Lo que los lentes de Allende nos permiten ver

 “Tengo derecho a tener buena vista detrás de los anteojos”
Discurso de Allende en la Universidad de Concepción el 4 de mayo de 1972

I. Los lentes que el general Palacios declaró haber encontrado a los pies del cadáver de Allende en el Salón Independencia no son los que están expuestos en el Museo Histórico Nacional

El presidente Salvador Allende padecía de un gran déficit visual que corregía usando permanentemente unos gruesos lentes que llegaron a constituirse  en parte característica de su rostro y que se destacaban en las incontables fotografías y decenas de documentales  que ilustran su vida hasta la mañana del 11 de septiembre de 1973 (1), cuando comandó valientemente la defensa de La Moneda frente al golpe de estado cívico-militar que intentaba derrocarle, por lo que la presencia de sus lentes en el lugar donde vino a encontrar la muerte era perfectamente previsible.

Sin embargo, la presencia de los lentes no está ilustrada en ninguna de las 25 fotografías que componen el denominado Cuadro Gráfico Demostrativo del sitio donde se encontró el cadáver de Allende, el Salón Independencia de La Moneda, ni está acotada en ninguno de los cuatro croquis de aquel sitio; estos, junto con las fotografías antes citadas, acompañan al Pre-Informe. Inspección ocular de La Moneda de la Policía Técnica de 12 de septiembre de 1973 (2).

En el Informe de la Brigada de Homicidios de 12 de septiembre de 1973 (3) tampoco consta que su inspección ocular del Salón Independencia evidenciase la presencia de unos lentes, aunque sí consta que el general Javier Palacios Ruhmann (4) declaró que había encontrado “a los pies del cadáver [de Allende] un par de lentes ópticos” (5).

El general Palacios declaró el 22 de octubre de 1973 ante el fiscal militar Joaquín Erlbaum Thomas que entregó unos lentes, junto con otros efectos personales del presidente Allende, al Servicio de Inteligencia del Ejército (6).

El fiscal militar Erlbaum solicitó el 14 de diciembre de 1973 a la Dirección de Inteligencia Militar que le fuesen remitidas las pertenencias del presidente Allende encontradas en el Salón Independencia (7) y la citada Dirección, seis días después, le remitió la relación de lo solicitado, en la que se consigna “1 par de anteojos (lado izq. dice “Mustang”. Lado derecho dice “New Look)” (8).

Toda la documentación hasta aquí citada consta en el Expediente de la Causa Nº 1032-73, instruida por el fiscal militar Erlbaum (9),  quien entregó una copia del mismo al magistrado Mario Carroza y éste la incorporó a la Causa Rol Nº 77/2011 (10).

El magistrado Carroza no preguntó al fiscal militar Erlbaum en su declaración de 3 de marzo de 2011 (11) el motivo por el que no ordenó a la Policía Técnica que peritase los lentes que tenía en su poder desde que la Dirección de Inteligencia Militar se los remitió el 20 de diciembre de 1973 (8) ni le preguntó sobre lo que dispuso que con los mismos se hiciese, porque desde la citada fecha no existe constancia de dónde están. Este Magistrado tampoco preguntó al detective Julio Navarro Labra en su declaración de 6 de mayo de 2011 acerca de los lentes que el general Palacios declaró haber encontrado a los pies del cadáver de Allende, pero este detective, por propia iniciativa, agregó que los lentes quedaron en poder del general Palacios (12).

Lo comentado anteriormente evidencia que el magistrado Carroza no estaba interesado en conocer lo ocurrido a aquellos lentes que el general Palacios declaró haber encontrado a los pies del cadáver de Allende en el Salón Independencia, quizá, porque creyese que aquellos son los que están expuestos en el Museo Histórico Nacional desde el año 1996. Sin embargo, esta creencia es desmentida cuando se analiza conjuntamente la documentación del hallazgo y posterior donación al mencionado Museo de los lentes que allí están expuestos y la del Expediente de la Causa 1023/73 incorporado a la causa instruida por este Magistrado (10).

En efecto, en la carta “De cómo los lentes de Allende llegaron al Museo Histórico Nacional”, la donante de los mismos,  Teresa Silva Jaraquemada (13), relata que los encontró, el día 16 o 17 de septiembre de 1973, mientras bajaba la escalera que desde la 2º planta de La Moneda conduce a la puerta lateral que está a la altura de Morandé 80, es decir, apenas 5 o 6 días después de que por allí un grupo de soldados y bomberos bajaran el cadáver del presidente Allende en una camilla militar.

La fecha indicada en esta carta desmiente que los lentes hallados por su autora fuesen los mismos que, de acuerdo con la declaración del general Palacios a la Brigada de Homicidios, éste había encontrado en el Salón Independencia (5), porque por entonces estos se encontraban, junto con otras pertenencias de Allende, en poder de este general o en la Dirección de la Inteligencia Militar. Concretamente, existe constancia documental de que estos lentes estuvieron en la citada Dirección hasta el 20 de diciembre de 1973, fecha en la que desde allí se remitieron al fiscal militar Erlbaum (8), mientras que por entonces los lentes hallados por la señora Silva Jaraquemada ya estaban guardados en una caja de galletas en un clóset de su vivienda, donde estuvieron hasta que los donó al Museo Histórico Nacional en 1996, según consta en el artículo “Los anteojos de Salvador Allende”, que fuera publicado el año 2000 en la hoy desaparecida revista literario-política chilena Rocinante (14).

La conclusión recién expuesta, es decir, que los lentes que el general Palacios declaró haber encontrado a los pies del cadáver de Allende en el Salón Independencia no son los que están expuestos en el Museo Histórico Nacional, evidencia que las tres pericias ordenadas por el magistrado Carroza a los lentes allí expuestos para la obtención de antecedentes médico legales de aquella muerte carecieron de sustento. No obstante, una vez practicadas e informadas las pericias (15, 16 y 17), lo pertinente es comprobar si los datos de los informes de las mismas coinciden con aquellos que constan en el citado expediente militar, es decir, la marca “Mustang”, el modelo “New Look” y el Nº 52022 (5 y 8).

Así, la marca “Mustang” inscrita en la patilla izquierda del armazón de los lentes que quedaron en poder de los militares (5 y 8), no consta que lo esté en la patilla izquierda de los lentes expuestos en el Museo (15-17). No se puede comprobar si las palabras inglesas «New Look», que indican el modelo, inscritas en la patilla derecha del armazón de los lentes que quedaron en poder de los militares (8), se encuentran también en los lentes del Museo porque de la mitad derecha de estos no existe constancia, pero las pericias hechas a su mitad izquierda han establecido que corresponden al modelo “Retro” o “Woodstock” (15 y 16). El Nº 52022 observado en los lentes en poder de los militares, citado en la declaración del general Palacios a continuación de “Mustang” (5), no está constatado en los informes de las pericias realizadas a los lentes expuestos en el Museo (15-17).

No obstante, existe la posibilidad de que el Nº 52022 no sea tal, sino que se trate en realidad de dos cifras de dos dígitos cada una, 52 y 22, separadas por un cuadrado (5222) que quien lo transcribiera, el general Palacios o el detective Julio Navarro (5), pudo confundir con un cero. Si este error en la transcripción hubiese existido, por convención entre los ópticos sabríamos que la primera cifra -52-, en mm, correspondería al diámetro del lente, y la segunda -22-, también en mm, correspondería a la anchura del puente, estando separadas por un cuadrado e inscritas en la superficie interna de la patilla izquierda del armazón (18). En los informes periciales de los lentes expuestos en el Museo no constan que dos cifras de dos dígitos separadas por un cuadrado estén inscritas en la patilla izquierda de los mismos (15-17).

Sin embargo, los peritos que suscribieron uno de aquellos informes (16) midieron el diámetro del lente (44,1 mm) y, junto a otros datos, lo ilustraron en una fotografía (19). Así pues, los 44,1 mm del diámetro de estos lentes pueden cotejarse con los 52 mm del diámetro que estarían inscritos en los lentes que el general Palacios declaró haber encontrado en el Salón Independencia, una diferencia que evidenciaría que se trata de lentes distintos.

En el “Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos” (16), correspondiente a una de las pericias ordenadas por el magistrado Carroza, los peritos que lo suscriben advierten que “por las circunstancias del hallazgo de los lentes ópticos y su posterior donación al Museo Histórico Nacional (20), no es posible determinar si pertenecieron al Presidente Salvador Allende Gossens”, y recomiendan que para determinarla se compare la dioptría obtenida en estos, que consta en el Informe Oftalmológico elaborado por el Dr. Novoa, con la información médica al respecto del presidente Allende (21).

El magistrado Carroza ordenó que este informe se incorporase a la Causa Rol Nº 77/2011 y que se tuviese en cuenta lo que en éste se informa (22), pero en la misma no consta que dispusiese la comparación entre la dioptría de los lentes expuestos en el Museo con la que debe de constar en los antecedentes oftalmológicos y ópticos del Presidente y, en consecuencia, la pertenencia de estos lentes al Presidente no está establecida pericialmente.

Sin embargo, el magistrado Carroza afirma en su resolución de sobreseimiento que el Museo Histórico Nacional proporcionó “los lentes ópticos pertenecientes al Presidente Salvador Allende Gossens” para el peritaje reflejado en el Informe de Evidencia Asociada: lentes ópticos (23), el mismo informe en el que los peritos que lo suscriben advierten que no es posible determinar que aquellos lentes pertenecieran a Allende (21).

Además, en el mismo informe consta como conclusión que “No se evidenciaron alteraciones de interés médico legal en los lentes ópticos” (24), pero el magistrado Carroza lo incluye en la relación de documentos en los que  encontró “apreciaciones técnicas que desde el punto de vista médico-legal” sustentan su conclusión de que el presidente Allende se suicidó (25), lo que constituye una discordancia evidente que se convierte  en una contradicción del propio Magistrado cuando afirma que en dicho informe “no había presencia de alteraciones de interés médico legal en los lentes” (26).

II. Los lentes que el presidente Allende usó la mañana del 11 de septiembre de 1973 no son los que están expuestos en el Museo Histórico Nacional  

En el Informe Oftalmológico elaborado por el Dr. Novoa, a instancia del magistrado Carroza, consta que los lentes expuestos en el Museo Histórico Nacional tienen un poder dióptrico de +2,75,  con el que su usuario corregía una hipermetropía (15), lo que descarta que Allende los usara en la mañana del 11 de septiembre de 1973 (1) porque él era miope (27) y, en consecuencia, si entonces los hubiese usado, su visión lejana borrosa (característica de la miopía) no solo no habría sido corregida, sino que se habría incrementado.

Lo anterior no descarta la posibilidad de que los lentes expuestos en el Museo hubiesen pertenecido a Allende y que los usara para la lectura, es decir, que sus + 2,75 dioptrías corrigieran la presbicia o vista cansada (visión cercana borrosa) que por la edad que entonces tenía, 65 años, ya debió haber coexistido con la miopía.

Los autores:

(*) Julián Aceitero Gómez (Córdoba -España-, 1955) es doctor en medicina y ha publicado dos artículos en piensaChile que han sido incorporados por un abogado querellante en la Causa Rol Nº 77/2011 abierta para la determinación judicial de la causa de la muerte del presidente Allende.

Hermes H. Benítez (Talca, 1944), es un ensayista chileno residente en Canadá, autor de dos libros sobre el presidente Allende, ambos publicados por Ril editores de Santiago de Chile.  El primero de ellos titulado: Las Muertes de Salvador Allende, (2006 y el 2009); y el segundo: Pensando a Allende. Escritos interpretativos y de investigación (2013).

 

NOTAS

(1)

Leopoldo Víctor Vargas, el fotógrafo de las últimas horas de Allende en La Moneda. Relato recopilado por los hermanos Leopoldo, Marcos y Alex Vargas Caroca. Presentación de Hermes H. Benítez. Publicado en piensaChile el 25 de junio de 2012. Disponible en:

http://www.piensachile.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10020:leopoldo-victor-vargas-el-fotografo-de-las-ultimas-horas-de-allende-en-la-moneda&catid=13:historia-memoria&Itemid=100023

La historia del fotógrafo Leopoldo Vargas el día del Golpe, y después. Según el relato recogido y recontado por sus hijos Polo, Marcos y Alex. Presentación de Hermes H. Benítez Al fin es revelada la identidad de quien tomó aquellas históricas fotografías de Allende en el interior de La Moneda el 11 de septiembre. Anexo al libro PENSANDO A ALLENDE. Escritos interpretativos y de investigación. Hermes H. Benítez. Ril Editores, 2012.

 

(2)

Pre-Informe. Inspección ocular Palacio La Moneda por muerte señor SALVADOR ALLENDE GOSSENS. Informe Nº 2816 de 12 de septiembre de 1973 de la Sección de Balística Forense del Laboratorio de la Policía Técnica de la Dirección General de Investigaciones.

El texto de este informe consta en las fojas 17 a 20 del Expediente de la Causa Nº 1032/73 y en las páginas 20 a 23 de la Transcripción del LACRIM de dicho expediente (9).

(3) 

Informe de la Brigada de Homicidios. Folio Nº 31. Servicio de Guardia de 11 a 12 de septiembre de 1973. Suicidio del Presidente de la República Dr. Salvador Allende Gossens.

Este informe consta en las fojas 36 a 38 del Expediente de la Causa Nº 1032/73 y en las páginas 51 a 53 de la Transcripción del LACRIM de dicho expediente (9). Asimismo, consta en la fojas 1532 a 1535 de la Causa Rol Nº 77/2011.

(4)

El general Javier Palacios Ruhmann en una entrevista audiovisual concedida en 1973 a los autores del documental Más que el fuego, disponible en http://es.arcoiris.tv/modules.php?name=Unique&id=1159, declaró que recibió el día anterior al Golpe la orden del general Augusto Pinochet de asumir el mando de las tropas que al día siguiente ocuparían La Moneda, que ese día, tras el bombardeo y ametrallamiento aéreo y terrestre de la misma, recibió la orden de ocuparla, a la que el presidente Allende y un grupo de civiles de su seguridad personal (GAP) ofrecieron resistencia armada; también declaró que su misión en el interior de La Moneda era ubicar al Presidente, buscándole pieza a pieza, dependencia a dependencia para intimidarle y exigirle la rendición, a pesar de lo cual el Presidente no solo no se rindió, según su propia declaración en una entrevista concedida al periodista Arturo Abella del periódico colombiano El Tiempo en su edición del 22 de septiembre de 1973, titulada Me duelen las mentiras sobre Allende, sino que respondió disparándoles hasta el último momento, también según su propia declaración en la entrevista audiovisual antes mencionada.

 (5)

De la Nota 3: En la foja 38 del Expediente de la Causa Nº 1023/73, y en página 51 de la Transcripción del LACRIM del mismo (9):

nota4

 (6)

En la foja 73 del Expediente de la Causa Nº 1023/73 y en la página 90 de la Transcripción del LACRIM del mismo (9):

nota6

(7)

Según consta en el Expediente de la Causa Nº 1032/73 en una foja sin numerar, entre las fojas 101 y la 102, y en la página 122 de la Transcripción del LACRIM del mismo (9):

nota7

(8)

Según consta en la foja 102 y en la foja 103 del Expediente de la Causa Nº 1032/73 y en las páginas 123 y 124 de la Transcripción del LACRIM del mismo (9):

nota8

 

nota8_2

(9)

Expediente de la Causa Nº 1032/73, instruido por el fiscal militar Joaquín Erlbaum Thomas y sustanciado en el Segundo Juzgado Militar de Santiago de 11/09/1973 a 02/04/1975.

El original del Expediente de la Causa Nº 1032/73 no se sabe dónde está, pero una copia del mismo fue entregada por el fiscal militar Erlbaum Thomas al magistrado Mario Carroza, instructor de la Causa Rol Nº 77/2011, y estaría bajo custodia del Tribunal como Anexo Nº 31/2011.

El Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile transcribió este expediente militar (Transcripción del LACRIM) y como documento pericial consta bajo custodia de la Secretaría del Tribunal como Nº 64/2011. Está disponible en formato PDF (291 páginas).

(10)

Según consta en la foja 2405 de la Causa Rol Nº 77/2011:

nota10

(11)

La declaración judicial del fiscal militar Joaquín Erlbaum Thomas consta en las fojas 230-232 de la Causa Rol Nº 77/2011.

(12)

La declaración judicial del detective Julio Navarro Labra consta en las fojas 611-614 de la Causa Rol Nº 77/2011, y de la 611 se reproduce este párrafo:

nota12

(13)

La carta “De cómo los lentes de Allende llegaron al Museo Histórico Nacional” de Teresa Silva Jaraquemada, donante de los mismos, está publicada en la Revista Patrimonio Cultural, Nº 29-2003, página 15. Esta revista es una publicación de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de Chile. Forma parte de la documentación que los guías de Museo entregan a sus visitantes.

(14)

“Los anteojos de Salvador Allende”. Revista Rocinante No. 18, abril 2000. Disponible en la Biblioteca Nacional de Chile.

(15)

Informe Oftalmológico. En fojas 1973-1974 de la Causa Rol Nº 77/2011.

(16)

Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos. En fojas 2207-2213 de la Causa Rol Nº 77/2011.

(17)

Informe Pericial Microanálisis. En fojas 2294-2300 de la Causa Rol Nº 77/2011.

(18)

http://www.specsavers.es/gafas/guia-del-comprador/tamano-de-la-montura/

Reproducción del diagrama:

nota18

(19)

El Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos (16), y de la foja 2211 reproducimos:

nota19

(20)

Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos (16), de la foja 2208 reproducimos:

nota20

(21)

El Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos. (16),  de la foja 2013 se reproduce:

nota21

Por “la dioptría obtenida por el Dr. Novoa Merino” se sobrentiende la conclusión 4ª del Informe Oftalmológico (15) que consta en la foja 1973:

nota21_1

(22)

En la foja 2217 de la Causa Rol Nº 77/2011, de la que se reproduce a continuación la parte de la misma que aquí interesa:

nota22

(23)

Resolución de Sobreseimiento Total y Definitivo de la Causa Rol Nº 77/2011, de cuya foja 2486 se reproduce:

nota23

(24)

El Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos (16), de la foja 2213 de la Causa Rol Nº 77/2011 se reproduce:

nota24

(25)

Resolución de Sobreseimiento Total y Definitivo de la Causa Rol Nº 77/2011, de cuya foja 2433 se reproduce:

nota25

(26)

El magistrado Carroza en su Resolución de Sobreseimiento Total y Definitivo de la Causa Rol Nº 77/2011 (fojas 2400-2489) incluye el Informe de Evidencia Asociada: Lentes Ópticos (16) y el Informe Pericial Microanálisis (17) como los antecedentes documentales j) y k), respectivamente, reproducidos de la foja 2486:

nota26

nota26_1

Estos dos informes son los últimos de una relación de 11 en los que el magistrado Carroza habría encontrado “apreciaciones técnicas que desde el punto de vista médico legal” sustentan su conclusión de que el presidente Allende se habría suicidado (25).

(27)

Los antecedentes oftalmológicos y ópticos del Presidente no están incorporados a la Causa Rol Nº 77/2011, entre los que debe de constar la dioptría de los lentes que corregía su déficit visual. Ésta, según la recomendación de los peritos que suscriben el Informe de Evidencia Asociada: Los lentes ópticos, tendría que haberse comparado con la dioptría de los lentes expuestos en el Museo Histórico Nacional, registrada en el Informe Oftalmológico del Dr. Novoa Merino (15), para determinar que aquellos lentes pertenecieron al presidente Allende (21).

Para suplir en parte esta ausencia de información, los autores de este trabajo solicitamos al oftalmólogo chileno Alejandro González Galeno que peritase varias fotografías del rostro de Allende con sus lentes puestos, por si fuese posible, grosso modo, conocer la deficiencia visual que estos corregían; su dictamen fue: Miopía.

Artículo publicado en Historia - Memoria. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.