Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Mamita Michelle quiere consultar al pueblo, pero los apitutados de siempre lo van a impedir 

Compartir:
Debiera prohibirse a los socialistas realizar congresos ampliados, de Comité Central incluso, reuniones superiores a cinco personas; si hay más de dos, se ponen a pelear entre ellos, y capaz que formen  fracciones binominales; es que en su casa los socialistas son hombres tranquilos y buenos padres de familia, pero apenas se reúnen, alzan el puño, cantan la Marsellesa y se acuerdan que eran jacobinos, capaces de guillotinar a los cerdos burgueses. ¿Te acuerdas cuando Marmaduque Grove se tomó La Moneda y echó, con viento fresco, al mediocre presidente radical Juan Esteban Montero? Ni siquiera le permitieron pronunciar un discurso heroico final. Otro militante rememora los discursos de “Mayoneso” Altamirano y del trosko Adonis Sepúlveda cuando iban a incendiar Chile, por los cuatro costados; sólo los periodistas y los derechistas pueden creer que hay una conexión entre la verborrea revolucionaria socialista y la acción.

Como decía Marx, la tragedia se transforma siempre en comedia. Cuando yo militaba y creía en la tontería de los políticos actuales, había una fracción que se llamaba la nueva izquierda, que hoy no es ni nueva, ni izquierda; su jefe era el entonces diputado Camilo Escalona y entre los catecúmenos se encontraban muchos de mis buenos amigos, como Lucho Maira y Sergio Aguiló, además de Michelle,  a quien no conozco personalmente, pero admiro mucho. Hoy, el senador Camilo escalona es un oficialista de tomo y lomo; se alió a la megatendencia, dirigida por el mexicano Ricardo Núñez, para alejar a los ex Mapus, viudos del profesor Ricardo Lagos. La verdad es que soy incapaz de hacer una taxonomía de los grupos y fracciones socialistas. En el pasado era entretenido, pues aparecía como un partido revolucionario antiestalinista, hoy es una soberana lata, pues la mayoría son burgueses, capitalistas y empresarios.

La mamita Michelle fue al consejo ampliado con un bonito traje, color shampú; muy seria y siempre bonita, escuchaba atentamente uno de esos raros discursos de su amigo Camilo Escalona que quería, nada menos, que transparentar las candidaturas presidenciales para el próximo período, como si en este hipócrita Chile algo pudiera ser transparente, cuando todo es falso, falso, falso…Todos los chilenos se creen con méritos de sobra para ser presidente de la República. Siempre, en todos los países ha habido excéntricos que llegan a postularse: en Colombia, el famoso Goyeneche proponía la instalación de una marquesina para salvar del diluvio permanente a Santa Fe de Bogotá; en Chile se presentó el folclórico cura de Catapilco, que hizo perder a Allende, en 1958, y antes el general Abdón Parra Urzúa. No sería nada de raro que hoy lo hiciera el hombre que denuncia la corrupción con un cartel, frente a la Corte de Rancagua.

A los candidatos hoy los inventan las encuestas, antes eran elegidos en convenciones; por ejemplo, la Presidenta pudo triunfar gracias a los sondeos del CEP (Centro de Estudios Públicos). En la última encuesta aparece, en primer lugar, la muñequita rusa Chol Alvear, no vaya a ser que, como buena matea, vaya a renunciar antes de las primarias, sólo porque le baja una pataleta de honradez; el segundo demócrata cristiano es Eduardo Frei jr. que, a diferencia de su padre, no sobresalía por la lectura de los grandes filósofos humanistas, sino por un pragmatismo monosilábico y que, actualmente, como Lázaro, se ha convertido en todo un estadista; habla como Jesús ante los doctores de la ley, sobre el reinado de Endesa, en Aysen, la energía atómica y de todo lo divino y humano; no recuerdo el nombre del tonto que inventó que la voz del pueblo es la voz de Dios, cuando Dios, dice mi madre, de 90 años, siempre ha sido un descriteriado y el pueblo  olvidadizo; miren ustedes que eligen a Alán García, que robó hasta el alma del Perú, mucho más que las piezas de oro de Francisco Pizarro.

Si nos vamos a los PPD, tenemos al gran Nico Eyzaguirre, un ex comunista alegre, dicharachero, convertido en mago de las finanzas; a mí me cae muy bien porque es hijo de mi tía Delfina Guzmán, amiga de mi madre y la mujer más simpática, inteligente y glamorosa de este país de cartuchos. Siempre está como candidato el pesado de Guido Girardi, que se cree comisario del pueblo, un fiscalizador de hierro y presidente del comité de salud pública.

En el PS aparece como candidato el pánzer Insulza, apelativo inventado por nos periodistas; a los chilenos les encantan los líderes autoritarios, gritones, mandones y castigadores, tal vez porque guachos, de padre ausente. Por esta razón, sólo en Chile pudo fructificar la dictadura de Portales, y explica por qué el profesor Ricardo Lagos tiene más de un 70% de apoyo popular. El Pánzer es el rey, la absolutista razón de Estado: en nombre de ella salvó a Pinochet del justo juicio de los españoles, cuando fue apresado en la clínica, en Londres. Sólo este tipo de personajes puede justificar la vuelta del tirano a Chile, asegurando a la comunidad internacional que en el País sería juzgado, respetando todas las reglas del Estado de derecho. Si no fuera por el senado norteamericano y el descubrimiento de las abultadas cuentas de Daniel López, en el Banco Riggs, me atrevería a apostar que este caballero hubiera pasado piola, incluso continuar siendo admirado por sus adeptos de la derecha política y tolerado, gustoso, por la Concertación. Es que en Chile el oficio de verdugo es más respetado que el de ladrón.

Posteriormente, en el encuentro socialista tomará la palabra la presidenta de Chile. No sé en qué momento llegó a proponer un plebiscito no vinculante, para resolver el tema del sistema binominal. Como hoy muchos seguidores niegan que lo haya dicho, entre ellos Belisario Velasco, se me armó tal enredo en la cabeza, que llegó a dudar si lo dijo o no; como yo creo que Mamá es idealista y no pragmática, a lo mejor quiso desafiar a la casta política poniendo en peligro sus distritos  y sillones vitalicios, a lo cual ninguno de ellos está dispuesto a renunciar. Me atrevería a proponer a la Presidenta que llame a un plebiscito para cambiar radicalmente la Constitución de 1980, así matamos todos los pájaros de un tiro y economizamos gastos al Estado, pues algún día dejaremos de ser una democracia tutelada.

Chile es un país muy raro: aparentemente el sistema político es monárquico-presidencial; el rey o la reina dan urgencia o suma urgencia a los proyectos; los quórum son tan altos que sólo pueden aprobarse proyectos cuando hay acuerdo entre Concertación y Alianza. A esta estulticia los cientistas políticos la llaman democracia consociativa, es decir, de los acuerdos. Yo no le encuentro nada de democrático. Lo raro es que el ministro Belisario Velasco actúa como un primer ministro, en un régimen parlamentario e, interpretando las palabras de la reina Michelle, le corrige la plana. Es que la Reina, al igual que en Inglaterra es reina, pero no gobierna.

Al fin y al cabo, quien terminará mandando será Sebastián Lúculo Piñera, genial comprador de acciones de las exitosas empresas Colo Colo y LAN. Les apuesto, queridos lectores, que terminaremos aprobando un sistema binominal  perfeccionado; según la propuesta de Piñera, se elegirán algunos senadores nacionales que permitan la presencia de, al menos, un comunista en el senado, con un 5%, y unos seis o siete en la cámara de diputados, un verdadero adorno cosmético a la democracia tutelada. Pero que le vamos a hacer, la hipocresía es el homenaje que el vicio hace a la virtud. Espero que no lleguemos a la proposición de Marcial Martínez que, en 1913, sugería convertir al Estado en el monopolista del cohecho, para evitar la competencia privada. Algo así como que el Estado tuviera el monopolio del tabaco, para impedir el contrabando.

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.