Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Conflicto con Perú 

Compartir:
Los limites marítimos que ha fijado el Perú unilateralmente, tienen la misma escasa trascendencia y valor jurídico que los limites que Chile fijó sobre el territorio Antártico, el cual  conforma un triángulo esférico que se proyecta hasta el Polo Sur entre los meridianos 53º y 90º oeste, con una superficie de 1.250.000 Kms2. mas del doble de todo nuestro territorio continental.

En la práctica, ningún país reconoce nuestro imperio en el continente helado.

Aunque nos duela, el “Territorio Antártico chileno” no existe. La Antártica es internacionalmente referida como la "tierra de muchos”  basta leer el Tratado Antártico firmado por nuestro país el 1° de diciembre de 1959 en Washington.

El mar de Grau tampoco existe, por lo menos no hasta las 200 millas. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, establece un mar territorial máximo de 12 millas dentro del cual los Estados están facultados para hacer aplicar cualquier ley, reglamentar cualquier utilización y explotar cualquier recurso. Al mismo tiempo, preserva el derecho de “paso inocente” a través del mar territorial y garantiza el derecho de paso en tránsito de buques por los estrechos utilizados para la navegación internacional o el sobrevuelo de esos estrechos por aeronaves.

Ninguna potencia reconoce las 200 millas de territorio marítimo. El senador Richard G. Lugar, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado Norteamericano, al referirse sobre el tema de los océanos aclara: “Como la potencia marítima más grande del mundo, con uno de los litorales más extensos del mundo, Estados Unidos tiene enormes intereses en los océanos y sus usos. Nuestras fuerzas armadas dependen de su capacidad de navegar libremente sobre, por encima y por debajo de los océanos del mundo para proteger los intereses de seguridad de Estados Unidos en todo el mundo.”

Todo parece indicar que tanto Chile como Perú están entrampados en una discusión estéril. Disputando sobre territorio que no pertenece – en la practica – a ninguno de los dos países. Una disputa torpe, peligrosa y distractora de los problemas que afectan a nuestra región y a sus habitantes.

Eduardo Yáñez Morel
Comité Pro-Defensa Ciudadana
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.