Cronopiando. Rescatemos a todos

Ahora que los grandes medios de comunicación parecen empeñados en obligarnos a elegir entre salvar a la niña siria que llora en medio de los escombros de Alepo o al niño yemení que llora entre las ruinas de Aden, o a la niña palestina que llora en la arrasada Gaza, o a la nigeriana que llora la ablación en Lagos, o a la saharaui que llora el olvido en Tindouf, o al niño kurdo que llora en la cercada Hakkari, o al sudanés que llora en el cuartel de Jartum, o a la somalí que llora en el infierno de Mogadishu, o al congoleño que llora en las minas de Katanga, o a la indonesia que llora en el hambre de Surabaya, o a la mexicana que llora en el cementerio de Ciudad Juarez, o al mapuche que llora en la cárcel de Lumaco, o a la dominicana que llora en la desesperanza de San Juan, o a la hondureña que llora en el basurero de Comayagua, o al camboyano que llora en la maldición de Battambang, o a la niña haitiana que llora en el prostíbulo de Cap Haïtien, o a la californiana que llora en la delincuencia de South Central, o al londinense que llora en la alcohólica Brixton, o al madrileño que llora en la miserable Cañada Real… yo elijo a la niña cubana y al niño cubano que ríen en La Habana, y que es el mejor modo de rescatarlos a todos.

ninas-cubanas

 

(Euskal presoak-euskal herrira)

Gracias a: Gara/Cronopiando
Fuente: http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=19482
Fecha de publicación del artículo original: 18/12/2016
URL de esta página en Tlaxcala: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=19482

Artículo publicado en Cultura, Opinión y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.