Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Cultura

INDOCUMENTADO) 

Compartir:

El niño no tiene nombre.

Le dicen cizarro

porque no supo decir cigarro.

¿O quiso decir desgarro?

El niño no tiene rostro.

Le cubren la cara,

Y también el nombre.

Un periodista lo atrapa,

con su cámara;

y otro le hace preguntas y

se ríe,

del niño que no tiene nombre.

El niño se defiende a patadas,

de muchos periodistas,

de muchas cámaras y

de muchas preguntas.

El niño escupe a un policía,

que lo mete en un auto y

lo esposa;

mientras otro le asegura la capucha y

lo sujeta.

El niño que no tiene nombre

escucha por la radio,

que por el se acaba el SENAME y

la inocencia de los niños

-lo dijo un diputado- y

que deberían pagar hasta sus padres.

El niño está  solo y desarmado.

El niño no tiene nombre,

ni rostro,

y ahora tampoco fuerzas;

se las quita una inyección y

una enfermera.

El niño no tiene fuerzas y tiene sueño.

El niño sueña que tiene

rostro,

y fuerzas

y nombre.

Se llama Cristóbal el malo,

Cristóbal de las minas y

de las chelas.

Cristóbal el choro.

CRISTÓBAL.

¡¡ GRANDE CRISTÓBAL!!

Cristóbal no anda solo y anda armado.

Lo siguen periodistas con sus fotos y

los policías lo cuidan y

le temen.

Porque él los delata y

a veces mata;

si no saben su nombre y su prontuario.

Entonces una luz despierta al niño y

de a poco se le aparece

una silueta.

Es su abuela que lo tapa y

lo acaricia.

Y al sentir su mano

en sus cabellos,

el niño  se da cuenta que está vivo,

porque llora.

                    Santiago, agosto, 2009

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.