Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Corrupcion, Salud

«Algunos lo llaman corrupción, pero está permitido» 

«Algunos lo llaman corrupción, pero está permitido»
Compartir:

14 de diciembre de 2021

Publicado originalmente el 26 de julio de 2019
Christiane Fischer, responsable de la Iniciativa de Médicos Incorruptibles MEZIS, sobre los trucos del lobby farmacéutico, los precios desorbitados de los medicamentos y las enfermedades inventadas.

Como directora general de MEZIS («Mein Essen zahl’ ich selbst» – Mi comida la pago yo), la médica Christiane Fischer lucha contra la influencia de la industria farmacéutica. En la entrevista de BSZ, explica cómo hace las farmacéuticas para que los médicos de Baviera se sometan, cómo se fomenta el miedo a la enfermedad entre las personas sanas y cómo los fabricantes consiguen márgenes de beneficio del 40% de media.

BSZ: Señora Fischer, cada año unos 15.000 representantes farmacéuticos visitan 20 millones de veces las consultas médicas y los hospitales de toda Alemania. ¿Por qué?
Christiane Fischer: Los representantes farmacéuticos son como los vendedores de aspiradoras: Anuncian sus productos porque quieren vender lo máximo posible. Y esto se aplica a los medicamentos, de entre todas las cosas. Afirman que sólo informan, pero es publicidad. Esto debería ser mucho más transparente.

BSZ: La industria farmacéutica también patrocina una gran parte de la formación médica continua.
Fischer: En los cursos de formación patrocinados, más del 90 por ciento de los ponentes han recibido dinero de las respectivas empresas farmacéuticas de antemano: 200.000 euros por día no es raro. Posteriormente, esos ponentes promueven los medicamentos de un determinado fabricante.

BSZ: El Colegio de Médicos de Baviera reconoce estos cursos de formación patrocinados como parte de la obligación de formación médica.
Fischer: Por desgracia, esto es legal, pero moralmente muy problemático. De este modo, entran en el top 10 de las recetas medicamentos nuevos y caros, que no son mejores que los anteriores, a menudo incluso peores. Por ello, exigimos a las asociaciones médicas estatales que no concedan puntos de formación continua por los eventos patrocinados. La Asociación Médica Estatal de Stuttgart dio un buen ejemplo el año pasado.

BSZ: ¿Por qué los médicos se dejan engatusar por los representantes farmacéuticos?
Fischer: Los médicos creen que están comprando su entrada en el gran mundo cuando reciben un laptop de la industria farmacéutica. También reciben regalos, se les invita a cenar y se les pagan los gastos de viaje para los cursos de formación patrocinados. Todo ello influye en el comportamiento de los médicos a la hora de extender una receta.

BSZ: ¿Qué pasa con los llamados estudios observacionales?
Fischer: A los médicos se les paga para que reúnan conocimientos sobre determinados medicamentos. No hay ningún interés científico detrás: Sólo se trata de que el nombre de un medicamento se grabe en el cráneo del médico. Algunos lo llaman corrupción, pero está permitido.

BSZ: A finales de junio, el Congreso de Médicos de Alemania se pronunció en contra de una mayor transparencia en el patrocinio de los médicos. ¿Por qué?

Fischer: Cuanto menos se cambie, más podrán ganar los médicos. Desgraciadamente, tampoco se está ejerciendo presión para la reforma desde el lado político. Como miembro del parlamento, el propio ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, participó durante años en una agencia de loby para clientes farmacéuticos.

«Hacer la investigación por sí mismo reduce los beneficios. Por lo tanto, los fabricantes de productos farmacéuticos se limitan a comprar patentes a las universidades».

BSZ: Usted también critica las campañas de marketing que pretenden despertar el miedo a la enfermedad entre las personas sanas y hacer que los pacientes se sientan inseguros.
Fischer: La publicidad de medicamentos está prohibida en Alemania, pero la de enfermedades está permitida. Por eso se colocan carteles que dicen: «Muchas personas no saben que padecen migraña crónica». Eso es una tontería, por supuesto. La gente se da cuenta por sí misma cuando tiene una enfermedad dolorosa. Una vez una consultora también inventó una enfermedad, la «menopausia de los hombres». O piensa, por ejemplo, en la intolerancia al gluten. Hay casos aislados, pero ahora se está convirtiendo en un fenómeno de masas.

Mientras que los costes anuales de la terapia contra la hepatitis C, con Sofosbuvir, por paciente ascienden a unos orgullosos 43.500 euros, pero los costes de producción para el paciente durante un año ascienden sólo a unos 100 euros.

BSZ: En Alemania no se fijan los precios de los medicamentos durante el primer año de lanzamiento al mercado. Se trata de recuperar el dinero gastado en investigación y desarrollo. ¿Es un argumento convincente?
Fischer: No. El precio de un medicamento no se basa en los costes de investigación, ni mucho menos en los de producción, sino únicamente en el valor de mercado. Por ejemplo, el medicamento contra la hepatitis C Sofosbuvir. Mientras que los costes anuales de la terapia por paciente ascienden a unos orgullosos 43.500 euros, los costes de producción para el paciente durante un año ascienden sólo a unos 100 euros.

BSZ: Pero los grandes fabricantes de productos farmacéuticos sí invierten en investigación.
Fischer: La investigación básica se realiza en las universidades. Los fabricantes de productos farmacéuticos se limitan a comprar las patentes por una pequeña cantidad de dinero y a explotar el producto en consecuencia a través de un marketing específico. Así que el dinero vuelve a estar en el banco después de unas semanas. Lo exigimos: Si se ha invertido dinero del Estado o de la universidad en la investigación, no debe solicitarse ninguna patente sobre el producto final.

BSZ: ¿Por qué los medicamentos son más baratos en otros países europeos que aquí?
Fischer: Eso se debe en gran medida a los impuestos y a los monopolios en Alemania. Pero la industria farmacéutica toma lo que puede conseguir en cada país. En Alemania, los márgenes de beneficio de los fabricantes son, por término medio, del 40%. Suecia, por ejemplo, no estaba dispuesta a pagar los altos precios: los precios bajaron allí.

BSZ: Las nuevas terapias contra el cáncer son especialmente caras. Pero eso también significa que los pacientes viven más tiempo. ¡Eso es algo bueno!
Fischer: La mayoría de los medicamentos contra el cáncer sólo prolongan la vida unos pocos meses, a menudo asociados a graves efectos secundarios para los pacientes. Resulta especialmente problemático que los ricos sean los que más dinero puedan ganar con unos medicamentos tan caros. La empresa farmacéutica suiza Novartis acaba de recibir la aprobación en Estados Unidos de un medicamento que cuesta dos millones de dólares, por dosis única. Se descuida así la investigación de las llamadas enfermedades olvidadas, que padecen mucha gente pobre. La tuberculosis es la enfermedad infecciosa más común del mundo, pero el último medicamento contra la tuberculosis no resistente data del año 1967.

BSZ: Otro problema: la resistencia a los antibióticos. Como resultado, cada vez más personas enferman de gérmenes multirresistentes. ¿Está esto también relacionado con el comportamiento de la industria farmacéutica?

Fischer: Necesitamos urgentemente nuevos antibióticos, pero por las mismas razones financieras no se investiga nada nuevo. Simplemente no es lucrativo. A largo plazo, esto también conduce a una mayor resistencia. Lo mismo ocurre con el uso de los mismos antibióticos en la ganadería industrial.

Se retiró del mercado un medicamento para una forma especial de cáncer de sangre. Y luego se aprobó de nuevo para el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM), pero 44 veces más caro.

BSZ: ¿Qué es lo primero que cambiaría si fuera Ministro Federal de Sanidad?
Fischer: La Ley de Patentes alemana. Entonces, los pequeños cambios en una sustancia existente no serían suficientes para solicitar una nueva patente y conseguir así otro año sin fijación de precios. Por ejemplo, se retiró del mercado un medicamento para una forma especial de cáncer de sangre. Y luego se aprobó de nuevo para el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM), pero 44 veces más caro. Y funciona mucho peor contra la EM.

BSZ: Los médicos críticos suelen estar sometidos a la presión legal de los fabricantes de productos farmacéuticos. ¿Te han amenazado alguna vez?

Fischer: Hasta ahora, nadie ha intentado hacer explotar mi ordenador o comprarme. Hay una relación civilizada entre la industria farmacéutica y yo. Con los médicos es diferente: mientras muchos nos llaman la buena conciencia de la profesión médica, para otros somos la oveja negra y los destructores del nido. (Entrevista: David Lohmann)

*Fuente: BZS

 

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.