Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El gallinero modelo y el sofá de don Otto 

Compartir:

Un antiguo chiste de don Otto, de esos chistes  chilenos de tradición alemana, contaba los siguiente:  Llegó un día Don Otto a su casa y se encontró a Frida haciendo el amor con su mejor amigo Fritz, en el mejor sofá de la casa.  Los reprendió duramente y tomó medidas inmediatas para evitar el engaño:  Vendió el sofá.

También dicen las antiguas historias, que la avestruz en caso de ciertos peligros  que le superan la imaginación y en  los que no puede escapar corriendo, el único sistema que conoce es meter la cabeza en un hoyo de la tierra para no ver.

Si se unen los sistemas de defensa y solución de problemas mencionados, nos podemos hacer una idea de por qué el gobierno tiene tan poco apoyo popular. Porque no escucha lo que le piden, y por narices quiere hacer siempre su voluntad amparándose en resquicios legales de la letra chica. Y su voluntad consiste en…imponer su voluntad. ¿Y cuál es su voluntad?  Poner  parches en lo que ya no resista, sin tocar el modelo fundamental, más bien profundizándolo.

Y ésto sucede porque están metidos en un modelo autolimitante, una especie de religión  de la cual no se salen ni por broma, cuyas únicas soluciones mágicas consisten en creer que el mercado solucionará todo de modo inteligente.  Y qué es el mercado sino un  lugar mítico, del cual poco se conoce en la realidad, pero podemos suponer como el espacio virtual donde millones de manos invisibles y de pulsiones de las más diversas cualidades se reúnen como un vector de fuerzas para dar una respuesta a los problemas, y curiosamente este vector tendrá la respuesta  inteligente apropiada para una realidad compleja.

Digamos que mil millones de personas actuando por motivos tan diferentes como el lucro, la desesperación, el amor a los hijos, la pasión por el juego, la utopía religiosa, los valores de la raza, la coquetería, la lujuria, la castidad etc van a llevar al mundo a ordenar sus recursos en forma eficiente para el futuro, felicidad  y supervivencia de la Humanidad.  Así de desquiciado.

Y curiosamente, todo tiene la misma solución:  prestar dinero a más o menos interés, con mayor o menor intervención de los bancos, para que el sistema de mercado siga funcionando.

Es como si un adicto a la ruleta dueño de bancos, hubiera ganado la presidencia del mundo.

Los estados no pueden intervenir, pero los bancos si….

Y la solución no debe ser tan inteligente si tiene frustradas a la mayoría de las personas.

Por que, qué saco yo, persona individual, si me dan una solución “inteligente” a un problema mío, y ésta me deja más triste y desgraciada que antes.  Quiere decir que la solución es inteligente según los parámetros del que la da, no del afectado por el problema.

Al hacerle el quite a la obligación humana de crear un ambiente humano en la tierra, especialmente en la patria en que nacieron, estos personajes se han despojado de las responsabilidades, han instalado una mueblería donde se venden sofás  a crédito y se manejan, no con personas de carne y hueso, sino con cifras promedios dadas por las estadísticas, cada día más alejadas de la realidad humana. El problema es que se sienten inteligentes y llenos de cualidades de méritos.

Y cuando cunde el rumor  que las soluciones son ineficientes, aplican la tijera a los medios de comunicación y cuando alguien protesta, reprimen.  Viejo truco usado por las monarquías, dictaduras de derecha e izquierda e instituciones dogmáticas que piensan que Dios proveerá, en el caso que de pobres se trate. Porque no toleran la disidencia, no saben manejar algo que no sea los números arriba de una mesa.

Las personas que tienen dinero y poder saben que el mundo hay que manejarlo para que funcione, no son ingenuos de libre mercado.  Esta religión del laissez faire, let it be, o no hagamos nada porque estamos en contemplación mística, está buena para la masa, esa que cree cuanta mierda dice cualquier varón o hembra  que diga haber asistido a una universidad  del Norte.  Y si este personaje es rico y tiene la sartén por el mango, yo sospecharía de tanto relajo, porque de algún modo el está profitando del relajo.

Así es como los grandes vectores de fuerza que imponen su voluntad en el mercado, las grandes corporaciones, los millonarios de las encuestas Forbes, saben muy bien que cuanto más desregulado esté el sistema, más ganancias sacarán.  Y han convertido en pecado mortal cualquier defensa a los derechos de las patrias, de las comunidades o de las personas.

Otro chiste muy simpático de Woody Allen es el de aquel tipo que fue al Psicólogo y le confiesa:  Doctor, mi hermana cree que es una gallina.  El Psicólogo alarmado lo interroga:¿Y, ustedes han hecho algo al respecto?  No, Doctor, es que necesitamos los huevos….

Así los gobernantes, que se han convertido a la religión de que el Estado no debe intervenir para corregir las desigualdades, para proteger a los más desvalidos, para cuidar de la salud de la población ni de su educación por generaciones, no son inocentes, están viviendo de los huevos de los loquitos inocentes que se creen gallinas y que reciben cualquier granito que les lanzan, y que al final serán sacrificados en cualquier fiesta que de el dueño del gallinero. Porque aprovechando su ignorancia y poca reflexión, los criadores de gallinas, por lo menos en su versión más decente, les creaban a los animalitos un ambiente parecido al real, con pasto, gusanitos y muchos granos, además de las sobras y desperdicios de la cocina del dueño.  Y con eso salían unas pollonas gorditas para la cazuela. Y el granjero más humano, que mejor lo hace, es el que le da más espacio y comida a las gallinas.  Pero eso sí, dentro del cercado, dentro del gallinero, no confundiendo las casa patronales con este recinto.  Y menos hacían encuestas a las gallinas, porque los hubieran llevado al Psiquiátrico.

Pero éstos si las hacen, porque tienen la ilusión, en el sentido de delirio, de que son buenos y cristianos y además demócratas y decentes. Y una demostración es que les preguntan a las gallinas. Y  no quieren enfrentar el hecho de que las gallinas se están dando cuenta de que hay algo raro en el sistema porque todos los días, con diversos pretextos desaparece alguna.  Y no es la persona del dueño del gallinero, como algunos quieren hacernos creer, es el sistema-gallinero el que anda mal.  Porque no sale de lo que es:  Un sistema destinado a alimentar a los dueños del gallinero, con la carne y los huevos de los que ahí habitan.  Y el día que se cabreen los dueños, que se acabe el pasto y se seque la noria, se van a comer a todas las gallinas y van a vender el terreno.

Mayo del  2012

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. HF Ortega

    También Olga,te extiendes demasiado.El problema nº 1 de Chile es quienes se declaran «dueños de Chile» mafias empresariales que escandolamente son los más ricos de Chile.Hay determinadas personas aqui en chilito que tienen millones de dolares,sin haber trabajado nunca en su vida.Eso hay que investigarlo y hacer dovolución de esas fortunas al sufrido pueblo chileno

  2. libertad joan

    Entretenida analogía,casi como una fábula para enseñarla en clases y salir con una patada en el trasero, pero es sólo para Chile.Como ayer soñábamos en grandes utopías hoy vemos concretarse el sueño de los poderosos en grandes e infinitas formas de dinero acumulado en largo años de buenísimos negocios al amparo de la más pura política neroniana , empezando por el dictador y su insolente cuota de dólares acumulados como herencia, sigamos con los nefastos e individualistas gobiernos y vean ustedes como uno de ellos ha ganado tanto dinero casi puro apostando a su buen ojo del sube y baja, pero los trabajadores deben seguir sin ganar ni diez pesos más y pidiendo dinero a cada farmacia, a cada ripley , a cada falabella para terminar el mes. EL TRABAJADOR DE HOY PAGA A FINES DE MES DINERO DEL QUE PIDE PRESTADO CON ALTOS INTERESESES. El sistema les crea necesidades y los pobres compran con sus pulmones, lo que deben.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.