Comunidad repudia daños irreversibles causados a geoglifo “Gigante de Tarapacá”

Desconocidos ingresaron al Cerro Unita, ubicado a cerca de 100 kilómetros de Iquique, causando daños en este importante vestigio patrimonial de la región. “Denunciamos estos actos reiterados de vulneración de nuestro patrimonio, interpelando a la comunidad a hacernos responsables de tomar las medidas para que el Estado de una vez por todas considere y actúe en pro de lo poco y nada que nos queda como vestigio histórico de nuestros antepasados”, señalaron desde la agrupación Caravana 60 de dicha ciudad.

Como “urgente” calificaron diversas organizaciones de la ciudad de Iquique, la necesidad de tomar acciones efectivas en materia de protección patrimonial en la región a propósito de los irreversibles daños sufridos por uno de los más emblemáticos geoglifos del norte grande: el “Gigante de Tarapacá”.

Ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Iquique, el geoglifo resultó dañado por el ingreso de un vehículo el fin de semana recién pasado, situación que fue denunciada por redes sociales y que, según la Seremi de Bienes Nacionales de Tarapacá, se tomaron las medidas necesarias “contra las personas que accedieron irresponsablemente hasta el Cerro Unita, para acercarse al Gigante de Tarapacá”.

“Es necesario como comunidad hacernos cargos de este tipo de delitos culturales que atraviesan y destruyen el patrimonio artístico, arqueológico y antropológico de nuestra historia”, señaló Loreto González, integrante de la agrupación Caravana 60 de Iquique, instancia para la cual resulta crucial “tomar medidas sobre las acciones que está tomando Bienes Nacionales, Sernatur y toda la política que implica el salvaguardado de nuestro patrimonio, dado que en vistas de estos hechos es válido cuestionar qué tan protegido y difundido está este patrimonio”.

Este hito, que se inscribe en una serie de acontecimientos similares “debe ser el inicio de un nuevo trato hacia nuestros bienes y monumentos, una nueva orientación de las acciones que hacemos de manera comunitaria para relevar y cuidar nuestros patrimonios, especialmente cuando se trata de sitios arqueológicos de larga data que tienen un grado de vulnerabilidad mayor”, agregó por su parte Diego Zarricueta, también parte de Caravana 60.
En tanto, Lidia Osorio hizo hincapié en la necesidad de transversal estas temáticas dado que “todos somos responsables. El silencio es cómplice. Exigimos y nos exigimos acción ante la destruccion”.

Según expertos de la región de Tarapacá, borrar las huellas de esas marcas resulta complejo, por el peso de los vehículos, así como por la agresividad de una inminente intervención.

CONTACTO DE PRENSA

Francisca Palma Arriagada

Whatsapp +56989118501

 

 

Artículo publicado en Cultura, Historia - Memoria y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.