Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

La Mesa sobre la nueva Ley de Bancos para mantener todo igual 

Compartir:
Señorías, se mantiene la tan socorrida estrategia para no cambiar nada, aún cuando las reformas son urgentes y existe presión política para hacerlo. La presentación de las «conclusiones» de la Mesa presidida por el ex SBIF Raphael Bergoeing sigue este trillado camino, concentrando en el tema Basilea que de cualquier manera Chile debe implementar como estándar internacional… abajo mi respuesta en el Diario Financiero de hoy:

La mesa técnica tenía una misión muy acotada, asegurando que cualquier cambio en la legislación bancaria vigente –sobre la que existe consenso que es extraordinariamente defectuosa y abre las puertas para los abusos que son legión en el sistema bancario chileno –por las definiciones que le entregó el Gobierno y el Ministerio de Hacienda para asegurar que cualquier cambio sea limitado y no corrija los temas de fondo. Los integrantes de esa mesa se aseguraron que sus recomendaciones fueran aún más limitantes, sugiriendo «gradualidad» y «flexibilidad», tomando en cuenta las «características propias» del mercado chileno…. todo esto una manera poco sutil de indicar que aquí no habrá grandes cambios en la Ley de Bancos, lo que permitirá a estas instituciones continuar abusando de los consumidores sin ninguna cortapisa regulatoria, abriendo enormes flancos para evadir el propósito de la Ley.
De hecho, la ausencia de cualquier mención de la necesaria protección a los consumidores es una falencia crítica en las recomendaciones. Los reguladores bancarios más avanzados (Hong Kong, Gran Bretaña y hasta EE.UU.) tienen capítulos enteros en sus protocolos regulatorios sobre la defensa efectiva del consumidor bancario, ligada obviamente al riesgo reputacional que corren las instituciones merced a abusos sistemáticos y masivos como los que existen en Chile, amén de ilegilidades que «pasan piola»  dada a la asimetría de acceso al Poder Judicial entre el consumidor individual y la institución bancaria. Como en los hechos existe poca o nula competencia en el sector bancario, como en muchos otros, el consumidor ni siquiera tiene la opción de cambiarse de institución financiera.
Está claro que el Sr. Raphael Bergoeing, que presidió esta mesa para no hacer nada, tiene la visión que la protección del consumidor es independiente de la Ley de Bancos, como los demostró cuando dirigía la SBIF «delegando» específicamente este aspecto esencial en el SERNAC, que como todos sabemos, es un león sin dientes que los bancos y demás empresas financieras y no financieras ignoran impunemente. (De paso, la nueva ley sobre el SERNAC duerme porque no existe «consenso» sobre sus atribuciones, un consenso imposible si se trata de dejar contentos a los regulados).
La necesidad de una legislación que realmente proteja a los consumidores en Chile es urgente y requiere una discusión profunda. Lo que está claro es que el sufrido consumidor chileno ya no tolera los constantes abusos del «empresariado»  local y exige legislación y regulación real, no la mentira que es hoy la institucionalidad de defensa del consumidor. Esta era una de las ideas-fuerza de la campaña presidencial de la Presidenta, pero obviamente se ha quedado en el camino para favorecer la frágil y tan cacareada «confianza» empresarial!
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.