Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Declaraciones

El dilema de Chile: educación pública versus particular subvencionada 

Compartir:

22 de noviembre de 2014

El clasismo, que históricamente ha corroído el tejido social de la clase media del país, se ha instalado también en los sectores medio-bajos… (Editorial de R. y L.).

El trámite legislativo de la Reforma Educacional está sufriendo un serio revés en el Senado, luego de aprobarse en la Cámara de diputados. El hecho deja en evidencia la asintonía entre las dos cámaras, revelando las debilidades estructurales de un sistema democrático que impide la expresión de las mayorías. Más allá de la asintonía legislativa hay importantes elementos subyacentes que explican el virtual fracaso de la reforma. Previamente, cabe recordar que esta reforma fue la principal promesa de campaña que consiguió elegir, con una abrumadora votación, a Michelle Bachelet como presidenta.

Ante una eventual frustración del proyecto de Reforma Educacional es conveniente mirar en retrospectiva el proceso para descubrir los aspectos más resistidos de la reforma, las causas subyacentes y posibles cursos de acción.

En primer lugar, cabe precisar que no es la Reforma Educacional lo que concita los más airados  cuestionamientos; es el proyecto que pone fin al lucro, al copago y a la selección. Al respecto, es justo reconocer que el ministro Nicolás Eyzaguirre tuvo la osadía de abordar, con su proyecto de reforma, los flancos de mayor sensibilidad que tiene el actual sistema educativo.

Así también, con un mínimo de honestidad hay que convenir que la oposición al proyecto ha sido más estratégica que ciudadana, más ruidosa que mayoritaria. Ello porque con los medios de comunicación a su disposición, se estableció una oposición virtual y mediática, creando una atmósfera ficticia de resistencia social. El tono de la discusión, la hostilidad y la majadería avalan la puesta en escena de una verdadera campaña del terror destinada a desinformar a la opinión pública.

En otro plano, la propuesta del ministro ha tenido asertividad técnica, pero ingenuidad política al subestimar las reacciones de los poderes vulnerados con el proyecto. En efecto, no previó que los afectados eran minorías con gran capacidad de organización; los sostenedores del sistema de educación particular subvencionada. Desestimó que los afectados relevantes no eran los emprendedores que al momento de resolver sus opciones de negocio, visualizaron a la educación como un área de emprendimiento. No visualizó que detrás de ese grupo social, estaba la Iglesia Católica con una amplia red de colegios establecidos al amparo del Estado de Chile, convirtiéndose en el principal grupo social privilegiado con la subvención educacional.

Eyzaguirre tampoco previó que, habiendo una oposición política dura al gobierno, liderada por la UDI, ésta se confabularía con la jerarquía de la Iglesia Católica para conseguir futuros dividendos electorales. Desestimó la reconfiguración de una simbiosis político-religiosa, que sumaría a algunos sectores del centro político que, siendo los artífices del modelo de educación particular subvencionado, se habían convertido en importantes beneficiarios del sistema que concibieron. Se menospreció que el andamiaje creado para sustentar el modelo se había sofisticado de tal manera, que era casi indesmontable y transversal, comprometiendo a un amplio espectro de actores políticos de la antigua concertación.

Así, el proyecto de reforma quedó expuesto a los ataques de los especialistas en conducción de masas. En ese plano es donde los medios de comunicación de la derecha fueron eficaces para operar estratégicamente, saboteando precozmente las bases del proyecto. En esa fase, el cardenal Ezzati jugó un rol de alta exposición pública, a quien se sumaron otros actores políticos, sociales y columnistas de prensa.

En una fase siguiente, la Iglesia desempeñó nuevamente un rol protagónico, organizando a las federaciones de sostenedores, que rápidamente hicieron lo propio. El eje articulador fue la FIDE (Federación de Instituciones de Educación Particular, perteneciente a la Iglesia católica y que agrupa a más de 760 establecimientos). En una fase posterior y decisiva, también coordinada por la Iglesia, se consiguió movilizar y sacar a la calle a los apoderados, de lo que constan acciones organizadas por vicarías de la educación de algunas iglesias locales.

Uno de los espectáculos más desoladores de este proceso ha sido ver a apoderados marchando para manifestar su oposición al proyecto de reforma. Un hecho que no dejó indiferente a las redes sociales, que difundieron un eslogan revelador: “Chile es el único lugar del mundo donde los jóvenes marchan pidiendo educación gratuita de calidad, y sus padres marchan para exigir pagarla”.

Lo que parece una ironía anecdótica merece atención, porque revela una delicada crisis social que ha sido utilizada maquiavélicamente para atacar a la reforma.

El clasismo, que históricamente ha corroído el tejido social de la clase media del país, se ha instalado también en los sectores medio-bajos. En ese segmento social el copago se ha convertido en un instrumento de segregación social que ha potenciado el clasismo en sectores que históricamente dieron ejemplo de solidaridad y espíritu comunitario. En este terreno, el sistema educativo chileno ha contribuido a fracturar el tejido social del pueblo. Es triste ver que la vieja costumbre instaurada en los colegios católicos, de segregar a las familias que acceden a sus colegios, ha ayudado a instalar en las personas un patrón de comportamiento clasista en sectores donde antes no existía esa lacra social.

Cuando los privilegiados del sistema de educación particular subvencionado han conseguido lesionar seriamente el proyecto original de reforma, surgen señales que podrían determinar su reformulación, con el riesgo de cercenamiento y de alteración de los principios básicos de fin al lucro, al copago y a la selección. Es previsible imaginar los costos sociales y políticos que podría acarrear al país la frustración de los principios básicos de la reforma educacional.

Siendo incierto el escenario futuro para la reforma de la educación, hay que reconocer que el camino elegido por el ministro Eyzaguirre ha sido un camino honesto y de gran consideración hacia los sostenedores del sistema educativo. Ello porque pudo haber diseñado una vía de mayor hostilidad y celeridad en la búsqueda de resultados. Como buen técnico pudo recurrir a la vía economicista, donde los costos y los riesgos del emprendimiento sean asumidos por los propios inversionistas (los sostenedores), haciendo que el mercado ajuste naturalmente el “negocio educacional”.

Tal vía pudo o puede ser aun posible. Es la vía que supone establecer un estatuto docente para los profesores y directivos de establecimientos públicos, con facultades administrativas para conformar las mejores plantas docentes en la educación pública, estableciendo una escala de remuneraciones competitiva que garantice la contratación de los mejores; todo ello complementado con un riguroso plan de inversiones en infraestructura pública. Los efectos de establecer un sistema público competitivo serían rápidamente visibles, con consecuencias nefastas para el sistema particular subvencionado, que enfrentado a una estructura de costos insostenible sería inviable.

Los costos económicos, sociales y políticos quedarían radicados exclusivamente en los inversionistas del sistema educativo (los sostenedores), mientras los apoderados y alumnos migrarían rápidamente al sistema público, en tanto quienes buscan dividendos electorales tendrían que buscar otro tema para boicotear al gobierno.

Sin duda que el ministro tiene más cartas que las mostradas hasta ahora para sortear los arteros ataques infligidos al proyecto emblemático del gobierno de la presidenta Bachelet.

Consejo Editorial Revista Reflexión y Liberación – Chile.

*Fuente: Reflexión y Liberación

Compartir:

Artículos Relacionados

7 Comentarios

  1. christian

    El qu realizó la nota no es objetivo y trata a la oposición al proyecto como pequeñas minorías, típico de la soberbia socialist,, solo protegen a la clase baja y no le importa para nada la clase media y media alta

    1. Alejo Sánchez

      Parece que el amigo sólo fue a los recreos, porque no ha entendido nada, ni del artículo ni de la motivación de esta reforma. Por eso, para que gente como Ud., con baja capacidad humana de empatía y con altos índices de clasismo, aprenda y contribuya a un país un poco más justo, es que pedimos educación de calidad. Las necesidades básicas de un ser humano no pueden ser objeto de lucro, o bien de consumo, como dijo Piñera.

      1. fresia

        tampoco usted entiende , porque no mejorar la educación publica primero osea comprarle zapato a los niños de colegios municipalizados en vez de dejar a pata también a mi nieta y quitarle los patines que con tanto esfuerzo le compramos .solo porque no podemos pagar uno como los mimistros y personeros publicos que con nuestro impuestos se dan el lujo de pagar colegios caros de sus hijos y le quitan las oportunidades a uno .

  2. Carlos

    Lo importante del tema es la libre elección, uno tiene el derecho de inscribir a sus hijos en el colegio que presente mejores resultados para asegurarle su educación, si es subencionado mucho mejor, esto no quita que se debe invertir mas en educación publica, para que mejore de una vez por todas, pero no tienen por que quitarle los patines a los niños aventajados, se debe igualar pero siempre hacia arriba, si la educacion publica mejora algún día, todos los padres llevaran a sus hijos ahi, pero por el momento, lamentablemente no se puede.

  3. charlestone

    LA HIPOCRESÍA DE LA DICTADURA QUE SE ENCUENTRA EN EL PODER…… REPRIMEN EL LUCRO EN CIRCUNSTANCIAS QUE ELLOS LUCRAN CON LA POLÍTICA Y SE DICEN SERVIDORES PÚBLICOS…..REPRIMEN LA SELECCIÓN EN CIRCUNSTANCIAS QUE MANTIENEN A SUS HIJOS EN COLEGIOS CON NOMBRES EN INGLÉS Y TODOS EN EL BARRIO ALTO….POSIBLEMENTE PARA NO MEZCLARSE CON LOS RO-TITOS DE CLASE MEDIA HACIA ABAJO……REPRIMEN EL COPAGO..,…..EN CIRCUNSTANCIAS QUE ELLOS PAGAN INSCRIPCIÓN Y MATRÍCULAS MILLONARIA EN COLEGIOS DE ALTA SOCIEDAD……. PERDIGUEN A LAS PYMES SUBVENCIONADAS CON EL PROPÓSITO DE EXTERMINARLAS ECONÓMICAMENTE……….QUIEREN EXPROPIAR EL DERECHO A EDUCAR A LOS PADRES…..ESTÁN COMO LOS COMUNISTAS….SÓLO LAS CÚPULAS TIENEN LOS PRIVILEGIOS DE EDUCAR A SUS HIJOS DONDE ELLOS QUIERAN…..EL RESTO HAY QUE DARLE LA EDUCACIÓN MÁS PENCA PARA QUE NO TENGAN LAS HERRAMIENTAS PARA DARSE CUENTA DE QUE PASA EN SU ENTORNO….MIENTRAS MÁS PENCA ES LA EDUCACIÓN…..MÁS FÁCIL DE ENGAÑAR AL PUEBLO……Y ELLOS ….OBTENER EL LUCRO QUE LES DA LA DICTADURA…….

  4. Serafín Rodríguez

    De alguna manera u otra, el Estado puede entregar educación gratuita y sin que las subvenciones estatales sean utilizadas directa o indirectamente con fines de lucro. Éstas son dos cuestiones que se pueden legislar y financiar fácilmente. Si los fondos y los votos necesarios están disponibles. Sin embargo, lo que no se puede legislar es la calidad de la educación, la que crucialmente depende de la calidad profesional y ética del profesorado, además de un sinnúmero de factores que incluyen su formación y perfeccionamiento, carrera docente, remuneraciones y pensiones, infraestructura, fin de la municipalización y, por supuesto, planes y programas –de los cuales nadie habla. Todo esto es sólo posible con una gran inversión de fondos y, muy principalmente, la participación democrática directa del magisterio a través de un Colegio de Profesores en que prime lo profesional por sobre lo político partidista. Para ponerlo sucintamente, la calidad de la educación depende de una gran revolución educacional en la cual le corresponde jugar un papel preponderante al profesorado. Sin que los profesores tomen la iniciativa en cuanto a todo lo mencionado, además de otras cuestiones que de seguro se me escapan, es imposible mejorar cualitativamente el desastre educativo impuesto al país por la dictadura y continuado por un cuarto de siglo por los gobiernos que la han sucedido. El resto son huevadas por mucho que lo digan técnicos nacionales o extranjeros, entre los cuales –en el país– tenemos varios que no pasan más allá de ser simples opinólogos de pacotilla. Los nombres son perfectamente conocidos. También las aureolas que lucen y de las cuales hacen gala como en un concurso de belleza.

  5. Alfredo Armando Repetto Saieg

    En Chile el gobierno se quiebra porque es presionado por la patronal. Tal vez creyeron que sus benefactores estarían dispuestos a ceder en algo, por mínimo que fuera, en cuanto a los privilegios logrados vía golpe de Estado. Posiblemente se ilusionaron con lograr algunas «reformas» para así resguardar la gobernabilidad y mostrarse ante la población como alternativa de cambio y racionalidad. No les creo, de hecho plantear que esta falaz Nueva Mayoría fue ingenua significa reafirmar su buena disposición e intenciones. Nada más alejado de la verdad.

    La Concertación por más que altere su nombre o incorpore al PC en sus filas es parte de la continuidad. Son los de siempre. Un sector más conservador ataca las «reformas», otro las defiende, juntos las moderan y así se completa el circo. Pero éste no es divertido, más bien estamos ante una gran tragedia porque es mucho lo que está en juego. La rebelión de las bases del Colegio de Profesores lo demuestra: sin pecar de optimista creo que este es el principio del fin de la «burrocracia» sindical y de sus «acuerdos» de espaldas a l@s trabajador@s. Y esto siempre es beneficioso para la democracia.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.