Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

NuestrAmérica

Bolivia: Ex-Ministro de Defensa de Añez planeó un segundo golpe de estados con mercenarios estadounidenses 

Bolivia: Ex-Ministro de Defensa de Añez planeó un segundo golpe de estados con mercenarios estadounidenses
Compartir:

Grabaciones telefónicas y correos electrónicos filtrados revelan que un alto funcionario estaba dispuesto a utilizar tropas extranjeras para impedir que el partido de izquierda MAS de Bolivia regresara al poder.

UN ALTO FUNCIONARIO del gobierno boliviano saliente planeó desplegar a cientos de mercenarios de Estados Unidos para anular los resultados de las elecciones del país sudamericano de octubre de 2020, según documentos y grabaciones de audio de llamadas telefónicas obtenidas por The Intercept.

El objetivo del reclutamiento de mercenarios era impedir por la fuerza que Luis Arce asumiera la presidencia del Movimiento al Socialismo, o MAS, el partido del ex presidente boliviano Evo Morales. La trama continuó a pesar de que Arce, un protegido de Morales, derrotó a un campo abarrotado, ganó el 55 por ciento de los votos en la primera ronda y eliminó la necesidad de una segunda vuelta.

En una de las grabaciones filtradas, una persona identificada como el ministro de Defensa boliviano dijo que estaba «trabajando para evitar la aniquilación de mi país». Las fuerzas armadas y el pueblo necesitaban “levantarse”, agregó, “y bloquear una administración de Arce. … Las próximas 72 horas son cruciales «.

Los desacuerdos entre ministros y divisiones dentro de las fuerzas armadas, tensos por el peso de la convincente victoria de Arce el 18 de octubre de 2020, parecen haber socavado el plan. Nunca se ejecutó, y varios altos funcionarios del gobierno saliente huyeron de Bolivia o fueron arrestados por cargos separados relacionados con la corrupción y su presunto papel en el golpe de 2019.

En cambio, reorientó al gobierno lejos del enfoque izquierdista de Morales y hacia la Casa Blanca de Donald Trump, adoptó un tono cristiano estridente en contraste con la defensa de Morales de la cultura indígena andina y emitió un decreto que protegía preventivamente a los soldados del enjuiciamiento. Poco después, las fuerzas armadas llevaron a cabo  múltiples masacres mientras reprimían la oposición al nuevo gobierno interino.

Fiscales y pandillas persiguieron a los simpatizantes del MAS en los tribunales y las calles. Después de 14 años de crecimiento bajo Morales, miles de personas fueron arrastradas a la pobreza durante la pandemia de Covid-19 – el cual Áñez citó en varias ocasiones como una razón para posponer una repetición de la votación. En medio de manifestaciones masivas que exigían nuevas elecciones, Áñez finalmente permitió la votación el otoño pasado. Ella también se postuló para la presidencia, solo para abandonar la carrera después de que las encuestas la ubicaron en un distante cuarto lugar.

La eventual victoria de Arce el otoño pasado, en unas elecciones muy escrutadas, fue un rechazo asombroso al cambio de derecha supervisado por Áñez. Arce, ministro de Economía durante mucho tiempo de Morales, también se distanció de su exjefe. “Hemos recuperado la democracia”, dijo Arce a sus partidarios, prometiendo trabajar para estabilizar y unificar el país.

La derecha boliviana, sin embargo, no estaba dispuesta a renunciar al poder. La llamada con el ministro de Defensa de Áñez, en la que los oradores sugieren que es probable que varios otros altos funcionarios estén a bordo, esboza un complot golpista aún más flagrante que el de octubre de 2019.

Varios de los conspiradores discutieron el envío de cientos de mercenarios extranjeros a Bolivia desde una base militar estadounidense en las afueras de Miami. Estos unirían fuerzas con unidades militares de élite bolivianas, escuadrones de policía renegados y turbas de justicieros en un intento desesperado por evitar que el mayor movimiento político del país regrese al poder.

Las llamadas telefónicas, junto con los correos electrónicos filtrados sobre un despliegue masivo de pistoleros contratados para coincidir con las elecciones, revelan cómo Bolivia pudo haber visto un nuevo derramamiento de sangre a fines del año pasado.

Dos fuentes militares estadounidenses confirmaron que los comandos de Operaciones Especiales para los que trabajan se habían enterado del complot golpista en Bolivia. Pero nunca salió nada de eso, le dijeron a The Intercept. Una fuente de operaciones especiales agregó: «Hasta donde yo sé, nadie los tomó en serio».

LA PAZ, BOLIVIA - 20 DE JULIO: El Ministro de Defensa y Salud Luis Fernando López (R) mira sin mascarilla durante la ceremonia de promoción para oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas de Bolivia en el Gran Cuartel de Miraflores el 20 de julio de 2020 en La Paz , Bolivia. (Foto de Gaston Brito / Getty Images)

El exministro de Defensa Luis Fernando López, a la derecha, durante la ceremonia de ascenso de oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas de Bolivia en el Gran Cuartel de Miraflores el 20 de julio de 2020, en La Paz.

Foto: Gaston Brito / Getty Images

“El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”

La más larga de las grabaciones es una llamada telefónica de 15 minutos con una persona que The Intercept identificó como Luis Fernando López, un ex paracaidista y empresario nombrado ministro de Defensa por Áñez en noviembre de 2019. López, a quien se hace referencia en la llamada como “Sr. . Ministro ”, se puede identificar a través de referencias a su trabajo como ministro en las fuerzas armadas, y al comparar la voz del orador relevante y las afirmaciones que hace en la grabación con sus discursos disponibles públicamente.

El otro participante principal parece ser Joe Pereira, un ex administrador civil del Ejército de los Estados Unidos que tenía su base en Bolivia en ese momento. Pereira, quien anteriormente se jactó de tener vínculos con las fuerzas especiales de Estados Unidos y estuvo detenido en una cárcel boliviana en espera de juicio por cargos de fraude, es identificable por las referencias al uso de una empresa que ha dirigido, así como por el texto filtrado de los correos electrónicos que describen él como organizador de una misión con mercenarios en Bolivia. Dos de las personas incluidas en los correos electrónicos confirmaron a The Intercept que los correos electrónicos son auténticos y que Pereira era el organizador principal. Un ex empleado de Pereira que escuchó el audio dijo que no tenía dudas de que la voz en las grabaciones era su exjefe. Los miembros de la iglesia de Pereira dijeron lo mismo.

En una grabación separada, Pereira identifica a su traductor como «Cyber ​​Rambo», mientras que en una llamada telefónica posterior se le conoce directamente como «Luis». «Cyber ​​Rambo» es un apodo que se le da a Luis Suárez, un ex sargento del ejército estadounidense de origen boliviano conocidopor crear un algoritmo que impulsó los tweets anti-Morales durante la crisis política de 2019. Contactado para comentarios por The Intercept, Suárez negó haber estado en contacto con López y Pereira o haber estado involucrado en el complot golpista. Dijo que después de que The Intercept lo contactara en junio, encontró un mensaje de Pereira que no había sido leído ni respondido. Suárez especuló que Pereira podría haber estado tratando de engañar a López haciéndole creer que estaba involucrado. López no respondió a las preguntas enviadas a través de su abogado, quien dijo que su cliente no quería hablar con la prensa y buscaba asilo en el extranjero. Pereira no pudo ser contactado para hacer comentarios por teléfono y no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico en octubre o mayo.

Las referencias a la victoria de Arce en las elecciones indican que la convocatoria se realizó después del 18 de octubre, y parece que se hizo antes del 5 de noviembre, cuando López huyó de Bolivia al vecino Brasil, tres días antes de la toma de posesión de Arce.

La grabación comienza en mitad de la conversación, con el hombre identificado como López diciendo: «Los armamentos y otros equipos militares obviamente son muy importantes para reforzar lo que estamos haciendo».

“Después de la llamada telefónica que tengo contigo, haré lo mismo para coordinar con las autoridades policiales”.

“El alto mando militar ya está en conversaciones preliminares”, continúa. “La lucha, el grito de guerra, es que [el MAS] quieren reemplazar a las fuerzas armadas y policías bolivianos por milicias, cubanas y venezolanas. Ese es el punto clave. Ellos [la policía y las fuerzas armadas] van a permitir que Bolivia se levante nuevamente y bloquee una administración de Arce. Esa es la realidad «.

López sugiere además que el comandante de las fuerzas armadas «ya» está reflexionando sobre un golpe de Estado preventivo y será quien «inicie la operación militar».

“Quiero enfatizar lo siguiente. El comandante de las Fuerzas Armadas está trabajando en todo esto ”, dice López. El máximo general designado por Áñez fue Sergio Orellana. Se cree que  huyó de Bolivia a Colombia en noviembre, pero no pudo ser contactado para hacer comentarios.

“Hemos estado trabajando en esto toda la semana”, enfatiza López. “Les puedo garantizar que ahora mismo tenemos fuerzas armadas unidas, no al 100 por ciento, porque obviamente hay azules”, estipula, en aparente referencia al color oficial del MAS. Es probable que algunos oficiales militares respalden «al caballo ganador [Arce] porque ganó las elecciones», admite, pero insiste en que son «muy pocos».

“Les garantizo que el 95, 98 por ciento son súper patriotas y no quieren desaparecer”, concluye. “Llevo 11 meses trabajando para que las fuerzas armadas tengan dignidad, moral, sean probadas y piensen en la patria por encima de todo. Te garantizo que esto no fallará «.

Un día antes de la toma de posesión de Arce, Morales, en ese momento todavía exiliado en Buenos Aires,  afirmó que Orellana había estado tratando de persuadir a los oficiales superiores para que establecieran una “junta militar”, con el argumento de que Arce planeaba reemplazar las fuerzas armadas con milicias. Morales sugirió que un general pro-MAS había anulado a Orellana, y que aunque se habían dado órdenes para movilizar tropas de élite, estas habían sido canceladas rápidamente. En ese momento, los medios internacionales ignoraron en gran medida el reclamo de Morales.

“Escuché rumores al respecto, pero nada concreto, nada sobre movimientos [de tropas]”, dijo Tomás Peña y Lillo, un general retirado y jefe de operaciones del ejército hasta 2010, cuando The Intercept le preguntó sobre el complot. «Me imagino que no fue más que un deseo».

Sin embargo, las figuras militares bolivianas siguen genuinamente preocupadas de que el MAS albergue planes de marginar al ejército armando a sus propios partidarios, argumentó Peña y Lillo. “Esta es la intención del gobierno [de Arce]”, agregó. “Obviamente les gustaría hacer eso, podrían intentarlo. Pero la constitución no lo permite. Y el ejército acatará la constitución «.

En La Paz, el 23 de marzo de 2019. - El presidente de Bolivia, Evo Morales, renunció el 10 de noviembre de 2019, cediendo luego de tres semanas de protestas a veces violentas por su disputada reelección luego de que el ejército y la policía le retiraran su respaldo. Sin indicios de que las protestas violentas amainaran, el comandante en jefe de las fuerzas armadas, Williams Kaliman, pidió a Morales "renunciar a su mandato presidencial para permitir la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia". (Foto de AIZAR RALDES / AFP) (Foto de AIZAR RALDES / AFP a través de Getty Images)
El expresidente boliviano Evo Morales y el excomandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, asisten a la conmemoración del 140 aniversario de la Batalla de Calama en La Paz el 23 de marzo de 2019. Foto: Aizar Raldes / AFP vía Getty Images

«Milicias armadas del pueblo»

Durante sus 14 años en el poder, una relación cordial entre Morales – él mismo un conscripto cuando era joven – y las fuerzas armadas de Bolivia, gran parte de cuyo alto mando fue entrenado por Estados Unidos, se deterioró hasta convertirse en una brecha abierta.

Su elogio a Ernesto “Che” Guevara – quien fue capturado y asesinado en Bolivia con el apoyo de la CIA en 1967 – y la creación de una academia militar “antiimperialista” enfureció a muchos soldados. La policía también compartió las quejas sobre el pago. Su negativa a sofocar las protestas a raíz de la impugnada votación de 2019 fue fundamental para forzar al exilio al presidente más antiguo de Bolivia, primero a México y luego a la vecina Argentina.

Pero la sugerencia de que los principales generales estaban deliberando sobre cómo impedir que el MAS regresara al poder bajo Arce un año después, sin tener en cuenta el resultado de las elecciones de 2020 y contraviniendo la constitución, indica que la desconfianza en el movimiento popular dominante del país entre algunas figuras militares de alto nivel se ha desviado. en la paranoia.

En su llamada con Pereira, López destacó: “Mi trabajo ahora mismo está enfocado en evitar la aniquilación de mi país y la llegada de tropas venezolanas, cubanas y de Irán”. En un discurso pronunciado en octubre de 2020 para conmemorar el aniversario del asesinato de Guevara, López también prometió que los invasores extranjeros «de cualquier nacionalidad, cubanos, venezolanos o argentinos … encontrarán la muerte en nuestro territorio».

La afirmación de que operativos cubanos, venezolanos e iraníes se han infiltrado con éxito en gobiernos, partidos de izquierda y movimientos de protesta en América Latina se ha convertido en un tema frecuente de conversación de derecha en toda la región en los últimos años, pero, fuera de la propia Venezuela , se ha convertido en un tema de conversación frecuente. pero con poca evidencia concreta que lo respalde.

En enero de 2020, mientras estaba exiliado en Buenos Aires, Morales les dijo a los partidarios del MAS que si regresaba a Bolivia, buscaría organizar “milicias armadas del pueblo” siguiendo las líneas venezolanas. Sus rivales alegaron que sus comentarios traicionaron planes para una fuerza paramilitar pro-MAS. Posteriormente Morales afirmó que se refería a una tradición de patrullas de autodefensa locales en las comunidades andinas.

Eduardo Gamarra, politólogo boliviano y profesor de la Universidad Internacional de Florida, sugirió una razón más simple por la que los generales que ayudaron a derrocar a Morales podrían haber querido mantener a Arce fuera del poder. “¿Hubo disturbios en las fuerzas armadas? ¿Estaban preocupados? Sí ”, dijo Gamarra. “Estaban preocupados, con razón, de que hubiera una gran purga. El MAS se iba a poner furioso ”.

Pereira también estaba monitoreando el paradero del exlíder del MAS. En otra llamada telefónica, habla amigablemente con un hombre mayor, Manuel, quien le informa que Morales se ha mudado de una residencia temporal cerca de una escuela estadounidense en el suburbio La Lucila de Buenos Aires.

«Que dolor. Qué dolor nuestro amigo Evo… se fue de ese lugar ”, dice Pereira.

“Tendremos que averiguar dónde está”, responde Manuel. «Tiene que estar en alguna parte».

«Puedo conseguir hasta 10,000 hombres sin ningún problema»

Durante la llamada de 15 minutos, Pereira dice que la solicitud de armas “no es un problema” y pregunta cuántos aviones Hércules C-130 tiene disponibles el ministro de Defensa. La respuesta de López: Solo hay tres C-130 en todo Bolivia, y él solo tiene el control de uno, mientras que la Policía Nacional tiene dos. Pereira lo tranquiliza: “Después de la llamada telefónica que tengo contigo, voy a hacer lo mismo para coordinar con las autoridades policiales. Con el alto mando «.

«Tenemos muchos jugadores en movimiento, muchas partes en movimiento».

Los aviones, dice Pereira, son necesarios «para recoger personal en el Comando Sur en la Base de la Fuerza Aérea Homestead en Miami».

“Para cuando los C-130 lleguen, los contrataré, los prepararé y … todas sus armas estarán listas”, agrega.

El traductor detalla además el arreglo: las tropas serán recolectadas «de tal manera como si fueran contratistas privados, sin representación del estado estadounidense».

“Vamos a poner a todas esas personas bajo contratos fantasma para empresas bolivianas que ya operan en el país”, continúa Pereira, con López coincidiendo en cada punto.

 «Los haré volar como encubiertos, como si fueran fotógrafos, pastores, médicos, turistas».

“Puedo conseguir hasta 10.000 hombres sin problema. No creo que necesitemos 10.000 ”, estipula. “Todas las fuerzas especiales. También puedo traer alrededor de 350 de los que llamamos LEP, Profesionales de la Aplicación de la Ley, para guiar a la policía. … Conmigo [en Bolivia] tengo una plantilla de personal que puede manejar varios trabajos diferentes. … Si hay algo más que necesito, los haré volar como encubiertos, como si fueran fotógrafos, fueran pastores, fueran médicos, fueran turistas ”.

David Shearman, uno de los reclutadores con sede en Estados Unidos al que Pereira había pedido que organizara a esos hombres, luego le dijo a The Intercept que la cifra de 10,000 era absurda. «No podría conseguir 10.000 personas incluso si Blackwater volviera al negocio y volviera a Irak», dijo Shearman a The Intercept en junio.

Pereira, en el audio, sugiere que esta cohorte de mercenarios será recibida con los brazos abiertos por los bolivianos, de los cuales 3,2 millones habían votado para devolver al MAS al poder unos días antes. “Hemos hecho mucha infiltración. … No van a ir a tratar de persuadir a la gente para que siga al MAS. Más gente quiere libertad para su país ”.

29 de marzo de 2021, Bolivia, La Paz: Partidarios asisten al 26 aniversario de la fundación del partido gobernante MAS (Movimiento al Socialismo). Evo Morales, del MAS, se vio obligado a dimitir después de que las acusaciones de fraude en su contra en las elecciones de octubre de 2019 provocaron una grave crisis política. Luis Arce ganó las elecciones posteriores en octubre de 2020 con más del 55 por ciento de los votos. Foto: Radoslaw Czajkowski / dpa (Foto de Radoslaw Czajkowski / picture alliance a través de Getty Images)
Simpatizantes asisten al 26 aniversario de la fundación del partido gobernante Movimiento al Socialismo el 29 de marzo de 2021 en La Paz. Foto: Radoslaw Czajkowski / picture alliance a través de Getty Images

Pereira agrega que necesitará hablar con Arturo Murillo, entonces ministro del Interior y responsable de la Policía, “para que no se equivoque, no tenga miedo”. En las semanas previas a las elecciones de 2020, Murillo advirtió repetidamente en público y en privado que el MAS estaba planeando una insurrección armada si perdía la votación. En octubre, Murillo viajó a Washington, DC, para reuniones con diplomáticos estadounidenses, la OEA y la Casa Blanca, donde dijo que se discutieron temas de “seguridad nacional” y “amenazas” a las elecciones. En ese momento, Murillo dijo a la prensa que «Estados Unidos puede ayudar en muchas cosas», confirmando que Bolivia compraba armas para «defender la democracia» a «cualquier precio». En mayo de 2020, se jactó de haberse reunido con la CIA, alegando que Mauricio Claver-Carone, la persona clave de la administración Trump en asuntos latinoamericanos, nos había «abierto muchas puertas». Murillo no respondió a las solicitudes de comentarios hechas por The Intercept en octubre.

Pero Pereira, en la convocatoria, sostiene que no debe haber rastro de participación estadounidense. “Ya sea que nos vean como mercenarios o nos vean como [un] estado contratado o como quieran mirarnos, no podría importarme menos mientras no puedan vincularnos directamente con las Fuerzas Especiales, el Ejército o la Fuerza Aérea [participación] ,» él dice.

El traductor le hace una pregunta al ministro directamente «como boliviano». ¿Qué tan listos “están todos ustedes”, pregunta, “para hacer que esto funcione? ¿Estás listo para realizar operaciones psicológicas, estás listo para manipular información de la misma forma que el MAS? ” La respuesta es inequívoca: «Cien por ciento».

«Señor. Ministro, le voy a preguntar algo como boliviano ”.

“Realmente no tengo ni idea de eso”, dijo Suárez a The Intercept, estipulando que ahora era un ingeniero de software con sede en Texas pero que no estaba involucrado en trabajos relacionados con la seguridad cibernética o el gobierno.

«No tenía ninguna intención de evitar que Arce tomara el poder», dijo Suárez, «creo que ganó las elecciones en forma justa y no como Evo Morales con fraude».

«Ven y ayúdanos»

Otra llamada íntegramente en español, que Pereira parece haber realizado después de su conversación con el ministro, indica que Pereira pudo haber exagerado el nivel de apoyo militar al golpe planeado.

“Anoche estuve despierto hasta las dos de la madrugada, casi las 2:30, [con] informes de inteligencia, contrainteligencia… hablando de rumores, maniobras y estrategias”, se queja Pereira al destinatario, quien no se identifica. “Es muy preocupante. … La gente va de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, como les plazca. … Tienen miedo ”, conjetura, y agrega que los sobornos, el interés propio e incluso las redes sociales están afectando la lealtad de los soldados.

“Estamos buscando las armas, ya tengo toda la información que me pediste. Ya sabemos con quién podemos contar ”, le tranquiliza el interlocutor de Pereira, mencionando a un coronel de la policía que “no quiere tener nada que ver con el MAS”, está 100 por ciento con nosotros ”y tiene mucha gente que lo respalda ”.

“Están cansados ​​de que sus jefes obtengan todo mientras se exponen a las balas por nada. Hay personas estratégicas en cada unidad que están completamente de nuestro lado”, explica.

Pereira destaca la necesidad de asegurar el respaldo de las fuerzas especiales con base en la academia de paracaidistas de los Cóndores y los regimientos de élite de los Rangers de Bolivia.

“Necesitamos ver todo lo que hablamos hace varios meses”, dice Pereira en la llamada. “Hablamos del plan de acción, [el] caso de la demostración de fuerza, de tomar lugares estratégicos. Creo que con lo que tenemos ahora estamos en una posición mucho mejor, en el sentido de que no tendremos que enfrentarnos a las tropas bolivianas. Tendremos que mostrar eficiencia, seriedad, mano de obra, y una vez que lo vean por sí mismos, creo que nos invitarán a entrar y dirán ‘Ven y ayúdanos’ ”.

«Las cosas están avanzando»

Las promesas de Pereira de traer aviones cargados de armas de alquiler para ayudar a la insurrección probablemente fueron exageradas. Pero la evidencia vista por The Intercept sugiere que los planes para desplegar a cientos de mercenarios, incluidos ex miembros del servicio estadounidense, para coincidir con las elecciones, estaban muy avanzados en las semanas previas al 18 de octubre.

En el texto de los correos electrónicos compartidos antes de la votación con The Intercept por un contratista de seguridad retirado, que pidió no ser identificado porque temía represalias, se menciona a Pereira como uno de los tres organizadores de la misión. Los otros dos, David Shearman y Joe Milligan, tienen una amplia experiencia en operaciones encubiertas y de contrainsurgencia en el extranjero.

El primer mensaje, escrito por Milligan y cuyos destinatarios se describen como pertenecientes a la «cadena de correo electrónico LEP / Medic», indica que al menos 250 contratistas, incluidos profesionales de las fuerzas del orden y médicos, se han inscrito en «el proyecto Bolivia». Estipula que aquellos que hayan “puesto en el equipo rojo” serán contactados por separado. En la llamada entre López y Pereira, el traductor se refiere a Pereira con el nombre en clave «Rojo».

Según el correo electrónico, el despliegue se retrasó debido al aplazamiento de las elecciones del 23 de julio, del 6 de septiembre al 18 de octubre. “Todavía estamos en camino de que llegue lo suficientemente temprano para hacer el tema del tren y el engranaje”, continúa Milligan.

“Este proyecto es muy delicado en este momento”, advierte Milligan. “Solo lo publiqué en algunos sitios de Facebook en los que sé que están los LEP y los médicos y en algunas páginas de la policía. Entonces, mantengamos esto lo más seguro posible. Hay muchas partes móviles en esto y no queremos atascar a los otros muchachos que están trabajando en el terreno para que esto suceda «.

A los destinatarios del correo electrónico se les pide que llamen a un número registrado a nombre de Milligan, un comerciante de armas con licencia en Dallas, Texas. Una página de LinkedIn describe a Milligan como un entrenador policial y militar y jefe de seguridad de una empresa de chatarra de Dallas. Entre 2006 y 2012, trabajó en operaciones de contrainsurgencia y eliminación de bombas en Afganistán con la empresa militar privada MPRI, y entrenó a la policía iraquí con Blackwater, conocido por perpetrar una masacre de civiles en Bagdad en 2007.

Contactado por teléfono al número dado antes de las elecciones, Milligan negó tener conocimiento de la operación, diciendo primero que era un camionero y luego que trabajaba en una empresa de chatarra. “Debe ser otro Joe Milligan, hay varios en Facebook”, agregó, antes de colgar. Contactado nuevamente en junio, reconoció que los correos electrónicos eran auténticos y que Pereira, organizando el esfuerzo, se había comunicado a través de una red mutua. Sostuvo que no tenía un conocimiento específico de lo que estaba planeando Pereira en Bolivia.

“Realmente no le doy mucha importancia a lo que la gente me dice hasta que veo un cheque de pago o un boleto de avión. He trabajado en el extranjero durante años, así que ni siquiera me preocupo por lo que creen que van a hacer o de lo que están hablando hasta que realmente se materializa con un cheque de pago ”, dijo.

Shearman, el otro contacto que figura en la lista, se describe a sí mismo en una biografía en línea como un ex marine estadounidense que ha trabajado «en todo el mundo» en una variedad de «operaciones encubiertas», incluida la protección de funcionarios estadounidenses en Irak y Sudamérica. En un segundo correo electrónico, el nombre, el correo electrónico, el número de teléfono y el blog de Shearman, llamado Viper One Six por su distintivo de llamada militar en Afganistán, se adjuntan en forma de firma.

“Las cosas están avanzando. Seguimos buscando más profesionales interesados ​​con experiencia en el cumplimiento de la ley y que estén interesados ​​en este tipo de misión única ”, comienza el mensaje de Shearman. Él procede a pedir a los destinatarios interesados ​​que envíen por correo electrónico un acuerdo de no divulgación a Pereira para recibir más instrucciones, y que «piense en un perfil bajo … Jeans, pantalones casuales, camisas de manga larga y corta que se puedan llevar ocultas».

“Si tiene una licencia de piloto, la compañía pagará todas las tarifas relacionadas con las renovaciones, etc., mientras esté allí. School up y Guerilla Group – MSA, el principal enemigo allá abajo ”, agrega Shearman, potencialmente confundiendo la abreviatura de MAS. «Nuestro programa se está agregando a un programa existente y nuestro programa todavía se está poniendo en práctica».

Los correos electrónicos insinúan que el proyecto es políticamente delicado. “La línea de tiempo actualizada parece ser desde finales de septiembre hasta principios de octubre. La fecha gira en torno a la política allí. Los grupos se moverán de forma escalonada y se le informará de su grupo de movimiento y se obtendrá más información sobre viajes a medida que avanza en el proceso ”, escribe Shearman. «Todos ustedes recibirán información cuando viajemos, y obtendrán una visión más mejorada de la operación, la misión y las preocupaciones / sensibilidad de la misma».

Shearman concluye prometiendo que un «HQ Sur» se encargará de todas las «condiciones de procesamiento, problemas de equipo y rango de la empresa», refiriéndose a los certificados de armas de fuego, y ofrecerá un «centro médico / dental completo». No está claro si el grupo tuvo el uso de una base nueva o preexistente en Bolivia o no.

Contactado por teléfono antes de las elecciones, Shearman dijo que estaba jubilado y negó estar involucrado en ningún proyecto en Bolivia. Advirtiendo que el manejo de los mensajes filtrados podría ser ilegal, dijo: «Si una persona liberara documentos confidenciales, podría ser una responsabilidad legal grave para cualquier individuo involucrado».

En junio, Shearman reconoció que había enviado los correos electrónicos y explicó que Pereira se había acercado a él en busca de ayuda con el reclutamiento y la administración de lo que él había entendido como un proyecto legítimo de capacitación policial. «Desafortunadamente, si tuviera que hacerlo de nuevo, no los habría ayudado, pero esos correos electrónicos parecen pintar una imagen de algo fantástico, por lo que puedo ver la intriga desde afuera mirando hacia adentro», dijo. , y agregó que el contenido de los correos electrónicos había sido proporcionado en gran parte por Pereira. «Muchas de esas cosas las repitió Joe».

Shearman también dijo que no le pagaron por el trabajo y que no ha tenido noticias de Pereira en meses. Dijo que Pereira le dijo que el proyecto implicaba “trabajar con el gobierno boliviano para proporcionar capacitación policial, capacitación de sus agencias policiales en tácticas policiales habituales. … Ese es el alcance de lo que sé y el alcance del esfuerzo de reclutamiento. Cualquier cosa más allá de eso, no tengo ni idea porque no estaba al tanto de nada de eso «.

«SOCOM nunca me fallará»

Pereira llegó a Bolivia hace aproximadamente una década. Miembros de una iglesia bautista en la ciudad oriental de Santa Cruz, un hervidero de oposición a Morales, dijeron que se creía que era un ex soldado y pastor que trabajaba en la industria petrolera. Durante un tiempo, dirigió la Fundación Bridge 2 Life, que pretende traer pastores, médicos y maestros a trabajar en América Latina y el Medio Oriente. Un anuncio de 2014 de una charla motivacional de Pereira lo describe como un «exoficial del Ejército de las Fuerzas Especiales» y un «exmarine», aunque la documentación pública se refiere a él como un contratista civil. Según un boletín interno, había trabajado anteriormente como planificador de movilización de asuntos de reserva en el Centro y Escuela de Guerra Especial John F. Kennedy en Fort Bragg, Carolina del Norte, un centro de entrenamiento del Ejército para el Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos, o SOCOM, en 1999. Otra publicación lo describe como contratista civil en el mismo cargo en 2002.

Una página de Facebook de Pereira lo enumera como «Presidente de Petróleo y Gas en el Grupo Nacional de China» desde marzo de 2017 en adelante. Con sede en Santa Cruz, la página de Facebook ahora inactiva de la empresa la describe como ocupando una «plataforma» dejada por una empresa anterior que trabajaba con inversores chinos.

En octubre de 2020, las oficinas de China National Group en el centro de Santa Cruz estaban vacías y en alquiler. Un registro oficial mostró que la empresa había cerrado oficialmente antes de fines de marzo de 2019. Sin embargo, los correos electrónicos filtrados de septiembre de 2020 añaden la dirección de correo electrónico de Pereira con las letras «cng» y se les pide a los contratistas que firmen un acuerdo de no divulgación con la etiqueta «CNG-NDA». »

Una citación judicial de noviembre de 2016 describe los cargos de fraude contra Pereira y su esposa. Un fallo judicial de julio de 2019 indica que Pereira se encontraba en prisión preventiva el 5 de noviembre de 2018 y que un coronel de la policía había amenazado con trasladarlo a otro bloque de celdas a menos que Pereira le devolviera 80.000 dólares. Se desconoce si el caso prosiguió o si Pereira fue condenado o absuelto.

La sugerencia de prácticas comerciales engañosas concuerda con sus promesas a López de que podría utilizar «contratos fantasma» para traer mercenarios extranjeros a Bolivia «encubiertos» disfrazados de pastores, médicos y turistas.

El primer registro registrado de Pereira en Facebook fue en Santa Cruz el 16 de noviembre de 2019: seis días después de que Morales huyó del país y Áñez asumió el poder. En febrero de 2020, publicó capturas de pantalla de una conversación de WhatsApp en Facebook , afirmando estar a cargo de las tropas en una base en Bolivia y bromeando, en el contexto de una apuesta perdida en el Super Bowl, que “SOCOM nunca me fallará. »

Entre los 535 amigos de Pereira en Facebook hay docenas de personal militar actual y anterior y contratistas de seguridad privada. Las llamadas telefónicas a un número del Grupo Nacional de China no recibieron respuesta. Pereira no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico. Se desconoce su ubicación actual.

El ministro de Gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo (izq.), Saluda a miembros de la unidad antiterrorista GAT durante su presentación en La Paz, el 3 de diciembre de 2019.- El gobierno interino de Bolivia activó este martes la unidad antiterrorista GAT con 60 policías. oficiales para "desmantelar" grupos de extranjeros que "amenazan" la paz del país, según el Ministerio de Gobierno (Interior) y la Policía. (Foto de AIZAR RALDES / AFP) (Foto de AIZAR RALDES / AFP a través de Getty Images)
El ministro del Interior del gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo, a la izquierda, saluda a los miembros de la unidad antiterrorista del GAT durante su presentación en La Paz el 3 de diciembre de 2019. Foto: Aizar Raldes / AFP vía Getty Images

«Vivo, libre o como presidente de Bolivia»

Otro par de conversaciones grabadas revisadas por The Intercept sugieren que los desacuerdos entre el ministro de Defensa López y Murillo, como ministro del Interior, en última instancia en control de la policía, pueden haber descarrilado el golpe. Parece que tuvieron lugar poco antes de que López huyera del país el 5 de noviembre. Las grabaciones sugieren que López no solo estaba involucrado, sino también que los conspiradores habían colgado la posibilidad de que él se convirtiera en presidente en lugar de Arce.

Una mujer que se refiere a sí misma como pariente de López dice en una llamada que está bajo presión para “no desenmascarar el plan de Murillo”, refiriéndose al ministro del Interior. “Parece que tiene miedo, dice que ni siquiera él sabe lo que va a hacer”, agrega.

“Entonces el tema es simple”, responde el locutor, quien es llamado por el nombre de pila de Suárez, Luis, el mismo nombre que el “Cyber ​​Rambo” que Pereira dijo estaba traduciendo en la llamada entre y López. “Es Murillo el que está poniendo un obstáculo en nuestro camino”. La mujer responde: «Exactamente, él dice que lo están amenazando».

Lejos de la bravuconería de unos días antes, el ex paracaidista parece haberse hundido. “Dígale a la madre de López”, continúa el locutor, “que probablemente su única opción para salir vivo, libre o como presidente de Bolivia es que atienda nuestra llamada. … Su hijo ya está en mucho peligro ”, agrega,“ tengo que hablar con él y tiene que dejar de cometer errores ”.

En una grabación posterior, Pereira concluye: “Ahora mismo se está cagando en los pantalones”.

En el evento, el golpe nunca se materializó y la amenaza a la democracia boliviana parece haber disminuido. Arce juró como presidente de Bolivia el 8 de noviembre de 2020, un día después de que la mayoría de los principales medios de comunicación llamaran a las elecciones presidenciales de Estados Unidos para Joe Biden. Morales regresó a Bolivia poco después y ha aparecido en mítines del partido MAS, pero no ha asumido un cargo oficial en el gobierno. Arce despidió a los comandantes militares promovidos por Áñez, incluido Orellana, y los reemplazó por oficiales que se creían más leales.

Murillo y López huyeron juntos a través de la frontera con Brasil el 5 de noviembre con la ayuda de un avión de la Fuerza Aérea de Bolivia, poco antes de que se presentaran acusaciones de corrupción en su contra. Se sospecha que han recibido sobornos después de que una empresa de seguridad privada con sede en Florida, Bravo Tactical Solutions, consiguiera un contrato para suministrar gas lacrimógeno a las fuerzas de seguridad de Bolivia a precios enormemente inflados.

Murillo, sin embargo, no encontró refugio fuera del país. El 26 de mayo de este año, el FBI anunció que lo había arrestado acusado de conspirar para cometer lavado de dinero relacionado con el caso del gas lacrimógeno. El mismo día, el ministro del Interior de Arce indicó que también buscaría la extradición de López de Brasil en relación con el caso. López ha negado haber actuado mal y tuiteó el mes pasado que «el pueblo boliviano sabe que trabajé incansablemente por el país, de acuerdo con la constitución».

Orellana, quien huyó a Colombia en noviembre, tiene órdenes de arresto en su contra por su papel en el derrocamiento de Morales y el posterior asesinato de manifestantes por parte de las tropas. En marzo, la propia Áñez fue arrestada por su participación en el golpe de 2019. Ella insiste en que su presidencia provisional fue constitucional.

Pero hay continuos rumores de inquietud entre los militares. Peña y Lillo, el general retirado, dijo que al encarcelar a oficiales militares “como delincuentes comunes”, el gobierno de Arce buscaba “aterrorizar y vengarse de las fuerzas armadas” por su papel en derrocar a Morales. Describió el golpe de 2019 como una intervención constitucional para «defender la sociedad».

«Hubiera habido tanto derramamiento de sangre»

Los golpes abortivos a menudo parecen descuidados en retrospectiva, pero tales complots no necesitan ser ejecutados a la perfección para tener éxito. El gobierno de Estados Unidos derrocó notoriamente a líderes elegidos democráticamente en Irán y Guatemala en la década de 1950, ambas veces en operaciones muy reducidas que terminaron victoriosas en medio del caos resultante. El golpe de Guatemala de 1954 tuvo éxito porque los militares locales percibieron correctamente que Estados Unidos estaba detrás.

Pero el terreno que vendía Pereira no parece haber tenido el respaldo del gobierno de Estados Unidos. Se parece más a los esfuerzos de mayo de 2020 de Silvercorp USA, una empresa militar privada con sede en Florida que lanzó un fallido intento de golpe de Estado contra el presidente venezolano Nicolás Maduro. Ocho participantes murieron y 17 fueron capturados. Entre los que ahora están presos en Venezuela se encuentra el ex Boina Verde que dirige la operación, quien luego afirmó que fue autorizada por la Casa Blanca de Donald Trump. La administración Trump negó su participación.

“Estos [son] yahoos que intentan hacerse ricos rápidamente”, dijo Sean McFate, profesor de estrategia en la Universidad de Georgetown y ex contratista militar que revisó los correos electrónicos compartidos con The Intercept. “Es sólo hora de aficionados. Y hemos visto mucho de eso [recientemente] «.

Gamarra, de la Universidad Internacional de Florida, argumentó que las afirmaciones de Pereira de contar con el apoyo del ejército estadounidense eran probablemente falsas, pero que resaltaban el problema de la débil supervisión de los soldados convertidos en mercenarios en todo el mundo.

Tales grupos de soldados de la fortuna se volvieron más peligrosos después de que la administración Trump los alentara a «trabajar por cuenta propia», agregó, refiriéndose al supuesto respaldo discreto de la Casa Blanca a las actividades de Silvercorp en Venezuela.

“Las conspiraciones… causan mucho daño, especialmente en lugares frágiles como Bolivia. Todo lo que necesitas es un Pereira para estropear las cosas «.

“Estos tipos son un centavo la docena, todos creen que son generales. … Son peligrosos por lo que prometen ”, dijo Gamarra. “Las conspiraciones son generalmente solo eso, conspiraciones, pero causan mucho daño, especialmente en lugares frágiles como Bolivia. Todo lo que necesitas es un Pereira para estropear las cosas «.

Si la operación boliviana de corta duración fuera financiada por el gobierno de Estados Unidos, o disfrutara de su «aprobación tácita o explícita», mostraría cuán profundo se había adentrado en «territorio de vaqueros imprudentes» la política de la administración Trump en América Latina, dijo Adam Isaacson, director de el programa de Supervisión de la Defensa en la Oficina de Washington para América Latina.

“Es imposible creer que los diplomáticos profesionales o los comandantes militares aprobarían una misión a medias como esta”, agregó Isaacson.

“Lo último que necesita esta región en este momento son bandas de mercenarios pagados por quién sabe quién para intentar instalar a sus líderes preferidos por la fuerza”, coincidió Eric Farnsworth, exdiplomático estadounidense y vicepresidente del Consejo de las Américas, quien también revisó la correos electrónicos y estuvo de acuerdo en que la trama parecía muy avanzada. «No es democrático y no se puede perdonar».

Un ejemplo sombrío de lo que pudo haber ocurrido ocurrió en noviembre de 2019, cuando al menos 19 manifestantes, principalmente pobres e indígenas simpatizantes del MAS, fueron asesinados a tiros por las fuerzas de seguridad bolivianas bajo la supervisión de Áñez, Murillo, López y Orellana. Entre los muertos se encontraba Omar Calle Siles, de 28 años, un entusiasta futbolista que dejó atrás a un hijo de 5 años.

“Lloramos todos los días”, dijo la hermana de Omar, Angélica Calle Siles. “No hemos podido comer juntos en los últimos 17 meses porque sentimos su ausencia en la mesa”.

“Todo lo que queremos es justicia”, agregó, “para que la gente que ha destruido tantas familias humildes pague, para que mi hermano descanse en paz”.

Si el golpe planeado en 2020 hubiera despegado, advirtió Gamarra, «habría habido tanta sangría en Bolivia».

Jack Murphy contribuyó con el reportaje. 

*Fuente: TheIntercept

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.