Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Bachelet: el continuismo del modelo 

Compartir:
Un especial interés despertó en América Latina la elección de Michelle Bachelet como Presidenta de la República. Se puso énfasis en su condición de mujer, agnóstica, separada y socialista. Incluso, el mandatario venezolano Hugo Chávez dedicó elogios a Bachelet. Pese a las expectativas puestas en la ex ministra de Defensa, durante el mandato de Ricardo Lagos, lo cierto es que Bachelet no representa un cambio significativo ni para Chile ni para la región.

La conformación de su nuevo gabinete confirma que seguirá apostando por la misma estrategia de desarrollo que han implementado los gobiernos de la Concertación. Esto es una apertura irrestricta de la economía, con supremacía de los grandes conglomerados económicos y la liberalización de capitales. Así, sostiene un modelo de concentración y acumulación, basado en la acelerada conversión de capital natural en capital financiero.

En puestos clave, como el ministerio de Relaciones Exteriores y el de Hacienda, nombró a personeros que comulgan con el modelo neoliberal y, especialmente, con Estados Unidos. En RR.EE, designó a Alejandro Foxley, uno de los ideólogos del esquema de administración que ha imperado en Chile durante 16 años, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y amigo del subsecretario de Estado estadounidense, Robert Zoellick.

En Hacienda, Bachelet puso al economista de Yale y doctor en Harvard, Andrés Velasco. Un discípulo de Foxley, que sigue el modelo estadounidense y que mantendrá el actual estado de las cosas. En su primera intervención, Velasco declaró que el “modelo neoliberal ha funcionado muy bien,  ha logrado crecimiento económico sostenido, bajas en la pobreza y cuenta con un gran apoyo de la población”.

Pero el nuevo ministro se equivoca rotundamente, porque el modelo ha funcionado muy bien sólo para los grandes grupos económicos que han multiplicado sus ganancias por tres veces en los últimos años, y para un reducido número de la población. Chile posee la undécima economía más desigual del mundo, donde con sólo 80 dólares al mes una persona deja de ser considerada pobre. Obviamente, la gente no apoya el modelo neoliberal como dice Velasco, pues una encuesta del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Humano indica que más del 70% de los chilenos tiene sentimientos negativos hacia el modelo económico imperante.

Las autoridades chilenas, las que se van y las que llegan, quieren vender al exterior un modelo exitoso que no existe, salvo para unos pocos. La mayoría de los chilenos están cansados de esperar que le toque algo sustantivo del manoseado “desarrollo”. Debemos contribuir a que la ciudadanía se informe, se organice y se de cuenta que el chorreo al igual que la alegría, de manos de estas autoridades, no llegó.

El autor es Economista y Director Ejecutivo de Oceana – Chile
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.