Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Cómo me gustaría estar equivocado 

Compartir:

Cuando estas líneas se publiquen en el periódico Granma mañana viernes,
el 26 de Julio, fecha en la que siempre recordamos con orgullo el honor
de haber resistido los embates del imperio, quedará distante, a pesar de
que faltan sólo 32 días.

Los que determinan cada paso del peor enemigo de la humanidad ­-el
imperialismo de Estados Unidos, una mezcla de mezquinos intereses
materiales, desprecio y subestimación a las demás personas que habitan
el planeta- lo han calculado todo con precisión matemática.

En la reflexión del día 16 de junio escribí:  ”Entre juego y juego de la
Copa Mundial de Fútbol, las diabólicas noticias se van deslizando poco a
poco, de modo que nadie se ocupe de ellas.”

El famoso evento deportivo ha entrado en sus momentos más emocionantes.
Durante 14 días, los equipos integrados por los mejores futbolistas de
32 países han estado compitiendo para avanzar hacia la fase de octavos
de final; después vendrán sucesivamente las fases de cuartos de final,
semifinales y el final del evento.

El fanatismo deportivo crece incesantemente, cautivando a cientos y tal
vez miles de millones de personas en todo el planeta.

Habría que preguntarse cuántos, en cambio, han conocido que desde el 20
de junio naves militares norteamericanas, incluido el portaaviones Harry
S. Truman, escoltado por uno o más submarinos nucleares y otros buques
de guerra con cohetes y cañones más potentes que los de los viejos
acorazados utilizados en la última guerra mundial entre 1939 y 1945,
navegaban hacia las costas iraníes a través del canal de Suez.

Junto a las fuerzas navales yankis avanzan buques militares israelitas,
con armamento igualmente sofisticado, para inspeccionar cuanta
embarcación parta para exportar e importar productos comerciales que el
funcionamiento de la economía iraní requiere.

El Consejo de Seguridad de la ONU, a propuesta de Estados Unidos, con el
apoyo de Gran Bretaña, Francia y Alemania, aprobó una dura resolución
que no fue vetada por ninguno de los cinco países que ostentan ese
derecho.

Otra resolución más dura fue aprobada por acuerdo del Senado de Estados
Unidos.

Con posterioridad, una tercera, más dura todavía, fue aprobada por los
países de la Comunidad Europea. Todo tuvo lugar antes del 20 de junio,
lo que motivó un viaje urgente del Presidente francés Nicolás Sarkozy a
Rusia, según noticias, para entrevistarse con el jefe de Estado de ese
poderoso país, Dmitri Medvédev, con la esperanza de negociar con Irán y
evitar lo peor.

Ahora se trata de calcular cuándo las fuerzas navales de Estados Unidos e
Israel se desplegarán frente a las costas de Irán, y unirse allí a los
portaaviones y demás buques militares norteamericanos que montan guardia
en esa región.

Lo peor es que, igual que Estados Unidos, Israel, su gendarme en el
Medio Oriente, posee modernísimos aviones de ataque y sofisticadas armas
nucleares suministradas por Estados Unidos, que lo convirtió en la
sexta potencia nuclear del planeta por su poder de fuego, entre las ocho
reconocidas como tales, que incluyen a la India y Paquistán.

El Sha de Irán había sido derrocado por el Ayatollah Ruhollah Jomeini en
1979 sin emplear un arma. Estados Unidos le impuso después la guerra a
aquella nación con el empleo de armas químicas, cuyos componentes
suministró a Irak junto a la información requerida por sus unidades de
combate y que fueron empleadas por estas contra los Guardianes de la
Revolución. Cuba lo conoce porque era entonces, como hemos explicado
otras veces, Presidente del Movimiento de Países No Alineados. Sabemos
bien los estragos que causó en su población. Mahmud Ahmadineyad, hoy
jefe de Estado en Irán, fue jefe del sexto ejército de los Guardianes de
la Revolución y jefe de los Cuerpos de los Guardianes en las provincias
occidentales del país, que llevaron el peso principal de aquella
guerra.

Hoy, en el 2010, tanto Estados Unidos como Israel, después de 31 años,
subestiman al millón de hombres de las Fuerzas Armadas de Irán y su
capacidad de combate por tierra, y a las fuerzas de aire, mar, y tierra
de los Guardianes de la Revolución.

A éstas se añaden los 20 millones de hombres y mujeres, entre 12 y 60
años, escogidos y entrenados sistemáticamente por sus diversas
instituciones armadas entre los 70 millones de personas que habitan el
país.

El gobierno de Estados Unidos elaboró un plan para llevar a cabo un
movimiento político que, apoyándose en el consumismo capitalista,
dividiera a los iraníes y derrocara el régimen.

Tal esperanza es ya inocua. Resulta risible pensar que con las naves de
guerra estadounidenses, unidas a las israelitas, despierten las
simpatías de un solo ciudadano iraní.

Creía por mi parte inicialmente, al analizar la actual situación, que la
contienda comenzaría por la península de Corea, y allí estaría el
detonante de la segunda guerra coreana que, a su vez, daría lugar de
inmediato a la segunda guerra que Estados Unidos le impondría a Irán.

Ahora, la realidad cambia las cosas en sentido inverso:  la de Irán
desatará de inmediato a la de Corea.

La dirección de Corea del Norte, que fue acusada del hundimiento del
“Cheonan”, y sabe de sobra que fue hundido por una mina que los
servicios de inteligencia yanki  lograron colocar en el casco de esa
nave, no esperará un segundo en actuar tan pronto en Irán se inicie el
ataque.

Es muy justo que los fanáticos del fútbol disfruten a su antojo de las
competencias de la Copa del Mundo. Cumplo sólo el deber de exhortar a
nuestro pueblo,  pensando sobre todo en nuestra juventud, llena de vida y
esperanzas, y especialmente en nuestros maravillosos niños, para que
los hechos no nos sorprendan absolutamente desprevenidos.

Me duele pensar en tantos sueños concebidos por los seres humanos y las
asombrosas creaciones de las que han sido capaces en sólo unos pocos
miles de años.

Cuando los sueños más revolucionarios se están cumpliendo y la Patria se
recupera firmemente, ¡cómo me gustaría estar equivocado!


Fidel Castro Ruz
Junio 24 de 2010
9 y 34 p.m.


* Fuente: Cuba Debate

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.