Chile entre Gabriela, Neruda y Parra

Chile, febrero de 2018
Se decía hace unos años que Chile era un país de historiadores. El tiempo nos ha indicado que en verdad es un país de poetas. Había señales que hacían pensar – también anhelar – que Nicanor Parra sería el tercer Nobel de Literatura de nuestro país.

En millones de hogares chilenos algún integrante familiar escribe versos o relatos, pinta o canta; todas son formas de poesía.

El origen de la palabra vate refiere a quien más o mejor ve. El poeta es un anticipado, ve el mundo natural y humano con ojos profundos y claros. Es un artista de la palabra y de las imágenes verbales. El colibrí en verso del bardo vuela de otra forma, es un pececito del aire, o un culebrín vibrante y fugaz que da sentido al universo.

Con certeza el primer hombre que vio el relámpago se sintió parte indisoluble de un cosmos bello y misterioso. De la naturaleza nos viene todo, pertenecemos a ella.

Resulta contradictorio decir que nuestros poetas más célebres tienen en común sus diferencias, sus estilos obviamente son propios. Pero los une su origen social, son de cunas campesinas, proletarias, nacen de la tierra, son poetas telúricos, y el más terrestre es Pablo Neruda.

Hubo otros escritores nacionales que también escribieron obras de alto vuelo. Algunos vivieron menos tiempo y prometían alcanzar  alturas mayores en el firmamento de las letras, entre ellos Pablo De Rokha, Gonzalo Rojas y otros.

Gabriela Mistral es una mujer de temática multifacética, en verso y magistral prosa, cristiana a su modo, irreverente, revolucionaria, y aún por descubrir. Neruda, el más universal de todos, que poco espacio lírico dejó para los demás.

Nicanor Parra, reconocido bardo entre otros galardones recibió el Premio Cervantes, y que ha partido hace pocos días a sus 103 años, es el llamado ‘ antipoeta ‘, denominación no apropiada para presentarlo. Es claro que es un reactor al estilo y temática de sus congéneres. Casi todos los grandes creadores han surgido diferenciándose de sus antepasados, o se han empeñado en desmarcarse, entonces, serían todos de algún modo ‘ anti ‘ , pero no es adecuado así decirlo.

El arte es también una forma de alegato, de irreverencia, de ruptura, de combate ciertamente con otras armas.

Sí existe un gran desafío como nación : Enseñar, conocer, leer, estudiar la obra de estos geniales creadores del más alto vuelo estético y de pensamiento.

El autor, Carlos Poblete Avila, es Profesor de Estado

Artículo publicado en Cultura y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.