Articulos recientes

By using our website, you agree to the use of our cookies.

Noticias

Iniciativas

Renacimiento en El Maule: Tesis sobre reconstrucción de Constitución 

Es indudable que todos los maulinos amamos esta tierra y debemos hacer consciencia en la población de las bondades  que nos ofrece su belleza que llevamos con fervor en nuestros corazones, como  asimismo de las oportunidades  para  subsistir que jamás nos ha negado.

También es un hecho evidente que con la industrialización forestal  no son pocos los habitantes que han conseguido un status de vida  libre de zozobras, razón por la  que temen a los cambios o a las “ideas locas”  que  precursoras  han brotado  a través de los tiempos  en la mente de los poetas. Esas personas no  deben asustarse  pensando  que puedan  las ideas nuevas poner en peligro su seguridad económica o sus bienes. Por el contrario, lo que proponemos  traerá consigo el aumento de puestos de trabajo,  de la iniciativa propia y  consecuentemente  el mejoramiento de las condiciones de vida de toda la población. Habrá  desarrollo de la industria y también del turismo al no obstruirse  entre ellos.

Turismo e industria entrelazados    
La ciudad  presenta hoy día  un rostro hibrido. No está claro si es un balneario o un campamento industrial,  debido  a que en ella  conviven la industria de madera y celulosa por una parte,  y por otra  una  decaída actividad turística hija del río, la mar  y las montañas, la pesca y la carpintería de ribera artesanales, estado de situación  que,  para no menoscabar a ninguna de las dos empresas o impedir  el desaparecimiento de una, tragada por la otra,  no debería continuar.

Por otra parte puede apreciarse que el turismo ya prácticamente no existe en Constitución. Este rostro ajado de la ciudad  es en realidad el   que hay que reconstruir. No basta con maquillarlo. Se hace necesario  separar  a la industria  del turismo para que ambos se  desarrollen libremente.  No existe otra solución a nuestro entender.

Reconstrucción y partenogénesis de dos polos comunitarios 
La lección que nos deja la  experiencia recientemente  vivida es que debemos adoptar nuevas y audaces formas de vivir  en  un país sísmico  y   a tomar medidas urgentes  para  que sobreviva la   comunidad de la planta  de celulosa Arauco, y de igual forma el turismo y  sus fuentes que también son otra comunidad,  las cuales siendo más  antiguas constituyeron la esencia del balneario y  han sufrido hoy y siempre como victimas  expiatorias el azote de los elementos naturales..

Un  balneario no lo es tal con una industria  de la dimensión de Celco levantada en  pleno  centro turístico. Es este un hecho que no se ve en ninguna ciudad que se precie de cumplir con  los requisitos para  recibir a los turistas. Considerando, además, que nuestro litoral  no está libre de  recibir nuevamente el castigo de otro terremoto-tsunami, una de las medidas innovadoras  seria el traslado de dicha   planta a un lugar más seguro.

¿Porqué  no atreverse a  iniciar la construcción de   dos centros comunitarios, uno al Norte y otro al Sur del río Maule. O ambos  al  Sur  del citado río, pero separados?

De esta manera veríamos  como,  en lugar de destruir para siempre a Constitución,   el  devastador terremoto seguido por el  tsunami darían  nacimiento a dos pujantes ciudades, Dios mediante, en un futuro cercano:

En el centro  industrial, (Campamento, Polo,  Parque Industrial o  como se le quiera llamar)  que se  reubicaría más al Sur o al Norte de la actual ciudad,  imitando pero en mayor escala a la empresa instalada en Santa Olga (Cruce de Empedrado) se reinstalaría  la Planta de celulosa,  y levantaríanse nuevas  industrias, bancos comerciales, aserraderos, talleres y viviendas para sus trabajadores, además de puertos y todo lo necesario para la  labor industrial. Esta  ciudad  por construir continuaría con el nombre de Constitución y descongestionaría definitivamente el balneario al retirar el flujo de camiones  con cargas de madera y otros insumos que contribuyen a la contaminación y  ponen en peligro la vida de  los  habitantes.

La otra,  en el mismo lugar de la actual, sería el  balneario  y podría recuperar  el nombre de Nueva Bilbao. En ella, junto al río Maule, playas y  roqueríos,  reinarían el  turismo con nuevos complejos, hoteles residenciales, casinos de juegos,   parques naturales, las actividades culturales, artesanías, el comercio, los centros de estudios, campos deportivos, paseos y deportes náuticos, la pesca,  la carpintería de ribera y la reconstrucción de  las viviendas para sus habitantes. Los nacidos en las tierras maulinas y los turistas que aumentarían considerablemente disfrutarían,  como en el pasado el encanto de la ciudad- balneario. Y no pocos tendrían nuevamente su fuente de subsistencia en la actividad  turística.

Es el alma de Constitución, su  patrimonio arquitectónico neoclásico, su espíritu italo e hispano, que disfrutamos en el ayer,  lo que nos mueve  a perseverar en el propósito de lograr  que nuestra ciudad   florezca nuevamente  y brille   como lo hizo  la  llamada  con justicia en sus buenos tiempos  “La Perla del Maule”.   En otras palabras, como el ave fénix, que  renazca  en esta ocasión  del polvo y  los escombros.

Este  es el momento histórico y clave  para  reconstruirla como  una ciudad moderna  que, a la vez  de lucir  un  rostro   rejuvenecido no pierda su estilo  complementado por los bellos  atributos  turísticos con que fue dotada  por  la  madre naturaleza.

Autores:      Carlos Díaz Sepúlveda…….    Poeta y Pintor
                  Carlos Díaz Villanueva……    Ingeniero
                  Rina  Rodríguez Tapia……    Poeta y  Terapeuta

Constitución, 27 de abril de 2010

Contacto: Carlos Días Sepúlveda <carlosds-7@hotmail.com>

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.