Arriba

¡Hasta que caiga el ministro de cultura!

Ni montaje ni nada que se parezca. Los nuestros existieron.

No queda absoluta duda que el Museo de la Memoria es para el actual Ministro de Cultura del gobierno de Piñera un montaje, un sesgado trozo de la historia reciente de Chile excesivamente ideologizado, algo así como fuera de contexto, un lugar construido para aprovechamiento del dolor y desprestigiar a quienes salvaron la patria.

No tiene ninguna importancia que ese tal Mauricio Rojas haya sido militante del MIR, sencillamente porque no lo fue. También fueron militantes en sus años la Flaca Alejandra, el barba Schneider y terminaron formando parte de la DINA/CNI. Formar parte de un gobierno donde el listado de corruptos es encabezado por el mismo Piñera, tiene el valor de una alpargata.

Las graves violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado durante la dictadura militar, siempre serán minimizadas. Se califica a los agredidos como los responsables de todo lo ocurrido, guerrilleros financiados por los enemigos de la paz y la democracia, niños, hombres mujeres asesinados/desaparecidos como si de un accidente en la historia se tratara. el asunto está en que la derecha política y económica decide romper la institucionalidad financiada por los Estados Unidos.

No fue la izquierda quien asesina al general Schneider ni al Capitan Araya, edecán del presidente Allende. Las armas para cometer ese deleznable crimen fueron entregadas en la Embajada de los Estados Unidos, no fue en la embajada de Cuba o Checoslovaquia, fue en la embajada yanqui.

Fueron los empresarios de la derecha quienes atrincherados en su poder económico los que negaron los alimentos a millones de chilenos. Fueron dólares los que pagaban diariamente a los camioneros que intentaban cortar caminos y transporte de mercaderías.

Olvida la derecha que Jaime Guzmán en esos años formaba parte de la Dirección Nacional de Patria y Libertad, ellos, los que cortaban puentes y aterrorizaba las calles de Santiago y provincias. No tiene memoria la derecha para recordar a Karadima escondiendo a los asesinos del general Schneider.

El Museo de la Memoria está para que las nuevas generaciones conozcan como un grupo de empresarios y militares financiados por una potencia extranjera se dieron la tarea de exterminar a chilenos que en elecciones libres, secretas en informadas eligieron a un presidente. Ese lugar de memoria será eternamente el lugar donde la derecha quede reflejada en su más pura esencia política /ideológica criminal.

La derecha no tiene absolutamente ninguna legitimidad ni moral, ni política, ni ética para colocar condiciones de ningún tipo, NINGUNA. Para sostener mentiras existe un diario; El Mercurio que recibía dinero de la CIA en el gobierno de Nixon mientras su dueño golpeaba puertas como si de una hetaira se tratara, mientras sus diarios escondían crímenes horrendos en los recintos de tortura en todo Chile.

No puede causar asombro entre civilizadas opiniones que ministros piñeiranos, tales como Cubillos por ejemplo, quesiendo diputada votó en contra de una ley de divorcio y luego que esta fuera aprobada la utiliza para volver a casarse. Espina, ministro mediocre y porro, que no dio la talla para escribir su memoria de abogado teniendo que copiar la de otro que si que redactó la suya. Y otros que sólo salen en la foto por ser lacayos amigos del presidente. En ese lugar está bien el ministro de cultura, su camino hacia la cima es el resultado de su propia meritocracia.

No es su pasado que condena al Rojas ese…

El que se autodefina Mauricio Rojas un converso, no es la causa de la crítica, ni la condena por haber insultado la memoria de tantos por los cuales se sigue exigiendo justicia, incluso con el abandono de ex nueva mayoría quienes en algún momento fueron compañeros de ruta y proyectos.

No se le reconocen sus disculpas. Ningún valor tienen, las víctimas, sus familiares y sus amigos y compañeros no aceptan colocar la otra mejilla tantas veces maltratada. El ministro de Piñera lo dijo porque así el piensa y lo cree, lo dijo y lo escribió, tarde es para borrarlo, dicho está. No causa asombro ver al ministro de cultura en la foto, no sorprende verlo bajando la cerviz frente a su patrón y referente piñeirano, esa será siempre la actitud de los mediocres, personajillos que aprenden a ladrar cuando están en las bastilla del que manda.

Eso es Mauricio Rojas, un mandado, el que llega convertido en gato para sacar las castañas. Y como buen amo Piñera lo defenderá porque en él se reconocen los UDI/RN, el que justifica que esos de Punta peuco están injustamente encarcelados.

Están todas las condiciones para hacer caer a un ministro. Se espera que los trabajadores de la cultura desde sus teatros, desde sus canciones, desde la poesía y más letras, los muros de la calles inicien una batalla que imperiosamente se debe ganar para seguir sosteniendo la justa opción y amino por las cuales cayeron tantos compañeros y amigos.

Hasta hacer que caiga Mauricio Rojas.

Más sobre el tema:

Roberto Ampuero, más mentiras
por Ismael Llona (Chile)
Publicado el 12 noviembre, 2014 ,

 

Mi autocrítica, Embajador Ampuero
por Ismael Llona (Chile)
Publicado el 9 diciembre, 2011

 

Carta a Roberto Ampuero
por Antonio Briones (especial para G80)
Publicado el 1 marzo, 2009

Artículo publicado en Derechos Humanos, Historia - Memoria, Opinión y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
 
A %d blogueros les gusta esto: