Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Salud

Israel: «Señores del Ministerio de Salud, es hora de admitir el fracaso contra la pandemia» 

Israel: «Señores del Ministerio de Salud, es hora de admitir el fracaso contra la pandemia»
Compartir:

11 de enero de 2022

El profesor Ehud Qimron, jefe del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Tel Aviv y uno de los principales inmunólogos israelíes, ha escrito una carta abierta en la que critíca duramente la gestión israelí -de hecho mundial- de la pandemia de coronavirus.

Carta original en hebreo : N12 News (6 de enero de 2022); traducido por Google / SPR. Ver también: Predicción del profesor Qimron de agosto de 2020: “La historia juzgará a la histeria (INN).

∗∗∗

Al final, la verdad siempre saldrá a la luz y la verdad sobre la política de coronavirus comienza a revelarse. Cuando los conceptos destructivos se derrumban uno a uno, no queda más que decirles a los expertos que lideraron el manejo de la pandemia: se los dijimos.

Dos años después, finalmente se da cuenta de que un virus respiratorio no se puede derrotar y que cualquier intento de este tipo está condenado al fracaso. No lo admiten, porque no han admitido casi ningún error en los últimos dos años, pero en retrospectiva, está claro que han fallado estrepitosamente en casi todas sus acciones, e incluso los medios ya están teniendo dificultades para informar su vergüenza. .

Ustedes se negaron a admitir, a pesar de los años de observación y de las pruebas científicas, que la infección se produce en oleadas que desaparecen por sí solas. Ustedes insistieron en atribuir cualquier disminución de una ola únicamente a sus acciones, y así «superaron la plaga mediante una falsa propaganda». Y otra vez la vencieron, y otra y otra y otra vez.

Ustedes se negaron a admitir que las pruebas masivas son ineficaces, a pesar de que sus propios planes de contingencia así lo indican explícitamente («Plan de preparación del sistema de salud contra la influenza pandémica, 2007», p. 26).

Ustedes se negaron a admitir que la recuperación del ataque del virus es más protectora que una vacuna, a pesar de que el conocimiento previo y las observaciones muestran que las personas vacunadas no recuperadas tienen más probabilidades de infectarse que las personas recuperadas. Se negaron a admitir que los vacunados se pueden contagiar a pesar de las observaciones que se hacían. En base a esto, esperaban lograr la inmunidad colectiva mediante la vacunación, y también fracasaron en eso.

Insistieron en ignorar que la enfermedad es decenas de veces más peligrosa para grupos de riesgo y adultos mayores, que para los jóvenes que no son grupos de riesgo, a pesar del conocimiento que llegó desde China ya en 2020.

Se negaron a adoptar la «Declaración de Barrington», firmada por más de 60.000 científicos y profesionales médicos, u otros programas de sentido común. Eligieron ridiculizarlos, calumniarlos, distorsionarlos y desacreditarlos. En lugar de los programas y las personas adecuados, han elegido profesionales que carecen de la formación pertinente para la gestión de una pandemia (físicos como principales asesores gubernamentales, veterinarios, agentes de seguridad, personal de los medios de comunicación, etc.).

No han establecido un sistema efectivo para informar los efectos secundarios de las vacunas e incluso se han eliminado los informes sobre los efectos secundarios de vuestra página de Facebook. Los médicos evitan vincular los efectos secundarios a la vacuna, no sea que los persigan como lo hicieron con algunos de sus colegas. Han ignorado muchos informes de cambios en la intensidad menstrual y los tiempos del ciclo menstrual. Ocultaron datos que permiten una investigación objetiva y adecuada (por ejemplo, eliminaron los datos de los pasajeros en el aeropuerto Ben Gurion). En su lugar, eligieron publicar artículos no objetivos junto con altos ejecutivos de Pfizer sobre la eficacia y seguridad de las vacunas.

 

Daño irreversible a la confianza

Sin embargo, desde las alturas de su arrogancia, también han ignorado el hecho de que al final la verdad saldrá a la luz. Y esta comienza a revelarse. La verdad es que han llevado la confianza del público en ustedes a un nivel tan bajo que no tiene precedentes y han erosionado su estatus como fuente de autoridad. La verdad es que han quemado cientos de miles de millones de shekels (moneda de Israel) en vano: para publicar intimidaciones, por pruebas ineficaces, por cierres destructivos y por interrumpir la rutina de la vida en los últimos dos años.

Han destruido la educación de nuestros hijos y su futuro. Han provocado en los niños culpa, miedo, tabaquismo, alcohol, adicción, abandono escolar y conflictos, como atestiguan los directores de escuelas de todo el país. Han dañado los medios de vida, la economía, los derechos humanos, la salud mental y la salud física.

Han calumniado a colegas que no se han rendido ante ustedes, han puesto a la gente una contra otra, han dividido a la sociedad y han polarizado el discurso. Ustedes han tachado a las personas que han decidido no vacunarse como enemigos públicos y portadores de enfermedades sin ninguna base científica. Promueven políticas draconianas sin precedentes de discriminación, negación de derechos y selección de personas, incluidos niños, por sus opciones médicas. Una selección que carece de toda justificación epidemiológica.

Si se comparan las políticas destructivas que llevan a cabo con las políticas sensatas de otros países, se puede ver claramente que la destrucción que han causado sólo ha provocado víctimas más allá de los susceptibles al virus. La economía que han arruinado, los cesantes que han provocado y los niños cuya educación han destruido son el exceso de víctimas causadas únicamente por sus propias acciones.

No hay ninguna emergencia médica en este momento, pero ustedes han estado cultivando esa condición durante dos años por codicia de poder, presupuesto y control. La única emergencia ahora es que ustedes siguen estableciendo políticas y destinando enormes presupuestos a la propaganda y la concientización en lugar de dirigirlos a reforzar el sistema sanitario.

¡Esta emergencia debe terminar!

-El autor, Profesor Udi Qimron, es académido de la Facultad de Medicina, Universidad de Tel Aviv

*Fuente para piensaChile: SWPRS

Ver también

Carta Abierta a Angela Merkel; "mi preocupación radica sobre todo en las consecuencias socioeconómicas verdaderamente imprevisibles de las drásticas medidas de contención que se están aplicando"

EE.UU.: Juez de Texas ordena a la FDA que acelere la publicación de los documentos de la vacuna de Pfizer

Compartir:

Artículos Relacionados

8 Comentarios

  1. Juan

    Esta frase:
    «negaron a admitir que los vacunados se pueden contagiar »
    me hace pensar que estoy leyendo otro bulo.
    Cualquiera con un poco de conocimiento sabe que no es objetivo de la vacuna impedir el contagio.

    1. NN

      No seas ridículo juan

    2. Ruben

      Eso no fue lo que te vendieron los políticos. Sería interesante leer como defiendes el hecho de meterte todas las dosis que ahora te harán aceptar.

    3. Ramón Yàñez

      Lo dicho, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Quedarse en eso después de la denuncia de todo el artículo me indica que Ud., no quiere ver la realidad y aceptar que se ha tragado una mentira criminal y le han tomado el pelo y le han convertido en un borrego. Es duro admitir que se le avisó y Ud., no ha hecho caso y ha ridiculuzado a todos lis que creímos que todo era mentira y de que se trataba de domesticar a la población por el miedo para convertirnos en esclavos. Admítalo y recupere su dignidad.

    4. Belen

      Eso lo dijeron después cuando los contagios no se detuvieron. Los medios de comunicación, incluso funcionarios de muchos países siguen diciendo a la gente que vacunarse frenará el contagio.

    5. Ingrid

      Es increíble que la gente siga defendiendo que las vacunas COVID 19, son para que la enfermedad de menos fuerte. Hasta el diccionario más pequeño define claramente el término vacuna. Y está demás decir que la efectividad es que NO TE DE LA ENFERMEDAD, no que te de menos fuerte… No entiendo a la humanidad que defiende eso…

  2. jose Flores

    ¿Contra qué pandemia?

  3. Jose

    Yo pregunté al doctor privado en el 2017 cuando me dio gripe , por qué se da esto, me dijo por qué unos de lo varios tipos de virus logra entrar al sistema respiratorio causando daños internos y que puede cambiar o mutar. para que el cuerpo pueda defenderse crean una vacuna lo que haces es entrenar al sistema inmunológico y dije si un vacunado puede contagiarse, me dijo que si ya que el sistema inmunológico ya podrá defenderse más eficazmente pero es no quiere decir que no vayas a tener unos dolores o fiebre

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.