en los grandes medios de comunicación de occidente. 14.000 muertos, en 8 años, de los cuales ningún organismo internacional se ocupó. Vean el documental de Oliver Stone, prohibido y censurado en Youtube, que inserto más abajo. Los grandes medios de comunicación, la mayoría de la organizaciones políticas regionales, la Unión Europea, entre otras, han seguido servilmente las líneas de conducta que les ha trazado el imperio.

En medio de esta guerra, el 26 de abril, el Secretario de las Naciones Unidas visita Moscú y se reúne allí con Vladimir Putin y de esa reunión quero citar una parte de su argumentación frente a Guterres.

Desgraciadamente no encuentro en internet una transcripción oficial de las palabras de Putin en ese encuentro. Youtube sólo muestra el encuentro con Lavrow. En Odysee encuentro este video, del cual traduzco la intervención de Putin:

A partir del minuto 2‘42“:

Inicio de la traducción de los textos a partir del minuto 2’42»  hasta el minuto 5’26»
(Traducción desde el alemán al castellano para piensaChile: Martin Fischer)

Vladimir Putin: Estimado Señor Secretario General, en primer lugar sobre la invasión, si me lo permite. Conozco bien, muy bien. He leído personalmente todos los documentos de la Corte Internacional de Justicia de la ONU sobre la situación en Kosovo. Recuerdo muy bien la decisión de la Corte Internacional de Justicia en la que se decía que el territorio de un estado, en el ejercicio de su derecho a la autodeterminación, no tiene que pedir permiso a las autoridades centrales del país para declarar su soberanía. Eso es lo que se dijo en relación con Kosovo. Y esa es la sentencia de la Corte Internacional de Justicia. Y esta sentencia ha sido refrendada por todos. Personalmente, he leído todos los comentarios de los organismos jurídicos, administrativos y políticos de los Estados Unidos y de los países europeos. Todos ellos lo han aprobado. Si es así, las repúblicas del Donbass, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, tienen el mismo derecho sin necesidad de recurrir a las autoridades centrales de Ucrania para declarar su soberanía. Porque se ha sentado un precedente. ¿No es así? ¿Está de acuerdo con eso?

Antonio Guterres: En primer lugar, señor Presidente, las Naciones Unidas no reconocen a Kosovo.

Vladimir Putin: Sí, sí, pero el tribunal (la Corte Internacional de Justicia) lo ha reconocido. Permítanme hablar hasta el final. El tribunal lo ha reconocido. Así que, si se sentó este precedente, las repúblicas del Donbass hicieron lo mismo. Una vez que lo hicieron, nosotros -nuestra parte- obtuvimos el derecho a reconocerlos como estados independientes. Lo mismo hicieron muchos Estados del mundo, incluidos nuestros adversarios en Occidente, en lo que respecta a Kosovo. Kosovo ha sido reconocido por muchos países, eso es un hecho. Muchos países occidentales lo reconocieron como Estado independiente. Nosotros hicimos lo mismo con respecto a las repúblicas del Donbass. Pero después de hacerlo, nos pidieron apoyo militar en relación con el Estado que estaba llevando a cabo operaciones militares contra ellos. Y teníamos derecho a hacerlo en pleno cumplimiento del artículo 51 del capítulo VII de la Carta de la ONU.

Fin de la traducción.

Al escuchar los argumentos de Putin sobre lo que han hecho los EE.UU. y la Unión Europea en Kosovo, parte del territorio de Serbia, no pude dejar de pensar en los riesgos que se podrían presentar en casi todos los países de nuestro continente, al que Estados Unidos ve como su el “patio trasero”. Ver artículo de Pablo Leal Jofré, periodista chileno: Kosovo, de provincia serbia a feudo de la OTAN). Imaginemos que la línea de conducta de EE.UU. y de la Unión Europea se impone a nivel mundial, pasando por sobre la Carta de la Naciones Unidas y aplicando, en otras partes del mundo, la misma estrategia que han aplicado en Kosovo.

El famoso dicho chileno «Talca, París y Londres» debe seguir vivo, pero como un folklorismo. El mundo es inmensamente complejo y nuestro país, no es más que un pequeño engranaje en la maquinaria mundial.

Nuestro país no posee una elite política, empresarial, militar, con una verdadera visión y vocación de estado. Chile no posee una burguesía verderamente nacional, pues los grandes empresarios chilenos, con algunas honrosas excepciones, no son más que señores feudales. Por si alguien cree que exagero, les recuerdo los casos de las colusiones (Chile: lindo país (coludido) con vista al mar). Ponerse de acuerdo en los precios del papel confort, de los medicamentos, del gas licuado, es decir, en artículos indispensables en la humilde vida de millones de chilenos, para robarles el dinero, es el último escalón de la delincuencia. ¡No ha ypalabra para calificarlos!. Me ahorro de hablar de políticos y militares, pues los niveles de corrupción entre ellos es tal, que los honrados entre ellos parecen ser la excepción. Con el país en manos de esas elites, en los convulsionados momentos que vive el mundo, corremos serios riesgos de existencia como estado.

Con el poder con que unos pocos manejan los medios de comunicación, internet, las redes sociales, podrían dividir cualquiera de nuestros países, creando “Repúblicas independientes”, como hicieron en Kosovo -hecho aceptado por EE.UU. y la Unión Europea- con gobiernos títeres, apoderándose de regiones completas que encajan en sus conceptos de dominio mundial y que contienen recursos naturales o ubicaciones geográficas que les resultan interesantes (lean por favor la historia de la ‘creación’ de Panamá o la expansión de Estados Unidos hacia el Pacífico). No olvidemos que el Golpe de Estado contra Evo Morales contó con el apoyo de EE.UU. y la Unión Europea. Uno de los motivos de esa acción fueron los grandes yacimientos de litio:

¿No creen ustedes que la Nueva Constitución debiera decir algo acerca de la importancia acerca del respeto que debiera observar la Comunidad Internacional por los Principios establecidos en la Carta de la Naciones Unidas y la obligación de nuestros mandatarios a informar y consultar todo lo referente a la integridad del país?. Es necesario impedir la creación de nuevos Kosovos. O ¿queremos ver mañana balcanizado nuestro país?. No olvidemos el «Tratado sobre Integración y Complementación Minera» firmado en 1997 por Eduardo Frei y Saúl Menem, creando un territorio que legalmente quedaba fuera de Chile y Argentina. ¿Sigue vigente ese tratado?
La integridad de nuestro territorio y la inviolabilidad de sus fronteras son cuestiones que no se transan.

Queramoslo o no, tenemos que reconocer que Putín tiene moral para decir lo que le dijo a Guterres, pues su gobierno ha venido luchando abiertamente por detener la voracidad imperialista, advirtiendo acerca de la necesidad de rescatar el rol de la Naciones Unidas que, creada después  de la Segunda Guerra Mundial, fue pieza clave en los 50 años de paz que vivió Europea (no digo «el mundo», porque EE.UU. no ha parado de iniciar guerras en el Tercer Mundo, hasta hoy).

Lean, por favor, este artículo del 4 de enero de 2022, en que se invita publicamente a respetar la Carta de la ONU, por los riesgos que significa su violación: la transformación del mundo en caos, en que impera la ley del más fuerte. Es la vida la que está demostrando las consecuencias de no respetarla:

Rusia quiere obligar Estados Unidos a respetar ‎la Carta de la ONU‎

Querer regentar el mundo de manera unipolar es ilegítimo e inmoral

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. César

    Gracias por la documentación.
    La desinformación de los medios en Chile, más la «camanchaca» informativa de otros, hacen para los chilenos imposible identificar los argumentos y los hechos históricos en torno al problema en discusión.
    Existe, sin embargo, un fenómneno similar al de los chilenos: la memoria fallida !

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.