Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

La oposición a Chávez y el mercado negro 

Compartir:
Los enemigos fundamentales del pueblo venezolano y que quieren revertir a cualquier precio  el proceso de cambios en marcha, encabezado por el presidente Hugo Chávez, tiene como misión fundamental la restauración plena de su sistema de dominación de clase, y para ello está utilizando los más diversas formas y métodos para poner en práctica su contrarrevolución, lo que explicaría su reacción ante el proceso de transformaciones iniciado en Venezuela, que de forma gradual está remeciendo los cimientos e intereses de la oligarquía financiera y económica nacional, además de producir estados de alerta  en las trasnacionales norteamericanas  y de otros países, si es que son tocados sus intereses.

De allí que la contrarrevolución  encabezada por el gobierno terrorista y genocida de los Estados Unidos, junto a los sectores políticos de centro derecha del país, además del sector más conservador y reaccionario de la iglesia católica venezolana, con el apoyo de la CIA y el organismo que dirige el franquista y neofascista José María Aznar (FAES), buscan quemar todos los cartuchos habidos y por haber, para erosionar la revolución bolivariana y desestabilizar definitivamente el gobierno de Hugo Chávez , desatando un baño de sangre como ocurriera en Chile el 11 de septiembre de 1973.

En este plano la experiencia vivida por Chile bajo el gobierno de la Unidad Popular y su proceso de cambios, es un referente a tener en cuenta de manera permanente, para conocer la conducta que van asumiendo los que se oponen a los cambios que favorecen al conjunto del pueblo venezolano. Es más se hace necesario incluso que el presidente Chávez tenga un pequeño grupo de asesores que lo informe al detalle de cómo opero la CIA , junto a la reacción interna, para crear las condiciones para el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile, pues hoy el Imperio, está utilizando como base de apoyo toda la experiencia ganada en la desestabilización del gobierno de la Unidad Popular y está aplicando al dedillo su “plantilla” para poner fin al gobierno de Chávez.

La contrarrevolución  en Venezuela, al igual como ocurriera en Chile, con el apoyo de los Estados Unidos y la inversión de miles de millones de dólares, busca crear las condiciones propicias para generar el caos que le permita cambiar la correlación de fuerzas, para así poder producir un cambio cualitativo de la situación. De allí que trata de aprovechar cualquier  flanco abierto que les deje el gobierno del presidente Chávez, para dichos propósitos.

Para ello trata de crear eslabones débiles que tengan alta trascendencia dentro de la población del país, uno de ellos es la economía y por ende el mercado negro. En Chile uno de los factores de éxito de la reacción y el fascismo, encabezado por un sector de la Democracia Cristiana, el Partido Nacional, la organización terrorista Patria y Libertad, fue precisamente el mercado negro, no fue el único por cierto, pero sí jugó un papel de trascendental importancia en la polarización de la sociedad chilena y en la profundización de la crisis política y económica del país en esa época.

El mercado negro, fue uno de los grandes detonante de las empresas de distribución de alimentos que se encontraban en manos del empresariado de derecha, para acorralar al gobierno de la UP. Ahora la problemática de la distribución de alimentos afecto a los diversos estratos de la comercialización de productos, lo que significo incluso que los pequeños comerciantes de los barrios populares, se sumaran al mercado negro, con el objeto de obtener mayores ganancias, debido a la especulación que generaba la falta de los alimentos de la canasta básica, puesto que las ganancia obtenidas por los productos que se vendían en ese mercado negro, eran 10 veces superior a su valor real y como la gente tenía un poder adquisitivo como nunca había tenido en la historia del país, pagaba cualquier precio por los productos, no solo azuzaron el golpe, sino que además ganaron millones con él.

Pero el mercado negro, no solo estuvo circunscrito al rubro alimentación, sino que además se desplazo a los más diversos tipos de productos y que llegaban de una forma directa al ciudadano común y corriente, por ejemplo la venta de cigarrillos paso a engrosar el mercado negro, los dentífricos, los productos textiles, etc.

Ahora sin duda, cuando se comienza a vivir un proceso de cambios como el que vive Venezuela, el problema del abastecimiento debe pasar  a engrosar una de las principales preocupaciones del gobierno del presidente Chávez, pues se trata de los alimentos del pueblo, de lo que son las necesidades vitales de la población. Ello debido a que los sectores de oposición a Chávez, la reacción y el fascismo, van a tratar de sacar partido de la situación, con el objeto de llevar más aguas hacia el molino de la contrarrevolución.

Ahora la planificación del mercado negro dentro de la oposición, busca generar la mayor cantidad de dificultades a la economía venezolana, busca producir el alza de precios de los productos de primera necesidad, la especulación y la inflación monetaria, igual como ocurriera en Chile.

A la par con el mercado negro, está concebido además desplegar una gran campaña propagandística, una campaña del terror, en la medida que escasean algunos alimentos. Dicha campaña busca el desarrollo de una propaganda dirigida hacia la población, que consiste en echar a correr rumores y manipular la verdad, tratando de buscar la inseguridad de los ciudadanos, que empuje a la gente al acaparamiento, la especulación y la desesperación a gran escala.

Ahora los grandes difusores del mercado negro, son los gremios patronales, los grandes empresarios, las organizaciones que agrupan a distintos tipos de profesionales, los latifundistas y los periodistas pagados por el Imperio, para  promover la escasez, la alarma pública, el acaparamiento y el sabotaje. Los verdaderos responsables del mercado negro buscan cargar a cuenta del gobierno de Hugo Chávez, las dificultades que se podrían generar en este sentido.

En Chile, los golpistas y sus aliados incondicionales pusieron en marcha un siniestro plan para  agudizar al máximo los problemas de abastecimientos. La oposición al gobierno de la UP, repletó sus despensas con mercaderías no perecibles y luego echo a correr rumores de todo tipo para que  todo el mundo acaparara cuanto producto se pudiera. El Imperio destino recursos para comprar radios, crear medios de prensa escrito, le pago a periodistas, sostuvo económicamente al órgano oficial de la CIA en Chile, el diario golpista El Mercurio, para utilizar el recurso del mercado negro, la inseguridad y el caos, para el derrocamiento de Allende.

Otra de las forma de como el empresariado nacional se sumó a la conspiración contra el gobierno del presidente Salvador Allende, fue el sabotaje en la producción de sus propios producto, lo que significó la reducción de la producción a la mitad de lo que estaba establecido normalmente, generando con ellos escasez de una variedad diversas de productos, como de una u otra manera, hoy viene ocurriendo en Venezuela.

Así , con el mercado negro y el sabotaje de los comerciantes, de los industriales y de las más diversas organizaciones ligadas a las clases altas de la sociedad venezolana, se busca crear el caos y la desorganización, en donde los medios de comunicación al servicio de la contrarrevolución buscan crear las condiciones propicias para una salida a la situación, a través de una presunta dictadura militar tipo Pinochet, o encausar el país a una probable guerra civil, pero lo fundamental del accionar del Imperio y sus lacayos, es como alterar el orden interno de Venezuela, para así lograr su objetivo central que es poner fin a la revolución bolivariana.

Pero en Venezuela no todo esta circunscrito al mercado negro de los productos de primera necesidad también el mercado negro, es la conspiración encubierta negra contra la revolución bolivariana, son los millones de dólares que se están destinando a los grupos de oposición, incluida la prensa, para la erosión y la desestabilización del gobierno de Hugo Chávez. En donde el Pentágono, la CIA , la FAEZ del neofascista José María Aznar, los testaferros anclados en la OEA, bajo la dirección del secretario de Estado adjunto para América Latina de Estados Unidos,  Thomas Shannon, buscan la aniquilación definitiva de Hugo Chávez y el proceso de cambios que vive el país, que tantas esperanza ha traído a los pueblos latinoamericanos.

Finalmente al recordar estos hechos, el Presidente de la Sociedad Chilena  de Economía Política, Jacobo Schatán, en un seminario realizado  hace algunos atrás expreso que “el mercado negro, la escasez era una farsa manipulada por la oposición, como quedó demostrado por la aparición milagrosa de todos los bienes faltantes, inmediatamente después del golpe”. Por ello decimos que la experiencia vivida por Chile en este plano, es aleccionadora, cuestión que debieran tener en cuenta  las fuerzas progresistas, humanistas, bolivarianas y de izquierda de Venezuela, y de otros países como Bolivia, Ecuador, Nicaragua, etc.
29.04.07
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.