Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Internacional, No a la guerra

Hay una peligrosa manada de hienas sueltas en Europa 

Hay una peligrosa manada de hienas sueltas en Europa
Compartir:

19 de noviembre de 2022

Publicado originalmente el: 17 de noviembre de 2022

¿esperan que les tratemos con algún respeto?
pueden pulir sus medallas y afilar sus
sonrisas, y entretenerse jugando un rato
boom boom, bang bang, acuéstate que estás muerto
Roger Waters

En realidad es bastante interesante ver cómo se «desarrolló» esta historia.  Primero se presentó como un ataque ruso.  Por supuesto.  ¿Qué otra cosa podría ser?

Luego se hizo bastante obvio que el misil era un misil de defensa aérea S-300 ucraniano.  Ahora debo decirles que los ucronazis han acusado a Rusia de utilizar viejos S-300 contra objetivos terrestres.  Sin embargo, no hay S-300 rusos dentro del alcance del lugar en Polonia donde cayó el misil, sólo ucranianos.  Y, como señaló Gonzalo Lira, un agricultor polaco hizo una gran cosa al fotografiar los restos del misil.  Me gustaría señalar que Lira se equivoca cuando dice que un misil ruso sólo puede venir del Este.  Las armas rusas de separación utilizan una guía por satélite, inercial y de seguimiento del terreno para seguir una pista cuidadosamente preparada para eludir las defensas aéreas y pueden volar alrededor de un objetivo antes de golpearlo por «detrás».

Como era de esperar, la pandilla habitual de chiflados exigió una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y una reunión de la OTAN.  Los ucranianos fueron especialmente ruidosos, y es bastante obvio por qué: Los S-300 ucranianos han estado golpeando edificios desde hace bastante tiempo, y cada una de estas explosiones fue, por supuesto, atribuida a Rusia (o incluso personalmente a Putin).  Hay videos en Telegram de misiles de defensa aérea ucranianos despegando, haciendo una gran curva y explotando en el aire o, peor aún, golpeando el suelo.  Lo mismo ocurrió durante la Guerra del Golfo, cuando los Patriots estadounidenses no lograron interceptar los SCUD iraquíes y, de hecho, mataron a personas en tierra.  Los intentos de Kiev de ocultar el verdadero origen de este misil con fuertes histerias sobre la «agresión rusa» no funcionaron muy bien esta vez.

Inicialmente, parece que algunos políticos polacos querían utilizar inmediatamente este incidente para crear aún más tensiones, pero la reacción más bien tibia de EE.UU. les envió un mensaje claro: EE.UU. no está interesado en participar en lo que sería una PSYOP o falsa bandera verdaderamente ridícula (y potencialmente muy peligrosa).

Los polacos captaron el mensaje y pronto aceptaron también que el misil era ucraniano.

El único «premio de consolación» que obtuvieron los polacos y los ucranianos fue una débil declaración de EE.UU. en el sentido de que Rusia era «responsable en última instancia», lo cual es tan significativo e interesante como un petardo mojado.

Aun así, la hiena de Europa se esfuerza por mostrar su destreza luchando en «pequeñas guerras», ya que sus amos estadounidenses no les permiten (todavía) desencadenar la gran guerra que esta hiena necesita desesperadamente para, una vez más, arrancarle algunas tierras a la derrotada Ucrania (lo mismo que hizo durante la partición de Checoslovaquia con la ayuda de Hitler en 1938).

La última victoria polaca es su «derrota» a Roger Waters, a quien ahora han prohibido actuar en Polonia.  Roger Waters ya figuraba como «enemigo de Ucrania» en la infame lista de «Mirotvorets«.  Ahora ha sido elevado a la categoría de «enemigo de Polonia».

Una confirmación más de que los ucranianos nazis, los polacos latinos y los israelíes sionistas tienen los mismos «enemigos» a pesar de sus, comparativamente menores, diferencias ideológicas.

Para ser justos, el Reino Unido, Canadá, Banderastán o cualquiera de los tres estados bálticos no son menos hienas que Polonia; ellos también sólo muestran valor cuando son protegidos por los señores de Estados Unidos.

Así que sí, esta vez, los ucronazis y los polacos no pudieron utilizar un misil indiscutiblemente ucraniano para tratar de armar a la OTAN para que atacara a Rusia.  Pero, ¿qué pasará la próxima vez si no hay fotos disponibles (¡los ucronazis ya han prohibido la realización de fotos o vídeos desde cualquier lugar alcanzado por cualquier misil!)

Entonces, ¿hacia dónde se dirige todo esto?

Simple: primero, los polacos odian a los ucranianos tanto como a los rusos.  Los ucranianos, por cierto, no odian a los polacos menos que a los rusos (y a los judíos). La única diferencia es que el odio polaco contra los ucranianos está impregnado de desprecio, mientras que su odio contra los rusos está impregnado de miedo.  Añada a este cuadro a los británicos con sus propios fantasmas imperiales en pena y su sentido de superioridad racial sobre los europeos «continentales» («niebla sobre el canal, Europa aislada») y verá rápidamente que hay mucho odio entre estos «aliados».

Así que lo que tenemos es una manada entera llena de odio de hienas.

Los polacos y los ucranianos tienen una cosa principal en común –quieren que la OTAN le haga la guerra a Rusia: los ucranianos quieren que ésta simplemente sobreviva y los polacos se apoderen de un pedazo de Ucrania.  Algunos partidos políticos de Polonia quieren incluso que los refugiados ucranianos juren su lealtad a Polonia. A decir verdad, los ucranianos han aprobado leyes que, en esencia, permiten a los ciudadanos polacos tener el mismo derecho que los ucranianos.

Parece que Polonia, al menos una parte de Banderastán, se está preparando para una eventual fusión en una sola entidad.  Si eso ocurre realmente, la UE tendrá un problema grande y muy feo en sus manos 🙂

Y, por supuesto, a los líderes de la OTAN les encantaría derrotar a Rusia en una guerra de gran envergadura, pero saben que sencillamente no tienen el personal necesario para hacerlo, de ahí la «cautela» de Estados Unidos y las conversaciones sobre la «desconflicción».

Algunos contemplan algún tipo de «coalición de voluntades» o una «alianza de democracias», pero todos estos conceptos que suenan tan bien no aportan ni mano de obra ni potencia de fuego.  Ese planteamiento fracasó estrepitosamente en todos los lugares donde se intentó, y volverá a fracasar.

Atacar a Rusia cuando ésta es débil, o cuando ya está siendo atacada por otros enemigos, es una tradición polaca de larga data y su héroe nacional es un líder psicópata que quería seriamente que Polonia se convirtiera en una superpotencia europea apoderándose de toda la tierra entre el Mar Báltico y el Mar Negro.  Dios sabe que lo han intentado suficientes veces como para saber que esto simplemente no sucederá, así que la siguiente mejor opción para los polacos es apoderarse de la mayor parte posible de Ucrania.

La otra estrategia «sofisticada» de los polacos es ser el poodle más abyecto y servil de la «Eurokennel anglo» con la esperanza de que lo que la «nueva Europa» de Rumsfeld (aka[1] Polonia) sustituya a la «vieja Europa» (aka Alemania y Francia).  ¿Recuerdas cómo querían un «Fuerte Trump»?  ¡Incluso estaban dispuestos a pagar (sobre todo con subvenciones de la UE) por el «honor» de albergar a las fuerzas estadounidenses!

Así es como los polacos quieren convertirse en una «superpotencia de la UE».  No es una broma.

Lo mismo ocurre con los británicos, cuya centenaria política exterior puede resumirse en una frase: «incendiar Europa provocando guerras y revoluciones».

No es de extrañar que los británicos y los polacos tengan actualmente una especie de festival de amor (a pesar del sentimiento de superioridad británico sobre esta aspirante a superpotencia europea).

Su mayor problema es que ninguno de los dos países tiene armas nucleares y ambos necesitan el visto bueno del tío Shmuel no sólo para utilizarlas, sino incluso para organizar un incidente (comparativamente) menor o una falsa bandera.  Y mientras los polacos se han armado (y se siguen armando) como locos, el ejército británico es en su mayoría una broma.  Y simplemente no hay forma de que los polacos reúnan el valor (ciertamente suicida) de atacar a las fuerzas rusas por sí mismos.  Los tres estados bálticos contribuirían con gusto a una causa tan noble, pero sus capacidades militares son realmente insignificantes y su geografía una sentencia de muerte en caso de atacar a Rusia.

Esto no quiere decir que no haya polacos luchando en Ucrania.  Hay al menos varios miles de polacos luchando actualmente en Ucrania pero, al igual que el resto del personal de la OTAN, son oficialmente «voluntarios» o «asesores» o «proveedores de ayuda».  Por cierto, los «viejos europeos» también están bien representados en Ucrania con unidades francesas, españolas e italianas también presentes.

Pero estos números no son ni de lejos los necesarios para enfrentarse directamente a los militares rusos.

Sea como fuere, las políticas y actitudes verdaderamente insensatas tanto de los polacos como de los ucranianos están haciendo que poco a poco nos demos cuenta de que la expansión de la UE hacia el Este fue un enorme y fatal error.  No sólo países como Hungría y Polonia no están dispuestos a obedecer todas las órdenes de los euroburócratas, sino que la infinita arrogancia de los ucranianos, que exigen constantemente, no piden, que la OTAN y la UE les apoyen pase lo que pase, está dando lugar a una especie de reacción (todavía muy recatada, la mayoría de los políticos de la UE siguen siendo incapaces de desafiar abiertamente a los Estados Unidos).  A medida que las economías occidentales se hunden más en un abismo económico, la arrogancia y el sentido de derecho tanto de los polacos como de los ucranianos provocarán más y más reacciones.

Tarde o temprano, el resto de la UE se hartará de estos locos.

Algunos, como el muy popular Tucker Carlson, ya están muy hartos de estos feos payasos.

Incluso algunos políticos estadounidenses, incluidos liberales y conservadores, se oponen al apoyo total de Estados Unidos al régimen de Kiev.

¿Serán esas voces las que se sumen para volver a la cordura?  Sinceramente, no lo sé.

El futuro del continente europeo vendrá determinado en gran medida por la capacidad de los, digamos, «países cuerdos de la UE» para frenar y contener a los locos empedernidos de la pandilla 3B+PU+UK.  En este momento, los 3B+PU+UK tienen el apoyo total de los EE.UU., lo que es extremadamente peligroso, ya que les anima a seguir participando en acciones verdaderamente peligrosas e incluso temerarias.  Los neoconservadores estadounidenses están al menos tan llenos de odio hacia Rusia como la banda de los 3B+PU+UK, así que sólo podemos rezar y esperar que haya suficientes mentes cuerdas en el Pentágono y en otros lugares para pedir precaución (que es lo que, aparentemente, ocurrió en el caso del «misterioso» ataque con misiles al tractor polaco).

La conclusión es la siguiente: a menos que los adultos en la sala puedan mantener a las diversas «hienas de la UE» con una correa corta, tarde o temprano una de estas hienas desencadenará una cadena de eventos potencialmente cataclísmica. Tengan en cuenta que los que pusieron a los nazis en el poder en Kiev son los mismos que federaron a los takfiris en lo que se conoció como Al Qaeda (¡gracias Zbig!).  Eso fue hace más de 40 años, y el mundo sigue pagando un enorme precio en sangre inocente por este «brillante» plan de la CIA…

En este momento, no veo a ningún «adulto en la habitación», pero ¿tal vez eso cambie en el transcurso de este invierno?

Pronto lo sabremos.

Antes de despedirme, quiero dejarles con tres artículos interesantes:

En primer lugar, lo que parece ser material desclasificado de la CIA que muestra que la CIA estaba profundamente involucrada con los nacionalistas ucranianos.  No puedo responder por la autenticidad de estos documentos, pero le pregunté a un amigo que sabría, y me dijo que le parecía real.

En segundo lugar, asegúrate de consultar el comentario de Andrei Martyanov sobre esta «falsa bandera de los misiles».  Estoy totalmente de acuerdo con él cuando dice que (la mayoría) de los periodistas occidentales son criminales de guerra.

En tercer lugar, les dejo con una entrevista muy interesante al coronel (retirado) Douglas MacGregor, un magnífico analista militar estadounidense y un hombre que lleva mucho tiempo diciendo la verdad sobre la guerra en Ucrania.

Sólo me queda esperar y rezar para que la gente del Pentágono y la sopa de letras escuchen lo que MacGregor tiene que decir.

 

Por último, como cada fin de semana, quiero dejarles con algo de buena música.

John McLaughlin, Shankar Mahadevan y Zakir Hussain interpretan «Kabir»
*Fuente: TheSaker

 

Nota

[1] Nota del traductor: aka = also known as = también conocida como

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.