Necesitamos aprender a no olvidar

Por «culpa» de Paulo Freire, notable educador brasileño, fui brutalmente torturado en la noche del 26 de noviembre de 1974. Sufrí un paro cardiaco y me llevaron de urgencia al Policlínico Policial de Asunción(Paraguay) a cargo de su director, el doctor Oscar Gómez.. Luego de dos semanas de recuperación nuevamente me  llevaron a la Sala de Tormento, esta vez por haber establecido una relación subversiva con el ex actor mexicano Mario Moreno,”Cantinflas”.

A partir de la lectura de las ideas liberadoras de Paulo  Freire,  habíamos practicados simplemente  la democracia en el aula, es decir dar voz a los niños de la educación primaria y secundaria, creamos el Centro de Estudiantes y alentamos a los padres a organizarse como CLUB DE PADRES. Su primer presidente fue el Dr.Francisco Bovó Almeida (argentino). Los estudiantes  con el Club de Padres hacían la selección de los profesores del Instituto Alberdi. Una medida muy atrevida para la época obscurantista. También según “ellos” cometimos el grave error de honrar solamente las MEMORIAS del Dr. Jose Gaspar R.de Francia, Don Carlos Antonio Lopez ,Mariscal Francisco Solano Lopez y del Dr.Juan Bautista Alberdi, argentino. Nunca le hemos invitado a Stroessner a entregar los títulos de Bachiller a nuestros egresados. Tampoco hemos autorizado  un  solo cuadro de Stroessner en la Institución.

En la década del 70 fui dirigente del magisterio paraguayo. En esa época de la dictadura militar había una estricta censura sobre el contenido de los libros de lectura ni que decir de las películas a ser exhibidas. En esa época no había TV veíamos las películas en el “matinee”. Un  descuido de la policía política y de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Asunción a cargo de «Doña Kultu», una analfabeta funcional , permitieron pasar  en mi pueblo, San Lorenzo, aledaña a Asunción, la película «El profe» de Cantinflas. Nos gustó mucho el mensaje esperanzador del material  pedagógico y  vía embajada de México en Asunción  le enviamos una carta de felicitación a Cantinflas por su magnifico trabajo fílmico. Nos identificamos tanto con los personajes de su  película porque justamente en ese momento estábamos llevando  adelante en  cooperativa con mucha dificultad económica  la campaña «Por un techo propio a cada educador paraguayo «.  Sosteníamos que todos los maestros nos merecíamos una vivienda digna y salario justo como los “ HONORABLES” diputados y senadores de la Nación que no se caracterizan por su laboriosidad, honestidad mucho menos por su patriotismo.

Sentíamos en carne propia que  nuestros derechos humanos estaban  conculcados.

A través  del Instituto “Juan  Bautista Alberdi», a mi cargo,  estábamos fortaleciendo  la práctica de la Otra  Educación, la otra Escuela, otros Educadores, otro Estado, otras instituciones y movimientos sociales incluyentes  tal como soñaba  Paulo Freire. La Policía Política a través de la Seccional Colorada* a cargo de Felipe Salomón   se enteró de mi supuesta vinculación con los subversivos Cantinflas y Paulo Freire.

Para nosotros el jurisconsulto Alberdi fue el mas grande antiimperialista de la época al  defender la causa paraguaya durante la Guerra de la Guerra de la Triple Infamia, 1865/1870, donde Inglaterra empujó a los argentinos, brasileños y uruguayos a destruir   la pujante y única nación soberana e industrial de la región.

BOTIN DE GUERRA

El imperio esclavocrata brasileño en aquel entonces se apoderó de la región mas rica de Paraguay, en particular, la zona conocida hoy como la Entidad binacional ITAIPU: Brasil / Paraguay para la producción de electricidad casi gratuita para el desarrollo del país “mais grande do mondo”, nuestro supuesto “irmao”.

Además se apoderó de los Archivos del Mariscal Francisco Solano Lopez y se niega a devolver a pesar de los discursos de integración regional que predican, es decir , que Brasil esconde celosamente nuestra MEMORIA, es decir, sus crímenes ocultos en el Palacio de Itamaraty, Rio de Janeiro hace mas de 140 años .

Estamos promoviendo una campaña internacional para que la UNESCO lo declare MEMORIA DEL MUNDO para que todas las piezas documentales se pongan a disposición de los cientistas sociales del mundo.

Argentina  también se llevo otra parte de la  región siguiendo el ejemplo brasileño construyó también otra importante central hidroeléctrica para su desarrollo. En ambas binacionales (palabra inventada por  los vencedores de la guerra del 70) la corrupción e impunidad esta en el orden del dia. Argentina y Uruguay no se apoderaron de los Archivos del “país pujante” sino se limitaron juntar y llevar todos los muebles  y los ajuares de la esposa del Mariscal Lopez, Madame Elisa Alicia  Linch, (irlandesa) , casi todo devueltos.

Volviendo a Cantinflas, tres meses después de recibir nuestra carta, vía Embajada de México en Asunción, nos anunció que también venia a sumarse a la campaña promovida por los artistas argentinos Leo Dan, Eduardo Falú, Horacio Guarany y otros para el  Festival «Alberdi» a fin de recaudar los fondos para hacer realidad la campaña «Por un techo propio a cada educador paraguayo». La Embajada de México anunció por los medios masivos de comunicación la visita solidaria de Cantinflas, iba ser el acontecimiento cultural  del  Siglo.

Por ese motivo fui convocado por el ministro de Educación, Raúl Peña, pieza importante de la Policía Política,  para  confirmar la  noticia. Le dije que si. Allí comenzó mi «calvario» la sistemática persecución porque el propio ministro, me dijo que «Cantinflas era un líder comunista» y que jamás pisará tierra paraguaya por orden del excelentísimo señor presidente de la República y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Alfredo  Stroessner, el  Segundo Reconstructor, PADRE DE LA PATRIA.

Stroessner había sido declarado personalmente en Asunción, «Campeón anticomunista en América Latina» por Richard  Nixon, entonces vicepresidente de los Estados Unidos de América (luego presidente), distinción confirmada  después por Nelson Rockefeller (banquero y gobernador del estado de Nueva York, EUA). Así fue creada  en Asunción la primera escuela de asesinos, llamada «La Técnica», dependiente del Ministerio del Interior en 1956, bajo la dirección del coronel de inteligencia Robert K.Thierry, veterano de la guerra de Corea. «La Técnica» funcionó normalmente hasta diciembre de 1992 con más de 20.000 víctimas. Yo no hice ningún curso para ser torturado sin embargo todos  mis torturadores pasaron por «La Técnica» o por la Escuela de las América en la Zona del Canal de Panamá.

Tras graduarme en la Universidad de la Plata, Argentina, con el título de doctor en Ciencias de la Educación, primer paraguayo con ese grado, volví a Asunción y el 26 de noviembre de  1974  fui  secuestrado y llevado en la “Caperucita Roja” (camioneta Chevrolet de la General Motors)  ante un tribunal militar, integrado por los agregados militares de la Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y militares paraguayos.

Después de leer mis antecedentes subversivos en voz alta, me sometieron a  bárbaras torturas, calificando mi  delito como «terrorista intelectual» donde aparecieron mis cómplices  ideológicos subversivos entre otros Paulo Freire y  Cantinflas. Que ese «asunto» de  construcción de viviendas en cooperativa a los  maestros pobres de San Lorenzo,  me lo habría «inculcado» Cantinflas que tenia la misma ocurrencia  en México de  promover  viviendas sociales a los  malvivientes, haraganes. Los excluidos del sistema..

Mis torturadores no sabían que con motivo de mis estudios de Sociología de la Educación en la Universidad Arica, Chile,1968 ,conocí  la POBLACION DEL MAGISTERIO, hecho que me  inspiró a concretar  la VILLA DEL MAESTRO. Estos “graves delitos” dieron lugar a considerarme como un peligroso instigador de la rebelión de los infelices, que me recuerda al poeta salvadoreños  Roque Dalton

 

CASTIGADO POR MALA CONDUCTA

En la Comisaria Primera, sede inicial de INTERPOL a cargo del Comisario  Domingo Galeano, fui castigado por mala conducta, debido a que me dedique a alfabetizar con la metodología de PAULO FREIRE  a mis compañeros de infortunio, campesinos de las ligas agrarias,  para leer, escribir y pensar críticamente.

Los militares y policías informaron a las “altas autoridades“ que yo estaba difundiendo la teoría marxista-leninista en el propio seno policial. Me  castigaron enviándome en la “Caperucita Roja”  Centro Clandestino MOVIL de  TORTURA, símbolo del Terror, a recorrer varias comisarías policiales.  Finalmente fui a parar en el Campo de Concentración «Emboscada» a 45 kilómetros de Asunción, el 6 de septiembre de 1976. Estuvimos alli  mas de 400 prisioneros  políticos, comunistas, socialistas, anarquistas, teología de la liberación, independientes, troskistas, maoístas, liberales y colorados disidentes como yo porque me adherí al  MOVIMIENTO POPULAR COLORADO (MOPOCO), reformista.

Estuvimos allí en condiciones infrahumana con muy poca y contaminada agua que venía del rio Piribebuy  y miserables alimentos  a cargo del «carnicero de la muerte», coronel José Félix Grau, analfabeto pero formado en la Escuela de las Américas.

LOS VOCABULARIOS PREFERIDOS POLICIALES Y MILITARES

Como fui catalogado TERRORISTA INTELECTUAL,  un tiempo estaba a cargo de la policía  y luego del ejército siempre en cárceles de alta seguridad.

La policía me trataba como INDIVIDUO y el ejército como SUJETO. No me llamaban por mi nombre para humillarme, degradarme.

Recuerdo al coronel Jose Felix Grau, Comandante del Campo de Concentración de Emboscada. Año 1977. Una mañana se me acerca y me grita SUJETO.!!!  No le hice caso, se puso nervioso y con voz  prepotente me dijo en guarani  “a usted le estoy hablando SUJETO”.!!!

Le contesté, disculpe”mi Coronel” a partir de hoy he dejado de ser SUJETO. Entonces,  y “ahora, ¿usted que es”?

Le contesté : SOY PREDICADO y orgulloso de ser un  buen PREDICADO.

El coronel analfabeto entró en su laberinto porque no sabía lo que significaba la palabra PREDICADO en castellano. Creyó que me convertí en un Pastor Protestante.  Se alejó pero haciendo seña de amenaza.

Para este tipo de burla utilizaba la palabra “mi coronel” para evitar que me pegue un tiro, porque él era conocido por su crueldad. Su debilidad es arrojar desde el avión, sobre la selva de Charará, Villarrica, a los que pensaban de forma diferente. Así logró su ascenso pero previamente pasó por la Escuelas de las Américas, en la Zona del Canal de Panamá.

Fue en ese lugar, de tanto dolor e injusticia que nos contaminamos todos. Entré allí  reformista porque aspiraba mejorar la condición del maestro y  salí de la cárcel socialista, por contaminación, identificado con los ideales de Roberto L.Petit, Waldino Ramon Lovera, Miguel Angel Casabianca y otros del MOVIMIENTO POPULAR COLORADO, invocando el Art.5º. del Estatuto partidario que decía: “ Por una sociedad igualitaria sin privilegio ni clases explotadas “.

Como no fui procesado judicialmente y me esperaban  10 a 15 años de cárcel por «culpa de  Paulo  Freire y Cantinflas «(instigadores de la revolución), además del reclamo de un salario digno y vivienda digna  para el Magisterio Nacional, hice una huelga de hambre de 30 días en la Comisaría 3ª. «Sepulcro de los Vivos», a cargo del temible Comisario Alfonso Lovera Cañete, quien me había comunicado que mi esposa, la educadora Celestina Perez, se había suicidado. Ella falleció como consecuencia de la tortura psicológica a la que fue sometida el 5 de diciembre de 1974.

Recuperé  mi libertad gracias a Amnistía Internacional y la solidaria gestión del Comité Inter iglesias (ecuménico).

Recuerdo haber viajado a México DF, allá por los años 70 a  una reunión sindical magisterial del PRI. Sabia de la existencia de Cantinflas porque era famoso  pero nunca tomé contacto con él. No nos conocíamos personalmente. Pero por el hecho de haber viajado  a México, que consta en mi pasaporte, la policía política  de  Stroessner me aseguró que  conspire con él, junto con los barbudos cubanos que querían «incendiar» la región, para destruir la civilización occidental y cristiana donde «todos vivíamos muy felices». Según ellos, Paraguay era un país de maravilla, una democracia sin comunismo, ejemplo para todos los países de América Latina.

Sufrí   1000 días  de prisión, el asesinato de mi esposa, la confiscación de nuestros  bienes, exilio durante 15 años. Finalmente, comprendí  que fui víctima de la «Operación Cóndor», conspiración militar contra la sociedad del conocimiento. El pretexto: Freire  y  Cantinflas. También por  el contenido de mi tesis doctoral inspirado en la teoría liberadora del notable intelectual brasileño.

Se ensañaron conmigo, me consideraron peligroso subversivo, TERRORISTA  INTELECTUAL  porque había  desarrollado el pensamiento crítico en mi pequeño mundo del  magisterio  y un inmenso sueño:  un proyecto de país que derribe los muros y las rejas apuntando  hacia la PATRIA GRANDE, libre y soberana.

LA VENGANZA DE LA HISTORIA CONTRA LA CULTURA DE LA MUERTE

El 22 de diciembre de 1992 con apoyo de la Justicia Penal descubrí en Asunción  3 toneladas de documentos de la Policía Secreta de la dictadura militar de Stroessner. La prensa lo denominó como el ARCHIVO DEL TERROR que hoy tiene acorralado a todos los genocidas del Cono Sur de América Latina.

Eso fue posible gracias a 15 años de paciente investigación. Ese Archivo es llamado también como el ARCHIVO DE LA OPERACIÓN CONDOR. PACTO CRIMINAL entre los gobiernos militares de la década del 70: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay que dejo más de 100.000 victima en la Sub Región. Una verdadera bomba atómica tiraron sobre nuestros países al igual como lo sufrió Japón durante la segunda guerra mundial.

Asi abrimos en Paraguay las puertas del pasado y por ella pudimos acceder a esa historia contada por los propios represores al estilo nazi.

El imperio me empujó a recorrer  las cárceles de Stroessner,  a ser cazador de UTOPIA, al mismo tiempo posibilitó,  por ironía del destino, a que me convirtiera en CAZADOR DEL CONDOR,  es decir, llegar a acorralar a los genocidas de la Región, gracias a sus propios documentos secretos.

MARTIN  ALMADA
Asunción, septiembre de 2014

Artículo publicado en Historia - Memoria y etiquetado , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.