Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Ni derecha/ni Concerta. Todos/a/La/Moneda 

Compartir:

Cada día que pasa tiene más sentido todo lo que el movimiento estudiantil hiciera de forma consecuente y con esfuerzo/valor histórico. Chile no es el mismo Chile desde el 2011, así como tampoco fue en vano el esfuerzo/lucha pingüino traicionado por la concertación en conjunto con los que se autoproclaman los dueños del país.

Chile un país OCDE, donde un sector de la sociedad, justamente el más pequeño convierte a la educación, entre otros, en un bien de consumo, un derecho fundamental en el mercadeo del modelo neoliberal, esto es criminalidad pura y dura, delito cometido por notables binominales, y pasajeros golondrinas en el Poder Ejecutivo.

Desde el 11 de marzo de 1990 todo el bloque PS/PPD/PDC/PRSD/PC, este último allegado llamando a sostener el bloque en segunda vuelta, permitieron que el modelo se instale y se mantenga cometiendo todo tipo de aberraciones, algunos que merecen la condena de los tribunales, y otros que sencillamente harían a las llamas subir hasta tocar las nubes.

Como si nada hubiera sucedido en los años pasados, el bloque concertacionistas más su nuevo inquilino, descubren que Chile necesita un nuevo andamiaje institucional. Corren las cortinas y descubren que el plebiscito de 1980 fue ilegal, ahora la memoria los lleva reconocer que en esos años no había registros electorales, y que como detalle no menor, Pinochet y las Fuerzas Armadas ejercían una dictadura. Se sacan sus costosas vestiduras y las rompen reconociendo que… han pecado.

Chile es un país donde las instituciones no funcionan, eso dice la calle, y lo evidencian los pactos y acuerdos para entregar la soberanía a la empresa privada. Un país donde las leyes se redactan entre amigos binominales mientras pasean por los pasillos del Congreso. La defensa del modelo neoliberal cruza a todos los binominales, no deja en el margen a ninguno.

Los millones de chilenos endeudados en compras de algunas chucherías/espejitos traídas por los TLC, los mantienen encadenados a millones y millones de pesos, esperan que el Congreso legisle sobre las tazas de interés que mantiene los bancos, que reduzca en algunos puntos la desenfrenada avaricia instalada en Chile.

Los binominales no legislan sobre los asuntos mayores, esos que tienen que ver con tocar los intereses de bancos, financieras, aseguradoras, Isapres, les tienen miedo porque no recibirán dineros para su campañas electorales.   Bataclanas y bataclanos de todos los pelajes y raleas, salen por estos tiempos a manifestar que en el próximo periodo establecerán instancias para dialogar con los movimientos sociales, como si las deudas de los millones de estudiantes universitarios fueran un saquito de maní.

Y los años no pueden pasar en vano…

No podemos olvidar que este es un territorio donde existen otros pueblos, los originarios, que estaban mucho antes de que llegaran los actuales y por años postergados, a los cuales se les visita de manera más constante cuando llegan los periodos electorales, y se les dice que sus justas reivindicaciones serán asuntos fundamentales en el Congreso, o se les promete una y otra vez sentarse en una mesa coja la que nunca llega a buen final.

Los militares primero, y la concertación posteriormente, esos mixtos tan preocupados del alma de la patria y de la historia, fueron los que les otorgaron patentes de corsos a las madereras, a las grandes empresas forestales, verdaderos depredadores de los recursos naturales que les pertenecen a los pueblos originarios de aquella región, y a todos los chilenos. Eso fue posible porque eran los años de plomo y la concertación no tuvo el absoluto interés en poder resolver, muy por el contrario.

La justa reivindicación del Pueblo Mapuche tiene sus muerto con nombres y apellidos, y los asesinos que fueron los carabineros también, todos ellos tuvieron el amparo de los gobiernos concertacionistas, entonces no se asombren si los pueblos originarios busquen caminos alternativos usando conocimientos que vienen desde muy antiguo, sentar en una mesa para que se firme lo siempre exigido, tierra, derechos y paz.

Chile debe dejar de estar en las manos de binominales. Llegó la hora justa, la de las grandes mayorías, hay que apurar el fin de los neoliberales, coludidos, pusilánimes, todos herederos de la dictadura militar. Se avanza con la certeza de que poder arrebatar el gobierno a la ignominia es posible, hay sobradas razones para hacer concreto la victoria de los sencillos.

Chile necesita que un proyecto democrático y popular donde se comience a instalar las bases de algo nuevo, con esas aspiraciones de los que empezaron cincuenta mil votos y llegaron al millón.

Los que levantan la candidatura presidencial de MARCEL CLAUDE, esos partidos políticos, las organizaciones sociales y estudiantiles, recogen las tareas inconclusas de luchadores anteriores en las urgencias históricas como país, están las cuarenta medidas del gobierno popular, esa tarea de derribar el muro de la desigualdad que se dará hasta hacerlo desaparecer, y sobre sus restos levantar el Chile justo, libre, democrático y solidario.

En estos tiempos de reformismo/revisionismo/devaneos, en estos meses donde se constatan los coqueteos y de una fiesta de abrazos de los que han abandonado su propia historia, de los que hablan de sus muertos para que sus enemigos les deje caer algo de su miserable dignidad perdida, se levanta desde todos los rincones de la patria voluntades de cambio, hijos de Recabarren y Miguel convencidos, libres del sur y también los del norte freirino, toda esa nueva fuerza que baja alegre desde los cerros de Valparaíso. Están los estudiantes engañados y estafados, los que combaten el lucro y que no aceptarán que les robe sus meses de lucha y combate, ni que se les endose a los molinos concertacionistas.

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. Jose

    iNTERESANTE.
    Por fin algo que huele a nuevo.
    Solemos escuchar a nuestros periodistas de diversa línea la frase «..conozca Chile, la prodigiosa Tierra del Fin del Mundo»….
    Y es un buen slogan para atraer turistas.
    Pero desde el punto de vista de los voraces compradores de nuestro Oro: el cobre, y las transnacionales tradicionales, que si no lo explotan en directo lo manejan financieramente de todas maneras -con rescates de película cuando se da el caso–, no estamos al Fin del Mundo.
    Nos consideran parte integrante del Su Mundo. Por algo nos han dado puestos de importancia, como figurar aquí y allá, y poner a los hombres de estado mas prominentes de Chile en la ONU, la OEA, etc…
    Pero uno se pregunta, Si vamos todos a la Moneda…..será sólo el comienzo, unos diítas, nomás…después..¿a quien dejamos y conqué mision y capacidades como para administrar mejor y como nosotros queremos nuestro cobrecito?
    ¿Y qué haremos cuando los Amos del mundo se enojen?
    Mmmmm…

  2. ultimoikano

    Los chilenos y chilenas estamos hartos y queremos nuestra parte del cobre ya!

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.