Hamás responde: ¿Nos devolverán a Saladino?

“Los Estados Unidos no pueden promover la democracia para rechazar después sus resultados”   
                                                                                           Amr Musa, Secretario General de la Liga árabe
Jimmy Carter, ex presidente de Estados Unidos, que ha dirigido un equipo de 900 observadores internacionales, ha declarado que las elecciones en Cisjordania y la franja de Gaza han sido “totalmente limpias”. Absolutamente honestas, si se comparan con los estándares establecidos por Estados Unidos cuando George Bush “ganó” las elecciones del año 2000 en Florida gracias a la exclusión del derecho al voto de los negros (Afro-estadounidenses) y de otras gentes de color porque iban a votar a los demócratas. Circunstancia que debió recordar los buenos viejos tiempos casi olvidados en los que gentes como Bush podían literalmente encadenar y linchar a los negros. Nada de pensar en el voto, con respirar debían sentirse afortunados.

La participación electoral fue del 78 por ciento de un censo de 1.300.000 votantes, mucho mayor que la que se produce en la mayoría de las “democracias” occidentales., donde los resultados electorales se conocen incluso antes de la votación. Semejantes “elecciones” están determinadas por el dinero, no por los votos: y si eso es democracia, entonces es preciso que definamos en qué consiste la oligarquía.

Ha resultado divertido observar las respuestas de los dirigentes occidentales, algunas de las cuales pueden describirse como estúpidas en el supuesto de que uno quiera mostrarse amable. Da igual, me he tomado la libertad de contestar a esos comentarios en nombre de Hamás. Si mis respuestas no son acordes con la posición del Partido, espero que me corrijan.

Italia: “ Es un resultado muy, pero que muy malo” (Silvio Berlusconi, primer ministro italiano).
Hamás: ¡Ah! ¿Por qué? Yo pensaba que Usted era partidario de unas elecciones libres y limpias, que constituyen el pilar de la democracia como se nos dice. Tal vez Usted prefiera la oligarquía mafiosa. O puede que quiera que nuestros dirigentes inviertan en el sindicato del crimen y la pornografía. Cuando se aclare cual es su compromiso con la democracia- ya sabe, nos referimos a la clase de democracia que no se amaña con el dinero y las “influencias”-, quizás entonces podamos comprender por qué cree que el resultado ha sido malo. Hemos puesto todo nuestro empeño en seguir sus reglas del juego pero parece que de alguna manera las hemos malinterpretado.

Reino Unido: “Pero creo que es importante que Hamás entienda que ha llegado el momento de elegir entre la vía de la democracia o la vía de la violencia”. (Tony Blair, primer ministro británico).
Hamás
: Sr. Blair, si Usted está en contra de la violencia, ¿qué hace su ejército en Iraq? ¿Por qué han invadido un país, y han asesinado entre 30.000 y 100.000 civiles inocentes que no habían hecho daño alguno a su pueblo? ¿No es una prueba evidente de una violencia gratuita? Sí, algo así como sus gamberros en el fútbol, sólo tiene que preguntar a Nick Griffin quien podría darle un cursillo. Si la violencia y la democracia se excluyen mutuamente, ¿por qué no nos da ejemplo?: desmantele sus armas nucleares y deje de obtener grandes beneficios con la venta de armas a los dictadores del mundo. ¿Por qué no propone el desarme nuclear completo en lugar de tomar a Irán como objetivo cuando todavía no ha producido ningún ingenio nuclear?
Antes de darnos lecciones de democracia, al menos tenga la decencia de considerar los hechos. Sé que puede turbar su conciencia- si es que la tiene. Díganos cuántos palestinos y judíos israelíes han muerto desde 1948 o desde 1924. ¿Quiénes han sido numéricamente las mayores víctimas? Ellos no son los autores sino las víctimas del terrorismo de Estado. ¿Sabe Usted que muchos judíos de su país prestan servicio en el ejército israelí y ayudan al proceso de limpieza étnica iniciado en 1948? Desde luego, el hecho de vestir el uniforme del ejército israelí los hace civilizados, pero si los musulmanes de Gran Bretaña ayudan a los palestinos, se convierten en terroristas. Algo parecido a lo que ocurre en su ONU: derecho de veto para Ustedes, pero no para nosotros. Si no me cree en lo relativo al proceso de limpieza étnica que empezó en 1948, por favor, eche una ojeada al mapa de Palestina desde 1946 hasta hoy.

EE.UU.: No veo en qué manera Ustedes (Hamás) pueden ser un interlocutor para la paz si defienden la destrucción de un país (Israel) como parte de su programa” (George Bush, presidente de Estados Unidos)
.
Hamás: Está en lo cierto, Sr. Bush. ¿Cómo pueden ser Ustedes interlocutores si están arrasando un país legítimo? Eso es precisamente lo que se preguntan ahora los iraquíes. En efecto, ¿Cómo puede tan siquiera hablar de paz cuando sus fuerzas armadas han destruido un país que nunca atacó a su pueblo? ¿No siente vergüenza al utilizar palabras como “paz”? Tal vez no comprenda ya lo que significa vergüenza, tal como han demostrado muchos de sus soldados en Abu Graib, y lo que se hace rutinariamente en el programa de Jerry Springer.[2]

Le pediríamos que analizara los hechos. Por favor, eche una mirada al mapa en el que se ve claramente quién ha estado imponiéndose y quién ha estado expandiéndose desde 1948. Me refiero al mapa porque Usted ha demostrado en numerosas ocasiones que tiene escasos conocimientos de historia y geografía. Sé que podría conmocionar a muchos de sus ciudadanos, algunos de los cuales podrían rechazarlo como simple propaganda ya que muchos de ellos creen que los palestinos invadieron Israel en 1948. ¿Cuántos hogares palestinos se han destruido comparados con las muchas colonias judías que se instalan diariamente?

Usted defiende una ley por la que los palestinos expoliados de sus casas en 1948 no pueden volver a ellas en tanto que cualquier judío puede venir y colonizar esta tierra porque la Biblia así lo dice. Y ahora, como musulmanes tenemos que acatar su veredicto religioso aunque durante todo este tiempo hemos pensado que Ustedes eran contrarios a mezclar religión y política.

Hamás no se opone a la existencia del Estado de Israel; no tenemos nada que objetar a su existencia mientras que no sea en Palestina. Así que, si Usted está tan comprometido con un estado judío ¿por qué no da ejemplo? Recuerde que los hechos valen más que las palabras. Usted dispone de un continente con el que jugar. Cédales Alaska o Nueva York. Nosotros, y el resto del Mundo Islámico le prestaríamos una cooperación absoluta. Por cierto, cuando se ponga a la tarea, tenga la amabilidad de llevarse también a todas las marionetas que ha impuesto en el Mundo Islámico. En cuanto a la oposición a la existencia de Israel en Palestina, es lo que piensan 1.500 millones de musulmanes, incluso aquellos que quieren un compromiso sólo porque son pragmáticos y no porque consideren que sea una solución justa.

EE.UU.: “No se puede tener un pie en la política y otro en el terrorismo”…ya que para Estados Unidos Hamás todavía es una organización terrorista (Condoleezza Rice, Secretaria de Estado estadounidense).
Hamás
: Hamás condena el terrorismo, en particular el colosal terrorismo de Estado que llevan a cabo Estados Unidos, Reino Unido e Israel. Condenamos el terrorismo en Iraq, cuyo pueblo fue aterrorizado por “la conmoción y el miedo” como forma barata de entretener al pueblo estadounidense. ¡Cuán orgullosos se sienten Ustedes, los estadounidenses, calificando a otros de violentos! Es lo que sucede cuando uno es inmune a la vergüenza y a la arrogancia. Todos nosotros decimos que tenemos derecho a defendernos y a tomar represalias. Si ello significa ser terroristas, entonces que el mundo sepa que, en efecto, somos terroristas orgullosos de serlo, tal como el jeque Osama Bin Laden ha dicho con claridad.

Tengo miedo de que Hamás nunca pueda emular el terrorismo de su potencia de combate y de su maquinaria militar que ha matado a más de 100.000 civiles. Estamos a favor de renunciar a la violencia, habida cuenta de que son los palestinos los aterrorizados por las armas que su Gobierno suministra a Israel. Para que el pueblo “elegido” de Dios pueda continuar su camino a cualquier coste y aunque algunos podrían calificarlo como impregnado de ideología nazi. Hamás abandonará las armas cuando los israelíes dejen las suyas y nos devuelvan nuestras tierras y hogares. Más aún, Hamás apoyará el derecho de los judíos a que se les compense por los centenares de años de persecución en Europa.

Observación final
¿Por qué no admiten que Ustedes no favorecen una democracia genuina sino un Gobierno que se someta a sus intereses? Con ello se acabarían todas las disputas y debates. Recuerden cuando el FIS (Frente Islámico de Salvación) acababa de ganar unas elecciones limpias, el gobierno argelino las anuló. De la misma manera, el ejército turco prohibió el partido islámico, dirigido por Necmettin Erbakan, tras haber ganado las elecciones. Entonces no hubo ninguna defensa de la democracia, que tuvo que esperar hasta 2003, cuando Estados Unidos lanzó su guerra contra el terrorismo, momento en que la construcción de la democracia se convirtió en un buen pretexto.

No es la primera ocasión en que Occidente ha quedado al descubierto por su arrogancia al atribuirse el hablar en nombre de los musulmanes cuando ni siquiera representa a sus propias gentes. En efecto, resulta divertido pensar en cuánta angustia han debido sentir los comentaristas de la extrema derecha- como Jim Carrey en la película “Liar, liar” (mentiroso compulsivo)- al no poder hablar de “elecciones libres y limpias” durante las 24 horas siguientes. Esperemos que esos personajes desagradables, disfrazados de periodistas, dejen de llamar a nuestras puertas con eslóganes sobre la democracia y la libertad. Puede que ahora comprendan que las elecciones como la tecnología son sólo medios para conseguir algo, y que ninguna civilización tiene el monopolio total sobre ellas.

El partido vencedor ha dado su sangre por su pueblo y por la comunidad islámica. No podía ser que fueran los niños quienes defendieran Al-Aqsa con piedras y guijarros, mientras los ejércitos musulmanes permanecían en sus cuarteles y nuestros supuestos líderes cometían horribles traiciones una tras otra. Con el derramamiento de nuestra sangre y con ánimo seguiremos sacrificándonos hasta que vuelva Saladino con su ejército y nos restituya la paz y la seguridad. La tierra de los olivos (Bilad Az-Zaytun, en árabe) volverá a ser verde en lugar de roja. Animamos al resto de la comunidad musulmana para que nos ayude a que el retorno de Saladino se produzca pronto y a que, como un primer paso, imiten nuestro humilde ejemplo en sus respectivos países.

Leave a comment

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *